No tengo que ponerme …….

El calzado debe proteger el pie mientras caminamos. La moda ha desempeñado un importante papel tanto en la fabricación de zapatos como también en el éxito de cierto tipo de calzado.
La evolución del calzado evoluciono desde colgajos ó tientos de cuero en la prehistoria. hasta el mas sofisticado calzado industrializado de nuestra era. Y para bien de los podólogos NO acompañando la anatomía y fisiología del pie.
La aparición de alteraciones en el pie y aparato locomotor en la población en general es relativamente alta. Las investigaciones realizadas problemas en los pies, como se ha podido ver en
Estudios realizados en poblaciones de África y América del Sur, demuestran que donde no se usa calzado hay una disminución alteraciones.
Lamentablemente no todos pueden prescindir de esta indumentaria para realizar sus actividades, encontrandonos entre la encrucijada  ¿ Comodidad ó Elegancia ?
Calzado de Mujer:
De arquitectura  más estrecha que las medidas externas del pie, favoreciendo la hipertrofia de musculos posteriores del aparato locomotor ( Cadera y Miembro inferior ), con un estupendo marketing va a provocar ademas de las miradas de nosotros los hombres , un  sinfin de patologías, alteraciones y molestias.

Altura de tacos :
2 (dos) centímetros de aumenta la presión un 25% en el metatarso.
5 (cinco) centímetros aumenta la presión hasta un 60%.
8 ( ocho)ocho centímetros, el aumento de la presión es del 80%.

Horma- capellada:
Una puntera estrecha produce presión lateral sobre el primer dedo (  el gordito ) sobre el quinto dedo ( el chiquitín ). Y sobre el dorso de todos ellos por igual.
El esquematico trapecio de la estructura del pie, sumado  al embudo de la punta de los zapatos de mujer, genera fuerzas compresivas que  provocan la aparición de deformidades.
Juanetes, Dedos garra. Dedo martillo, Juanetillo de sastre (quinto dedo), Dedos infraductus ( por debajo ) supraductus ( por encima ), Metatarsalgias,Neuroma de Morton, durezas y callocidades en la planta del pie, entre los dedos( ojos de gallo ) y sobre ellos ( helomas)  que provocan dificultad y dolor al caminar.
En las mujeres, la frecuencia aumenta la incidencia a partir de dos eventos en su vida:
El ó los embarazos, provocan una aumento del 20 al 30 % ( mínimo en forma conservadora) de su peso corporal en muy poco tiempo, ensanchamiento de las caderas, rotación de las mismas, que no volverán jamas a su posición inicial, aunque recupere ó baje mas alla de su peso inicial.
La premenopausia en adelante ( 40 a 50 años aproximadamente ), un shock de cambios hormonales y metabólicos, que sumados a lo antes mencionado, hace que una mujer deba aumentar hasta tres tallas el número de calzado para acompañar esos procesos.
Tomar en cuenta que en la Medida Francesa ó Europea que usa Argentina ( 36-37-38 etc ) se determina con la medida del largo del pie en centimetros, multiplicando por 1,6.
EJEMPLO: 25 cm de largo x 1,6 = 40 es número que debe usar.
Estas deformidades se corrigen por medios quirúrgicos, pero es mejor actuar preventivamente para que no aparezcan.
Ese eterno complejo de Cenicienta ( pie pequeño ) que debe acarrear la mujer, hara que llegue como adulto joven a tener los pies de la hermanastra !!!!

 

Calzado del Hombre:
El gran mito es que un calzado amplio no comprime ni genera presiones !!!!

No presiona , pero tampoco contiene. Y nos encontramos a la inversa de la mujer con:
Alpargatas, Mocasines, Scarpines ( calzado de vestir sin cordones )

En sintonía con las chicas y usando calzado estrecho:
Italianos, botas tejanas.

Todos ellos sin sujeción ( cordones ó velcro ), que generalmente deben ¡¡ comprarse justo; para que se amolde al pie !!. Cuando se estira provoca fricción y roce, particularmente en extremos ( dedos y talón )
Generando uñas despegadas, encarnadas, engrosadas; callocidades en dedos y durezas ( hiperqueratosis en talón).
No, no, no…..a patir de los treinta y pico ya se debe comprar un calzado conforme al pie que hemos sabido obtener.
El hombre adulto joven, experimenta un incremento de peso mayor al de la mujer; lento pero sostenido. transtornos vasculares, por actividad laboral ( trabajar de pie ) ó el cigarrillo, ademas de un historial de traumas en deportes mucho más agresivos que el de la mujer ( esguinces, tendinitis, fracturas, luxaciones ) que modifican la biómecanica de su aparato locomotor.
¿¿¿¿¿ Que me pongo ??????

Me dicen los pacientes,¡¡¡¡¡¡¡¡ Te voy a llevar a vos a la zapatería para ver que te gusta !!!!!!
Afortunadamente hay un ablandamiento de las normas culturales en cuanto a la vestimenta, particularmente la que se usa para trabajar, y en especial para aquellos que por ser la imagen de la empresa deben estar elegantes.
Será cuestión de evaluar entre estética y confort, seguramente tu Podologo UBA, encontrara el calzado mas adecuado a tus necesidades.

PIES Y PIERNAS INQUIETAS

¿Tiene las piernas y/ó pies inquietos?

Un 10% de la población joven, el 30% y el 40% de la población adulta de los países occidentales están afectadas por el Síndrome de Piernas Inquietas (SPI)

1. Cuándo está sentado/a o recostado/a, ¿siente una necesidad fuerte e irresistible de mover las piernas?

2. ¿Va unida esta necesidad de mover las piernas a sensaciones desagradables o de hormigueo ( parestesias ) en las piernas?

3. ¿Las molestias y la necesidad de moverse sobrevienen durante períodos de descanso o inactividad?

4. ¿Disminuyen o se alivian estos síntomas mediante el movimiento voluntario de las piernas?

5. ¿Las sensaciones y las ganas de moverse le molestan más por la tarde o por la noche que durante el día? especialmente si se encuentra acostado/a?

6. ¿Tiene a menudo problemas para dormirse o para mantenerse despierto/a, cuando duerme patea?

7. ¿Su pareja de cama le dice que mueve las piernas mientras está dormido/a o cuando está despierto/a siente sacudidas involuntarias?

