Posts etiquetados como ‘Infarto’

” La ley antitabaco redujo un 28 por ciento los infartos en Santa Fe “

En el último congreso de tabaquismo se destacó el logro local. El dato sirve para rediseñar políticas antihumo en el país. Los últimos avances y hallazgos, y los desafíos de cara al futuro.

Cerca de 40 mil argentinos mueren cada año por enfermedades causadas por el cigarrillo, 3.300 en la provincia de Santa Fe por hacerlo de manera activa, y 400 por fumar de manera pasiva, alertó ayer un informe presentado en el quinto Congreso Argentino Tabaco o Salud, que aseguró que cuando una persona deja de fumar comienza a recuperar su salud a los veinte minutos y que, a las 48 horas, ya disminuye el riesgo de ataque cardíaco.

En ese encuentro, también se destacó el informe sobre la reducción del 28 por ciento de los infartos en la provincia de Santa Fe tras la aplicación de la ley antitabaco en la provincia.

El congreso tuvo lugar en Capital Federal, reunió a médicos de varias especialidades, y fue organizado por la Unión Antitabáquica Argentina (Uata), la Asociación Argentina de Tabacología (Asat) y el Programa Nacional de Control del Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación. Allí se estimó que en el país hay unos ocho millones de fumadores.

Miembros del Ministerio de Salud de la provincia, a través del programa provincial de Control del Tabaco que se relanzó en junio de 2010, presentes en ese congreso, explicaron que un estudio médico y ambiental concretado en todo el territorio de la provincia de Santa Fe “demuestra los beneficios de aplicar leyes para crear áreas libres de humo de tabaco”.

Y agregaron: “En el congreso Tabaco y Salud expusimos que el dato más significativo que surge de la evaluación es que aquí se redujeron 28 por ciento los infartos desde que se aplica la ley antitabaco en lugares cerrados públicos. Por lo tanto, la pretensión es que con este ejemplo, la norma se aplique en todo el país donde se espera que se eviten unos cuatro mil episodios cardíacos al año”.

En el congreso, Fernando Verra, presidente de Asat, aseveró que “además de aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer, el cigarrillo y el humo ambiental del tabaco producen un impacto negativo en todos los otros órganos”.

Desde menor capacidad aeróbica hasta arrugas, pérdida del sentido del gusto y del olfato, dientes amarronados y sensación de frío, el fumador sufre diversas consecuencias desde el momento en que enciende el primer cigarrillo.

Por su parte Martín Urtasun, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Interna General (Samig), indicó que “los problemas más serios generalmente aparecen después de unos años de consumo de tabaco y el fumador ve la adicción como un juego de azar, en el que todavía no le tocó la enfermedad”.

“El cigarrillo no sólo tiene consecuencias de riesgo sobre el individuo y sus órganos, sino también a nivel familiar y social”, dijo, por su parte, Sandra Freifer, presidente de la Federación Argentina de Medicina Familiar (Aamf). En este sentido, la especialista precisó que “los hijos, los padres, la esposa o marido, los compañeros de trabajo del tabaquista ven agravados todos los problemas respiratorios a causa del humo ambiental del cigarrillo”.

En cuanto a la salud de la mujer fumadora, David Fusaro, director del Instituto de Ginecología Buenos Aires, remarcó que se afecta su salud reproductiva y hormonal.
“En la mujer fumadora en edad reproductiva, es imprescindible advertirle que la asociación entre anticonceptivos y tabaco, aumenta el riesgo de enfermedad tromboembólica, en particular en las mayores de 35 años, que si se embaraza debe reducir el consumo al mínimo o dejar de fumar para cuidar a su bebé”, advirtió.

El médico destacó que “la fumadora tendrá una menopausia más precoz que las otras, por los efectos del cigarrillo sobre los ovarios”.

El estudio presentado en el congreso sostuvo que el dejar de fumar, a cualquier edad, es beneficioso para la salud y a los 20 minutos de abandonar el cigarrillo, se normalizan la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura de pies y manos.

En tanto, a las ocho horas mejora la oxigenación pulmonar y a las 48 comienza a disminuir el riesgo de ataque cardíaco.
A mayor tiempo de abstinencia tabáquica mayores son los beneficios que se presentan progresivamente, diez años después de dejar de fumar, el riesgo de ataque cardíaco llega a ser el mismo que el de un no fumador y el de cáncer de pulmón se reduce a la mitad.

Mario Virgolini, coordinador del Programa Nacional de Control del Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación, explicó que el tabaquismo es una adicción muy fuerte, por lo que es muy difícil abandonarla por la dependencia que genera.

  • 1 Comentario
  • 1 voto