Posts etiquetados como ‘Mujeres’

¡ Socorro, estoy enamorado de una mujer histérica !

En verdad no creas en nadie que diga tener la fórmula definitiva para seducir, enamorar y conquistar a alguien histérico. Tal secreto no puede existir por culpa de una de las principales características de la histeria: va cambiando.

Por cuestiones de la histeria quienes se “manejan” de este modo (que no solo se presenta en su versión femenina, cada vez se hallan más hombres histéricos) quieren ser distintos de lo que son. Lo que hacen con su pareja es mostrar siempre lo que falta. Para explicar lo que continúa, necesito utilizar conceptos psicológicos, procederé a definirlos: “Falta” se refiere a eso que nos mueve día a día a buscar más allá, que hace que nunca nos quedemos conformes con lo que tenemos o somos, es ésta la que trajo a Colón a América o llevó al hombre a la Luna, por ejemplificar. Quiero decir, si buscamos algo más, es porque algo nos falta, si estuviésemos completos, no saldríamos ni del dormitorio.

La persona histérica, no soportan TU falta (Si eres mujer y te has encontrado con un hombre histérico, simplemente reemplazá los ellas por ellos, etc.) Quisiera que fueras perfecto. ¿Cómo lo resuelve? Fácil:

Hace que estés en falta por culpa de ella, así siente que con ella vos estarías completo. Primero se ofrece como lo que tapa tu falta, como eso que te complementa y te vuelve perfecto, así resuelven el problema, pero como de todos modos ese motor interno tuyo, sigue funcionando y esta ilusión de completud (la tuya y la de ella) tiende al fracaso, la persona histérica lo harán fracasar. Una cosa es que te falte algo y otra es que te falte ella. Ésta última opción es muy interesante (para quien es histérico), ya que así logran que vos y tu pareja crean que podría completarte.

Así es como hacen lo típico de histérica: te hacen creer que las tenés, y cuando te lo crees te quitan eso que te dieron (a Ella). El método varía según las modas, un ejemplo de esto sería cuando se muestran como que todo está perfecto. Salen, se divierten, fue una noche 100 puntos, y cuando le preguntás cómo la pasó, te responde: “Bien, pero le faltó algo”. ¿Qué pasó?, ¿Cómo responder a esto?
Creo que lo mejor es no desesperarse, mostrarse como si fuera importante para ti, pero nunca como si fueran lo único importante.
Por ejemplo si querés invitar a salir a una de estas mujeres, podés llamarla y preguntarle si va a salir con vos el sábado, porque sino cuando se acerca el fin de semana seguro se te arma algún programa y a vos te gustaría salir con ella (o él) (pero nunca, le digas, que es tu única opción para salir el sábado, aunque así sea, ella no debe enterarse, o te podrá dejar en Falta ¿Faltando?). Ahora supongamos que estás saliendo con una una persona histérica. Sólo te interesa estar con ella/el. Si pensás así, está ok, pero no se lo demuestres. En el peor de los casos le decís que es la mejor pareja, pero nunca la única, sino perdiste. Vaya uno a saber por qué está contigo. ¿Porque podría perderte? ¿Porque otro podría ocupar su lugar? Tal vez a veces no convenga demostrarle fehacientemente que hay otras personas, pero sí hacerle sospechar que podrían existir. Ojo, tampoco es cuestión de andar torturando gente ¡eh!

¿Nunca te preguntaste por qué hay chicos que salen con un montón de mujeres y aunque ellas lo saben igual están con ellos? O por qué cuando estás en pareja un montón de chicas te tiran onda y cuando largaste o perdiste a esa última, nadie te da ni la hora. Soluciones mágicas para seducir o enamorar a un hombre o mujer histéricos no existen. Solo se puede hablar de truquillos, que como dijimos se van volviendo obsoletos a medida que se van popularizando.

Todos sabemos lo difícil y complicado que resulta mantener una relación con alguien realmente histérico, pero para que te sirva de consuelo pensá… ¿Sería tan interesante esa mujer, o ese chico si no fuera por su histeria, si no te tuviera loco todo el día y si no te desesperara con sus idas y vueltas? Así que como dije al principio… a relajarse y a disfrutar, que si no fuera por las mujeres, ¿De qué hablaríamos los hombres? o qué cuernos hubiera escrito yo acá.

Por todo esto y mucho más:

¡GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS HISTÉRICAS QUE CON SUS VUELTAS LLENAN DE VIDA LA VIDA!