8. ¿Se encuentra con frecuencia cansado/a o se siente incapaz de concentrarse en sus actividades durante el día?

9. ¿Existe algún miembro de su familia que experimente estas misma necesidad de movimiento de las piernas o los brazos? y estas molestias?

10. ¿Han revelado las pruebas médicas neurológicas o de sueño la causa de estas molestias del SPI?

Aunque no es incumbencia del PODOLOGO UBA, no es raro que algún paciente refiera estos sintomas.

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es una de las causas más frecuentes de insomnio. Aparecen hormigueos, pinchazos, dolor, en la parte inferior de las piernas, lo que provoca angustia al no saber qué pasa.
La principal característica es que aparezca mientras reposa, aliviandose al mover las piernas o caminar. Afecta durante la tarde y las primeras horas de la noche; por lo general, las personas sienten estos síntomas cuando van a la cama.
A quienes padecen el SPI les es difícil conciliar el sueño y reducen en un 50% la capacidad de cubrir sus necesidades diarias de descanso, siempre parecen agotados.
El movimiento periódico de las piernas puede causar impotencia y cambios de humor que afectan a las relaciones personales.
La anemia, el bajo nivel de hierro en la sangre, las enfermedades crónicas como la neuropatía periférica (daño en piernas y pies hasta los nervios) e insuficiencia renal están asociados con los síntomas del SPI.
Una dieta saludable y equilibrada es importante para reducir la gravedad del síndrome; evite consumir chocolate, café, té,gaseosas y alcohol. Haga ejercicio antes de dormir.
La Reflexología (http://blogsdelagente.com/elcuerpoentuspies )actúa directamente sobre el sistema neurovascular de los miembros inferiores directamente ( indirectamente en todo el cuerpo ), provocando vasodilatación, relajación y disminución de estos transtornos. Si estos sintomas se acentuan ó se hacen mas frecuentes consulte al MEDICO.

VERRUGAS EN LOS PIES

Las verrugas en los pies, son una de las enfermedades de los tejidos blandos del pie que generalmente son bastante dolorosas. Están producidas por un virus, que invade la piel a través de microtraumatismos ó alteraciones ortopedicas. Si bien las verrugas pueden aparecer en cualquier lugar de la piel, técnicamente solamente a las que aparecen en la planta del pie se las puede denominar verrugas plantares.

Los niños y adolescentes, son los más vulnerables a ellas.Aparecen posterior a examenes escolares, fin de año, mudanzas o vacaciones.
Los niños al rascarse esas lesiones la transmiten a sus manos, y a veces a la boca.
Suele presentarse tambien en adultos mayores, sometidos a periodos de estres prolongado ó considerable baja de defensas por enfermedades metabólicas.

Diagnóstico diferencial:
las verrugas generalmente son asintomaticas,la consulta es de tipo estetico. Salvo cuando aparecen en el pie, son dolorosas. A menudo se confunden con callocidades y/o durezas.Aunque no es un regla, los callos duelen a la presión y la verrugas al pellizco.

El cáncer de piel, carcinoma o melanoma; pueden aparecer en los pies.Se confunden con verrugas o lunares. Una visita regular al PODOLOGO UBA ( http://www.podologosuba.com.ar/ ), puede evitar en primera instancia males mayores. Cualquier formación, relieve ó cambio de color que se detecte sobre la piel de los pies se derivara al medico, con objeto de disponer de un diagnóstico apropiado.
Las verrugas plantares suelen ser duras y planas( http://fotolog.terra.com.ar/podologosuba ), con una superficie rugosa y límites bien definidos. A veces están sobreelevadas, son vegetantes ó pediculadas cuando aparecen en la punta del pie o de los dedos. Si bien el color puede variar, con un centro que parece contener uno o más puntos negros ( vasos esclerosados ).

Es importante señalar que las verrugas plantares pueden ser muy resistentes al tratamiento, recidivando regularmente en la misma zona ó el mismo pie.

El virus del papiloma humano (VPH), esta presente en estas infecciones.Es un VIRUS AEROBIO; la OCLUSION ( taparla ) de la misma es uno de los tratamientos de elección.
El uso controlado de CAUSTICOS, y fundamentalmente la DESCARGA de la zona ( aislar y disminuir la presión ), son fundamentales para un exitoso tratamiento.
Como todas las virosis, se disemina a traves de fluidos corporales, evite su manipulación.
Sin tratamiento las verrugas pueden crecer hasta 2 o 3 centímetros de diámetro o más y pueden diseminarse en forma de racimos, denominandose verrugas en mosaico.
Igual que otras lesiones infecciosas, las verrugas plantares se diseminan por la manipulación, el rascado e incluso por contacto con piel descamada de otra verruga. Estas verrugas también pueden sangrar, lo que representa otra vía de contagio y diseminación.

Ocasionalmente, las verrugas pueden desaparecer espontáneamente y tras un corto periodo de tiempo recidivar ( volver ). No interrumpir el tratamiento.

Prevención:

· Evite andar descalzo.

· Mantenga los pies limpios y secos.

· Examine periódicamente los pies de sus niños.

· Evite el contacto directo con verrugas.

· Controle la aparición de bultos, o cambios de coloración de la piel.

. No manipule, agreda, erosione, ni rascque la lesión.

. Cuanto mas rapido se diagnostique, mas rapido se resolvera.

· Visite regularmentemente al PODOLOGO UBA para una revisión exahustiva.

¿ Espolón Calcaneo ó Fascitis Plantar ?

El espolón calcáneo es una excrecencia espiculada en la cara inferior del hueso calcáneo que también produce dolor en el talón. En la talalgia (dolor en el talón) por espolón calcáneo son útiles estas medidas; en los casos de respuesta no satisfactoria aparece la cirugía.

En el talón del pie se inserta el tendón de Aquiles, una fuerte estructura formada por la fusión de la fascia (delgada capa de tejido) que recubre a las fibras de los músculos gemelos y el sóleo (parte posterior de la pierna).
Dicho tendón se prolonga en la fascia plantar, una hoja muy resistente y compacta de tejido conectivo fibroso insertada en la parte posterior del pie, en el hueso calcáneo y hacia adelante (a lo largo de la planta).
Se divide en cinco lengüetas para cada uno de los dedos. La fascia plantar permite elevar el arco del pie cuando los dedos están extendidos. Su inflamación o estado de tensión y dolor se conoce como fascitis plantar, habitualmente confundida con el espolón calcaneo.
El acortamiento (contractura) de los músculos gemelos o del sóleo se traduce en una fuerte tracción del tendón y de su inserción fibrosa en el hueso del talón causando dolor, dificultad para estar de pie y caminar. Con frecuencia los gemelos activados son causa de calambres nocturnos. A veces la persona percibe una sensación de calor que baja al talón.

