Posts etiquetados como ‘notas’

“OPINIÓN: Congreso del PJI (Partido Justicialista Intransigente)” por Nicolás Maciel

Cualquier avezado político sabe muy bien que la política, además de una gran cantidad de preceptos conceptuales de mero carácter filosófico e intrascendente para la realidad, se trata de acción política; y la mejor acción política es el “Ejercicio del Poder”. Y no quedan dudas que es lo que el Dasnevismo ha ejercido en el último congreso partidario; máximo órgano de las decisiones de, en este caso, el Partido Justicialista del Chubut.

Has lo que yo digo; no lo que…

La crónica de lo ocurrido ya es de público y notorio. Por eso no voy a ahondar en esos pequeños detalles que (como se esperaba) ocurrieron en el seno de un partido que (se supone) defiende los principios democráticos y republicanos. No hay dudas que la crónica oficialista se encargará de desmitificar e instaurar el éxito del encuentro mientras los del Nuevo Espacio aprovechan la situación para llorar por los rincones por el maltrato ocurrido. (Convengamos que el maltrato existió)     El presidente del Justicialismo en Chubut, es el mismísimo Sr. Gobernador de la Provincia, Mario Das Neves. Mientras se queja y despotrica contra el Gobierno nacional por considerarlo tirano, soberbio, despótico; en los últimos tiempos, ha dado muestras inexorables que el adagio “has lo que yo digo, y no lo que yo hago” es la piedra angular de su ejercicio de poder. La descalificación permanente a quienes se atreven a mencionar públicamente que piensan distinto; la ferocidad contra aquellos que se osan sentarse con el enemigo; acusación constante contra la prensa no adicta; etc., etc.

Los ismos más acentuados.

Alguna vez, el mismísimo gobernador, planteó la idea de poner en funcionamiento el “peronómetro” para definir quién es más peronista que el otro. Por supuesto que sería absurdo cuestionar la pertenencia al movimiento de quien ha sido elegido por una incuestionable mayoría para ocupar la máxima magistratura provincial por el partido. Por eso sería impropio afirmar que es justamente peronismo lo que le falta. Pero hay algunos de esos sufijos doctrinarios denominados ismos que prevalecen son el despotismo y el nepotismo. Por sobre todo el último concepto mucho más fácil de probar. Y en algunos casos, se produjeron cambios a la legislación para imponer funcionarios por mero capricho… y que terminaron mal.     Las bases, siempre están para seguir adelante y defender las posturas del referente; por eso tal vez no es raro que los abucheos aparezcan cuando el que está en la vereda del frente aparece o intenta decir algo. Pero cuando el agravio emana de la boca del referente mismo, lo mínimo que se puede esperar de las bases es que sus actitudes terminen denuestos.

La bendición del hombre…

En algunos días “el partido justicialista” deberá dilucidar finalmente quién será el candidato a gobernador por el oficialismo. Una decisión que debió haber surgido del órgano máximo que se reunió ayer. Sin embargo esta determinación recaerá en una sola persona; o al menos eso es lo que quieren mostrar. Hay dos candidatos que esperan la reflexión de un solo hombre, el Gobernador Das Neves; quien manifestó abiertamente que se tomará unos días para reflexionar quien lo sucederá en el mandato gubernamental, vedando literalmente a los miles de afiliados de forjar un candidato del verdadero consenso.

Las internas

Las urnas con los candidatos del partido se abrirán el 28 de noviembre, en un esquema de distrito único. Es decir, para participar, es necesario contar con candidatos para todos los cargos y para todas las jurisdicciones. Los afiliados y no afiliados, deberán dirimir quién será el candidato que representará al partido en las próximas elecciones del 20 de marzo de 2011. Sin embargo, ni siquiera los mismos pretensos candidatos saben cuál será su destino político. El juego queda abierto en cuatro posibilidades, unas más fuertes que otras. El Senador justicialista e históricamente distanciado de Das Neves, Marcelo Guinle, que hoy se encuentra más de su lado a pesar de haber mostrado que no es funcionario adicto en alguna que otra actitud legislativa, ha dicho que “tiene ganas”; pero no está muy clara esa posibilidad; el intendente de Madryn, Carlos Eliceche es el otro, aunque va por otra vía, la del denominado Nuevo Espacio, una consecuencia de las diferencias políticas que existen en el seno del partido. Y los delfines que esperan la “bendición del hombre”; los intendentes de Trelew y de Comodoro Rivadavia, Gustavo Mac Karthy y Martín Buzzi, respectivamente, que se han subordinado a la voluntad de Das Neves.

En definitiva.

Aunque los adoctrinados bajo la figura del gobernador saldrán a defender con uñas y dientes que “el gobernador tiene todo el derecho de hacer eso en el congreso” (para eso es el presidente del partido). Pero es innegable que, más allá del folclore peronista y las rocas que siempre han existido, la desconsideración, el insulto, la intolerancia y el manejo autoritario que inundaron el evento, ante la mirada complaciente de los muchos afiliados (arreados), el congreso se desarrolló en un ámbito vergonzante y despótico. Y, más allá de no estar enrolado en ninguno de los dos sectores políticos en pugna, la condición de afiliado, nos confiere la obligación de hacer mención de esta depauperación política. Y la memoria nos lleva a preguntarnos qué ocurrirá en el futuro del partido con un resultado adverso al oficialismo y al Nuevo Espacio; tal como ocurriera en la primera oportunidad que Puerto Madryn tuvo en las manos la posibilidad de contar con un Gobernador, cuando la traición hizo que el Radicalismo se hiciera del poder.

Nicolás Maciel, Afiliado al PJ desde 1993

Twitter:
http://twitter.com/nicomaciel
!!!!! Escuchalo On Line !!!!!
De lunes a viernes desde las 07:00 y los sábados desde las 09:00 en la 107.1 Cristal. y en www.emisorasaustrales.com.ar

“La memoria tergiversada” Por Osvaldo Bayer ..

Osvaldo Bayer

Ya sabemos eso de que en nuestro país muchos sostienen que a la historia no hay que revisarla, hay “que mirar para adelante”. Esa conducta que los argentinos tenemos desde las primeras traiciones históricas a los principios de mayo es una de las causas de la impunidad que tuvieron todos aquellos que se basaron en la palabra “progreso” para cometer crímenes o negociados que nos han llevado a las catástrofes que se produjeron en la democracia por la traición a aquellos principios libertarios que entonamos en nuestro Himno nacional desde 1813: “Ved en trono a la noble igualdad, libertad, libertad, libertad”.

Negar la historia es nada más que un oportunismo circunstancial que, a la postre, se paga. La Historia positiva de los pueblos siempre está basada en la Etica y no en el llamado “progreso”. Vamos a tratar hoy el caso de tres símbolos manipulados por el poder y el oportunismo. Uno de ellos es el gorro frigio de nuestro escudo nacional, que llevaba la marca de Belgrano y que modificó el general Mitre –quien usó y escribió nuestra historia en su provecho–. Es un proyecto que acaba de presentar el historiador Marcelo Valko al Congreso nacional para volver al uso original como uno de los tantos pasos que habría que dar, en este Bicentenario, para retornar al pensamiento de mayo. Dice el historiador en su presentación: “Algunas de las pruebas que evidencian la intención de los revolucionarios de 1810 para integrarnos a la historia americana se encuentran invisibilizadas ante nuestros propios ojos por los ideólogos de la historia oficial, entre los que se destaca Mitre, que calificaba de ‘amalgama extravagante’ la asociación de las antiguas tradiciones indígenas y las nuevas aspiraciones de la independencia y libertad”. Y agrega: “La que es considerada primera bandera nacional fue donada por Belgrano al Cabildo de Jujuy el 25 de mayo de 1813 y lleva pintado el Escudo de la Asamblea del año 1813. En ella figura el verdadero gorro frigio. También subsiste desde ese tiempo un escudo original pintado en madera. Esos dos símbolos que todavía existen –agrega el historiador– son la prueba de un grave delito cometido contra los sueños e ideales de los mejores revolucionarios”. Sí, en esa bandera y en ese cuadro está el verdadero gorro frigio. Y nos explica: “Tomado de la Revolución Francesa que había proclamado Libertad, Igualdad y Fraternidad, el gorro frigio condensaba aquellos ideales integrados en la nueva América. Sin embargo se impone una diferencia fundamental entre el gorro de la Asamblea del Año XIII, adoptado por Belgrano y su homólogo francés. Tanto en aquella bandera primigenia como en el escudo aparece la borla incaica como remate del gorro”.

Qué espíritu profundo la de nuestros patriotas de Mayo. Querían amalgamar los ideales de la humanidad que luchaba en ese tiempo por la Igualdad en Libertad, con símbolos de la tierra americana. Y está allí, en el gorro frigio con la borla incaica. Un espíritu de fraternidad entre los pueblos originarios y los que eran ya hijos de los europeos venidos a estas tierras. Los ideales de una humanidad fraterna pero también con los rastros de las culturas autóctonas.

Y en el proyecto se nos detalla: “La Asamblea del año 1813 confió el diseño del escudo al platero y grabador Juan de Dios Rivera, quien había participado en la rebelión de Túpac Amaru. Refugiado en Buenos Aires, Rivera americaniza el gorro frigio y la Asamblea del año 1813 lo acepta. Es la misma borla que hoy usan los pueblos originarios del Noroeste y del Altiplano como remate de las orejeras de sus gorros. Y Rivera decidió vestirlo de acuerdo con la cosmovisión americana. De esa forma, nuestro escudo surgió al ideario de Túpac Amaru”.

