Posts etiquetados como ‘sindicalismo’

Día del Canillita: “Que se publiquen los diarios es una actitud provocativa y voraz”

Bandida Urbana

Bandida Urbana

El titular del sindicato de canillitas, Omar Plaini, se refirió a la estrategia de los matutinos Clarín, La Nación y Perfil de no respetar su día de descanso para evitar perder el negocio publicitario. La historia y los derechos de los trabajadores.

El domingo 7 se celebra el Día del Canillita y, tal como ocurrió en años anteriores, los vendedores de diarios no trabajarán. Por eso, los medios gráficos no deberían ser distribuidos en todo el ámbito nacional, ya que los puestos callejeros permanecerán cerrados.

Sin embargo, como los fines de semana los matutinos tienen mayores ventas y concentran más publicidad, La Nación, Clarín y Perfil armaron estrategias para enfrentar esta situación. A diferencia de los que ocurrió en otras oportunidades, lanzarán ediciones especiales, que serán cedidas al público de manera gratuita en diversas esquinas.

Larga historia

La disputa data de varios años. Si bien durante casi cinco décadas el día de descanso se respetó de común acuerdo entre canillitas y empresarios, en los ‘90s el “pacto” se hizo añicos. Fue recién en 2006 cuando SIVENDIA (Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas), consiguió que lo restituya, no sin haber cruzado fuertes peleas con las empresas.

Sumado a esto, el 11 de noviembre del año pasado obtuvieron uno de sus máximos logros. En el Congreso se aprobó el 7 de noviembre como “Día Nacional de Descanso del Vendedor de Diarios y Revistas de la República Argentina”. Además, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó un decreto que considera a los vendedores como los únicos empleados en condiciones para comercializar en el rubro.

En cuanto a la decisión que tomaron algunas editoriales de salir a la calle aún este domingo, el titular de SIVENDIA y diputado por el Frente Para la Victoria, Omar Plaini, dialogó con 24CON.

“Si no fuera por nuestra lucha hubieran seguido editando como años atrás. Evidentemente tomaron otra actitud de distribuir gratis, sino hubieran utilizado nuestro canal de venta. Mucho tiempo intentaron sobornar a los canillitas, ofreciéndoles el 100 por ciento de ganancia del precio de tapa”, comentó.

Por otra parte, cuestionó duramente la estrategia de Clarín, La Nación y Perfil: “Supuestamente reparten en 150 puestos, aparentemente con promotoras, y van a regalar el diario. Ahora, yo pregunto: ¿Con qué trabajadores lo hacen? Lo que yo denomino mano de obra esclava. ¿Esos trabajadores temporales van a tener aportes, se van a registrar en el Ministerio de Trabajo, están registrados en la empresa terciarizada que se contrate? Sin dudas, es una actitud voraz y provocativa”.

Este año, la fiesta de los canillitas no se llevará a cabo, en homenaje al ex presidente Néstor Kirchner, quien según Plaini, fue “el primero” que los entendió. “Después lo puso en práctica la Presidenta, porque nos restituyó la normativa jurídica que nos había sacado”.

Al respecto, recordó al ex mandatario y compañero de banca: “Hago mías las palabras de Moyano, ‘después de Perón y Eva, nadie hizo más por los trabajadores, obviamente aún continúa el camino la Presidenta. Néstor quedó en el corazón de jóvenes y trabajadores. Demostró que no hacía falta cantar la marcha peronista todos los días. Él comenzó a restituir lo que se había destruido en los ‘90s”.

La lucha de los trabajadores del sector ahora irá por los “8 puntos” que les fueron quitados en 2001. Estos implican que obtengan el 20 por ciento de ganancias sobre el precio de tapa de los diarios y revistas. Además, también intentarán que el Viernes Santo también se les sea otorgado como día de descanso.

En tanto, Plaini también expresó su agradecimiento a los medios que mañana los apoyan: “Quiero agradecerles a los empresarios que no editan mañana, que son los perjudicados por Papel Prensa, más que nada por el precio de la bobina de papel. Y también a aquellos que nos restituyeron los 8 puntos, como Tiempo Argentino, Herlad, Bae y Miradas”, dijo.

