FRASES QUE NO SON FRASES

En este mundo en el que se debate, entre “Te gano, no importa el costo” y otros pensando “Esto también pasara”.

En esta era, en que nos levantamos los que tenemos esperanza con una sonrisa que impacta en el habla.

Los que seguimos adelante y olvidamos las venganzas “Por que todo vuelve”.

En estos tiempos en que la palabra “AMOR”, la olvidamos como base, porque hay demasiados maestros subiéndose a pedestales señalando con el índice cuál es la cabeza que rodará, sin reconocer que todos somos estudiantes,y mientras ellos hacen el intento de dejarnos sin la crisma, nosotros pensamos calmos” Me sentare en la vereda y veré pasar el cadáver de mi enemigo” porque aún con la amenaza de perder la cabeza… somos vehementes.

Ahora que se ha hecho difusión de la raíz de los fracasos, es buena oportunidad para dejar la agresividad y trabajar en uno mismo.

Dan pena aquellos que buscan de hostigar, imagínense el cansancio…, el desgaste de energía que les debe generar el estar queriendo aplicar “Tácticas y estrategias”.

La vida es hoy,no la malgastes en sentimientos que te dañen…,vivi…¡¡¡.

——————————————————————————-

Pueda ser que alguna vez tengan la oportunidad de leer esto, aquellos que no tienen otras herramientas que aplicar mas que la amenaza.

Que el “Amor”no se transforme en utopía.El “amor” en todas sus expresiones es alimento para nuestro día.

——————————————————————————-

——————————————————————————-

- El amor no tiene su igual:(1º corintios).

En español la palabra “amor” tiene una gama de significado que se extiende desde el más noble amor a Dios hasta la más vil lujuria. El idioma griego es más exacto, ya que ofrece varias palabras para describir varias clases de amor.

Pablo usó la palabra “ágape”. Su descripción de esta clase de amor produjo uno de los más conmovedores pasajes de las Escrituras.

Al describir este amor. Pablo señaló varias de sus características. Escribió que “es sufrido” . Tiene una gran capacidad para soportar. La palabra usada señala más directamente la paciencia con personas más bien que con circunstancias.

También llamó a este amor benigno. Se da a sí mismo en servicio a otros y obra con bondad hacia los que lo tratan mal.

El amor no es envidioso. Nunca expresa envidia hacia los que parecen tener más éxito o más ventajas. Más bien, anima a otros a alcanzar su potencial más alto.

El amor no es jactancioso. El amor nunca se jacta ni llama la atención a sí mismo. Más bien, busca animar y alabar a otros. No se envanece. Esta es una palabra que Pablo usó con frecuencia en su epístola para describir el orgullo de los corintios. No hay lugar para este orgullo en el amor.

Luego, describió el amor que “no hace nada indebido” . Este término general describe un amplio espectro de comportamiento que es vergonzoso, deshonroso o indecente. El amor no es descortés ni grosero, sino que es la fuente de la verdadera gracia social.

El amor no busca lo suyo. Se preocupa por dar más bien que por hacerse valer. Tampoco se deja provocar fácilmente. No guarda rencor ni es quisquilloso.

El amor no piensa en el mal. El amor quiere pensar lo mejor de la gente más bien que atribuir maldad a sus hechos o motivos.

“No se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.” El amor se regocija cuando triunfa la verdad.

Finalmente, el amor “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (v. 7). Es un amor que soporta pacientemente y en silencio, no diciéndole al mundo todo el dolor por el que debe pasar. La frase también podría significar, “soporta todo”. Con una consciencia limpia, cree lo mejor que sinceramente puede acerca de otro en todo momento. También rehúsa aceptar el fracaso como algo final. Siempre soporta. No es una aceptación pasiva, fatalista, de lo inevitable. Más bien, es como un soldado que pelea la batalla furiosa sin descansar, siempre con su mente puesta en la victoria.

(Extraído de www.adorador.com)

:1873 Pierre Auguste Cot