Por el Lic. Axel Rozen.

http://www.altillo.com/relaciones/articulos/histerica.asp

CFK: “Mugica dio la vida, pero hubo quienes se la quitaron”

Martes, 11 de mayo de 2010

12:47 › VILLA 31

Cristina Fernández de Kirchner destacó que para combatir la pobreza “hay que trabajar muy duro y enfrentar factores de poder muy duros” y acotó que “los pobres necesitan de los movimientos políticos”. “No basta con leer el Evangelio”, afirmó la Presidenta durante un homenaje al sacerdote asesinado en 1974 por la Triple A.

“En su oración se ve la angustia y la contradicción de pertenecer a una clase acomodada y su sacerdocio junto a los pobres”, afirmó Cristina.

Cristina afirmó que el padre Carlos Mugica “es un símbolo, en serio, de la Argentina” y recordó que “dio la vida, pero hubo quienes se la quitaron”. “En su oración se ve la angustia y la contradicción de pertenecer a una clase acomodada y su sacerdocio junto a los pobres. Si uno profundiza en ella, encuentra las claves de muchas incomprensiones que se dieron en aquellos tiempos y de las cuales él fue una víctima”, sostuvo la Presidenta en la parroquia Cristo Obrero, donde encabezó el acto en homenaje al sacerdote asesinado hace 36 años.

Por otra parte, CFK destacó el hecho de que la democracia permite que “se pueda militar desde los partidos que dicen que hay que volver al FMI hasta esa izquierda terrible que quiere hacer revoluciones y nos llama burgueses”. “En esta democracia cada uno puede decir lo que se le da la gana”, sostuvo y agradeció que en la Argentina “se pueda vivir sin ser perseguido”.

La mandataria expresó que “cuando uno mira de dónde venimos y vemos dónde estamos, se da cuenta que hemos recorrido un largo camino, pese a los palos, a las descalificaciones, a los agravios, a la oposición permanente en todo”. “Siempre todo está mal, desde aquello, lo otro”, cuestionó la Presidenta, en dirección al espacio opositor, durante su discurso en la Villa 31.

En el marco del homenaje, ante decenas de vecinos e integrantes de comunidades sociales, Cristina pidió: “Agradezcámosle a Dios, a Carlos Mugica, y a los que como él dieron su vida para que nadie más en la Argentina pueda ser perseguido por lo que dice o lo que piensa”. La mandataria definió a Mugica como “un hombre que es un símbolo en serio de la República Argentina”. “Fue una víctima, dio la vida, pero también hubo otros que se la quitaron, por lo que él significaba, su compromiso inclaudicable con los pobres”, agregó.

La jefa de Estado estuvo acompañada por la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, de Justicia, Julio Alak, de Industria, Débora Giorgi, y el titular de la Anses, Diego Bossio, quienes fueron recibidos por el párroco del lugar, Guillermo Torre, en la villa ubicada en inmediaciones de la autopista Illia.

Allí se firmó un convenio entre el Ministerio de Justicia y la capilla Nuestra Señora del Rosario para la implementación de un centro de acceso a la Justicia para los habitantes del barrio, y otro entre esa cartera y la Anses para la acreditación de acuerdos en mediación sobre tenencia para percibir la Asignación Universal por Hijo.

Asimismo, el Ministerio de Industria inaugurará en ese barrio un Centro de Enseñanza y Acceso Informático (CEA), donde se podrá acceder a distintas herramientas informáticas, internet y programas educativos.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-145496-2010-05-11.html

” El Ministro de Salud brasileño recomienda el sexo para evitar problemas cardiacos”

  • En Brasil han cambiado los hábitos alimentarios y de vida.
  • José Gomes recomienda “caminar, danzar, hacer sexo seguro”.
  • Ha sido el Día Nacional de Combate a la Hipertensión en Brasil.

El ministro de Salud de Brasil, José Gomes Temporao, recomendó a la población que practique el sexo como una manera de prevenir problemas cardiacos, con motivo del Día Nacional de Combate a la Hipertensión.


El partidillo (de fútbol) del fin de semana no debe ser la única actividad física de los brasileños“Las personas tienen que moverse. El partidillo (de fútbol) del fin de semana no debe ser la única actividad física de los brasileños. Los adultos deben practicar ejercicios, caminar, danzar, hacer sexo seguro”, manifestó el ministro al lanzar una campaña que busca mejorar los hábitos alimentarios de los brasileños y combatir la vida sedentaria y la obesidad.


Gomes Temporao señaló que los brasileños han cambiado su régimen alimenticio y la población “come más carne con grasa, bebe más gaseosas y más leche grasa“.


Según datos del Ministerio de Salud, el porcentaje de adultos brasileños con hipertensión subió desde el 21,5% en 2006 hasta el 24,4% en 2009.


El estudio, que se hizo mediante consultas con 54.000 brasileños mayores de 18 años en diferentes ciudades del país, mostró que la incidencia de la hipertensión aumentó para todas las franjas de edad, especialmente para los ancianos.


El porcentaje de adultos brasileños con hipertensión subió tres puntos desde 2006 a 2009Entre las personas con más de 65 años el porcentaje de hipertensos es del 63,2%, mientras que entre las personas con hasta 34 años llega al 14%.


Esa tasa sube al 20,9 por ciento para quienes tienen entre 35 y 44 años, al 34,5% para quienes tienen entre 45 y 54 años y al 50,4% para los que están entre 55 y 64 años.


Según el estudio, la proporción de hipertensos es mayor entre las mujeres (27,2%) que entre los hombres (21,2%).


http://www.20minutos.es/noticia/689315/0/salud/sexo/cardiacos/

“UNA VERSION BRUTAL DEL CATOLICISMO” PoR SINEAD O’CONNOR

SiNeAd OCoNnOr

SiNeAd O'CoNnOr

El Vaticano actúa como si no creyera en un Dios que todo lo ve

De Sinead O´Connor  Para LA NACION

Noticias de Opinión:

Martes 13 de abril de 2010 |

DUBLIN.- Cuando era niña, Irlanda era una teocracia católica. Si se acercaba un obispo por la calle, la gente se apartaba para dejarle paso. Si asistía a un acontecimiento deportivo, el equipo se aproximaba a arrodillarse y besarle el anillo. Si alguien cometía un error, en vez de decir “nadie es perfecto”, decíamos: “Podría pasarle hasta a un obispo”.

Esta última frase era más certera de lo que imaginábamos. Hace unos días, el papa Benedicto XVI escribió una carta personal en la que pedía perdón -por decir algo- a Irlanda por los decenios de abusos sexuales a menores que cometieron unos sacerdotes en los que se suponía que debían confiar esos niños. Para muchos irlandeses, esa carta del Papa es un insulto no sólo a nuestra inteligencia, sino a nuestra fe y a nuestro país. Para entender por qué, hay que tener en cuenta que los irlandeses hemos sufrido una variante brutal del catolicismo, basada en la humillación de los niños.

Yo lo viví en persona. Cuando era niña, mi madre -una madre maltratadora y todo lo contrario de lo que debe ser una buena madre- me animaba a que robara en las tiendas. En una ocasión me atraparon y pasé 18 meses en el Centro de Formación An Grianan, una institución para niñas con problemas de conducta en Dublín, por recomendación de una trabajadora social. An Grianan era una de las hoy tristemente famosas “lavanderías de las Magdalenas”, patrocinadas por la Iglesia, que albergaban a adolescentes embarazadas y a jóvenes poco dóciles. Trabajábamos en el sótano, lavando la ropa de los curas en fregaderos con agua fría y pastillas de jabón. Estudiábamos matemáticas y mecanografía. Teníamos poco contacto con nuestras familias. No cobrábamos ningún sueldo. En mi caso, por lo menos, una de las monjas fue buena conmigo y me regaló mi primera guitarra.

An Grianan era un producto de la relación del gobierno irlandés con el Vaticano; la Iglesia gozó de una posición especial, reconocida en nuestra Constitución hasta 1972. Todavía en 2007, el 98% de los colegios irlandeses estaba en manos de la Iglesia Católica. Pero los colegios para niños difíciles han estado siempre plagados de castigos corporales salvajes, maltratos psicológicos y abusos sexuales. En octubre de 2005, un informe encargado por el Gobierno identificó más de cien acusaciones de abusos sexuales cometidos por sacerdotes entre 1962 y 2002 en Ferns, un pueblo a unos cien kilómetros al sur de Dublín. La policía no investigó a los sacerdotes acusados; se dijo que padecían un “problema moral”. En 2009, un informe similar involucró a los arzobispos de Dublín en la ocultación de varios escándalos de abusos sexuales entre 1975 y 2004.

¿Por qué se toleraba esa conducta criminal? Según el informe de 2009, el “importantísimo papel que ha desempeñado la Iglesia en la vida irlandesa es el motivo por el que se consintió que no se pusiera fin a los abusos cometidos por una minoría de sus miembros”.

A pesar de la larga relación de la Iglesia con el gobierno irlandés, la carta en la que el papa Benedicto pide, teóricamente, perdón no asume ninguna responsabilidad por las infracciones de los curas irlandeses. Dice que “antes, la Iglesia en Irlanda debe reconocer ante el Señor y ante los otros los graves pecados cometidos contra unos niños indefensos”. ¿Qué hay de la complicidad del Vaticano en esos pecados?