Hago mías las palabras de Moyano, después de Eva y Perón, nadie hizo más por los trabajadores, obviamente la presidenta, él quedó en el corazón de jóvenes y trabajadores. No hacía falta cantar la marcha peronista, comenzó a restituir lo que se había destruido en los 90, con complicidad.

http://www.elargentino.com/nota-113279-Que-se-publiquen-los-diarios-es-una-actitud-provocativa-y-voraz.html

Cómo entender a esa rara gente de “pigmento oscuro”

((( Por Norberto Galasso )))

De BaNdIdA UrBaNa

Las incomprensiones y conflictos entre parte de las izquierdas y el peronismo siguen vigentes hasta hoy. Lo mejor del diálogo entre ambas tradiciones nació en los mismos días de octubre de 1945. Los grandes hitos de esa historia.

NoRbErTo GaLaSsO

El Socialismo nace en Europa como consecuencia de las protestas obreras ante la explotación capitalista desarrollada en forma implacable e intensiva desde fines del siglo XVIII. Décadas después, el progreso alcanzado por las ideas en el plano económico, filosófico e histórico permite superar la primera reacción ingenua –el socialismo utópico– y posibilita el surgimiento del socialismo científico. Así, en 1848, se lanza el Manifiesto proclamando que “el fantasma de la Revolución recorre Europa”. Sin embargo, un cuarto de siglo más tarde, el capitalismo ingresa a su etapa superior –el imperialismo – que al explotar colonias y semicolonias, modera el antagonismo de clases en los grandes países desarrollados, en donde el socialismo se vuelve entonces reformista (del rojo al rosado, de Marx a Bernstein).



AlFrEdO L. PaLaCiOs

Este socialismo llega al Plata con los inmigrantes . No nace aquí como consecuencia de la concentración y la revuelta proletaria local –se trata de una semicolonia agropecuaria sin industrias– sino de la difusión realizada en idiomas extranjeros, por los recién llegados que desean continuar en estas tierras la lucha que venían realizando en sus países de origen. Desde el principio, pues, ese socialismo no se encuentra con la clase obrera… porque ella no existe (existen, sí, artesanos y empleados de servicios). No extraña que su dirección política se integre con abogados y médicos y que, aunque hable en nombre de los “obreros”, estos no nutran sus filas. Con el correr de los años, su base social será gran parte de la clase media porteña fuertemente influida por el liberalismo oligárquico de la clase dominante: mitrista en historia, liberal en economía (especialmente libre importadora para consumir artículos baratos), blanca y hasta racista respecto a sus compatriotas mestizos –“oscuramente pigmentados”, según un dirigente conservador– adoradora de la civilización europea o yanqui y enemiga de la barbarie popular y la política criolla.



InMiGrAnTeS EuRoPeOs


Su lucha se centrará en algunas reformas sociales, en el laicismo, el divorcio, el antimilitarismo abstracto y el internacionalismo… en un país dominado por el imperialismo. Así, no distingue entre la causa radical y el régimen conservador, “falaz y descreído” según lo calificaba don
Hipólito. Y así legitima el fraude concurriendo a elecciones. De sus viejas banderas sólo le quedará la influencia sobre algunos gremios no industriales: empleados de comercio (Borlenghi), empleados municipales (Pérez Leirós).



AlIcIa MoReAu De JuStO

Por esta razón, cuando la
crisis económica mundial en los años treinta y luego, la segunda guerra mundial impulsan la industrialización, el Partido Socialista no puede ser cauce político para los nuevos trabajadores industriales, ahora sí obreros, migrantes internos desde lo más profundo de la desocupación del interior del país.



CrIsIs DeL 30


Codovilla y el Coronel. Asimismo, la escisión que constituyó el Partido Socialista Internacional, convertida luego en
Partido Comunista, también se sustenta en sectores medios porteños. Para su desgracia, asume la teoría del “socialismo en un sólo país” predicada por Stalin y se constituye en un partido amigo de la Urss cuya función no es hacer la revolución en el país sino acompañar la política exterior de la burocracia soviética. En 1942, su secretario general Victorio Codovilla sostendrá que hay que “convencer a los obreros que no se debe hacer huelga a las empresas británicas y norteamericanas en Argentina pues ingleses y yanquis son aliados de la Urss”. Sólo podría hacerse a las empresas alemanas pues tienen vínculos con el nazismo, enemigo de la Urss. Así, los nuevos obreros que se acercan al partido se ven defraudados y los camaradas gremiales pierden sus cargos. Sólo Rubens Iscaro logra mantenerse como secretario general porque tiene la suerte de que en el gremio de la construcción (Uocra) los empresarios son alemanes y entonces se puede ser un buen defensor de los trabajadores y al mismo tiempo, servir a la Urss. Los demás, como Muzio Girardi en metalúrgicos, pierden la conducción gremial ya en 1942, cuando se crea un sindicato nuevo: la UOM. También esta izquierda, en nombre del socialismo, va por caminos desacertados y frustrantes.