Para el tratamiento del dolor muscular, del espolón y fascitis se utiliza terapia local con calor y frío, bloqueo neuromuscular, e infiltraciones con esteroides y anestésicos locales. El uso de plantillas en el calzado para distribuir el efecto del peso corporal atenua y/o disminuye el dolor.
Regularmente muy  dolorosa. Los futbolistas están siempre expuestos,tambien basquet, voley, artes marciales.

-¿En qué consiste el espolón calcáneo?

-Lo primero que hay que decir es que no es una enfermedad, sino la expresión de un mal que hay que descubrir. Es un hallazgo radiográfico que puede aparecer en las talalgias, de las que hay que averiguar la causa. Se trata de una calcificación de la inserción de las partes blandas (músculos y fascia plantar) en el hueso del talón, el calcáneo.
Implica al sistema aquíleo-calcáneo-plantar, todo un sistema funcional con los siguientes actores: el músculo gemelo, por medio del tendón de Aquiles, se inserta en el hueso calcáneo, del que surgen, a su vez, otros músculos y la aponeurosis o fascia plantar, una especie de «cuerda de arco» que va desde el calcáneo hasta los dedos y da tensión a la bóveda del pie. Este sistema funcional entra en juego al caminar, saltar o correr. Puede formarse también en la parte superior (junto al tendón de Aquiles), pero no es tan habitual.

-Si es más bien un síntoma, ¿qué puede revelar?

-Puede tratarse de alguna enfermedad reumática seria (con mucha frecuencia, de una artritis reumatoide, una espondilitis, una artritis psoriásica…), de gota; de pie cavo o, todo lo contrario, de pie plano; puede ser consecuencia de pisar mal (trastorno del apoyo)… incluso puede deberse a una diabetes. Pero, sobre todo, muchas enfermedades reumáticas severas debutan por una talalgia.

-¿Por qué resulta tan doloroso?

-Contra la creencia generalizada, el espolón calcáneo en sí no duele. En realidad, lo que duele son las partes blandas que hay alrededor del espolón y que se inflaman: la bolsa serosa que hay bajo el talón (bursitis), la fascia plantar (fascitis plantar) o los músculos que lo rodean (entesitis); o, si es un espolón posterior (retrocalcaneo), el tendón de Aquiles (tendinitis).

-¿Cómo se aborda?

-El crecimiento del espolón calcáneo es muy lento, de manera que cuando lo descubrimos en un paciente que acude a consulta por una talalgia lleva ya varios años desarrollándose. En tal caso , lo primero que hay que hacer es confirmar qué es lo que duele y por qué, porque puede tratarse de un simple problema de ácido úrico que se alivia con un tratamiento, sin necesidad de quitar el espolón. Operar al descubrir el espolón es un craso error.

-¿Cuándo hay que quitarlo?

-Cuando fracasan todos los tratamientos posibles en el caso: rehabilitación, fisioterapia, plantillas, tratamientos ortopédicos, infiltraciones, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), onda corta, láser…

Ver tratamientos alternativos en:www.blogsdelagente.com.ar/elcuerpoentuspies

Me duelen los pies …

Cargan nuestro peso durante todo el día, sin embargo, no reciben las atenciones que merecen. El hecho de ir cubiertos les hace pasar desapercibidos y favorece que sus deformaciones o alteraciones no sean siempre descubiertas. Pero el pie también sufre.

¿Cuantas veces?con cierto disimulo, nos hemos quitado un zapato debajo de la mesa y sentido esa sensación inexplicable de alivio, un placer que hasta nos hace suspirar y esbozar una pequeña sonrisa.Es que nuestros pies necesitan estar libres, cuidados y bien protegidos para cargar, justamente, con nosotros mismos.

De entre todas las partes de nuestro cuerpo los pies reciben el peor trato. Nos acordamos de ellos cuando nos dueles o molestan, pero el resto del tiempo les prestamos muy poca atención, a pesar de que los médicos recomiendan lo contrario.

No sólo porque son las extremidades sobre la que nos apoyamos durante todo el día y sin las cuales perderíamos el equilibrio, sino porque absorben y amortiguan el impacto que el cuerpo recibe del suelo al andar, a la vez que facilitan la adaptación al terreno.

Con cada paso, los pies soportan una presión superior al peso del propio cuerpo, que se multiplica cuando se realizan otro tipo de actividades, como correr o saltar. Además, se encargan de mantener erguidas las cargas estáticas, distribuyen las presiones y actúan de palanca en la propulsión una vez que el talón se despega del suelo para ponerse en marcha.

Adoptar malas posturas, no usar el calzado adecuado contribuye a deformar la estructura natural del pie, que no se desarrolla plenamente hasta el final de la adolescencia, un período en el que, precisamente, surgen la gran mayoría de los problemas.

Por ello, es necesario acudir al especialista siempre que exista dolor en los pies y, sobre todo, si éste persiste en el tiempo o se detectan infecciones de hongos en las uñas o en la planta. No hacerlo conlleva consecuencias futuras cuya única solución pasa por una intervención quirúrgica.

El dolor de pies, junto con el de cabeza, es uno de los más frecuentes en los adultos. Se estima que el 90% de las personas lo ha padecido en algún momento de su vida , sin embargo, es una de las afecciones a las que menos atención se presta.

Por sexos, las deformidades son más frecuentes en las mujeres, en proporción de dos a uno, de manera que la patología en el pie afecta al 70% de las mujeres frente al 30% de los hombres.

El tratamiento suele ser ortopodológico y consiste en aumentar la superficie de apoyo mediante un soporte plantar de un molde o de una adaptación. Por otro lado, se da la circunstancia de que una persona con el pie cavo es más proclive a padecer esguinces o metatarsalgias.
Pies planos, cavos,Pie pronado y supinado, predisposición hereditaria juegan un papel muy importante: pueden provocar diversas lesiones,como tendinitis tibiales, esguinces, manifestaciones patológicas en rodilla y cadera.Que pueden ser tratadas mediante ejercicios y masajes que ayuden a fortalecer los músculos del aparato locomotor y con la utilización de plantillas ortopédicas.