Y eso es lo profundo de quien piensa que no debemos imitar todo aquello que nos viene de Europa o de Estados Unidos. Los llamados liberales positivistas le dieron otra versión a la historia, menospreciando los orígenes mestizos. Y lo dice el historiador Valko en su proyecto: “La amputación experimentada por el escudo para eliminar los rastros americanos no es un tema menor. Los vaivenes heráldicos que siguieron a la eliminación de los principios revolucionarios expresan en última instancia un modelo de país que opta por enquistarse en Buenos Aires en lugar de integrarse al territorio continental”. Y finaliza: “En el Bicentenario es hora de un nuevo descubrimiento, es hora de que regrese la borla incaica al Escudo nacional. Debemos enmendar la amputación ideológica que autentifica la presencia originaria e invisibiliza nuestra pertenencia a Latinoamérica. Debemos restaurar el valor simbólico y de integración continental de nuestro escudo nacional original, tal como fuera diseñado en 1813”.
Sí, volver a lo legítimo y no aceptar correcciones “progresistas” de los que querían demostrar que todos los argentinos somos blancos.
El otro proyecto corresponde a la ciudad de Buenos Aires y a su bandera. La que existe actualmente se debió a la misma que fue iniciativa del concejal radical García Arecha y ya había estado en los deseos del intendente de la dictadura militar de la desaparición de personas, el brigadier Cacciatore. Fue aprobada por el Concejo Deliberante por voto de los radicales y justicialistas y rechazada por el Frente Grande. Por el mismo se aprobó nada menos que la bandera del conquistador Juan de Garay. Tiene la corona de Castilla y León, una cruz sangrienta que representa a la poderosa orden militar y religiosa española de Calatrava, que luchó contra los llamados “infieles” y un águila imperial con cuatro pichones que representan las ciudades fundadas en el Virreinato del Río de la Plata. Por supuesto, el águila lleva la corona de Castilla y León. Juan de Garay expresó que creaba esa bandera “con el fin de ensalzar la Santa Fe católica y servir a la corona de Castilla y León”, entre otros fines.
Cuando fue aprobada, la opinión general fue que los que la apoyaron eran los representantes de la “bandera de Cacciatore”. Y es justo el calificativo, porque esa bandera que tenemos actualmente en nuestra ciudad no refleja de ninguna manera lo que debe ser el emblema de una ciudad, no condice con lo multirracial que es su población y ni siquiera con algunos de los conceptos de los pensadores de Mayo. Por eso los concejales Camps y Naddeo han presentado proyectos para la eliminación de tal bandera que “habla de la lucha contra los infieles y los indígenas”. Y añaden: “El Bicentenario es una oportunidad para instituir una nueva bandera, que respete los principios de la Constitución local que habla de democracia, de derechos humanos y de respeto a la diversidad de la población y a los pueblos originarios”. Por su parte, Camps señala que “es una bandera medieval con símbolos ajenos a los valores actuales de esta ciudad. Una cruz sangrante no se compadece con el criterio ecuménico de esta ciudad”. La diputada Naddeo propone algo bien democrático, que para la nueva bandera se haga un concurso en que participen los alumnos de establecimientos educativos y culturales, así como centros culturales y organizaciones sociales. Esos proyectos serán luego considerados por un jurado en el que estén representantes de docentes de arte, de las carreras de diseño de la Universidad de Buenos Aires, del Instituto Nacional de Arte, de la Sociedad de Artistas Plásticos, de la Comisión del Patrimonio Histórico, de la Junta de Estudios Históricos de la Ciudad, dos representantes de la Comisión de Cultura y Educación de la Legislatura y dos representantes de los ministerios de Cultura y de Educación de la Ciudad. Los diseños seleccionados luego serán exhibidos en el Centro Cultural Recoleta y sometidos a consideración del público, el cual podrá emitir su opinión a través del sistema del voto popular organizado a tal efecto.

Es decir, una forma absolutamente democrática. Porque es seguro que se elegirá el proyecto de una bandera que represente verdaderamente a esta Buenos Aires, con su historia tan discutida, que va de las represiones obreras de Roca a la Semana Trágica de Yrigoyen y a los desfiles militares de las dictaduras. Un proyecto que triunfe sobre la base de aprender de la historia para un porvenir de generosidad.

Nada más que un símbolo, pero una aberración cacciatoriana que hay que lavar, para limpiarnos de las vergüenzas y proponer futuros con ideales.

Todo esto nos lleva a otra realidad. Y voy directamente a la figura de un represor de extrema crueldad que al parecer, con sus “enseñanzas”, está siempre presente en la actualidad argentina. El coronel Ramón L. Falcón, un indigno represor de extrema cobardía. Digo esto último por la matanza que llevó a cabo, siendo jefe de la Policía, en el acto del 1º de mayo de 1909, cuando ordenó primero atacar a tiros, sin aviso, a las manifestaciones obreras que iban a la Plaza Lorea a recordar a los Mártires de Chicago. Una manifestación de más de setenta mil obreros absolutamente pacífica. Luego de las primeras salvas de las armas largas policiales dio otra orden tan cobarde y cruel como la anterior: se ordenó a la policía a caballo que atacara directamente con sables a los manifestantes. Fue una verdadera orgía de sangre. Lo más cruel fue que los obreros en esas manifestaciones llevaban a sus mujeres y a sus niños, porque las consideraban un lugar de encuentro de toda la familia trabajadora. Pues bien: la segunda calle más larga de Buenos Aires sigue llamándose “Coronel Falcón”, desde 1910. Ningún gobernante ha sido capaz de cambiar esa denominación, como lo pidieron los vecinos de Floresta que quitaron el nombre de Coronel Ramón Falcón a la plaza allí existente. No fue oído el pedido democrático de los vecinos. La plaza se sigue llamando con el nombre de ese cobarde genocida. Mucho peor todavía: el instituto donde se forman los oficiales de la Policía lleva el nombre nada menos que de Ramón Falcón. Después no sabemos cómo explicarnos lo del gatillo fácil, esos crueles crímenes que sigue cometiendo nuestra policía en las calles de todas nuestras ciudades. Podríamos nombrar todos los muertos civiles inocentes que fueron muertos por el gatillo fácil de la ley, “primero se aprieta el gatillo y después se pregunta”. Las últimas tristes muertes han demostrado la total impunidad de ese poder que tenemos desde hace muchas décadas y que se mueve con sus leyes propias. Sólo nos queda proponer, como primer paso hacia una política de absoluta responsabilidad con la educación de esos uniformados, la eliminación del nombre del genocida del instituto formador de oficiales, el cambio de nombre a esa calle y, luego, hacer un examen de todos los docentes de esos institutos que, al parecer, hasta ahora sólo les han enseñado a sus cadetes a ser dueños de la vida y de la muerte.

Símbolos. Pero que influyen en la vida democrática. Limpiemos también esa memoria tergiversada.

Adrian Camps
Fuente:

Jaime Torres y los festejos por el Bicentenario “En mis 72 años de vida nunca vi algo igual”

Luego de presentarse en el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense en el marco del ciclo “Puertas Abiertas”, el genial intérprete del charango Jaime Torres recibió en exclusiva a NOVA para mantener un breve diálogo y dar algunas impresiones respecto al recibimiento del público y especialmente, recordar los festejos por el Bicentenario del 25 de Mayo de 1810.

Consultado respecto a los mencionados festejos, el músico nacido en Tucumán sostuvo, categórico: “Tengo 72 años y digo que nunca vi en mi país lo que se produjo en esos días de mayo. Y lo digo despojado de todas las cuestiones partidistas, políticas, y de todo lo demás”.

“Creo que los argentinos nos merecíamos conjugar en un hecho, en una voluntad, en un deseo que se llame Patria, País, Argentina. No por el hecho de una pelota de fútbol, no por el hecho de un sector político, sino una necesidad de ser nosotros mismos”, expresó el charanguista respecto a la masiva concurrencia del público a los festejos que tuvieron epicentro en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En ese sentido, Jaime Torres manifestó que “creo,definitivamente,que como país estamos encausados y que queremos, por fin, ser argentinos definitivamente”.

“Puertas Abiertas”

Respecto a su presentación en el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense en el marco del ciclo denominado “Puertas Abiertas” que consiste en una visita guiada por el Palacio de calle 6 entre 51 y 53, la residencia del gobernador y distintas dependencias oficiales que luego concluyen con un recital, Jaime Torres expresó que “a partir del ’83 (año de la recuperación democrática) hay una serie de hechos que dan la pauta de que ciertos espacios están abiertos al público. Y este (por la sede de la Gobernación bonaerense) es un hecho positivo”.

No obstante, y dada la enorme repercusión que tuvo su presentación, el notable músico dijo que “la gente es incondicional, sino no existiría”.

Cabe mencionar que uno de los momentos más emocionantes de la noche fue cuando el charanguista recordó y tuvo unas palabras de elogio para el recordado compositor y cantante salteño “Chango” Nieto, quien supo adoptar a la ciudad de La Plata como su lugar de residencia permanente. También hizo lo propio con otro músico de relevancia folklórica que vivió en la capital bonaerense,el jujeño José María “Coya” Mercado. El “Chango” falleció en enero de 2008 y el “Coya” en marzo de este año.

“Estos grandes músicos son hombres entrañables que están en el inventario popular, por eso los recordé”, expresó Jaime Torres, reafirmando su clásica generosidad, amabilidad y respeto.

Luego de señalar que “por el país estoy permanentemente en tránsito, así que las giras son constantes de aquí a fin de año”, confirmó que próximamente iniciará una gira por Francia, España y Suiza.

“Y también estoy invitado a la feria de Shanghai (China)”, concluyó.

http://www.agencianova.com/nota.asp?n=2010_6_15&id=18662&id_tiponota=1

” LA LIBERTAD QUE SOLO DA LA VERDAD, de Victoria Donda Pérez “

Para los que no la vieron esta nota salio el sabado en pagina12. Muchas gracias a los que me saludaron por la misma.

Debido a las noticias que han circulado últimamente con respecto a la causa Noble Herrera, donde se trata desde hace ocho años de identificar a quienes han sido inscriptos como Marcela y Felipe, estoy convencida de que habiendo padecido una situación similar siento la necesidad de intervenir en el debate: Marcela y Felipe se han negado a que se les sustraiga sangre para que la misma sea comparada en el Banco de Datos Genéticos a fin de determinar si son o no hijos de desaparecidos.

En la resolución dictada el viernes 28/05, la jueza Arroyo Salgado ordenó la requisa personal de Marcela y Felipe Noble Herrera a los fines de recabar prendas u objetos personales de los jóvenes que pudieran contener su ADN.

Por lo tanto y después de incontables chicanas y dilaciones, por parte de los abogados defensores de la Señora Ernestina Herrera de Noble y de los abogados que representan a los dos jóvenes, la jueza que interviene en la causa dispuso al mismo tiempo el allanamiento de los domicilios en que se encontraban los jóvenes autorizando al personal policial a interceptarlos en la vía pública. Así consiguieron elementos personales de los cuales se puedan obtener células desprendidas del cuerpo a fin de llevar adelante el análisis que determine su filiación.

No voy a juzgar si está bien o mal que Marcela y Felipe se nieguen a hacerse el análisis, a mí me llevó ocho meses y muchas lágrimas decidir hacerlo. Es tal vez una de las cosas más difíciles que me tocaron enfrentar en mi vida y lo pude hacer gracias a mis amigos y compañeros. Cada uno hace lo que puede en esta historia. Por eso estoy convencida de que es el Estado el que debe perseguir este delito que se continúa cometiendo: la sustracción de menores es un delito continuo hasta que ese menor (aunque hoy sea adulto) no aparezca.

No es que un día nos robaron la identidad, nos dieron otra y se acabó. Fue un delito que pasó hace tanto tiempo que parece parte del pasado. Les pido que nos miren a los 101 nietos restituidos (a los que quisieron saber y a los que tomaron otra decisión en la vida) y piensen realmente si nosotros somos parte del pasado.

Ninguno de nosotros es parte del pasado, como no lo son nuestras Abuelas, esas mujeres para las que no tenemos más que palabras de agradecimiento; gracias por habernos buscado, porque gracias a ellas, ciento y un personas adultas podemos decirles nuestros nombres, por qué los elegimos. Nos regalaron eso, la posibilidad de elegir, y para elegir no hay otro camino que el doloroso recorrido de conocer la verdad.

Creo que en nuestro país tenemos que pelear para que se terminen todos los delitos, no solo éste, sino todos, pero también éste, porque el secuestro y sustracción de menores es un delito. De hecho, de los últimos nietos encontrados muchos lo fueron por esta aplicación del método de análisis de ADN. Absolutamente ninguno de esos nietos y nietas que se negaron a realizarse el ADN impugnó el allanamiento. ¿Saben por qué? Porque te sacás una mochila de plomo de encima. ¿Saben la tortura que significa no saber quién es uno? ¿Conocen la tortura que significa estar esperando que se muera la gente que uno quiere como sus padres para conocer realmente quién es tu padre? ¿Saben la tortura que significa pensar que mientras uno espera que se mueran sus “padres” se va a morir la abuela o el abuelo, y uno no va a saber quiénes fueron sus papás, porque no se lo van a poder contar? Yo sí.

