La canchita

Me crié en un barrio rodeado de chicos de casi mi edad. Éramos como quince y todos varones. A una cuadra de mi casa había un baldío que los grandes habían desmontado y colocado dos arcos sin travesaño (me refiero al palo horizontal, no al hombre de extrañas costumbres). Ellos jugaban los sábados y domingos, pero de lunes a viernes éramos nosotros los reyes de la canchita.

Cada siesta las horas de la escuela se me pasaban lentas, soñando con estar corriendo tras la pelota en la tierra endurecida, matándonos a patadas con mis amigos. Y cada tarde, mis sueños se cumplían.

En Santiago la lluvia es casi un milagro, si hasta suelen decir: “Diosquierita que llueva… no es por mí, es por m’hijo, que io iai visto”. Pero cuando se da esa puta casualidad, llueve en serio. Esos días la canchita se inundaba y perdíamos por lo menos una semana intentando secarla.

Trabajábamos en equipo y nunca faltaba nadie. Unos llenaban los baldes de agua y los vaciaban lejos, otros los llenaban de tierra seca y la tiraban sobre los charcos, y el resto sacaba toda la porquería que tiraba el vecino para que el agua no pase a su taller.

La organización era impecable, cosa que nunca pudimos lograr en un partido, en donde corríamos los quince detrás de la pelota sin delanteros ni defensores. Por poco no teníamos ni arqueros.

En la canchita hicimos goles históricos e inolvidables, dibujamos gambetas que el mismo Diego envidiaría y transpiramos la camiseta como si jugáramos en River, pero nunca fuimos tan compañeros de equipo como esas veces en que el milagro ocurría.

  • 65 Comentarios
  • 8 votos

Escribí tu comentario

, , Gara dijo

Q bellos recuerdos los de la infancia, es la mejor etapa sin duda alguna.

He creado un premio, un pequeño detalle que me gustaría que tuvieras, te está esperando en Momentos.

Besos

, , Javier dijo

Acaso por mis propias tardes atrás de una pelota, por otras manos unidas en pos de un objetivo común (en nuestro caso arrancábamos la valla de troncos espaciados que la municipalidad ponía en nuestra “canchita”, para salvarla del estacionamiento que finalmente arrasó con nuestro espacio. Eramos medio vándalos, pero emocionaba ver el esfuerzo de un puñado de pendejos para defender ese espacio cotidiano de gambetas y goles), o por otras jugadas inolvidables, este post es uno de los que más me gustó.

Un golazo, Xavier. No de los que inflan la red, sino de esos otros, acaso más lindos, en los que la pelota pasa entre dos remeras apiladas o entre dos postes sin travesaño.

, , Muzza dijo

Debía llover en serio, para dejar la cancha injugable, porque sino, vamos, unos pelotazos en el barro nunca estaban de más.

, , Anónimo dijo

Xavier, me gustó muchísimo este recuerdo, encierra todo ese encanto de la infancia, donde todo es fluir, donde se entrega todo sin pensar ni calcular nada más que ese momento. Muy lindo relato, y esa bendita lluvia…que a ustedes por decirlo elegantemente les entorpecía el regocijo del juego traía toda la solidaridad y la organización, muy hermoso y muy bien narrado. Un abrazo. Ana

, , Aan dijo

Refugios infantiles que pintan sonrisas :)

, , isidorito69 dijo

que linda anecdota xavier
yo tbien jugaba en una canchita asi, y en mendoza , tampoco llueve nunca
saludos

, , Café (con tostadas) dijo

ves por qué adoro la lluvia?

Aún en los peores esquemas saca lo mejor de cada uno de nosotros y del conjunto!

, , Estornudo dijo

Sin ofender, pero para mí sos un tronco jugando al fútbol.

, , nayru dijo

Que lindos recuerdos de la infancia!
besos

, , holes-to-heaven dijo

Si, efectivamente, es una tarde para la melancolía.
:) que lindo.