En el caso de las mujeres embarazadas es conveniente también acudir al PODOLOGO U.B.A, durante este periodo, debido al sobrepeso y la revolución hormonal, se produce un aumento de la relaxina, que disminuye el arco interno del pie.

Los diabéticos, a su vez, deben prestar especial atención al cuidado de sus pies al ser frecuentes la aparición de úlceras, que pueden prevenirse en el 85% de los casos si se ponen en práctica unas simples normas de higiene.La Asociación Americana de Diabetes recomienda el examen de los pies por lo menos dos veces al año por un PODOLOGO U.B.A para identificar factores de riesgo y evaluar posibles alteraciones.

Teniendo en cuenta los problemas comunes de los pies y siendo conscientes de la importancia de elegir el calzado adecuado para cada uno de ellos, los PODOLOGOS U.B.A recomendamos que después de un correcto lavado y cepillado de pies y uñas, se proceda a un exahustivo secado particularmente entre los dedos, siendo conveniente la hidratación mediante cremas. En el caso de excesiva sudoración, se debe recurrir a lociones astringentes ó alcohol en gel.

Ver alteraciones en www.fotolog.terra.com.ar/podologosuba

Dolor ciático ó Ciatálgia

El nervio ciático es extenso, recorre la zona de atrás de la parte inferior del cuerpo, desde el glúteo, la pierna, los pies hasta los dedos pequeños.

En la columna, se origina el nervio, también el dolor cuando se presenta. Una presión sobre el nervio produce la ciatalgia. La hernia de disco es una causa común, pero también es provocada por el estrés o una mala postura.
Recorre la espalda baja, el glúteo , muslo, pierna, hasta el pie. El dolor en la pierna puede ser muy fuerte, dificultando la marcha.

Sin embargo, no todo dolor de esas zonas del cuerpo y la espalda baja son debido al nervio ciático. Por lo tanto, antes de decir que esa es la causa del problema, un examen médico debe descartar otras causas.
En los hombres, un problema en el intestino, la próstata o la vejiga, puede confundirse con dolor ciático. En las mujeres también el intestino, el útero, los ovarios y la vejiga pueden dar dolores similares.

Una vez descartado otra afección podemos decir que es un dolor generado en el nervio ciático.

¿Qué es el nervio ciático? Es sumamente importante, ya que controla la función de las piernas, el pie (aparato locomotor) naciendo en la médula espinal. Esto último es necesario saberlo para entender las causas que generan el terrible dolor ciático.

El nervio puede producir dolor debido a que algo está presionando la médula (hernia de disco). Este problema,ocurre cuando una porción del interior del disco comprime el nervio. Es una lesión mecánica. La presión que se ejerce sobre el nervio produce el dolor. Otra causa del dolor ciático es porque el desgaste del disco intervertebral de la columna, suele ocurrir por la edad.
El dolor puede ocurrir en uno o en ambos lados de forma simultánea, manifestandose con hormigueo y/o adormecimiento.

En la medicina tradicional, el paciente es tratado con antinflamatorios y relajantes musculares e incluso bloqueo anestésico para disminuir el dolor.Estos métodos brindan un alivio temporal, pero no ataca la causa del problema y por lo tanto este se seguirá presentando con regularmente.

En la medicina alternativa(www.blogs.clarin.com/elcuerpoentuspies ), hay un arsenal, de herramientas para abordar la sintomatologíade esta dolorosa afección, en forma paralela con cualquiera de los tratamientos convencionales.

Cabe acotar que la Ciatalgia va a generar alteraciones biómecanicas, en los pies y manifestaciones ortopédicas: dedos garra, dedos martllo, ojos de gallo, alteración en las uñas, por lo que sugiero una consulta con un PODOLOGO U.B.A (www.podologosuba.com.ar)

FASCITIS PLANTAR

FASCITIS PLANTAR = ME DUELE AL PISAR !!!!

Si pensamos en todo lo que realizamos a lo largo del día encontramos enorme variedad de tareas repartidas en hogar, oficina, escuela, calle gimnasio, etc. Poco ó nunca consideramos que todas estas actividades son posibles gracias a nuestros pies, que además de sostener nuestro cuerpo,reciben y amortiguan el impacto contra el piso ,que cada paso y que incide en tobillos, rodillas, cadera y columna vertebral. Al olvidarnos de ellos( los pies ), pasamos por alto las atenciones que merecen nuestras extremidades inferiores para el buen funcionamiento del aparaato locomotor.

¿Siente Usted fuerte dolor en el talón que le impide caminar, sobre todo por la mañana ó después de tomar un descanso? Es muy probable que sufra fascitis plantar ó inflamación del tejido muscular que se encuentra en la planta de los pies, patología muy habitual que generalmente mejora con atención y cuidados continuos.

En efecto, la inflamación y desgarro de la fascia plantar ó tejido muscular que se encuentra en la planta del pie, es una lesión que puede resultar tan dolorosa y molesta que genera dificultad en la dinámica de la marcha, frecuente en quienes realizan actividades intensas, aunque tambien se presenta en personas de la tercera edad ( Ver pie del geronte ).
Los PODOLOGO UBA consideramos que la fascitis plantar (nombre médico para este problema), es uno de los motivos más comunes de consulta por lesión en la musculatura del pie, aunque el tratamiento es relativamente prolongado,se llega a una recuperación satisfactoria.

Si observamos la musculatura de la planta del pie nos damos cuenta de que la fascia plantar se asemeja a un tronco que parte del talón y que se ramifica a la altura del arco hasta unirse con la base de cada uno de los cinco dedos del pie. Es, una estructura muy fuerte, ya que ayuda a soportar todo el peso corporal y realiza flexiones necesarias para la marcha y bipedestación ( estar de pie )
La fascitis plantar tiene su origen en la ruptura e inflamación de músculos o tendones de la planta del pie debido a estiramientos súbitos y/ó reiterados; las causas más comunes :

Deporte. Corredores, Tenis, Basquet pueden sufrir este problema cuando modifican su ritmo o periodicidad de entrenamiento . También se puede presentar cuando cambian la superficie del terreno por una más rígida ó el calzado no acompaña dicho cambio no brindando protección a los talones. En otros deportes puede deberse a movimientos forzados, golpes ó inexperiencia técnica.

