Traición

Me acusan de traición. Los mismos que ayer decían ser mis amigos, mis hermanos. Ellos que afirmaban ser capaces de poner las manos en el fuego por mí, que darían su vida por mí si hiciera falta.

Y algo de razón tienen. Aunque yo tenga mi fundamento ellos no me escuchan. Y hacen bien, yo tampoco les daría una oportunidad si estuviera en su lugar.

Jamás hubiera pensado siquiera en mirar a la novia de uno de ellos. Es el peor crimen entre amigos que desde niños se quieren como hermanos.

Cuando teníamos cerca de quince años, al Gordo y a Pablo les gustaba la misma chica. No recuerdo su nombre, pero sé que no era tan linda como para semejante escándalo. Se agarraron a las piñas hasta que el Gordo terminó con un ojo morado y Pablo con la nariz rota.

Al día siguiente los cuatro hicimos el famoso juramento que tantos amigos hacen: “Nunca dejar que una mujer se interponga entre nosotros”. Y nos sentimos más fuertes.

Y fuimos felices todos estos años. Amigos entrañables que crecimos y aprendimos juntos a querer la vida. Amigos del alma. Hasta que apareció Sabrina.

La primera vez que la vi estaba de la mano del Gordo. Al principio fue sólo el flechazo de una chica linda y simpática. Me odiaba porque me gustara la novia de mi amigo. Empecé a esforzarme por encontrarle defectos, y algunos aparecieron, aunque todos insignificantes.

Era notable que mientras más esfuerzo ponía en sacármela de la cabeza más me gustaba.

A ellos de la mano se los veía felices. Él brillaba y a mí se me partía el alma.

Un día ella me llamó a casa. El corazón me dio un vuelco. Desde el primer día tuve miedo de que se me presentara una situación similar. En mi cabeza me enfrenté mil veces con Sabrina intentando encontrar la manera de salir airoso de la situación, de decirle que no, que ella era la novia de mi amigo. Sin embargo, en cada uno esos encuentros terminábamos a los besos. Mi imaginación me traicionaba.

Cuando escuché su voz al teléfono empecé a buscar las excusas y no las encontré. En un segundo me vi en su casa, en sus brazos, en sus labios. Pero ella llamaba para decirme que le había organizado una fiesta sorpresa al Gordo para su cumpleaños.

Cuando cortó me sentí aliviado. ¡Qué estúpido fui al pensar que me llamaría para otra cosa! Pero en cuanto se me quitó ese peso de encima me di cuenta de que no hubiera sido capaz de rehusar una invitación de Sabrina. Caí en cuenta de que era un traicionero. Y había una sola forma de no serlo. Decírselo al Gordo.

Fui a su casa anoche. Era ya tarde y él estaba acostado, pero me recibió con su alegría habitual. Su sonrisa me dolió y la vergüenza tiñó mi rostro.

Fue el peor momento de mi fácil vida. No había palabras suficientes para expresarle lo mal que me sentía. Lloré como hacía años no lloraba. Le dije que no lo había querido así, que había hecho lo posible para que no ocurriera, que no pude evitarlo. Que ella no lo sabía, nunca le había dicho nada. Le pedí perdón. Llorando me dijo que no. Que no me perdonaba y nunca lo haría.

Pablo y Esteban ya se habrán enterado. Imagino que apenas después de echarme de su casa como a un perro de la calle, el Gordo los llamó para contarles.

Hoy los llamé para explicarles, para contarles mi dolor, y ninguno me atendió. El padre de Esteban me preguntó si era verdad que había traicionado al Gordo y no supe qué responderle.

Ahora dudo si hice bien en contarle al Gordo porque, por lo menos yo, no sé si podré perdonarme.

  • Comentarios
  • 5 votos

Escribí tu comentario

, , amy dijo

Xavier demasiada sinceridad…
hay cosas que se tienen que callar…

Muy bueno

Abrazo

, , Gara dijo

Fuiste sincero y valiente,dales tiempo,lo entenderan y si no…peor para ellos.

Besos

, , fatiga1979 dijo

A veces la sinceridad duele mas que la mentira.

, , CERDOS Y CERDAS dijo

Eso es un HOMBRE con dos huevos bien puesto, y la sinceridad ante todas las cosas, guste a quien el guste, tu misión está bien cumplida, que te perdonen o no, no es cuestión tuya, por más que yo entienda que si somos capaces de controlar nuestros pensamientos, somos capaces de controlar nuestros sentimientos, pero a veces esos pensamientos no se pueden controlar. Vos hiciste lo que debias hacer, decir lo que se siente y piensa, las verdades sólo las ocultan lso cobardes. EXCELENTE DE TU PARTE.

, , red dijo

A lo mejor tu conversación con el Gordo también es parte de tu imaginación…

Red.

, , Anónimo dijo

¡Pero si no lo traicionó! ¿están locos sus amigos? :-)

, , maniática dijo

¡excelente!

ya no son tus amigos, así que ya no te vincula el juramento
¡a por Sabrina!

eso es lo bueno de hacer las cosas correctamente, a veces salen bien

saludos!

, , nayru dijo

Que amigos mas pelotudos tenías. (perdón el exabrupto, pero no encuentro otra palabra)
Una manga de inseguros.
Besote.

, , Cabello largo, ideas cortas dijo

No se de que te tienen que perdonar si no hiciste nada malo, malo hubiese sido acostarte con ella, buscarla… Pero no quisiste, luchaste contra tus instintos y lo confesaste, es tu amigo el que te debe una disculpa, todos ellos.

, , alejandro dijo

A por ella, ya nada te retiene… jajaja

unSaludo!