17 De OcTuBrE De 1945

Los obreros, por su parte, irrumpen en la historia un 17 de octubre de 1945, integrando un
movimiento nacional liderado por un militar. ¿Y la izquierda? Integra la Unión Democrática cuyo principal impulsor es el embajador norteamericano Spruille Braden. Surge entonces el peronismo, un movimiento nacional policlasista nutrido de obreros, clase media de bajos recursos, sectores del ejército y de un empresariado nuevo (hijos de inmigrantes, de capitales nacionales, sin conciencia de burguesía nacional) y sectores de la Iglesia. Los trabajadores industriales participan así en un proceso de liberación nacional: ruptura de los mecanismos imperialistas ingleses y rechazo del avance del imperialismo norteamericano, no ingreso al FMI, deuda externa cero, amplia franja de la economía estatizada, depósitos bancarios y comercio exterior nacionalizados, sindicatos fuertes y avance en conquistas sociales y laborales, política latinoamericanista, pacto social entre CGT y empresarios nacionales. Su líder –Perón– denomina a ese frente como “comunidad organizada” y enarbola tres banderas: Justicia Social, Soberanía Política e Independencia Económica, todo en el marco de relaciones capitalistas, aunque con fuertes perfiles no burgueses.



MoViMiEnTo NaCiOnAl JuStICiAlIsTa


Diez años de gobierno,
bombardeo a Buenos Aires, dieciocho años de proscripción y luego, en el ’73, otra vez peronismo. Y aún hoy. Muchos supusieron que cuando muriese el líder se terminaba, pero no fue así. Y todavía son muchos los que en nombre del socialismo continúan confundidos, sin comprender la naturaleza histórica del peronismo.

SaLvAdOr AlLeNdE Y CaMpOra

Tres preguntas. Sólo un pequeño grupo socialista logró entender desde 1945:
Frente Obrero que calificó al peronismo como históricamente progresivo y se planteó la necesidad, no de incorporarse a él, sino de cabalgar a su lado, como izquierda nacional–según lo habían sostenido los maestros del socialismo para los países dominados– desde una perspectiva independiente en lo político, ideológico y organizativo, para “golpear juntos” al enemigo reaccionario, aunque “marchando separados”. Aunque –y aquí se equivocaron– creyeron que ese frente policlasista no duraría mucho tiempo. Pero estuvieron donde deberían estar porque sabían responder políticamente a estas tres preguntas: ¿quién es el enemigo principal? ¿cuál es la correlación de fuerzas entre el campo popular y el campo oligárquico? y ¿cuál es el nivel de conciencia política de las grandes masas de trabajadores? Son sólo tres cuestiones y todavía sirven para no equivocarse.

JoHn WiLlIaM CoOkE

Desde el peronismo,
Hernández Arregui decía: “Soy marxista y porque soy marxista, soy peronista”. Y Cooke sostenía que en el ’45 “el peronismo fue el movimiento que surgió y triunfó contra todos los partidos, que hizo saltar el esquema de los partidos… No es que la izquierda hiciera crisis: es que era una parte de la superestructura del imperialismo y saltó junto con los demás pedazos… Fue una situación revolucionaria donde los esquemas teóricos no servían. Faltaba una izquierda nacional y ese papel pasó a ocuparlo el peronismo, aunque sin definirse como tal”. Desde el Socialismo, Manuel Ugarte planteó en 1912: “En América Latina el socialismo tiene que ser nacional”. Y el Che también lo entendió y por eso escribió: “La caída de Perón me amargó profundamente” (24/9/1955, carta a la madre). Es una constante que los sectores más combativos del peronismo y la izquierda nacional han tendido siempre a confluir: la más importante construcción política del campo popular y la estrategia hacia el Hombre Nuevo. Por eso, hoy, a América Latina también la recorre un fantasma: El Socialismo del siglo XXI.

LuLa, CrIsTiNa Y EvO

((( http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=67586 )))