Posts etiquetados como ‘gorda’

Tema del día: estoy GORDA!

Más que tema del día es EL tema de mi vida! Tampoco es que estoy hecha un barril, pero reconozco que tengo unos kilitos de más… 3 o 4 kg concretamente.

Lo más triste del asunto es que no puedo hecharle las culpas a mi embarazo, que dicho sea de paso ya pasaron más de 15 meeses desde que parí. Gracias a que pude amamantar casi 1 año a mi hijo, mi silueta se mantuvo en muy buen estado, sobre todo los primeros 6 meses. Tenía la panza chatita, cero rollos! Creo que nunca en mi vida había estado tan flaca, ajajaj! Nadie me creía que había tenido un bebé hacía tan poco. Ya pasados 6 o 7 meses, el “mondonguito” reapareció y actualmente se afianzó como nunca y dudo que algún día se vaya de ahí, sobre todo teniendo en cuetna que NO hago nada para eliminarlo, qué viva soy! No voy a l gimnasio, apenas ando en bici, como pan, me castigo como loca con las cosas dulces (me puedennnn!) y bueno… alguna que otra cervecita me tomo, jeje!

Como ya les contés, el fin de smena tuve un casamiento y fue un drama encontrar algo “ponible”, es decir, algún vestido que reuniera las siguientes condiciones:

1. Que no me “haga gorda” (o sea, más gorda aún) o que no me haga parecer embarazada;

2. Que no sea demasiado escotado porque si bien estoy super orgullosa de mi delantera, tampoco daba para ir a una fiesta con mis compañeros del laburo (incluidos los jefes) y andar ostentando mis atributos…

3. Que no sea muy colorinche o chillón porque estoy muy pálida y no he podido tomar sol;

4. Si había que comprarlo, que no sea exageradamente caro;

5. Que no sea demasiado largo porque no soy muy alta y tengo piernas flacas, así que ya que se podía, había que lucirlas, no?

Bueno, teniendo bien presente estos ítems salí a buscar un atuendo adecuado pero no conseguí nada! Así que tuve que recurrir a mis amigas: me prestaron en total 4 vestidos, pero finalmente me decidí por una camisola larga con una medias bien oscuras, stilettos en composé con la camisola y listo! Estaba cómoda y no se me marcaba mi figura de cuasi ballena asesina… jajajja!!!!

Pero ojo! Que yo reconozca mi exceso de peso y me ría d ela situación no significa que no me joda que me digan “gorda!” en la cara. Mi mamá me miraba mientras me probaba lso distintos vestidos y por ahí me dice: “Che, loca, dejate de embromar! No tenés ni 30 años y mirá cómo te dejaste estar con la panza!”. Una divina mi vieja eh! Decí que la quiero como a nadie sino la mandaba a cosechar rabanitos!!!

Fuera de broma, no sé a qué se refirió cuando dijo lo de la edad: ¿acaso las que ya tienen 30 poseen licencia para engordar y el resto no? Bueno, de todas maneras, le entendí el concepto, no me hago la boba…

Así que, aca estoy, frente al monitos de mi compu, tomando mate y comiendo galletitas de cereal y reflexionando sobre el tema de mi gordura…

Casi no me entran los jeans.

Este verano voy a lucir un precioso traje de neoprene para ir a la pileta.

Mi hijo me “aplaude” la panza y se ríe.

Mi marido me sugiere que “largue los postres”.

El espejo me dice que parezco un flan fofo y blanco.

En fin… qué lindo es comer!

Ya descubrí como pesarme!

Ya descubrí como pesarme!

MALA MALA MALA ERES

Esta anécdota es el colmo de una suegra mala.

Yo estaba en mi casa, hacía 3 días que había parido a mi hijo, imagínense el humor post-parto y los nervios típicos de madre primeriza. El acontecimiento más grande y más importante de mi vida se vió opacado por otro comentario malintencionado de ella y con un tinte de hijaputez tremendo.

Inés viene a casa como hacía todos los días por ese entonces y, como yo estaba recostada y algo dolorida, pasa al dormitorio. Me levanto a buscar no sé que cosa o al baño (no me acuerdo ahora pero no viene al caso) y estando en camisón me mira de arriba a bajo y me dice casi horrorizada: “- ¡Qué panza te quedó María!

¿Lo pueden creer? Porque yo casi que no caigo en ese momento lo que esta mujer me estaba diciendo. Les recuerdo que yo hacía 3 días había dado a luz un bebé de 3 kg. Nada más que 72 hs habían pasado y ella estaba asustada/preocupada por mi panza y lo gorda que estaba!!!!

No pude más que balbucear una respuesta algo nerviosa: “- A mí no me parece que sea para tanto, si solo engordé 8 kg durante todo el embarazo!” Para que se den una idea, a los 10 días del parto pesaba lo mismo que al momento de quedar embarazada, y al mes ya estaba por debajo de ese peso.

Siempre se encargó de hacerme notar cuando estoy gorda, inclusive ahora. Cada vez que nos vemos me pregunta si estoy siempre igual o aumenté de peso. Y yo casi despectivamente le digo la verdad, que como estoy amamantando sigo perdiendo kilos y que hace rato que no estoy tan flaca . