Archivo para la categoría ‘Paisajes’

Chapelco avanza en la temporada 2011

A una semana de la gran nevada, el centro de esquí continúa habilitando zonas esquiables, con grandes expectativas para los próximos días y un calendario de eventos que está por comenzar.

La nieve llego con ganas a la cordillera y brindó su mejor espectáculo en Chapelco. Hace una semana se reabrieron las pistas en el Centro de Esquí mas importante de la provincia del Neuquén, y junto con la nieve comenzaron a llegar los primeros fans a disfrutar de un cerro que habilitó día por día nuevos sectores para la práctica del esquí y el snowboard. Las sorpresivas precipitaciones pusieron en marcha un despliegue de máquinas y equipo de pisteros, que permitieron la apertura gradual de diferentes áreas del cerro, que hoy incluyen la cumbre del Filo y la zona de Pradera del Puma.

Tanto la Escuela de esquí en todos sus niveles, el área gastronómica, el rental renovado, y las actividades de moto ski, paseos en trineos, raquetas de nieve y esquíes cortos de travesía están funcionando con un promedio de 2500 esquiadores por día, una cifra que se incrementa en cada jornada y que aspira a alcanzar niveles similares a los de años anteriores en la próxima semana, y durante los meses de agosto y septiembre.

Las consultas en la web www.chapelco.com asi como en las oficinas de Nieves del Chapelco en Buenos Aires y en San Martin de los Andes, permiten trazar un escenario optimista con vistas a las semanas que siguen, consolidando una temporada que comenzó en forma atípica. Del mismo modo los pronósticos de nieve y el entusiasmo de los participantes permiten confirmar el calendario de eventos que comenzará en breve.

El Tetratlón de Chapelco, listo para largar en su edición aniversario
El próximo 6 de agosto se correrá la 25ta edición del Tetratlon de Chapelco, la clásica y emblemática prueba combinada que convoca a corredores de todas las latitudes y que tendrá su celebración especial este año. Esta carrera, combina nieve y multidisciplinas en uno de los escenarios naturales más impactantes del Parque Nacional Lanín, el Cerro Chapelco y el pueblo de San Martín de los Andes. Completa un recorrido de algo más de 80 Km en 4 disciplinas: esquí, mountain bike, kayak y running. Cuenta ya con 500 inscriptos, y en su 25 aniversario ofrecerá premios por valor de USD 12.000 en efectivo.

Prensa de cerro Chapelco

chapelco vista aerea

14 de Julio – Gran nevada en San Martín de los Andes

Esperabamos nieve y por fin llegó a nuestras puertas, en gran cantidad. Cerro Chapelco, que mantuvo sus pistas cerradas por la falta de nieve, trabajó durante toda la mañana para reabrir las áreas de esquí a partir de las 13 hs. estas son imágenes de nuestra ciudad, cubierta de alegría:
271025_235791913111379_154493604574544_916725_7586145_n

269983_235764443114126_154493604574544_916589_3758342_n

267522_235791446444759_154493604574544_916724_4665928_n

1

Cerro Chapelco arrancó la temporada de invierno.

El sábado 2 de Julio abrió sus puertas el centro invernal Cerro Chapelco, habilitando en principio sus pistas desde la cota 1600 mt. hasta la cota 1700 mt. La altura de la nieve compactada fue de 25 centímetros y la calidad, polvo fresada en todas las áreas. Con un día de brillante sol, la escuela dió sus primeras clases.

Pequeña esquiadora

Pequeña esquiadora

Telesillas de Cerro Chapelco.

Telesillas de Cerro Chapelco.

Antulauquen

Antulauquen

Paseos patagónicos: El mirador Arrayán

El circuito Arrayán es un paseo que puede hacerse en bicicleta, en auto e incluso a pie. El camino es un ascenso constante de 5 kilómetros, que pasa por el ex Hotel Sol de los Andes y por el camino hacia el mirador del Centenario, desde donde se tiene una bonita vista de la ciudad y el lago, y continúa entre bosques de cipreses hasta llegar al mirador Arrayán, señalizado y accesible también a personas en sillas de ruedas. Desde el mirador se puede contemplar el maravilloso paisaje que conforman el lago Lácar, la ciudad y las montañas.
Para completar el recorrido, sugerimos un descanso con un té o un café, y una deliciosa porción de torta en la tradicional Casa de Té Arrayán.

Vista del lago Lácar desde el mirador

Vista del lago Lácar desde el mirador

Pasarelas del mirador

Pasarelas del mirador

Casa de Té Arrayán

Casa de Té Arrayán

Caminatas en San Martín de los Andes

Caminatas en San Martín de los Andes

Si usted visita San Martín de los Andes, no puede dejar de hacer una buena caminata por los senderos de sus bosques, costas y montañas. Los alrededores de la ciudad fueron preparados para ese fin: hay senderos educativos y ecológicos, y senderos para perderse en el corazón de la naturaleza.
Los más sencillos de recorrer son los senderos de Interpretación del Parque Nacional Lanín, que están orientados a informar a los visitantes respecto de los habitantes del bosque y su vida.
Dentro del Parque Nacional están:

• El sendero de Interpretación de la Intendencia del Parque: con datos sobre el lugar, la flora, el parque nacional y la cultura.
• El Sendero “Isla Santa Teresita”: es un sendero muy arbolado en el entorno de una pequeña isla, que si uno quisiera podría recorrerse completamente a pie en poco tiempo.
• Sendero Interpretativo “El Cipresal”: está en el área de Quila Quina y parte de las orillas del arroyo Grande; es un sendero que se adentra por 800 metros en un imponente bosque de cipreses muy viejos. Durante el recorrido hay carteles con información sobre estos árboles.
• Sendero Interpretativo “El Bosque”: este sendero parte de Puerto Canoa, en el área de Huechulafquen. Es una caminata de poco esfuerzo -y de unos 45 minutos de duración- que apunta a destacar la importancia del bosque, su ecosistema y especies.
• Sendero Cascada Chachín: la información en este sendero está dedicada a las funciones de los bosques en el ecosistema y en relación al ser humano. Es un sendero entre la vegetación exuberante y selvática que asciende, tomando alrededor de media hora para ser realizado. Termina en la cascada Chachín, que cae unos 30 metros.

Camino a Cascada Chachín

Camino a Cascada Chachín

Pero son -quizá- las caminatas largas las que más se disfrutan, adentrándose en el seno de la naturaleza, presenciando su belleza mientras somos espiados por los animales del bosque.

• Caminata al Mirador Bandurrias y La Islita: a 5 kilómetros de la ciudad, se puede hacer en cualquier época del año y lleva medio día de excursión, partiendo de la ciudad misma. Atravesaremos tierras de la comunidad mapuche, ascenderemos por el bosque entre radales y coihues, también cipreses y robles, que en otoño le dan un color dorado mágico a la atmósfera. La vista panorámica desde el mirador es una de las mejores. Si continuamos el camino hacia la Islita, en media hora más habremos pasado por un paraje rural pacífico, con población mapuche, donde hay bonitas playas de aguas tranquilas y zonas en las que se puede acampar o -al menos- pasar un buen momento.

Camino al mirador Bandurrias

Camino al mirador Bandurrias

• Caminata al Lago Escondido: este camino también podría hacerse en vehículo 4×4, pero definitivamente se disfruta más a pie. Son unas nueve horas de caminata ida y vuelta. El sendero penetra en el bosque, atravesando por tierras de la comunidad mapuche. La caña de coihue y el coihue predominan en el área. Continúa con leves ascensos y descensos, cruza por un arroyo donde habrá que mojarse los pies y vuelve a ascender un poco más severamente, hasta que a nuestros pies aparece el paisaje de una playa de aguas cristalinas. En este lugar se puede acampar.