Por eso también estoy segura de que lamentablemente la forma de terminar con este delito no es la mejor; se debe exponer a las víctimas a situaciones desagradables, no voy a discutir tampoco con Marcela y Felipe si estuvo bien o mal el operativo en el cual se les solicitó prendas personales para llevar adelante el ADN, y no lo voy a hacer porque aunque haya sido con el mayor de los cuidados no me cabe duda de que lo vivieron así como lo contaron, así como si fueran perseguidos, como si fueran víctimas de una causa judicial que empezó hace ocho años. Lamentablemente no es así, son víctimas desde que fueron secuestrados. Lamentablemente no fue en ese operativo donde se les violó el derecho a la intimidad. La primera vez que se les violó ese derecho fue cuando los arrancaron de la teta de su mamá. Fue cuando les robaron la posibilidad de conocer la tibieza de la mano de su papá. Esos fueron los primeros momentos en que nos violaron el derecho a la intimidad.

No se me ocurre la ridícula idea de juzgar el amor que sienten por quien sienten como una madre, pero quien te ama te quiere ver feliz y la única forma de ser feliz es siendo libres para poder elegir lo que quieran, quien no conoce no es libre.

Marcela y Felipe: uno no elige el tiempo para venir al mundo, pero debe dejar su huella en este tiempo, no es fácil, es un camino doloroso, pero la única forma de empezar a caminar por otro camino es cerrando éste.

Le pido a la Justicia argentina que terminen con el dolor de estas dos personas. Que cerremos esta causa con los nombres biológicos de Marcela y Felipe, así ellos y todos podremos mirar al futuro con la libertad que sólo da la verdad.

http://victoriadondaperez.org.ar

” FITO PAEZ Y LAS SENSACIONES TRAS UNA SEMANA HISTORICA “

http://www.youtube.com/watch?v=muF8_V9eP84

espectaculos
Domingo, 30 de mayo de 2010

MUSICA

“Aparecieron claramente dos países, el virtual y el real”

Su concierto de cierre de los festejos por el Bicentenario dejó imágenes inolvidables, que se encadenan con ese Confiá que propone su último disco. Fito se anima a lecturas artísticas y políticas, sin temor a que lo miren torcido.

Por Karina Micheletto

Dice que no bajó. Que las fotos todavía flotan, reales. Que, cuando le tocó, trató de estar a la altura de lo que estaba viviendo. Hace unos días protagonizó un momento que pasará a la historia: actuó frente a la multitud más grande que se haya reunido en el país. Dos millones de personas, de fiesta hasta las dos de la mañana, coreando, bailando, saltando, celebrando sus canciones. Fito Páez dice que se siente un privilegiado. Y hace su lectura, sin medias tintas: “Lo que pasó fue tan fuerte que es inapelable”. “Aparecieron muy claramente los dos países, el virtual y el real. El que se intenta tirar desde la pantalla, desde diversos grupos de interés, el de la ‘crispación’, no parece muy real frente a esto que pasó”, interpreta. “Por eso la gente cumplió un papel protagónico fundamental. Vino a decir ‘muchachos, bájense un poquito del carro, que estamos acá’. Fue inesperado para todos.”

Fito tiene un nuevo disco, desde cuyo título dice y se dice: Confiá. No es en respuestas promocionales donde parece estar enfocada su energía. Le interesa, en cambio, hablar largamente del sentido de esa canción, de esa palabra, de cómo inesperadamente conecta con lo que acaba de vivir. En el living de su departamento parecen haber sólo dos cosas fijas, colocadas con amoroso esmero: al fondo, el piano, el estudio casero en el que cuenta que pasa varias horas diarias de trabajo. En la pared principal, los cuadros de su hijo Martín, de 11 años, que estallan en colores. Vuelven, su hijo, su hija, una y otra vez, en la charla con Página/12. Porque están en su vida, explica. “Y porque son los que hacen que esto se ponga cada vez mejor.”

–“La gente en la calle, qué hermosa.” La crónica de este diario rescató esa frase suya en el recital de la 9 de Julio: fue muy conmovedora la manera en que la dijo. ¿Qué se le pasó en ese momento por la cabeza?

–¡¡Uff!! Muy fuerte, sí. A mí también me llamó la atención cuando lo vi, después. Pensé: ¿qué fue esa frase allí? Y claro, era el recuerdo de la adolescencia, lo que era no poder estar en la calle hasta el ’83. Se te vienen cosas de la historia, la de todos. Uno no sabe por qué hace las cosas en una situación como ésa, es tan border que no tenés mucho control sobre lo que sucede. Pero aparecen estas cosas que son profundas. Era muy potente ver esa cantidad de gente disfrutando, un poco a la manera brasileña. Era estar en la calle siendo dueño de la calle. Eso fue lo que más me emocionó: la libertad. Es una palabra grande, pero es inevitable ir a buscarla cuando uno ha atravesado tantas coyunturas políticas y sociales. Cuando ves esa alegría, esa multitud con buena leche, sin un solo hecho de violencia… Eso no se puede explicar, está arriba de todos nosotros. Y ser parte de eso, ser el chamán de ese gran momento, fue un gran privilegio, un hecho muy conmocionante. La sensación era: ¡Qué lindo, qué bueno! ¡Se puede estar relajado y gozándola!

–No sólo lo sorprendió la cantidad de gente, sino la manera en que la gente estaba.

–Seguro, y muchas cosas me aparecieron pensando en eso. Primero, creo que la coyuntura política es algo. Esto no se podría haber dado en otra coyuntura, eso es innegable. Hay algo allí, de cómo están funcionando las cosas, que lo habilitó. Por otro lado también se comprueba que la idea de la crispación está pichicateada por los medios, es una idea que en la realidad no se comprueba.

–¿Cuál es entonces el sentido político y social que le da a la movilización de mayo?

–Para mí fue una clase de civilidad. Un gran grupo de gente le dijo a la clase política y empresarial: ‘Muchachos, estén a la altura de las circunstancias, miren que acá tenemos ganas de que funcione bien’. Ese es el trazo grueso que puedo sacar de estos días, fue una gran puesta en escena espontánea. Podemos hacer otras lecturas de lo que fue la puesta en escena de la 9 de Julio, y la puesta en escena de la inauguración del Colón, con todo ese tilinguerío. Ese contraste hacía todo muy obvio, casi burdo. Estaba todo contado ahí. Hubo otra puesta en escena de Macri con los agravios a Cristina Kirchner. No se puede hacer eso con alguien con investidura presidencial. En ese sentido, se ve también la vulgaridad de ese discurso.

–Lo van a acusar de kirchnerista.

–No, soy un ciudadano que hoy no encuentra dónde participar políticamente, pero que no por eso deja de ver cosas que para mí son claras, aunque la pantalla me diga otra cosa. Para mí este gobierno, por primera vez de una manera tan clara en los últimos 30, 40 años, evita que el reparto vaya sólo para las cien familias a las que les tocó siempre la torta. Y eso genera una gran conmoción, aparecen los conflictos, obvio, se está poniendo en duda un sistema. ¡Cómo quieren que haya ‘conciliación’, como piden en la tele, cuando los intereses son opuestos! En fin, hago estas lecturas con la mejor buena leche, pero sin venir a dar clases de nada a nadie, no es lo mío. Yo me dedico a escribir y a hacer música.

–Pero será consciente de que está ocupando un rol haciendo estas lecturas, siendo un artista popular.

–Como no tengo una mirada mesiánica de mí mismo, me siento parte del grupo. Opino, nada más: ‘Che, para mí esto es así, si la reparten entre más, se agradece, ¿eh?’. Entiendo que la política es el gran teatro, pero mi labor es intentar mirar el hueso de las cosas del corazón, y en la música intentar conocer el lenguaje y expresarme con eso. A veces eso le toca a mucha gente, a veces no. Y lo que pido, como ciudadano, es que el rigor que uno tiene en lo que hace lo tenga la dirigencia. Esos seis millones de personas congregadas en estos días indicaron que hay deseos de que las cosas funcionen bien. Lo que les estamos diciendo con esto es: “¡Muchachos, vamos, eh! ¡Déjense de joder!”.

Confiá

Fito Páez sigue hablando de “aquel Bicentenario”, y no sólo de su show de cierre. Del que compartió con Litto Nebbia, León Gieco y otros colegas en el homenaje al rock argentino, de las recorridas que hizo, de la vuelta de Salgán. Y de la música, claro, del oficio y del misterio de hacerla. De cómo jura que no sabe quién escribió “Yo vengo a ofrecer mi corazón” a los 22 años. De por qué “Tumbas de la gloria” es una canción tan buena que no parece hecha por él: “Lo digo siempre en los conciertos, como una excusa para explicar los elementos que encontré ahí adentro”, dice. “Las bajadas de Piazzolla, la melodía de ‘Vete de mí’, o los acordes de McCartney, o Charly, que también me ayudaron a crear todo eso. Después de tantos años, descubro que allí estaban inconscientemente todas las cosas que me hicieron.” Otro descubrimiento que apareció con los años: “Siempre me pareció que la rima, las palabras, en un sentido me ataban en lugar de liberarme”, suelta.

–Está el chiste sobre sus canciones, que hay una sílaba que siempre sobra en la melodía…

(Risas) –¡Las fuerzo, sí! Y lo sigo haciendo, en este disco también. Pero es un tema, hay algo en la rima que personalmente me aburre. Me agota pronto.

–Qué problema para encontrar el estribillo.

–¿Sí, no? Justo me metí con un género que tiene convenciones muy claras. Hace muchos años que no trabajo con estribillos, no porque no me gusten, “11 y 6” es una de las mejores canciones que hice. Pero tenés que seguir tu corazón, aunque te digan que no vende. Si pasa, mejor, pero muchachos, no lo hacemos para eso.

Y entonces aparece Confiá, el último disco de Fito, y también la canción que lo abre.

–El espíritu de su disco conecta con esto que pasó. ¿Qué piensa de eso?

–Que las cosas son extrañas, misteriosas. Esa canción, por ejemplo: la música la hice hace diez años, hice unas veinte, treinta letras, que nunca me gustaban. Hasta que apareció “confiá”, que es la última palabra. Era la palabra clave que me faltaba, en esa chorrada de texto y melódica. Cuando me fui a grabar a La Cumbre fui sin nada. Dije: va a aparecer algo. En esa idea, “va a aparecer algo”, estaba inscripta la idea del título. Vamos a confiar en que las cosas funcionen. Se había tratado de un grupo de gente yendo a un lugar a jugar, y a confiar en lo que íbamos a hacer. Fue la primera vez que hago un álbum así, que no me pregunto tantas cosas, que soluciono los conflictos en el momento. Después aparecieron otras ideas sobre esa palabra, gente que me decía: qué bueno, es una palabra que encierra buena leche. Y después, lo que pasó hace unos días, y esa palabra… Se ve que había algo allí que había que poner en escena.