Calzado inapropiado. Las mujeres que usan zapatos de taco alto o durante mucho tiempo pueden acostumbrar a su fascia plantar a permanecer contraída, incluso su tamaño llega a disminuir, entonces una elongación súbita generada al caminar sin calzado ó al levantarse de la cama por la mañana puede ocasionar un desgarro de la Fascia.

Obesidad. El aumento de peso condiciona la evolución, si ademas se usa calzado que no amortigua el impacto del pie contra el piso. Cuando las actividades cotidianas demandan caminar y/ó estar de pie por largos períodos. Aunque hay un paniculo adiposo (tejido graso bajo el hueso del talón), el incremento de masa corporal reduce su efectividad, estira la fascia , la elonga bruscamente generando inflamación y/ó ruptura de tejidos.

Alteraciones ortopédicas. Arco muy pronunciado ( pie cavo ) ó caído (pie plano) aumentan las probabilidades. En ambos casos la musculatura es sometida a tensiones constantes.

Enfermedades reumáticas. Artritis, Gota ( ácido urico ) y espolón calcaneo ( del talón ) modifican la estructura de los huesos donde se ancla la fascia plantar, alterando su funcionamiento, generando fricción y e hiperextensión ( elongación brusca )de la fascia plantar.

Anciano. ( Ver pie del geronte ). Pérdida de Tono muscular, Artritis o Sobrepeso, convierten a la planta del pie del geronte en objetivo vulnerable, simplemente con la marcha.

La fascitis plantar era considerada consecuencia exclusiva de una protuberancia en el hueso del talón (espolón calcáneo) que genera presión sobre los tejidos musculares.La mayoría de los casos no se presentan problemas óseos, sino exclusivamente uso forzado del pie.

Síntomas bien definidos:

* Dolor difuso en la base del talón (talalgia) que origina sensación “quemante”; rara vez se presenta en ambos pies.
* Se manifiesta cuando camina por las mañanas ó después de estar inactivo o en reposo.
* Llegan a observarse inflamación y enrojecimiento leves.
Es más frecuente en personas de 40 a 70 años; convitiendose en causa de incapacidad laboral, sobre todo los que practican deporte a nivel amateur y no cuentan con preparación adecuada.

El primer diagnóstico presuntivo, corre a cargo de un PODOLOGO UBA, reumatólogo u traumatologo, quien toma como primera referencia los síntomas que describe el paciente y en los que suele ahondar a través de preguntas específicas sobre el origen de la lesión, cuál es el momento en que se presenta el dolor, su localización exacta y la sensación que se experimenta al estirar y contraer la planta del pie.

A continuación el PODOLOGO UBA inicia la exploración directa del músculo a través del.También se observa probable que observe la forma de caminar de la persona lesionada para analizar si los síntomas obedecen a un movimiento incorrecto de los pies.

Para obtener mayor precisión es posible que el MEDICO solicite una radiografía a fin de saber si existe algún problema asociado, como espolón calcáneo o bursitis ( bolsa de líquido seroso ) encargada de disminuir la fricción entre ligamentos y huesos en la parte inferior del pie.

Ya establecido el diagnóstico de fascitis plantar, la misión del MEDICO consiste en emprender medidas que reduzcan los síntomas y corrijan la causa del problema. El dolor será controlado a través de analgésicos o antiinflamatorios, en caso de dolor muy intenso se recurre a medicamentos inyectables, evitando apoyar el pie.

Otra medida consiste en reducir el impacto que sufre el pie, con el uso de taloneras (recomendables para personas obesas o de la tercera edad).

El ejercicio dirigido por un fisioterapeuta es también una alternativa de gran utilidad, cuyo objetivo consiste en estirar la fascia plantar con moderación y ejercitar los músculos de la pierna que soportan tobillo y talón para distribuir entre ellos el esfuerzo realizado al caminar y sostener todo el cuerpo.

En aquellos casos en que no haya mejoría se considera la posibilidad de practicar cirugía con alto grado de efectividad .Observando la posibilidad de recidivas.

Prevención
la mejor manera de evitar molestias y prolongada recuperación que se derivan de la fascitis plantar consiste en seguir medidas que aseguren la salud del pie:

* Utilizar zapatos con taco de de 2 a 4 centimetros, con arco interno, camara de aire en el talón y/ó talonera.

*El sobrepeso aumenta el riesgo de esta lesión.
* Al levantarse de la cama realice movimientos de estiramiento en los pies, realizando flexiones del pie dorsale y plantares.
* Evite caminar sin calzado en superficies muy duras.
* Si practica deporte, utilice calzados deportivos que absorban el impacto.
* Renovar el calzado antes de que deje de soportar, acolchar y contener sus pies adecuadamente.
*Realizar movimientos de calentamiento antes de cualquier actividad deportiva y elongación al culminar.

Ante todo, debe tener en cuenta la importancia de dirigirse oportunamente al PODOLOGO UBA en cuanto se manifiesten molestias en el talón y planta del pie. Cuando más tiempo avance el padecimiento más difícil será su recuperación.

Para ampliar información ingresa a:

www.podologosuba.com.ar

El pie en pacientes diabéticos

Los pacientes diabéticos reciben educación sobre cuidados del pie que suele ser inadecuada, insuficiente y poco práctica.

Niveles de riesgo
Los cuidados del pie forman parte de las medidas de profilaxis, recomendadas para pacientes diabéticos ( y para pacientes con patologías de origen arterial y/ó venoso ),independientemente del nivel de riesgo del paciente.
Todas las personas con diabetes necesitan una evaluación MEDICA del pie con el fin de que se clasifique su nivel de riesgo. Basándose en este sistema de categorización del riesgo tenemos :

Quienes tengan un riesgo bajo:
Sensibilidad normal, aporte sanguíneo dentro de los parametros normales en los pies, no corren el riesgo de desarrollar mayores inconvenientes no necesitan modificar su estilo de vida, Si algunos habitos de Nutrición e Higiene.
Es importante destacar la necesidad de realizarse exámenes regulares por un PODOLOGO UBA; dentro de este grupo de bajo riesgo y cuando los recursos son limitados, especialmente en entornos de bajos ingresos no deberen dejar de lado estos cuidados fundamentales.En estos casos se debe concurrir a la Escuela de Podología del Hospital de Clínicas en el sexto piso. ó conectarse con:
alfredoserodio@podologosuba.com.ar

Quienes tengan un riesgo alto:
Neuropatía sensorial y/o falta de aporte sanguíneo en extremidades inferiores (enfermedad vascular periférica), pero sin problemas “activos” ( ulceras, ulceraciones del pie ),
Información y educación permanente intensiva sobre cuidados del pie que incluya el desarrollo de habilidades prácticas para el cuidado personal. Se recomienda que reciban atención de PODOLOGO UBA rutinaria
Deben recibir educación que se centre en cambios de hábito y estilo de vida.