, , Anónimo dijo

La verdad que ello se perdieron un AMIGO, vos ganaste la libertad, de no estar más atado a un pacto con personas que no se lo merecían. Y además, si es actual, podés dejar fluir tu amor y llegar a Sabrina.
Me encantó el relato, te dejo un beso en este día especial. Ana

, , Fénix dijo

Amigo…¿era esto cierto?

Me quedó la duda…

Y yo, lamentablemente, si le bajé la novia a un amigo hace mucho tiempo. Perdí la novia, pero no me dolió ni una décima parte de lo que aún me duele haber perdido a mi amigo.

Abrazos

, , xavierhell dijo

Ante la duda de algunos, más vale aclarar: Es pura ficción, no es de las mejores, pero… en fin.

, , Marvel Girl dijo

Lo tuyo es verdadera amistad. Ten la conciencia tranquila.

, , Lils dijo

jejeje me parece que no le entendieron que era ficción.

, , Fénix dijo

Pues no importa que digas que es ficción. Lucha por el amor de tu amiga imaginaria…sin importar lo que digan tus ex amigos imaginarios.

Al final, el amor de tu invisible amada, es lo que cuenta…

, , Aan dijo

Qué situación tan dura… Pobre

Besito

, , anila-rindlisbacher dijo

Xavier: a mi modo de ver las cosas…por tu relato vos no lo traicionaste..
es decir, te gustó la chica, Sabrina…pero no hiciste nada para seducirla o para separara de tu amigo El Gordo…
Yo intentaría hablar con el Gordo y aclarar las cosas….
no me parece pelearse por algo que no pasó ( sólo fue tu imaginación) y además no hiciste nada sólo le confesaste. hasta me parace noble de tu parte…
bueno, pero de códigos de uds. yo no entiendo mucho….
un beso Xavier, espero que todo se arregle para bien!

, , anila-rindlisbacher dijo

Haaa era ficción…. juaaaaaaa
andáaaaa!!!! juaaa Un besoo!!!! recién leo tu aclaración!!!!

, , Spyglass dijo

Pues, me engañaste, te creí valiente al contar algo así! jajajajjaja…

La traición de tu personaje es compleja, porque no es un hecho, pero es real.

Tal vez más que traición lo llamaría cobardía, o falta de fuerza de voluntad. Pero así es el amor después de todo, no? es ese estado de ebriedad en donde piensas ¿qué clase de idotez estoy haciendo? pero igual no puedes parar de disfrutar esa tontería, de la que te arrepentirás en sobriedad.

, , larata dijo

Hola Xavier!!! Recien llego de vacaciones y quise pasar a saludarte. Suerte y un abrazo.

, , Café (con tostadas) dijo

Uf, por suerte no me pasó algo así. Sin embargo, la única experiencia que tengo que un “algo” de una amiga entre medio fue insalvable!

, , La candorosa dijo

El silencio, hasta en la música y en los discursos importantes, puede llegar a hacer la diferencia…

Saludos!!

, , Fabiana dijo

Situación incómoda si las hay. Pero por lo menos te sacaste un peso de encima y eso te permite dormir tranquilo.
¿Si duele? Sí, claro. Pero siempre que uno se juega deja algo en el camino.
Saludos.

, , Hormiga dijo

Xavier, creo que (salvo determinadas evidentes personas) uno no busca estas situaciones. Creo que decirle a tu amigo lo que te estaba pasando fue la reacción más noble que podrías haber tenido. Eso es cariño, querer tanto que por cuidar la importancia de la honestidad de un núcleo, ponemos en peligro eso que tanto cuidamos. Te abrazo y espero que puedas estar en paz con vos, no es terrible. Esas cosas pasan, nos pasan. Ya va pasar el mal trago y tu amigo entenderá. El también te quiere y te extraña.

, , elserruchot dijo

Adhiero a Anibal.

Igual que en las relaciones de pareja, hay cuestiones que arrojan muchos más beneficios si se callan. Pero bueno, allá cada uno se las arregla con su conciencia. Se ve que el umbral de la tuya Xavier, es bastante bajo. De todas maneras, aún no me decidí entre felicitarte o putearte por tu sinceridad. Dejame pensar y después te contesto. Abrazo.

, , Silvio dijo

Sólo diré que entiendo el asunto, por haberlo vivido.
Pero que nunca le cagué la mina a un amigo.
El problema es cuando la gente se cree amiga por saludarte en la calle.

Si, ya sé que lo tuyo es más profundo.

Abrazo.

, , quimeykiltru dijo

si ellos no te perdonan, es su problema los sentimientos no pueden detenerse, si no hubiera tentacion seria facil no caer en el pecado, lo dificil es sentir algo y tragartelo por un valor mayor. Vos hiciste bien, ellos necesitaran tiempo para saberlo

, , Dennis Moore dijo

¡Pero no habían dicho nada sobre fantasear! Me encanta la gente que considera tal acto de sincericidio como algo normal (¿quién habrá inventado la palabra “sincericidio”? me parece genial). Lo que más me gustó es cómo mezclás en el relato fantasía y realidad. Ya mismo me subscribo a este blog.

, , Muzza dijo

Todas putas.

(Para la lectora ocasional, el comentario antecedente se trata exclusiva y únicamente de un sarcasmo en tono jocoso, no se me desquicie por favor)

[En qué momento me volví tan pollerudo]

, , benny dijo

Pues creo que no se valoró tu honestidad. En mi caso en particular,prefiero que las malas noticias me las de el mismo protagonista. Lo terceros siempre distorcionan todo,todo. Fue lo mejor,el tiempo siempre va a estar de tu lado…esto tambien va a pasar,un beso.

, , CHISPA! dijo

NOOOO!!!! SOS UN GAGADOR DMPD!!!