–Sus hijos parecen muy presentes en el disco, aun sin ser nombrados. ¿Es así?

–Seguro que sí. Los chicos están en mi vida, y mi vida con ellos debe haber sido una de las claves que me animaron a decir: ‘Vamos todos a una casa a grabar, dale, vamos con lo que tenemos’. Esa es la clave que tiran los hijos: que todos los días se aprende algo nuevo, que la vida se está haciendo en ese momento, de eso se trata. Los pibes te enseñan la piedra, el hueso, lo indispensable. Después, bueno, si la Rolling Stone no te nombra en lo que pasó en los últimos diez años… ¡qué le vamos a hacer!

–Su trabajo puede ser visto como poco compatible con la tarea de padre. ¿Es así?

–Para nada. Yo grabo acá en casa, mis hijos están conmigo casi todo el tiempo, lo comparten. También vienen a grabar: Para hacer Confiá nos fuimos todos a Córdoba con los chicos. Después completamos el trabajo en Trancoso, y Martín vino conmigo. ¡Ayudaba con los cables, micrófonos, por eso figura en el disco como asistente! Mis hijos saben cuando me quedo con mis amigos a la noche, conocen lo que es la vida, y tienen esa vida conmigo. Eso es fundamental para poder escribir, no pensar desde la carrera, que son siempre cosas tan mezquinas y cortitas. ¡La cantidad de veces que he escuchado ‘éste está terminado, éste se acabó’!

–¿Y qué le provocan las malas críticas, lo enojan?

–Cuando era más pibe me enojaba. Ahora ya sé cómo es: estás allí con el material y decís: uy, no, no. Pero igual hay que hacerlo, hay que vivir, salir a la calle. Y en un momento aparece aquello. Lo que dice la canción: vas escribiendo el libro, todos los días. De eso se trata.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-18132-2010-05-30.html

http://www.youtube.com/watch?v=mYvKNcx5B00

“Disculpe Sr. Majul” de Karina Analia Diaz

Ayer como cualquier ciudadana curiosa, y en un ocioso domingo, me encontré haciendo zapping, mi revoloteo entre canales varios, se detuvo en la transmisión de los premios martín fierro. Y como soy una persona amplia, plural, justa y democrática, al ver su rostro en la pantalla no cambie de canal, es mas hasta escuche sus palabras, creyendo ingenuamente que podía salir de ud algo bueno, que quizás el premio y el alcohol lo hubiesen iluminado, que entre la emoción de recibir un galardón requerido por tantos, ud hubiese recordado y recapacitado en devolver a la gente algo real, que rememorando al gran martín fierro ud hubiese hecho honor al nombre del premio que le otorgaron, que quizás ese premio lo hubiese vuelto a enamorar y hubiese salido el amor por lo que ud dice es su vocación, el amor por la profesión que hoy ud con sus palabras bastardea, avergüenza, ultraja, y deshonra. Tanto ud como los periodistas que hoy dicen sentirse atacados, insultados, censurados.

Tengo que ser honesta nunca lo considere una persona de mi agrado y mucho menos alguien intelectualmente capacitado, pero creía o dudaba que careciera de tanto,pense que por ahí algo de sentido comun,o sentido del ridículo le quedaba.

Ayer me despejo cualquier inquietud que tuviese, con esa actitud típica del tilingo mediocre que se cree alguien y no es nadie, del soberbio que se cree que para ser intelectual tiene que sacar un libro y ser critico de mala manera, si tenia alguna duda ayer dio fin a mis oscilaciones ,y a ese beneficio de la duda, que tan bondadosamente le había otorgado, por considerarlo un idiota..

Ud que en primera instancia acusa directamente a autoridades de este gobierno de haber pedido su cabeza, en lo que mi parecer es una provocación, para luego salir en tono mezcla de victima o y a la vez de héroe de guerra, con su pedido de generosidad y respeto, nombrando y haciendo directamente responsable de su supuesta indignación, a la presidente de la nación, y al ex presidente, acusando otra vez sin tener prueba alguna.

….UD ALGUNA VEZ REPUDIO LOS ATAQUES CONTINUOS A LA ENVESTIDURA PRESIDENCIAL DE LA PRESIDENTE DE LA NACION,O DEL EX PRESIDENTE…O DE LOS PERIODISTAS QUE SE EXPRESAN A FAVOR DE ESTOS…

Hay que ser muy hipócrita…..ataques vociferados por ud mismo, que hasta el dia de hoy también expreso…

Un pueblo entero ha tenido que escuchar los insultos, acusaciones, agravios, sobre le envestidura presidencial, y ni ud, ni ninguno de estos periodistas han repudiado esta infamia. Quizás porque en ellos prima no la vocación, ni el deseo de informar al pueblo, sino los intereses económicos de los grupos y del grupo que hoy se ve afectado en sus intereses por el gobierno al que ud acusa continuamente…. No lo creía tan ignorante como para no saber la definición de las palabras respeto y generosidad, porque tengo que pensar que ud no sabe lo que significan esas dos palabras,en su propio discurso da claras demostraciones de que ud no tiene noción alguna de lo que es el respeto, sino hoy no estaría pidiendo lo que jamás tuvo ni siquiera por ud mismo, mucho menos por su profesión , otra palabra para que aprenda es dignidad, cosa de la cual ud carece.

Todos tenemos respeto por el prójimo solo que algunas personas como ud lo pierden con sus dichos…

Ud como los demás periodistas no se deben a ningún gobierno, nadie critica que les agrade mas o menos el gobierno de turno, lo que si encoleriza,que mediocres como ud se olviden que se deben al pueblo,nunca deberian olvidar ese compromiso, el compromiso de decir la verdad, de informar y no de desinformar, y confundir, deben responder a un único interés…….. EL DEL PUEBLO…después de lo ridículo de su pedido de respeto ……sigue hablando para caer aun mas bajo, aunque parecía imposible, ud lo pudo hacer, ud puede caer aun mas bajo siempre. Esta vez arremete y acusa a compañeros, según ud colegas y hasta al mismo gobierno de utilizar el canal 7 no para informar a los ciudadanos sino para hacer propaganda oficilista…..CON QUE DERECHO… primero aprenda a respetar a los demás y quizás ahí reciba algo de lo que pide.

A mi me gusta la programación del mismo de canal 7,”yo tambien lo pago”.. asi que entienda que no todo el mundo debe pensar con ud, o mejor dicho algunos pensamos, y en consecuencia lo decimos, no como ud al que claramente le dicen hasta como debe pensar, me encantaría saber quien fue el mediocre que le escribió el libro, quizás ni siquiera exista, y ud como buen alumno aplicado, o como el buen esquirol que es, haya copiado y pegado recortes del diario clarín,o los dichos de paco en algún asado. Por ultimo que es eso de evitar consecuencias mayores, todavía se da el lujo de amenazar..se le subió el esquirol del mes a la cabeza,el empleado ejemplar…Mas ofensivo que los afiches, me parecen sus declaraciones, espero que ningún despistado crea que ud es realmente un periodista, porque seria igual a pensar que amalia granata es novel de literatura,o asi como un mediatico no llega a ser artista, por el solo hecho de salir en una pantalla..

karina diaz.

JORGE RIVAS DIPUTADO NACIONAL “El Estado debe estar presente como garante de los derechos, en especial de los indefensos”

Martes 20 de Abril de 2010

UNA LARGA ENTREVISTA A JORGE RIVAS EN EL SUPLEMENTO BICENTENARIO DEL DIARIO BAE

BAE (Sup. Bicentenario – Pag. 2 – 19/04/2010)

PERFIL PERSONAL Y POLÍTICO

Jorge Rivas siempre militó en el Partido Socialista. Cumple su tercer mandato como diputado por la provincia de Buenos Aires. Asumió en 2007 como vicejefe de Gabinete de Ministros. El lunes 12 de noviembre de ese año, a la noche, fue golpeado durante un asalto, cerca de su casa, en Temperley. Había cenado con dos compañeros socialistas de Lomas y, camino a su casa, decidió parar en la farmacia.
No se manejaba con auto oficial ni custodia.
El golpe en la cara le astilló un hueso cercano al malar derecho, en el pómulo derecho, eso le produjo una hemorragia que se alojó en la nuca, en el tronco encefálico, y la presión le lesionó esa zona (en la protuberancia del tronco encefálico). Al principio estaba completamente inmóvil. Fue recuperando movilidad de a poco, un amigo militante del PS le creó un sistema para poder comunicarse con un movimiento de su cabeza, que es tomado por la cámara de la computadora, y hace clic eligiendo las letras en la pantalla, con textos predictivos como en los celulares. Nunca pidió mano dura para la delincuencia ni nada parecido.
Jorge insiste que la lucha es contra la desigualdad.

Revolución de Mayo

–En su opinión, ¿qué fue la Revolución de Mayo?

–Inicialmente, la respuesta de un sector de la elite de Buenos Aires a la crisis de la monarquía española. A lo largo de la década 1810/1820, la guerra y la movilización política de sectores sociales cada vez más vastos generaron transformaciones profundas que finalmente dieron lugar al surgimiento de una República independiente en el territorio de la antigua colonia.

–¿Existían distintas tendencias político- ideológicas en 1810? ¿Con cuál se identifica usted y por qué?

–Sí, numerosas. Podría identificarme con los que adherían a los principios de la Revolución Francesa. Igualdad, libertad, fraternidad y principios que creo marcaron una etapa institucional y política en el mundo.

–¿Cree usted que a Mariano Moreno lo asesinaron o murió por una enfermedad?

–Según el hermano, fue asesinado, pero no me consta.

–¿Qué opinión le merece el primer programa político-económico de gobierno que tuvo la Argentina (el Plan de Operaciones de Mariano Moreno y Manuel Belgrano)?

–No había nada parecido en la Argentina de 1810, ni Manuel Belgrano tuvo relación alguna con el plan. Hay historiadores que no aceptan aún que haya sido escrito por Moreno. El Plan es contradictorio en cuanto no tenía una uniformidad estratégica pero estaba impregnado de una fuerte impronta contra los privilegios de la época. Por momentos también resulta descabellado, lo cual no quita que haya en él pasión revolucionaria y un ambicioso proyecto igualitario.

–“La riqueza real de un Estado es el más grande grado de independencia en que está de los otros para sus necesidades, y el mayor sobrante que tiene para exportar” (Correo de Comercio de Buenos Aires, septiembre de 1810). ¿Está de acuerdo con esta afir mación de Manuel Belgrano y por qué?

–Me parece que es una afirmación coherente con los ideales del progreso económico de hace 200 años, y que los anacronismos no ayudan.

–Bartolomé Mitre llamó a Bernardino Rivadavia “El más grande hombre civil de la tierra de los argentinos”. ¿Está de acuerdo?

–No, en absoluto.

–Nombre dos referentes de aquellas gestas con los cuales se sienta identificado.

–Mariano Moreno y Juan José Castelli.

Siglo XIX

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Juan B. Justo. Me cuesta encontrar otro con el que me sienta plenamente identificado.

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas no argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Carlos Marx.

–¿Por qué causas las Provincias Unidas del Río de la Plata perdieron su territorio original (Alto Perú, Banda Oriental, etcétera)?