, , Natalia Alabel dijo

Es cierto, para algunas cosas los chicos se re organizan y para otras no…y de adultos no es diferente, vio?

, , Negro.......pero lindo dijo

Lindas épocas, gracias a Dios yo logré jugar varios partidos en esa cancha…………y fué por esta y otras cosas que Xavier se convirtió en uno de mis grandes amigos……………que linda es la vida, no Xavier?? te espero pronto por aqui.

, , Silvio dijo

Interesante. Menos ácido que lo que venía acostumbrándome a leer en este blog. Por cierto, lo de transpirar la camiseta jugando en River, no es una metáfora demasiado feliz (va con onda)

Un abrazo, viejo.

, , Fénix dijo

No se como son las canchas santiagueñas con respecto a los espacios verdes que poco a poco se come la urbe caraqueña. Lo que sí te puedo decir, es que coincido con Sacheri cuando asegura que “el fútbol debería ser una parte integral de la educación de nosotros”…(seguro lo dijo pensando en la sociedad argentina, si fuese la venezolana, sería genial).

De cualquier manera, creo que te entiendo…

, , cerdos y cerdas dijo

gracias, fenómeno por el aguante al chiquero, saludos y te debo una

, , margot dijo

hola xavier espero tu visita yo ya paseCapaz slimos de esta
un cariño

, , tishy dijo

Qué precioso y tierno relato amigo, me gustó muchísimo, te dejo un saludo cordial y esperando que vuelvas a tus habituales visitas por el ranchito, me gusta leerte. Gracias x todo un abrazo inmenso.
tishy

, , Anónimo dijo

el pasado ya paso que queres hacernos yorar
en el horno viejo

, , tishy dijo

Xavier, vine especialmente a agradecer tu exquisita visita, Un besote gigante!!!

, , yolapeor dijo

La necesidad hace que la gente se organice, se arme, y trabaje por el bien común. Que bicho raro es el hombre. Si se diera cuenta de esto podríamos hacer un gran mundo.
Xavier, cuando disponga puede pasar por YOLAPEOR es un blog nuevo que armamos tres chicas de la comunidad (Ale, Bet y Glo)
un saludo!
glo, la peor

, , Silvio dijo

Y para el Rolfi, la 10 de la selección

, , hormiga dijo

Hay quienes afirman que la niñez se añora por no haber adquirido, todavía, un pasado al cual añorar y en el cual refugiarse y al cual recurrir cuando el presente se nubla.
Yo recuerdo que había mucho menos ruido, es más, que todavía existía el silencio. La naturaleza me maravillaba y mis horas las pasaba contemplándola.

, , explorador dijo

Un muy buen recuerdo…… de esos que velen.
abrazo.

, , vamp dijo

Que lindos recuerdos Xavier… Nuestras infancia es inolvidable y unica…

Besos.

, , comiq dijo

Hola,…!
Tenés un premio en mi blog…!

, , Anónimo dijo

Xavier, hola, nuevamente, tanto tiempo, no es que yo pueda pasar mucho tiempo en el blog porque no lo hago, pero hoy me dispuse a visitar a todos los amigos. Encuentro que hace mucho no nos deleitas con un nuevo relato. Te dejo un abrazo grande y que estés muy bien. Ana

, , inhor dijo

Nosotros teniamos un frontón, y sí que llovía mucho sirimiri, pero precisamente por eso el Athletic de Bilbao juega mejor con campo monjado, porque desde crios corremos entre los pozos hasta cojerle el callo.

Se me ha ocurrido una idea genial, para aprobechar el pasado que sería hoy, escribiendo un mensaje para las generaciones futuras. Me explico mejor en el post que escribí http://blogs.clarin.com/inhor/2009/4/3/se-ha-encontrado-grabado-este-post-del-ano-2009-d-c-
Estoy seguro que te gustará la idea. Imaginate que lo que sale hoy en interné, sigue en la red pasado un tiempo, y dentro de mil años cualquiera nos leiera nuestro mensaje… ¿Qué mensaje les escribirías?