• Caminata al Cerro Colorado: esta caminata dura un día entero y, aunque no es de dificultad mayor, hay que tener en cuenta que es un camino de constante ascenso. La vista desde la cumbre es única: los picos nevados, el lago y los valles. La gente deja un recuerdo en la cumbre, pero también dejan la fatiga, porque por más exhaustos que estén al llegar, lo que se muestra ante sus ojos solo incita a seguir descubriendo más y más las maravillas de la Patagonia.

Camino al cerro Colorado

Camino al cerro Colorado

• Laguna Las Corinas: este es un recorrido sencillo al que vale la pena dedicarle un día entero. Hay que llegar desde San Martín de los Andes a Yuco, de donde parte el sendero que se adentra en un bosque muy húmedo y abundante en vegetación, con alguna presencia selvática. Internados allí, una senda conduce a una vista panorámica espectacular del lago Lacar y los alrededores. La laguna Corina, de aguas verdosas, está encerrada en el bosque y uno puede sentirse allí como si estuviese metido en un cuento de hadas.

Camino a las Corinas

Camino a las Corinas

Camino a Quila Quina, paraje mapuche

Camino a Quila Quina, paraje mapuche

Paseo a la Islita

Paseo a la Islita

Ecoturismo: Avistaje de Aves en San Martín de los Andes

Los observadores de aves tienen un lugar especial en San Martín de los Andes. Con 285 especies, Neuquén posee el 28% del total de las aves residentes en el territorio Argentino. Algunas de ellas -como el Huet-Huet castaño y el Tenca- solo pueden ser encontradas en los bosques cordilleranos.

La belleza de paisaje patagónico acompaña a las cuatro eco-regiones que lo componen: la estepa patagónica, el bosque araucano, región altoandina y el monte. Esta geografía es un refugio para las aves y un entorno privilegiado para quienes, apasionados, espiamos su gracia y su vida. Cada septiembre comienza la temporada de avistaje, cuando muchas especies regresan desde distintos puntos de Sudamérica hacia la calidez de esta región. Es época de abundancia de alimento, de cría y de apareamiento.
El chucao y el huet-huet son muy características, pero entre tanta variedad se destacan especies como el águila mora, el cauquén, el cóndor, el halcón peregrino, el aguilucho, el ñandú petiso y la garza.

El avistaje de aves es -a la vez- una actividad recreativa y ecológica. Hoy, el 10% de las aves argentinas se encuentra en riesgo de extinción. La conciencia clara de la biodiversidad del ambiente que transitamos y de su fragilidad son el punto de inicio necesario de las acciones destinadas a la conservación.
En Argentina, el programa de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (AICAs) identifica zonas geográficas especialmente representativas para la conservación de la avifauna. Neuquén cuenta con 12 Áreas(1):

1. Parque Nacional Lanín.
2. Parque Nacional Laguna Blanca.
3. Lagunas de Varvarco Campos y Varvarco Tapia.
4. Reserva Provincial Lagunas de Epu Lauquen.
5. Parque Provincial Tromen.
6. Área Natural Protegida Auca Mahuida
7. Paso de los Indios
8. Área Natural Protegida El Mangrullo
9. Valle del Río Collón Cura
10. Parque Provincial Copahue-Caviahue
11. Lagos Aluminé y Moquehue
12. Parque y Reserva Nacional Nahuel Huapi

Tips para la observación de aves:
Los mejores momentos para observarlas son el amanecer y el atardecer.
Es importante saber escuchar, para identificar sus sonidos y aprender a ubicarlas.
No realizar movimientos ni ruidos bruscos.
Llevar binoculares u otro instrumento de ampliación visual.
Tener tiempo disponible para observar con detenimiento y tranquilidad, esperando los momentos adecuados.
Llevar elementos de escritura para describir las características de las aves observadas, y así familiarizarse con ellas.
Se pueden conseguir guías de campo que poseen listas y descripciones de las especies típicas del lugar.