–Las Provincias Unidas nunca tuvieron límites territoriales precisos. Cuando estalló el Imperio español, también lo hicieron las unidades administrativas que había creado en América. La clase dirigente de Buenos Aires pretendió mantener en su beneficio la centralización del régimen virreinal, incluso por la fuerza de las armas. Las escisiones territoriales responden a otros tantos fracasos de esa tentativa.

–¿Por qué cree que fracasó el plan sanmartiniano- bolivariano?

–No estoy seguro de que haya habido un plan compartido por ambos. Si se refiere a la unidad de Hispanoamérica, creo que los diversos intereses locales eran más fuertes que los proyectos de unidad.

–¿Sabe de otros países que a diferencia de la Argentina sí hayan logrado su unidad política y administrativa en base al territorio original heredado del sistema colonial?

–No creo que ningún país haya heredado su territorio del sistema colonial. Los Estados se constituyeron a partir del colapso del Imperio, después de largas luchas políticas y militares. ¿Canadá podría ser uno? En realidad no conozco en detalle el proceso independentista canadiense, pero imagino que fue distinto al hispanoamericano, si bien tanto en el norte como en el sur de América el factor económico fue determinante para el surgimiento de lo nuevo.

–¿Con qué próceres sudamericanos se siente identificado?

–José Martí.

–¿Por qué cree que –una vez declarada la independencia de Uruguay– José G. Artigas exclamó: “Ya no tengo Patria”?

–No lo sé. Podría explicarse por el hecho de que Artigas consideraba que el actual territorio uruguayo debía ser parte de una confederación más amplia que incluyera a ciertas provincias del Plata.

– “El federalismo nació como la oposición del interior a la apropiación de la aduana por parte de la ciudad de Buenos Aires y el rechazo a la imposición de políticas económicas librecambistas por parte de esa misma ciudad”. ¿Está de acuerdo con esta aseveración?

–Sí.

-El fundador del Partido Socialista, Juan B. Justo, opinaba que las montoneras del siglo XIX “eran el pueblo de la campaña levantando contra los señores de las ciudades [y que] pretendían paralizar el desarrollo económico del país y mantenerlo en un estancamiento imposible” (La Teoría de la Historia y la Política Argentina). ¿Coincide con esta definición y por qué?

–Han pasado cien años desde que Juan B.Justo escribiera esa definición. Los avances del conocimiento histórico obligan a matizarla. No obstante, coincido parcialmente porque es una forma de entender el materialismo histórico aplicado a ese particular momento. Creo sin embargo que las montoneras, lejos de ser un factor paralizante, eran uno dinámico.

–¿Qué opinión le merece la “presidencia” de Rivadavia? (Opciones: Mala, Regular, Buena, Muy Buena)

–Regular

–¿Qué opinión le merece la “presidencia” de Urquiza?

–Regular

– ¿Qué opinión le merecen las “presidencias” de Rosas?

–Mi opinión sobre su actuación política es mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Mitre?

–Mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Sarmiento?

–Regular

– ¿Qué opinión le merece la presidencia de Avellaneda?

–Regular – ¿Qué opinión le merecen las presidencias de Roca?

–Mala

–Se habla mucho de la masacre que los pueblos originarios padecieron en el siglo XIX, pero nada o muy poco se dice de la masacre a los gauchos y caudillos del interior, víctimas de la guerra civil durante buena parte de ese mismo siglo. ¿Qué opina al respecto?

–Los pueblos originarios y los paisanos del Interior fueron víctimas del mismo proceso: la construcción de un Estado al servicio de los terratenientes y de los grandes comerciantes vinculados con el puerto de Buenos Aires.

–Nombre 2 o 3 hechos, logros, etcétera, que el pueblo argentino le deba a Sarmiento.

–Escuelas, inmigrantes, ferrocarriles, y un puñado de grandes libros.

–En una carta a Mitre con fecha Septiembre de 1861, Sarmiento le manifestó: “Se nos habla de gauchos… La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos”. ¿Qué opinión le merecen estas palabras?

–Representan al peor Sarmiento, el que creía que había que imponer a sangre y fuego lo que él consideraba la civilización.

–Nombre dos presidencias del siglo XIX con cuyas políticas y acciones de gobierno se sienta identificado o representado.

–En conjunto, ninguna.

–Nombre dos presidencias del siglo XIX con cuyas políticas y acciones de gobierno no se sienta identificado o representado.

–Mitre y Roca –En la Guerra del Paraguay murieron más de 1 millón de paraguayos (5/6 partes de su población de entonces).

¿Qué explicación da a la siguiente frase con la cual Mitre –en 1869 y a meses de concluir su mandato– recibió a los primeros batallones que regresaban al país: “En la guerra del Paraguay que ha terminado ya, o puede darse por terminada, ha triunfado no sólo la República Argentina en su capacidad política de Nación, no sólo la triple alianza en reivindicación de sus derechos, sino también los grandes principios del libre cambio, que son los que vivifican el comercio”.

–Que el cinismo de Mitre no tenía límites.

–¿Coincide con la afirmación que señala al período comprendido entre 1880-1930 como la época dorada de la República Argentina? ¿Por qué?

–No. Era una sociedad profundamente desigual. El Estado reprimía con dureza a los trabajadores, que sufrieron verdaderas masacres, por ejemplo durante la Semana Trágica y durante las huelgas en la Patagonia en 1921 y 1922.

–Si tuviera que hacer un parangón entre las presidencias de Carlos Menem y alguna presidencia del siglo XIX, ¿con cuál la asemejaría?

–Con la de Miguel Juárez Celman.

–Si tuviera que hacer un parangón entre la presidencia de Cristina Fernández y alguna presidencia del siglo XIX, ¿con cuál la asemejaría?

–Con ninguna. Creo realmente que los contextos son muy diferentes.

–¿Hubo algún “Golpe de Estado” en la Argentina del siglo XIX?

–Diría que el ascenso de Mitre a la presidencia después de la batalla de Pavón, aunque haya habido un simulacro de elecciones, puede describirse como un golpe de estado.

Siglo XX

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Alfredo Palacios y Alfredo Bravo.

–¿Qué opinión te merece Manuel Ugarte?

–Hay dos Manuel Ugarte, pero sólo se recuerda al de “La hora de la espada”. Creo que era un gran intelectual con el que obviamente no me siento identificado pero valoro intelectualmente.

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas no argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Salvador Allende.

–¿Qué opinión le merecen las presidencias de Hipólito Yrigoyen? (Opciones: Mala, Regular, Buena, Muy Buena)

Regular.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de M. T. de Alvear?

Mala.

–¿Qué opinión le merecen las presidencias de Juan D. Perón, entre 1946-1955?

–Buena.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Arturo Frondizi?

–Regular.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Arturo Illia?

–Regular.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Juan Perón e Isabelita (1973-76)?

–Mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Raúl Alfonsín?

–Buena.

–¿Qué opinión le merecen las presidencias de Carlos Menem?

–Mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencias de Fernando De la Rúa?

–Mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencias de Eduardo Duhalde?

–Mala.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Néstor Kirchner?

–Buena.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner?

–Buena.

–¿Cree que el peronismo de Perón interrumpió el tránsito hacia la Argentina como país del Primer Mundo?

–No.

–La Argentina mantuvo la neutralidad en las dos guerras mundiales (GM). En su opinión, ¿fue correcta tal posición para la 1GM? ¿Y para la 2GM?

–Fue correcta en los dos casos.

–Evita y el voto femenino. ¿Qué opinión le merece aquella medida?

–Una medida imprescindible, muy postergada.

–La Constitución de 1949 fue derogada por la Revolución Libertadora. ¿Debe hacerse algo al respecto o simplemente olvidarlo?

–Ha habido con posterioridad por lo menos otra Convención. Era el momento para discutirlo.

–¿A qué factor/es atribuye la recurrencia de golpes de Estado durante el siglo XX?

–A que la derecha tenía que obtener por la fuerza lo que no podía obtener con votos.

–El Proceso: ¿genocidio social y económico?

–Sí.

–Aludiendo al país ideal en el que le gustaría vivir y a sus Fuerzas Armadas, Mariano Grondona señala en su último libro (El Postkirchnerismo) el anhelo de que estas vuelvan a ser “?como lo habían sido entre 1853 y 1930? lejos ya de los excesos del período 1930-1983″. ¿Coincide con calificarse de “excesos” el accionar de las Fuerzas Armadas durante, por ejemplo, el Proceso?

–No. Todos sabemos que los crímenes de la última dictadura fueron planificados. Toda la afirmación me parece un disparate.

–¿Apoyó la recuperación de las islas Malvinas en abril de 1982? ¿Considera aquel acto uno legítimo o ilegítimo?

–Apoyé la causa, que era y es legítima. No así el acto, que fue no sólo ilegítimo sino irresponsable. Da mucha tristeza que los dictadores se hayan montado sobre esa justa causa con el indecoroso objeto de perdurar en el poder.

–En su opinión, ¿el hundimiento del buque General Belgrano el 2 de mayo fue un crimen de guerra?

–Sí.

–¿La deuda externa es ilegítima, legítima o una mezcla? ¿Se debe pagar, no pagar o investigarla (y pagar aquello que finalmente sea considerado legítimo)?

–Es necesario investigarla exhaustivamente y pagar lo que sea legítimo.

–¿Está de acuerdo con la privatización de YPF SE?

–No.

Siglo XXI

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Está por aparecer.

–Nombre 1, 2 ó 3 referentes políticos o estadistas no argentinos de este siglo con los cuales se sienta identificado.

–Ídem.

–¿Qué significado tiene para usted el Bicentenario?

–Tiene un valor simbólico. Sería bueno que se lo tomara como un punto de partida para la construcción de una sociedad igualitaria.

–¿Coincide con esta afirmación: “La Argentina es un país primario exportador en proceso de industrialización”? En caso negativo, ¿cómo la definiría?

–Es un país cuya economía fue arrasada por treinta años de neoliberalismo, y que debe reconstruirse con un perfil productivo que supere ampliamente la condición de primario exportador.

–Durante el conflicto por la Resolución 125 se vio y escuchó en reiterados medios la siguiente frase: “Sin campo no hay país”.

¿Coincide con esta afirmación?

–La pregunta reclama una larga y compleja reflexión. Por lo pronto, no se puede hablar del campo como si se tratara de una entidad homogénea. Es como si dijéramos: sin ciudades no hay país. ¿Qué significa?

–Nombre dos países latinoamericanos con los cuales se sienta identificado en su accionar institucional, político y económico.

–Es difícil identificarse.

–Nombre dos países no latinoamericanos con los cuales se siente identificado en su accionar institucional, político y económico.

–Ninguno

–Nombre dos presidentes latinoamericanos con los cuales se siente identificado y dos con los cuales no comparta su visión y accionar político, económico, social, etcétera.

–Ninguno

–Nombre dos presidentes de países no latinoamericanos con los cuales se siente identificado y dos con los cuales no comparta su visión y accionar político, económico, social, etcétear.

–Ninguno

–¿Qué expresó el 19 y 20 de diciembre de 2001?

–El colapso de un modelo caracterizado por el sometimiento al Consenso de Washington, por la destrucción del Estado y de los lazos de solidaridad social. También por la corrupción y la mentira sostenidas desde el poder político.

–¿Qué expresó el conflicto por la Resolución 125?

–La resistencia de uno de los sectores privilegiados de nuestra sociedad a ceder una pequeña parte de sus ganancias en beneficio del conjunto.

–¿Cómo se explica el apoyo que esos sectores privilegiados recibieron de las clases medias o de ciertos sectores de las clases medias durante el conflicto?

–En realidad hablamos de la clase media metropolitana, que suele tener una opinión y una posición fluctuante.

–¿Existe crisis energética?

–No.

–El actual rol y accionar del vicepresidente Julio Cobos, ¿es constitucional o anticonstitucional? ¿Es legítimo o ilegítimo?

–Ilegítimo y punto.

–Nombre 1, 2 ó 3 medida/s que tomaría para revertir el proceso de sojización de la República Argentina.

–Las retenciones son un buen instrumento, además de económico, para frenar el monocultivo.

–Venezuela es la principal reserva hidrocarburífera del mundo y está entre los primeros productores y exportadores de petróleo del planeta. ¿Conviene profundizar el vínculo energético con este país?

–Sí.

-¿Coincide con las acciones del Gobierno nacional en relación con la avanzada exploratoria británica en Malvinas? De proseguir el Reino Unido con su accionar unilateral en esta materia, ¿habría que tomar medidas adicionales?

–Sí. Habría que proseguir en el marco de las Naciones Unidas. Además quiero que no queden dudas de que estoy contundentemente en contra de cualquier aventura militar.

–Banco del Sur: ¿Sirve o no sirve al desarrollo nacional?

–Sí.

–¿La Argentina tiene futuro aislada de Unasur?

–No.

–¿Por qué la Argentina no fue Australia o Canadá?

–Porque tuvo una historia que la hizo ser la Argentina.

–¿De qué sectores del quehacer nacional debería hacerse cargo el Estado (E) y/o el Mercado (M)?

–Es difícil ser dogmático, pero en general creo que el Estado debe estar presente como garante de derechos, en particular de los sectores más indefensos.
Generales y de cierre

–Nombre 1 ó 2 intelectuales argentinos (escritores y/o artistas y/o hombres o mujeres de ciencia, de cualquier época) con los cuales se sienta identificado.

–Juan B. Justo y José Aricó.

–Nombre 1 ó 2 intelectuales no argentinos (escritores y/o artistas y/o hombres o mujeres de ciencia, de cualquier época) con los cuales se sienta identificado.

–Norberto Bobbio y Walter Benjamin.

–Nombre 1, 2 ó 3 historiadores argentinos de referencia.

–José Luis Romero.

–Si la decisión fuera suya, ¿cuáles efigies de los billetes vigentes a la fecha sustituiría?

–Ninguno

–Nombre tres atributos y tres defectos del pueblo argentino.

–Defectos: desmemoriado. Pero me es difícil generalizar así que opto por no agregar otros calificativos. Atributos: lo mismo.

No puedo generalizar.

–¿Qué tres cosas o cuestiones se autocriticaría como político?

–No haber tenido, en ciertos momentos, el oído atento al murmullo de las masas; el carecer de la inteligencia para crear instituciones nuevas que estén a la altura de nuestros nuevos problemas; el no ser lo suficientemente transgresor.

–Coincidirá conmigo que entre los distintos entrevistados existirá seguro una relación directa entre su raíz ideológica y las respuestas aquí brindadas, sobre todo en lo concerniente a la interpretación del pasado, a su vez clave en el razonamiento del presente y la edificación del futuro nacional.

¿Reside aquí la causa fundamental de nuestras grandes divergencias presentes?

–No. Creo que las causas son muy variadas, aunque estoy de acuerdo en que el pasado condiciona el presente.

–Mensaje al pueblo argentino.

–Hagamos el ejercicio de ponernos en el lugar del otro y eso nos ayudará a hacer una sociedad más justa.


Publicado por Prensa Jorge Rivas en 17:41

http://prensajorgerivas.blogspot.com/2010/04/una-larga-entrevista-jorge-rivas-en-el.html

” Abuelas de Plaza de Mayo, candidatas al Premio Nobel de la Paz “

SOCIEDAD | PREMIACIÓN

2010-04-20 00:00:00

El Comité Noruego aceptó hoy la candidatura de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo para que les sea otorgado el premio 2010. De esta manera, se hizo lugar a la postulación impulsada por el senador Daniel Filmus quien afirmó: “Con esta candidatura pretendemos no sólo que se reconozca el trabajo que las Abuelas hicieron en cuanto a la vigencia de los derechos humanos y en contra de los efectos de la dictadura en nuestro país, sino el gran impacto que ha tenido su tarea en el plano nacional e internacional”.


El Comité Noruego aceptó hoy la candidatura de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, impulsada por el senador Filmus, para que les sea otorgado el Premio Nobel de la Paz 2010.
El senador porteño por el Frente para la Victoria destacó que “Abuelas como organización dio un ejemplo, no solo de recuperación de la memoria, sino de cómo buscar un futuro mejor para todos”, en el marco de la aceptación de la candidatura de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo al Premio Nóbel de la Paz 2010, recibida desde el Comité Noruego.

“Con esta candidatura pretendemos no sólo que se reconozca el trabajo que las Abuelas hicieron en cuanto a la vigencia de los derechos humanos y en contra de los efectos de la dictadura en nuestro país, sino el gran impacto que ha tenido su tarea en el plano nacional e internacional por la perdurabilidad de sus conquistas, como el derecho a la identidad”, manifestó el Senador.

La postulación de Abuelas al Nóbel de la Paz -impulsada por Filmus- se realizó a fines de enero y recientemente fue aceptada su candidatura.

El ganador se conocerá a mediados de octubre y la ceremonia de entrega de premios se realizará en diciembre, en la ciudad de Oslo, Noruega. Abuelas de Plaza de Mayo es una ONG de defensa y promoción de los Derechos Humanos, que se ha ocupado especialmente del Derecho a la Identidad.

Desde 1977, su finalidad es localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños secuestrados y desaparecidos por la represión política, que tuvo lugar en la República Argentina durante la última dictadura militar, y crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación de los derechos de los niños, exigiendo castigo a todos los responsables.

Hasta el momento, las Abuelas han logrado localizar y restituir la identidad de 101 personas apropiadas por el terrorismo de Estado. Además han logrado crear el “índice de abuelidad” (método específico para determinar la filiación de un niño en ausencia de sus padres, a través de análisis de ADN), el Banco Nacional Genético y de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad y colaboraron en la recuperación de los ex centros clandestinos de detención para ser transformados en espacios de la memoria, entre otros.

http://www.inforegion.com.ar/vernota.php?id=204294&dis=1&sec=1

La candidatura fue impulsada por Daniel Filmus.

“De eso ya se habla” PoR OsVaLdO BaYeR

 BaNdIdA UrBaNa

" BaNdIdA UrBaNa "

Poco a poco, la ética se está adentrando en la interpretación de nuestra historia. Hace unos días, en el propio salón de actos de la Legislatura de Buenos Aires, se realizó un encuentro en el cual se puso el acento en lo que nos pasó a los argentinos en el tratamiento de los pueblos originarios que viven desde hace siglos en estas tierras. Sí, justo allí. En ese edificio, donde hace muy poco se echó la culpa de todos nuestros males a los “trapitos” y a los “limpiavidrios”, se hizo un análisis histórico y se debatió con total amplitud cómo fueron traicionados los principios de Mayo en nuestra historia posterior, basada en el derecho del más fuerte, en el poder de los dueños de la tierra, en los políticos personalistas, en dictaduras militares cada vez más repetidas, y en el atroz proceder racista contra los pueblos originarios.

Se discurrió acerca de la docencia sobre la base de la Libertad y la Verdad, el respeto a los intereses mutuos, y cómo llegar a eso que repetimos al cantar el himno: “ved en trono a la noble igualdad”. Cómo concretar esas sabias palabras de Esteban Echeverría, escritas en 1837: “Asociación, progreso, libertad, igualdad, fraternidad, términos correlativos de la gran síntesis social y humanitaria, símbolos divinos del venturoso porvenir de los pueblos de la humanidad. La libertad no puede realizarse sino por medio de la igualdad, y la igualdad, sin el auxilio de la asociación o del concurso de las fuerzas individuales encaminadas a un objeto: el progreso continuo. El camino para llegar a la libertad es la igualdad. La Igualdad y la Libertad son los principios engendradores de la Democracia”.

¿Dónde quedó esa democracia un siglo después, con la serie de dictaduras militares que llegaron a su más alto índice de abyección con el sistema de la desaparición de personas y el robo de los niños a sus madres? Es increíble. Del pensamiento de Mayo a la picana eléctrica de Uriburu-Lugones.

Lo que nos caracteriza a los argentinos de lo que hicimos con el Pensamiento de Mayo de un Mariano Moreno, un Belgrano o un Castelli, lo tenemos allí: en la Diagonal Sur. A esos pensamientos libertarios, tan libertarios que emocionan, los convertimos en el bronce para hacer la estatua del genocida Roca. Justo un producto de aquella Década Infame que comenzó Uriburu en el ’30 y prosiguieron los políticos de la hipocresía desmandada: el Fraude Patriótico. Y desde ese momento, Roca, el genocida, nos ha marcado el ritmo a los argentinos: no el “ved en trono a la noble igualdad en Libertad”, sino el latifundio, los niños con hambre y las villas miseria.

Sí, fue en el salón de la Legislatura donde –no por supuesto por parte de los legisladores, claro está (aunque algunos de ellos estuvieron en las primeras filas del público dando su solidaridad con los estudios históricos que allí se debatieron)– se realizó esa fiesta de la libertad de ideas y de opiniones. Comenzó con un prólogo de música de la tierra, con esa música profunda, sencilla, como ecos de trinos de mil aves distintas. Y se leyeron poesías acerca de la tierra y su gente escritas por monseñor Angelelli, aquel obispo mártir, asesinado por los uniformados de turno. Ese obispo, además de luchador inclaudicable de los derechos de la gente de la tierra, los describía en idioma poético. Poesías para recitar al compás de guitarras gauchas, para enseñar en nuestras aulas. Angelelli, cuyo cuerpo quedó tirado en la ruta sólo porque quería la dignidad para toda su gente, la gente humilde, de andar pausado que sabe acariciar a la naturaleza.

Decíamos que hay como un renacer de esa temática en las nuevas generaciones. Por ejemplo, lo notamos en las creaciones cinematográficas. Acaba de editarse Octubre pilagá, un documental de Valeria Mapelman. Es el relato de la investigación sobre la masacre cometida en 1947, en el norte argentino, con los pilagás, un pueblo ancestral de aquellas regiones. Cientos de pilagás fueron asesinados en la forma más brutal por la Gendarmería Nacional. Fue en el segundo año del gobierno de Perón. Jamás se ordenó una investigación del hecho. Hay todavía testigos sobrevivientes de la matanza. Con sus rostros se ocupan las cámaras. Tienen la sabiduría del tiempo y hablan pausadamente, sin levantar la voz. Relatan cómo se los encerró en un lugar conocido como La Bomba y se los baleó impunemente. Los ojos tristes, la voz pausada. Detalle por detalle. La sabiduría que va dejando la vejez y la vida humilde. No hablan de venganza, sí de lo injusto. De la incomprensión. Rostros formados con tierra generosa. Nos llevan al lugar. Sí, allí cayeron hombres, mujeres, niños. Desarmados. A tiro limpio les quitaron la vida, sin poder defenderse. Algunos hablan mientras realizan, lentamente, sus tareas. Sí, allí fue, allí están enterrados. Jamás se nos dio una explicación… nada. Los rostros de los niños, que nos miran.