, , unServidor dijo

Xavier, ya estamos en abril… No nos preocupe, hombre.

, , Anónimo dijo

Xavier, vengo a saludarlo y a desearle Felices Pascuas, como se sabe Pascuas significa pasaje, que pasemos a una vida más armoniosa en todo sentido con paz y amor. Una admiradora. Ana

, , Gara dijo

Se te extraña.

Besos

, , M dijo

Oh! La infancia!

, , Favio/MC dijo

que recuerdos aquellos!!
era una cagada cuando se te inundaba el potrero, y si, tambien mi equipo corria todos a la vez a la pelota, y al grito de “¡vale arquero volante!” no quedaba nadie atras, todos moriamos por meter el gol…
un abrazo, te espero por el mio

, , quimeykiltru dijo

saludos amigo, hace rato que no pasaba nos estamos leyendo

, , mil455 dijo

Bellísimo texto. En la esquina de mi casa también había una canchita… y, si bien yo no corría detrás de la pelota porque siempre me ponían de “arquera”, nunca me voy a olvidar de esos partidos memorables que duraron años, todos los de mi infancia, junto a mi hermano y a todos lo chicos, todos varones también, menos yo, por supuesto… la arquera oficial del equipo.
Saludos,
Cecilia

, , Mari dijo

ME ENCANTO CONOCERTE.

, , Mari dijo

hace tiempo que no leia algo bueno

, , Mari dijo

¡Quiero Mas…….!

, , Anónimo dijo

Xavier??? helooooooooouuuuuuuu!!

, , Fénix dijo

Colega…

Mi blog se despide…

Fue un placer

, , Halkin Kuster dijo

Estoy orgullosa de leer lo que escribes y de ver la aceptación que tienen tus recuerdos y tus vivencias por la forma de relatarlas, Un besote de tu madrina .

, , Marvel Girl dijo

Yo también tengo un pasado futbolero. Me dediqué exclusivamente a sacar balones fuera, en sentido literal y figurado.

, , vamp dijo

Xavier no te pierdas, uero por seguir leyendote

, , Estephany Prado Moreno dijo

Hola que tal mi nombres es Steffy, y veo que su blog
es original con mucho contenido realmente interesante.

Le cuento que tengo un directorio llamado “Mundo Inicio” me gustaría saber si usted
está interesado en formar parte de el, a cambio le pediría si podría enlazar uno
de mis 2 blogs que tengo, una es de “apuestas deportivas” y la otra habla sobre la
“ruleta y casinos en general”. Porfa si estas interesado o quieres saber más al respecto no
dudes en contactarme: sist.deruelta@hotmail.com
Un fuerte abrazo. Saludos
Atte: Steffy

, , M.A.S. dijo

XAVIER: TU RECUERDO NOS LLENA DE NOSTALGIA A TODOS LOS QUE COMO A VOS LA PELOTA (CASI NUNCA DE CUERO) Y EL POTRERO NOS JUNTABA Y DESPUES LA GASEOSA O EL AGUA EXTENDIA LAS CHARLAS Y DISCUCIONES POR LOS GOLES LOS “FULES” Y TANTAS COSAS POR LAS QUE DARIAMOS CUALQUIER COSA POR PODER VOLVER A VIVIRLAS.

, , M.A.S. dijo

XAVIER: TU RECUERDO NOS LLENA DE NOSTALGIA A TODOS LOS QUE COMO A VOS LA PELOTA (CASI NUNCA DE CUERO) Y EL POTRERO NOS JUNTABA Y DESPUES LA GASEOSA O EL AGUA EXTENDIA LAS CHARLAS Y DISCUCIONES POR LOS GOLES LOS “FULES” Y TANTAS COSAS POR LAS QUE DARIAMOS CUALQUIER COSA POR PODER VOLVER A VIVIRLAS.

, , Aikwso dijo

Que pasa Xavier? Ya paso el tiempo suficiente para recargar la bateria y seguir con el blog.
Fuerza y a escribir, que debes tener mucho para contar.