En su texto, Benedicto da la impresión de que se ha enterado hace poco de los abusos. Se presenta como una víctima más: “No tengo más remedio que compartir la desolación y la sensación de traición que habéis experimentado tantos de vosotros al saber de estos actos pecaminosos y criminales y de cómo se ocuparon de ellos las autoridades eclesiásticas en Irlanda”. Sin embargo, la carta de infausta memoria que envió Benedicto en 2001 a los obispos de todo el mundo les ordenaba guardar secreto sobre las acusaciones de abusos sexuales so pena de excomunión. Es decir: actualizaba una perniciosa política de la Iglesia, expresada en un documento de 1962, que establecía que tanto los sacerdotes acusados de delitos sexuales como sus víctimas debían “observar el más estricto secreto” y “atenerse a un silencio eterno”.

Benedicto, entonces Joseph Ratzinger, era cardenal cuando escribió esa carta. Hoy, cuando ocupa el sillón de San Pedro, ¿vamos a creer que su opinión ha cambiado? ¿Y vamos a conformarnos ante las recientes revelaciones de que en 1996 se negó a destituir a un sacerdote acusado de haber abusado de hasta 200 niños sordos en el Estado norteamericano de Wisconsin?

La carta de Benedicto afirma que su preocupación es “sobre todo, ayudar a sanar a las víctimas”. Sin embargo, les niega lo que podría sanarlas: una confesión inequívoca del Vaticano de que ocultó los abusos y de que ahora está tratando de ocultar el ocultamiento. Asombrosamente, el Papa invita a los católicos a “ofrecer vuestro ayuno, vuestras oraciones, vuestra lectura de las Escrituras y vuestras obras de misericordia para obtener la gracia de la curación y la renovación de la Iglesia de Irlanda”. Y sugiere, cosa aún más asombrosa, que las víctimas irlandesas pueden sanar acercándose más a la Iglesia, la misma Iglesia que exigía votos de silencio a los niños víctimas de los abusos, como ocurrió en 1975, en el caso del padre Brendan Smyth, un sacerdote irlandés que más tarde acabó en la cárcel por delitos sexuales repetidos. Muchos irlandeses, cuando se nos pasó la risa, nos dijimos que la idea de que necesitamos la Iglesia para aproximarnos a Jesús es una blasfemia.


Para los católicos irlandeses, lo que insinúa Benedicto -que los abusos sexuales en Irlanda son un problema irlandés- es arrogante y blasfemo. El Vaticano está actuando como si no creyera en un Dios que todo lo ve. Quienes dicen ser los guardianes del Espíritu Santo se dedican a aplastar todo lo que el Espíritu Santo representa. Benedicto es culpable de dar una imagen falsa del Dios al que adoramos. Todos sabemos, en el fondo de nuestro corazón, que el Espíritu Santo es la verdad. Por eso sabemos que Cristo no está con esos que lo invocan con tanta frecuencia.

Los católicos irlandeses tienen una relación disfuncional con una organización que comete abusos. El Papa debe hacerse responsable de las acciones de sus subordinados. Si hay sacerdotes católicos que abusan de los niños, es Roma, y no Dublín, la que debe responder por ello, con una confesión inequívoca y sometiéndose a una investigación criminal. Mientras no lo haga, todos los buenos católicos -incluidas las ancianitas que van a misa todos los domingos, no sólo los cantantes de protesta como yo, a quienes el Vaticano puede ignorar sin problema- deberían dejar de acudir al templo. Ha llegado la hora de que en Irlanda separemos a nuestro Dios de nuestra religión y nuestra fe de sus supuestos dirigentes.

Hace casi 18 años, rompí una fotografía del papa Juan Pablo II en un episodio de Saturday Night Live . Muchos no entendieron la protesta. La semana siguiente, el presentador invitado del programa, el actor Joe Pesci, dijo que, si hubiera estado presente, me hubiera dado una bofetada. Yo sabía que mi acción iba a causar problemas, pero quería provocar un debate necesario; ése es uno de los ingredientes de ser artista. Lo único que lamenté fue que la gente pensara que no creía en Dios. No es verdad, en absoluto. Soy católica de nacimiento y cultura, y sería la primera en presentarme a la puerta de la iglesia si el Vaticano ofreciera una reconciliación sincera.

Mientras Irlanda soporta la ofensiva carta con la que Roma pide perdón y un obispo irlandés dimite, pido a los estadounidenses que comprendan por qué una mujer católica irlandesa que sobrevivió a los malos tratos de niña pudo querer romper la foto del Papa. Y que piensen si a los católicos irlandeses, por no atrevernos a decir que nos merecemos algo mejor, se nos debe tratar como si mereciéramos algo peor.

© Sinead O´Connor y LA NACION