Más Información:

Página del Club de Observadores de Aves Cuequén Real San Martín de los Andes:
http://coacauquenreal.blogspot.com/
http://www.neuquentur.gob.ar/es/observacion-de-aves/
www.avesargentinas.com.ar
Feria de Aves de Sudamérica: www.feriadeaves.com.ar

(1) Datos obtenidos de http://www.avesargentinas.org.ar

Águila Mora

Águila Mora


Bandurria

Bandurria


Cauquen

Cauquen

¿A dónde ir de vacaciones? – El Volcán Lanín

Lanín significa, en vocablo mapuche: “roca muerta”, y es un buen nombre para un volcán que no registra actividad desde el siglo XVIII. Con 3776 metros sobre el nivel del mar, este gigante dormido está situado al sudoeste de la provincia de Neuquén, rodeado de las montañas, cascadas, ríos, lagos y vastos bosques que integran las 412.000 hectáreas del Parque Nacional Lanín, cuya intendencia se encuentra en San Martín de los Andes.

Todos los años, miles de personas de variados lugares del mundo visitan el parque y solo un puñado de ellas lo hace con la intención de ascender el volcán: saben que en su cumbre les aguarda una visión reservada para algunos pocos.

Este ascenso requiere un esfuerzo físico de resistencia alto, pero no requiere de mayores conocimientos técnicos de escalada, ya que es de relativo fácil acceso si se transita por su cara norte. Cualquier persona con el estado físico adecuado, el equipo apropiado y un guía autorizado, puede encarar esta travesía.

Su cara sur, en cambio, presenta mayor dificultad y es necesario tener conocimientos específicos de escalada en hielo. Sin embargo, es un desafío que algunas personas toman cada año.

El recorrido hacia la cara norte comienza en las proximidades de la seccional del Guardaparques de Área Tromen, al sur del Lago Tromen, hasta donde se arriba por la ruta provincial 60. Nos encontraremos con que el paisaje estepario termina donde comienza un imponente bosque de araucarias centenarias, cuyo fruto sigue siendo, al día de hoy, un ingrediente importante en la alimentación de las poblaciones mapuches que viven en las reservas. Le seguirán los ñires, pehuenes y, a mayor altura, las lengas.

El parque cuenta con zonas de acampe agreste y organizadas. También hay algunos refugios.

De las cercanías de la seccional parte el sendero hacia el volcán. Toma dos días ascenderlo y la noche se pasa en un refugio de montaña. A 2300 mts. se encuentra el refugio del B.I.M (Batallón de Ingenieros de Montaña). 300 mts. más arriba está el refugio del Club Andino Junín de los Andes, que es el más concurrido.

En el segundo día, lo importante es hacer cumbre, así es que, con las mejores condiciones, se parte a las 6 AM hacia la cima. El descenso posterior se hará en aproximadamente 6 horas. El Lanín tiene la ventaja de poseer la cumbre más alta entre las montañas de la zona, por lo que no hay obstáculos para la visión aérea que se tiene de los lagos, bosques y cumbres vecinas. Algunas personas dicen que puede verse en el horizonte la línea del océano pacífico, si el día es suficientemente diáfano.

Cuenta una leyenda que, para calmar la ira del Dios del Mal, Pillán, quien vivía en la cima del Lanín, la tribu de Huanquimil sacrificó a la hija del cacique. La llevaron a la cumbre y un condor arrojó su cuerpo en el interior del volcán.

Pillán calmó su furia, o se quedó dormido, pues allí en lo alto la calma es sobrecogedora. Solo encontraremos el sonido del viento en los oídos y la sensación de ser pájaro; de ser libre y, a la vez, de ser tan pequeño frente a la majestuosidad imponente de la roca salida de las entrañas de la tierra.

Se dice que las alturas acercan a las personas a Dios; o que hace que se sientan más unidos con el universo; más concientes del mundo. Cuando un ser humano llega a lugares como esos, se conecta con la energía vital del planeta, y eso logra que uno se encuentre consigo mismo; con su esencia; con lo más básico de su ser. Las imágenes quedarán grabadas en la memoria y también quedarán inolvidables las sensaciones. De vez en cuando, en esta vida, la felicidad tiene nombre de volcán.

Atardecer en el Lanín

Vista desde la Cumbre del Volcán

Vista desde la Cumbre del volcán Lanín