Pilagás. Agua. Tierra. Manos que trabajan en silencio. El eterno canto de los pájaros, sus llamados, sus colores. Y de pronto, la muerte.

De eso no se habla.

Me vienen a la memoria esas palabras inspiradas en el pensamiento de San Martín, de septiembre de 1822, en que el Congreso Constituyente del Perú se expresó así sobre los pueblos originarios: “Nobles hijos del Sol, amados hermanos, a vosotros virtuosos indios os dirigimos la palabra y no nos asombre que os llamamos hermanos, lo somos de verdad…”.

Otro film documental que acaba de ver la luz es Por el camino del malón de la paz, realizado por Diego Romero y Soledad Berttendorff. Es la historia –investigada por el historiador Marcelo Valko– de 176 coyas que caminaron 2000 kilómetros desde Abra Pampa, en Jujuy, a Buenos Aires, a reclamar justicia por el abuso y la explotación en los ingenios, realizado por los terratenientes, y exigir que se les devuelvan las tierras comunitarias de las que habían sido expulsados, en las que habían habitado durante generaciones. Expulsados por los mismos dueños de todo. Cuando llegan a Buenos Aires, Perón los recibe y tres de los indígenas suben al balcón de la Casa Rosada frente a una multitud. Pero luego fueron alojados en el Hotel de Inmigrantes –sarcástica ironía–, expulsados y llevados en un tren de carga nuevamente de regreso a Abra Pampa. Luego de 53 años del vergonzoso episodio, quedan todavía cuatro “maloneros” con vida. Y ahí está el relato, más todos los documentos de época.

Se nota en los rostros la injusticia sufrida, que no se ha disipado durante tantos años. Ellos, los hijos de la tierra, vejados por los dueños de esa tierra. Un documental para ver en los institutos de enseñanza y en todos los lugares, para el debate. Los peronistas deben todavía a la ciudadanía una autocrítica por estos dos hechos. Lo mismo que por la masacre de Ezeiza y por las Tres A del “ministro” López Rega. También los radicales deben a nuestra sociedad la autocrítica por las masacres obreras de la Semana Trágica, de 1919, por la represión de las huelgas de peones de las estancias patagónicas, de 1921-22 y por la de los hacheros de La Forestal, del mismo año. Y también los socialistas nos deben una profunda crítica por su apoyo a dictaduras militares, como el caso de Alfredo L. Palacios, que fue embajador en el Uruguay de la dictadura del general Aramburu, y Américo Ghioldi, embajador en Portugal de la dictadura militar de la desaparición de personas.

Esas autocríticas benefician a la democracia. Por algo ha sido que nuestro país tuvo tantas dictaduras militares que interrumpieron gobiernos elegidos por el pueblo. Por los momentos débiles de nuestras democracias.

La misma autocrítica tiene que hacerse nuestra sociedad, mediante la convocatoria de congresos de historiadores, que juzguen nuestro pasado de acuerdo con las normas de la ética, del respeto a la vida y de los derechos de todos. Y así acabar con monumentos y nombre de ciudades de personajes que se basaron en el crimen y en el poder económico.

Pero no nos conformemos con el pasado-actual sino que también vayamos a los problemas del hoy argentino.

Me da mucha pena cuando se persigue a la juventud con encarnizamiento. Relato el episodio: el 19 de mayo del año pasado hubo una protesta de grupos políticos argentinos, en el acto de conmemoración de la fundación del Estado de Israel, por la política de este Estado en cuanto a los palestinos. Ante los gritos y los coros de esos grupos intervinieron la custodia propia israelí y la policía local. Fueron detenidos varios de los participantes de la protesta y se hicieron allanamientos no autorizados. De todas esas intervenciones se solicitó además la captura de Roberto Martino. Debemos decir que Roberto Martino, a quien todos llamamos el Negro, no tiene antecedentes penales y siempre vivió en el mismo lugar declarado. Es decir, se ha llegado a una criminalización de la protesta que es exagerada dentro de las libertades que se debe dar en una democracia. El Negro Martino no hizo ni ostentación de armas ni participó de agresiones. Diversos intelectuales, entre ellos el premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel, y la misma organización Apemia, que se organizó para el esclarecimiento de la masacre impune de la AMIA, se han pronunciado a favor del cese de la persecución de Roberto Martino.

Una democracia debe dar libertades a la protesta política, es un derecho de todo ciudadano; claro está, siempre que no se llegue a la agresión ni al deterioro de objetos, como es el caso de aquella protesta en la que estuvo presente Roberto Martino.

La democracia no tiene que temer a la palabra aunque venga en coro de protesta, especialmente de jóvenes que desean ser protagonistas de la vida política de un país.

Esperamos, pues, los amigos del Negro Martino, que de una vez por todas se levante su persecución, así él puede volver a sus estudios y trabajo. Es un pedido también a los miembros de la embajada israelí: un pueblo como el de Israel, que ha sufrido en su larga vida tantas discriminaciones y persecuciones, debería aportar aquí su mano abierta a quien sólo expresó su opinión en un acto público.

La democracia también se funda con generosidad, que en este caso sería verdadera justicia.

na40fo01

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-143649-2010-04-10.html

“Intelectuales: una paradoja con aroma a rebelión” Vicente Zito Lema, por Conrado Yasenza.

Entrevista realizada a Vicente Zito Lema en el 2001 Me resulta muy elocuente y actual aún teniendo 9 años ya la entrevista.

- ¿Qué es lo que esencialmente define y caracteriza a un intelectual?

- Habría que hacer una aclaración previa: La función intelectual, la posibilidad de tener una visión crítica de la realidad, es propia de la condición humana, pero también es algo ideal, teórico, ya que la historia enseña que las distintas divisiones que existen en las sociedades, y las formas en que se ejerce el poder, ya sea desde lo político, lo económico o lo social-educacional, han marcado lo que es ideal en el ser humano y lo que realmente lo constituye como ser total.

La conciencia crítica no preexiste , se hace; y para realizarla hay que contar con todas las posibilidades concretas. Uno debe mirar la historia no por las excepciones, sino por lo que podría considerarse la normalidad histórica. Y la normalidad histórica nos habla de impedimentos bien reales que hacen al orden del privilegio y al ejercicio del poder, los cuales conducen a la marginación de una gran mayoría en beneficio de unos pocos. Estas desigualdades son las que, a mi criterio, determinan la función intelectual y el acceso a la conciencia critica.

Observando la historia de Grecia, uno no puede negar que así como por un lado surge allí la filosofía, por otro existe una gran masa social que vive en condiciones concretas de esclavitud. Entonces, esa gran mayoría, está impedida de desarrollar la capacidad intelectual, que idealmente se encuentra en todo ser humano. Es decir, ese esclavo está obligado por acción de un poder, a vivir en lo que podemos llamar la naturaleza o la animalidad. La condición de esclavos remite directamente a la animalidad, y priva a esos seres humanos de cumplir esa función intelectual con la mayor amplitud. La plena función intelectual demanda, entre otras cosas, vivir en libertad. Es imposible entender al hombre moderno de Occidente, si no lo vemos como un ser filosófico; y la filosofía es una conquista de la humanidad que tiene su origen en Grecia, pero insisto, en una Grecia en la cual una minoría tiene el privilegio de pensar a partir de un sistema de producción económico, mientras que el trabajo y lo más terrible de la lucha por la subsistencia, queda en rigor, sobre las espaldas de los esclavos.

-¿Cuál es, entonces, el proceso mediante el cual se adquiere la conciencia critica, y cómo interviene el intelectual en el mismo, pero no ya visto desde la perspectiva de unión entre una concepción de mundo y la sociedad, sino como ejercicio liberador?

- El intelectual, en principio, lo que desarrolla es sacralizarse en ese rol, y en la medida en que las sociedades se van dividiendo, es decir que se implanta la división del trabajo, se empiezan a estructurar o repartir los roles. Podríamos, entonces, hablar de una primera etapa de la humanidad: Como la llamaría Levi Strauss, “la etapa de la inocencia”, donde todos los seres humanos cumplen con todas las funciones: todos trabajan, piensan, luchan contra enemigos cirscunstanciales, y luchan también contra los animales que los atacan. Es decir, existe un fuerte sentimiento de solidaridad, una fraternidad fundada en el hecho de que son comunidades pequeñas. En la medida en que comienzan a estratificarse los roles – el rol del guerrero, por ejemplo, que va a enfrentar los peligros de la rivalidad con otras comunidades -, la propia comunidad selecciona, poco a poco, a los más capaces para cumplir diferentes roles. Surge, en este momento, el rol del artista, el del sacerdote, el del mercader y el del brujo. En este último caso, ya se halla bien determinada la función intelectual, se encuentra el propio privilegio de ese rol. No es el brujo la figura de la que emanan las órdenes en un estricto sentido político, pero, de hecho, posee la función del ejercicio del pensamiento, y esta función se va asentando diferenciándolo del resto de la comunidad. Ahora bien, el rol del intelectual está ligado, históricamente, a los avances de la humanidad. Por ejemplo, con el advenimiento de la escritura, aunque, en un primer momento, es una pequeña minoría la que accede a ella. Pero cuando nace la imprenta, con Guttemberg, se instaura una posibilidad social de mayor amplitud para acceder al conocimiento, más allá de que este conocimiento es transmitido a partir de textos o documentos prácticamente sagrados y privados. Por ello pocos acceden al saber social.

Tampoco podemos olvidar que en la actualidad, en América Latina, más del setenta por ciento de la población, no lee ni escribe, no accede a la función intelectual primaria. Y es desde ahí que, entonces, nace el privilegio. Del conocimiento es de donde viene el poder, pero también la posibilidad de generar más conocimiento. Por eso se da cada vez con mayor fuerza, una selección impuesta por los mecanismos del poder, para que la posibilidad de pensar críticamente esté en la menor cantidad de personas. De esto surge la siguiente situación: una gran mayoría social sigue cumpliendo el rol de espectador, que de alguna manera sigue siendo el rol de esclavo, en la medida en que no puede acceder al cumplimiento de todas las funciones humanas – no tiene libertad -, y llegar a alcanzar la posibilidad de una conciencia crítica. En la sociedad de hoy existe una gran masa de esclavos, definidos a partir de las condiciones en que viven – la parte de la realidad más dolorosa que está ligada a la mala comida, la mala vivienda y al morirse a causa de enfermedades vinculadas a la miseria concreta -, y otro grupo, que podríamos definir en condiciones de semi-esclavitud, a partir de que están imposibilitados de llegar a las situaciones más complejas del pensamiento, hecho que se relaciona con la exclusión social impuesta por los sistemas de producción que imperan en el mundo.