Quienes tengan un riesgo Muy alto:
Presentan un problema activo en miembros inferiores ( infección, úlceras)
Deben ser controlados en una institución multidisciplinaria del pie. Control regular y periódica por PODOLOGO UBA indicando y observando educación práctica intensiva multidisciplinaria, que se centre en las estrategias de modificación del comportamiento, hábitos y estilo de vida.

Aunque las amputaciones de pacientes diabéticos se pueden prevenir, para demasiadas personas en el mundo perder una extremidad o parte de la misma es una trágica consecuencia de tener diabetes. Los altos índices de dichas amputaciones; denotan falta de adecuación en la impartición de atención sanitaria
La neuropatía y vasculopatía diabética, son el centro de los protocolos educativos sobre cuidados del pie. Sin embargo, el sistema de alarma de la naturaleza, que avisa de las lesiones (el dolor), no se puede sustituir por ninguna cantidad de información sobre lesiones nerviosas periféricas. El Eje de la educación sobre cuidados del pie, debe ser promover un comportamiento respecto al cuidado personal que sirva para superar los problemas resultantes de la aparente falta de síntomas.

Es sabido que la diabetes implica un aumento del riesgo de ulceración y amputación.Las personas con diabetes suelen recibir la misma educación generalizada sobre cuidados del pie,independientemente de su estatus de riesgo.
Los profesionales de la salud aconsejan a los pacientes con diabetes que:
“se cuiden los pies”.
Frecuentemente,dichos avisos no significan nada
Es de suma importancia acentuar la necesidad de realizarse atención PODOLOGICA, pudiendo detectar en la mayoría de los casos: alteraciones ortopédicas y/ó podológicas; manifestaciones dermatológicas,traumatológicas, vasculares, neurológicas que seguramente serán de incumbencia médica.
Pero no es el médico quien controlara in situ La higiene, humedad, temperatura, desgaste y/ó zonas de presión en el calzado, ni el tipo del mismo, irregularidades en sus uñas. Es menester exclusivo del
PODOLOGO UBA.
Otra recomendación general es:”
use calzado amplio, comodo y cerrado”:
Alli viene el sujeto con Mocasines y/ó Alpargatas; NADA MAS NOCIVO para los pies ( sea ó no diabético ),
Si los compra grandes chancletea, ¿Que hace ? los compra justos para “domarlos”. la excusa es que esta gordo ó la artrosis, ó no se puede atar los cordones.

Durezas y callos
Es frecuente la idea en pacientes con diabetes y algunos médicos que, las durezas y callos sirven de protección y no deberían tocarse.
Nada más lejos de la verdad. En personas de alto riesgo , la presencia de durezas y callos en los pies indica que existen áreas de mayor presión, vulnerables a la ulceración. Es importante que estos pacientes sean conscientes de que deben acudir con regularidad a un PODOLOGO UBA, para atención y desbridamiento de estas manifestaciones.

El paciente diabético necesitan aprender a inspeccionarse los pies a diario para detectar signos ( lo que se ve ) y/ó síntomas( lo que se siente ) que puedan indicar que existe una lesión. Se necesita un enfoque especial en el caso del geronte ( ver archivo febrero2009 ) ya que, debido a las deficiencias visuales o a la pérdida de movilidad, no son capaces de inspeccionar sus extremidades. En estos casos, cuando sea posible, debe requerirse la colaboración un familiar ó amigo.

En siguientes publicaciones ahondaremos en Cuidados del Pie en Pacientes Diabéticos.

Para mas información:

www.podologosuba.com.ar

Los pies de su hijo

Los primeros zapatos deben ser suaves, flexibles y sin arco. No deben ser abotinados porque los ligamentos del tobillo al estar estáticos no se desarrollan.

Muchos padres cometen el error de ponerle los primeros zapatos a sus hijos, antes que aprendan a caminar. Los niños deben ejercitar sus pies libremente idealmente en terreno natural, arena, cesped; sin ningún tipo de presión. Usar calzado antes de tiempo puede limitar este proceso natural.Los primeros calzados deben ser suaves, flexibles y sin arco. No deben ser botines porque los músculos del tobillo al estar estáticos no se desarrollan.

Los pies forman parte de un aparato locomotor que se origina en la cadera y culmina el extremo de los dedos, compuesto : por huesos, músculos, articulaciones ligamentos, tendones, que deben trabajar en perfecta armonía. Ademas de arterias, venas, terminales nerviosas, sistema linfatico y piel. Por tal motivo es muy importante que se ejerciten desde los primeros meses de vida, pero correctamente.

Recientes investigaciones revelan que los niños que usan zapatos precozmente tienen mayor predisposición a sufrir diversas patologías. Un problema común es que sufran de laxitud en su conformación. Alteración que provoca una serie de dolores y deformaciones con el transcurrir del tiempo.

Algunos papás incentivan que sus niños caminen a los 6 meses y eso esta mal. Lo ideal es que lo hagan cerca del año de vida porque antes de eso ni sus piernas, ni sus músculos, ni sus pies están preparados para soportar su peso.

Los niños deben dar sus primeros pasos descalzos para que la planta del pie se tonifique y forme. El uso de zapatos ortopédicos se deben usar recién a partir de los 3 años de edad. Y a partir de los 6 años, se puede incorporar plantillas en calzado estandar.

Mas info:

www.podologosuba.com.ar

Pie del Anciano ( geronte )

Pie del anciano

Los pies, por ser un elemento insustituible para la marcha y el equilibrio, requieren una especial atención. De ahí que su observación y cuidado forma parte imprescindible dentro de la asistencia geriátrica integral del anciano. Máxime cuando la patología del pie es casi constante a estas edades.