De esto se desprende que la posibilidad de desarrollar la función intelectual, que tienen todos los hombres, es siempre ejercida, históricamente, por una minoría.

- Usted es un escritor, un intelectual y un hombre del periodismo. ¿Cómo asume el rol de intelectual y cómo se posiciona, desde ese lugar, frente al poder?

- Desde mi criterio, hay que entender que la posibilidad de ejercer la tarea intelectual, parte de una muy profunda contradicción. El hecho de que exista la exclusión, la marginación y la esclavitud – como la describí anteriormente-, plantea esta profunda contradicción en la tarea, en el hacer de un intelectual. En mi caso, exige una demanda ética muy fuerte ligada al conocimiento del privilegio que emana del rol del intelectual. Ejercer esta función establece una paradoja con relación al poder, la cual se manifiesta como contradicción, como traición que uno le plantea al poder. Qué quiero decir con esto; bien, lo siguiente: El asumir socialmente el rol del intelectual descansa en un privilegio, que a su vez descansa en un orden de producción. Desde mi concepción ética, tener conciencia de ese privilegio, y a la vez, conocer el dolor que produce la exclusión de grandes mayorías sociales, deriva en que me convierta en un ser que quiere abolir el propio orden social que me convierte en intelectual; y por ello, soy un traidor del sistema, o para el sistema. Creo que esta es la única forma en que un intelectual puede vivir en la contradicción: Cuando tiene conciencia del privilegio del que goza, y cuando tiene plena conciencia de que ese privilegio se funda en el dolor del otro. Desde ese momento, asumo mi rol de intelectual y trabajo, poniendo todo mi conocimiento, para abolir el orden del sistema, con la idea utópica para estos tiempos, de que esa función vuelva a ser ejercida por el conjunto de la sociedad. Esto, sí o sí, implica riesgos que deben asumirse también.

- ¿Es posible crear lazos entre el plano teórico y la intervención directa, es decir, acciones que movilicen directamente a la gente, y en ella, la promoción de una conciencia crítica?

- El tema es muy complejo. Este siglo XX ha dado muestras de una capacidad de destrucción inigualable y que hace como imposible imaginar un destino solidario, con valores como ética, belleza, amor, que reinen en este mundo. Desde ese espacio uno ve como que no queda nada por hacer, pero ahí yo vuelvo a la función del intelectual, quien es precisamente como la conciencia crítica de la sociedad; es él quién tiene que mantener su posibilidad de fe en la construcción de una nueva sociedad, y tiene que seguir impugnando al poder instalado en esta sociedad, al poder que ha ocasionado la destrucción de la que estamos hablando. Entonces el intelectual tiene que superar el desanimo, se trata de seguir peleando. Desde ese lugar es de dónde me instalo y resisto, y trato de contagiar en la medida de mis posibilidades a otros intelectuales, especialmente a los más jóvenes, para que sigan desde la resistencia, construyendo la utopía, que dejará de ser utopía el día en que se cambie realmente la forma de producir, porque con esta forma de producción no hay posibilidad de construir una sociedad mejor en lo ético, en lo moral, en lo artístico ,en lo amoroso. Tengo claro que la gente está abatida, está cansada, pero también tengo conciencia que hubo muchos períodos en la humanidad en que se han dado las mismas condiciones. Después de una gran derrota, las sociedades quedan aletargadas; los efectos de la derrota no se terminan el día que muere el último combatiente. La derrota argentina, para los intelectuales, no es sólo la muerte de Paco Urondo, de Miguel Ángel Bustos, de Haroldo Conti o de Rodolfo Walsh; es todo esto, es este espíritu de derrota que siguió vigente y se ha extendido entre muchos jóvenes intelectuales, y entre muchos intelectuales que combatieron en su momento y que ahora son cómplices del poder, o que ya directamente, quieren figurar en una situación de neutrales. Creo que esto es casi imposible; no hay neutrales, es lo que dice La Biblia: “lucha es eterna entre la luz y la tiniebla”. La lucha es eterna entre los dueños del poder y quienes sufren la situación de opresión.

- En la actualidad, ¿sobre qué bases intelectuales se articula, desde el poder, la cosmovisión del mundo con la sociedad?

- Retomo el comienzo de la entrevista: sobre la base de una producción económica que descansa sobre la existencia de la esclavitud.

Medios y comunicación

- Observando que uno de los canales mediante el cual un intelectual puede ejercer su tarea, lo constituyen los medios de comunicación, ¿cuál es su visión sobre los mismos?

- La importancia de los medios de comunicación es tan grande, que genera como hecho, la conversión de los mismos en un fuerte instrumento de dominación y de lucha entre quienes quieren cambiar el rumbo del mundo y los que bregan por mantenerlo tal como está. Quiero decir con esto que el poder tiene conciencia de la importancia que los medios tienen en su proyecto de mantenimiento del status quo, y por ello hacen de ese espacio un coto de caza cerrado.

La televisión es el medio de mayor influencia en el campo de la comunicación, y entonces, mirando televisión y analizándola, uno se da cuenta de que las reglas de juego están dadas de un modo tan claro que, la posibilidad de introducir un discurso transgresor, es casi imposible.

Cuanto más fuerte es la influencia de un medio, más fuerte es la exclusividad conque el poder marca la utilización de ese medio. Es casi imposible ver en un canal de aire programas de impugnación al sistema porque es allí donde se da el más alto grado de eficacia. El poder no puede tener un grado de cohesión absoluto en todos los órdenes, por eso se concentra donde la eficacia es mayor. En el lugar en el cual se concentra el poder, se vuelve más difícil enfrentarlo.

- ¿Es aplicable esta idea a los grandes diarios?

- En los grandes diarios también se da la misma situación. Aquí, como la

prensa siempre tuvo una historia de mayor libertad, es muy difícil que el poder pueda excluir todas las voces que le molesten y por eso siempre hay algo de impugnación.

Pero si uno se toma la molestia de leer los grandes diarios( en el sentido de magnitud económica y de tirada), se da cuenta que más allá de las pequeñas excepciones existentes, la mayoría de los discursos están por la mantención, por la vigencia del sistema, del orden instituido. En la medida en que nos vamos alejando del núcleo del poder, se pueden hallar otros discursos.

En el medio radial sucede lo mismo. En las grandes radios se cuida más que el discurso sea homogéneo al servicio del poder, y cuando digo esto hablo también de las contradicciones que legitiman al poder.

El poder necesita siempre una oposición, pero busca que esa oposición esté dentro del sistema. Uno puede decir:¡Y no, pero hay libertad!, pero es una libertad dada para un mismo discurso hegemónico final.

Cuanto más cerca se esté de la influencia sobre la sociedad, más dura es la posibilidad de poner un palo en la rueda o de encontrar un atisbo para introducir un discurso impugnatorio del poder. Si uno tiene una radio poderosa que enfrenta al sistema, esa radio no puede existir porque la ahogan económica, legal y judicialmente; es decir, siempre van a encontrar una manera en que la puedan destruir.

Con esto quiero decir que los intelectuales si bien pueden acceder a los intersticios, que siempre existen (no hay un poder absolutamente homogéneo), tienen que tener conciencia que, por un lado pueden estar legitimando poder, porque desde lo que se llama “democracia política” se reconoce la necesidad de la existencia de varias voces.

Cuanto más dócil sea el intelectual ,más posibilidades tiene de acceder a los espacios de los grandes medios, y por el contrario, cuánto más dura sea su oposición más alejado de esa posibilidad va a estar.

Yo, por ejemplo, tengo conciencia que estoy prohibido en los grandes medios de comunicación, pero se me permite e invita a medios más chicos o del interior del país.

-En su caso, el poder ha sido bastante coherente, lo ha forzado a un exilio externo y también a un exilio interno.

-Ha sido bastante coherente y no me quejo. Tengo conciencia de que tengo voz más fuerte en el interior del país, donde se está más lejos de esa hegemonía del poder, que en la Capital Federal. Hablo de mi porque es más fácil, pero esto sucede igual con cualquier otro intelectual que tenga un grado de enfrentamiento con el poder tan directo como el que tengo yo. Porque no se trata sólo de denunciar; los intelectuales tienen la posibilidad, junto con la denuncia, de contribuir a que se entienda lo que está por detrás del hecho denunciado.

-Sino serían mitos.

-Sí, sino sólo se ve lo externo, la maldad del hecho, pero no las causas profundas y reales por las que se producen esos hechos. De esa manera se llega al convencimiento falso de que si se cambia un funcionario denunciado de haber cometido un hecho ilícito, la situación puede mejorar, cuando lo que está por detrás no es un funcionario sino una estructura de poder.

Si un intelectual denuncia lo que está detrás del hecho es ahí donde cumple su rol, y es cuando se convierte en peligroso para el sistema.

Cualquiera puede denunciar el hecho, por ejemplo se puede hablar de la detención de Videla o del robo de bebes nacidos en los campos de concentración, en un canal de aire; pero en los mismos, no se deja ejercer la verdadera función intelectual que es explicar todos los mecanismos que determinaron la existencia de ese hecho.

La denuncia, en último caso, la admiten porque sino se caería todo el sistema “pseudo-democrático” con que funciona el poder hoy. Pero el poder va a tratar que no se sacuda la verdadera estructura de terror en que descansa esa pseudo-democracia , y por lo tanto, cuando un intelectual contribuye a clarificar la verdad profunda de los hechos, es un enemigo al que hay que anular. Como en estos tiempos no se lo puede matar o encarcelar u obligar al exilio, se lo trata de marginar, de ahogar, de limitar en su capacidad operativa frente al poder, a partir de todos los medios que la legalidad del sistema presta, entre otros tratando de restarle eficacia desde su alejamiento de los medios de comunicación. Por eso mismo, yo creo que los intelectuales deben tener conciencia de la realidad y apostar, a largo plazo, a la coherencia, a formar gente, a usar los espacios, pero siempre teniendo claro la correlación de fuerzas, sabiendo que los cinco minutos que uno usa por un canal de televisión, van a chocar con el resto de los minutos, horas, días, meses, años en que el poder los utiliza para su propio discurso. Entonces hay que pensar en cada momento histórico, en cada oportunidad, si vale la pena legitimar el modelo con la presencia o si se piensa que con la presencia, en ese momento, se es útil para tener la posibilidad de decir cosas profundas, no circunstanciales.

Yo pido que cada intelectual, como me pido a mi mismo, sea capaz en cada momento concreto (si es que los grandes medios le ofrecen esa posibilidad), de saber cómo lo hace, en que contexto, y que está cediendo y qué está ganando más allá de su narcisismo, al usar en ese momento la libertad de expresión. De ahí, creo también, que en forma más sostenida la función del intelectual en estas etapas de resistencia es la de formar gente, la de participar en espacios donde la correlación de fuerzas sea más favorable, y me estoy refiriendo a las radios FM, a las emisoras barriales, a las revistas de menor tiraje, pero que en su conjunto tienen una gran eficacia. Pienso, también, en el interior de nuestro país, y en tratar de inscribir el discurso de uno en la necesidad de un proyecto alternativo al poder. Las cosas no están vencidas, la única batalla que se pierde es aquella que se abandona.

Fuente:

http://www.icarodigital.com.ar/diciembre2001/Entrevistas/zitolema.htm