¿Cuál es la patología del pie geriátrico?

Es fundamental tener en cuenta, que la patología del pie del anciano es muy amplia, de forma que con frecuencia, suele padecer una o varias alteraciones en el mismo.

Los pies están sometidos a fuerzas dinámicas y de presión para adaptarse a las irregularidades del terreno. Deben adaptarse así mismo, a los efectos de enfermedades congénitas o adquiridas, al envejecimiento, al estrés impuesto por actividades y ocupaciones a lo largo de la vida. No hay que olvidar la potencial incompatibilidad entre anatomía y el calzado moderno, con un aumento del tacón, dureza de la suela y la forma puntiaguda, entre otras características, que hace que haya aumentado el número de personas que sufren por sus pies, con predominio del sexo femenino.

Sería interminable hablar de todos los procesos que inciden sobre esta parte móvil de nuestro cuerpo. Destacan:

* Modificaciones por el envejecimiento:
En el pie con el paso de los años se produce, una atrofia de las células fibroadiposas del talón que condiciona un hiperapoyo sobre el hueso calcáneo; una disminución de la movilidad de las articulaciones del metatarso y tarso, por los cambios degenerativos del cartílago; y una atrofia muscular.
* Alteraciones por enfermedades generales:
La lista de enfermedades con potenciales manifestaciones pédicas es larga. En muchos casos, el pie puede ser el sitio primario de síntomas y complicaciones, como ocurre con: enfermedades osteoarticulares como, la gota, artrosis, artritis reumatoide; enfermedades cardiovasculares como, insuficiencia cardiaca; enfermedades endocrino-metabólicas como, insuficiencia renal crónica, hipotiroidismo, o diabetes mellitus, etc.
Dentro de este grupo, es necesario destacar por su importancia, el pie diabético. La neuropatía o la enfermedad vascular, o las dos juntas, junto con una serie de condicionantes sociales e higiénicos como el calzado o el corte de uñas, son las responsables de los serios problemas del pie diabético. Estos problemas van, desde superficiales como trastornos de las uñas o formación de callos, hasta alteraciones de músculos o huesos como: ulceraciones, osteomielitis, sepsis y gangrena, que pueden aparecer en rápida sucesión y dar como resultado final la amputación o la muerte. El desarrollo insidioso de la neuropatía es el que, probablemente ocasiona la mayor parte de problemas en el pie del diabético, sobre todo a través de la pérdida de la sensación de dolor y temperatura, al conllevar traumatismos y quemaduras inadvertidas, que pueden infectarse, ulcerarse o llegar a dar deformidades del pie.
* Alteraciones por patología propia del pie: Como son:
o Alteraciones dérmicas: comprenden desde infecciones como verrugas plantares o micosis, hasta las hiperqueratosis.
Las hiperqueratosis, son el resultado de microtraumatismos repetidos por una hiperpresión intermitente o el roce del calzado. Reciben distinto nombre según la localización, así:
+ El callo o heloma: su localización más frecuente es el dorso de los dedos de los pies. Siempre es doloroso, pequeño, se hunde en la piel formando lo que se llama una raíz y no suele desaparecer espontáneamente al eliminar el agente causal, que suele ser el roce, aunque debe haber una predisposición.
+ La dureza o callosidad: es una acumulación de células muertas epiteliales que se queratinizan adquiriendo una dureza característica. Aunque pueden aparecer en cualquier localización, sobre todo están en la zona plantar a nivel del talón y cabeza del primer y quinto metatarsianos. Se produce por el uso continuo de tacón o alteraciones en los dedos.
+ Los ojos de gallo: son las hiperqueratosis interdigitales. Suelen producirse por la presión que ocasiona un zapato de punta estrecha, que obliga a los dedos al roce constante de unos contra otros al caminar y también por el uso de tacón alto. También es más frecuente en ancianos con hiperhidrosis o con malposición de los dedos.
o Alteraciones de los dedos: En el anciano, los más frecuentes son:
+ Hallux valgus o juanete: es la desviación hacia fuera del primer dedo y la existencia de una tumoración dolorosa, acompañada o no de bursitis, en la cara interna de la cabeza del primer metatarsiano. Pudiendo ésta llegar a ulcerarse e infectarse. Los restantes dedos, sobre todo el segundo, sufren modificaciones a medida que el proceso avanza trasformándose en “dedo en martillo”, y el resto del antepié se sobrecarga, haciéndose doloroso. A parte de varios factores como el hereditario, el papel del zapato estrecho y puntiagudo es esencial.
+ Dedos en martillo: engloba distintos tipos de deformidades como, el “dedo en garra”, “en cuello de cisne”, etc., de distinta significación. Suele acompañar a otras alteraciones del pie como, el pie cavo o las hiperqueratosis.
+ Clinodactilias: cuando los dedos se desvían por encima y por debajo. Se acompañan de hiperqueratosis interdigitales o en el pulpejo.
o Alteraciones estáticas del pie: de incidencia frecuente y de importancia distinta según la gravedad y el origen de la enfermedad, comprenden:
+ Pies planos: es un hundimiento de la bóveda plantar, normalmente asociado a una desviación hacia fuera del talón con respecto al eje sagital del cuerpo. Generalmente el anciano lo presenta por alteraciones de la extremidad inferior secundarias a sobrepeso o a artritis reumatoide o a fracturas.
+ Pie cavo: es el pie con un arco plantar longitudinal de altura excesiva apoyándose sobre todo en el talón y en la base del antepié. En el anciano se origina una sobrecarga, apareciendo dedos en garra e hiperqueratosis en la zona plantar y dorsal de los dedos.
+ Pie en valgo: es la desviación hacia fuera con respecto al eje sagital del cuerpo, produciéndose un hundimiento del arco interno e hiperapoyo en al cabeza del primer metatarsiano, provocando en el anciano un juanete.
+ Pie en varo: es la desviación del pie hacia dentro con respecto al eje sagital del cuerpo, pudiendo inducir en el anciano, una callosidad o callo en la falange del quinto dedo por aumento de la carga en la parte lateral externa.
o Alteraciones de las uñas: las uñas con el tiempo, reflejan muy rápidamente su estado, llegando a ser duras, secas y quebradizas. Comprende:
+ Uñas encarnadas u ornicocriptósicas: suelen tener forma de teja, clavándose los picos en el rodete ungueal. Se suelen deber a una hiperpresión del calzado o a un incorrecto corte de uñas.
+ Uñas hipertróficas u ornicogrifósicas: con un crecimiento desmesurado, alcanzando formas grotescas, creando dolor, y disconfort.
+ Onicomicosis como tiñas o cándidas.

Todas estas alteraciones dejan su marca acumulativa, sobre los pies del anciano, en forma de una amplia morbilidad, discapacidad funcional con limitación de la actividad, disconfort, dolor y limitación de su calidad de vida.

¿Cuáles son las recomendaciones preventivas?

Teniendo en cuenta que no todos los pies son iguales, las recomendaciones generales para tener unos pies saludables, y para evitar que pequeños problemas se vuelvan más severos mediante el cuidado diario de los pies, son:

* Higiene:
o La higiene perfecta de los pies no consiste en baños muy frecuentes ni prolongados en el día, sino lavarlos preferentemente cada noche, tras las actividades cotidianas.
o Para la limpieza se debe usar agua templada, aconsejándose probar la temperatura del agua antes del baño; jabón neutro y de acción antiséptica, durante unos cinco minutos. En casos concretos, se usarán jabones ácidos o alcalinos.
o Procurar un buen secado de los pies, sobre todo entre los espacios interdigitales, para evitar la humedad residual, con una toalla suave y limpia, sin frotar la piel. Usar preparados a base de lanolina o vaselina para ablandar la piel seca. Aplique polvo de talco o sustancias antisépticas si existe excesiva sudoración.

* Cuidado:
o Obsérvese diariamente sus pies. Si siente dolor, irritaciones, cambios de color o temperatura, ulceras o signos de infección, debe consultar a su médico de familia o al geriatra, para tratar de encontrar la solución más adecuada a su problema.
o Se recomienda una supervisión periódica de sus pies por un podólogo.
o Cuando sea necesario el corte de uñas, deberá hacerse después del lavado y secado de los pies, procurando que haya buena luz. Usara cortaúñas, cortándolas cada ocho días, aproximadamente y siempre cuadradas, nunca en pico o redondeadas. En diabéticos, en vez de cortarlas, puede usar una lima de cartón con suavidad o para mayor seguridad acudir al podólogo.
o Ser muy prudentes a la hora de querer eliminar las hiperqueratosis, con callicidas, remedios caseros o instrumentos afilados, sobre todo en ancianos diabéticos, a quienes les esta prohibido, sobre todo el cortarlos.
o No emplear adhesivos ni parches en la piel.
o Es importante ejercitar la musculatura del pie y la pierna, mediante un programa simple de ejercicios, como hacer marcha de puntillas y talones a intervalos, de forma progresiva, etc., que su médico le aconsejará según su patología y estado físico.
o La movilización solo es eficaz si es indolora. No siendo aconsejable la marcha por terreno accidentado y la sedestación prolongada.

* Calzado y ropa:
o Cada pie requiere un calzado propio, teniendo en cuenta también para la actividad para la que se la quiere.
o El comprobar la longitud del zapato presionando la puntera del mismo puede dar una medición errónea, aconsejándose abrir el zapato, dejando que el talón asiente en la parte posterior, con los dedos por encima del mismo. El zapato debe tener entre medio y un centímetro más de longitud que el pie.
o Comprar el calzado por la tarde, pues los pies suelen hincharse a medida que transcurre el día, comprobando así que no molestan. Aunque es cierto que los zapatos con el tiempo de llevarlos se acoplan a los pies, también es cierto que suele ser a base de sufrimientos y deformidades. Si estrena unos zapatos, debe usarlos de forma progresiva.
o Se recomienda usar calzado con pala ancha y alta que permita la movilidad de los dedos; con cordones o tiras con hebillas tipo “merceditas”, para que el pie no se deslice en el interior; con contrafuerte rígido para evitar que se escape el retropié al andar; con suela de cuero flexible y lo suficientemente gruesa y mullida para evitar las irregularidades del terreno; con tacón que no sobrepase los cuatro centímetros de altura; puntera alta y ancha; y a ser posible de materiales nobles como el cuero, piel, etc., que permiten una transpiración natural.
o En verano, si usa sandalias, estas deben sujetar bien al pie, no desbordándose éste por los espacios libres.
o Para el deporte, usara tacones que no superen los 2,5 centímetros de alto y con suela ni muy gruesa ni muy delgada, con una flexibilidad media, y algo más largos de lo normal para permitir el uso de calcetines de lana blandos y gruesos.
o Es conveniente, salvo en pacientes diabéticos a quienes le está prohibido, caminar descalzo en la playa, sobre el césped, pues es uno de los mejores medios para fortalecer los pies.
o En los lugares de intensa masificación como vestuarios, se protegerá los pies con zapatillas aislantes para evitar contagios.
o Usar calcetines de lana y zapatillas acolchadas durante el invierno y calcetines de algodón o hilo en verano. Siendo necesario el cambio diario de calcetines y medias. Se descartarán las fibras sintéticas, por no favorecer la transpiración.
o Se recomienda no usar calcetines o medias remendadas o con costuras, ni utilizar ligas o calcetines con elástico superior que aprieten, ya que al impedir o entorpecer el retorno venoso, son causa de edemas periféricos.
o En invierno podrán utilizarse calcetines en la cama, procurando que no aprieten. En la cama, especialmente en el caso de diabéticos, no deberá colocarse nunca en las piernas, bolsas de agua caliente, mantas o aparatos eléctricos de calor concentrado, para evitar quemaduras. Siendo recomendable en todo caso, calentar previamente la cama. Ni tampoco sentarse demasiado cerca de un fuego, radiador o brasero.

¿Cuál es el tratamiento de las afecciones del pie del anciano?

El tratamiento conservador preventivo es el mejor. Por otra parte, el tratamiento será individualizado, según la patología del pie que presente el anciano. Sabiendo que la corrección o la cura no es posible en muchos casos, el primer objetivo será obtener el confort, mediante la disminución del dolor, restaurando el máximo nivel de función o manteniendo el grado de actividad residual libre de dolor. Para ello el tratamiento, se basara en: fármacos, medidas rehabilitadoras como, la aplicación de microondas, corrientes galvánicas, hidroterapia, etc., medidas ortésicas como plantillas, y cuidados podológicos.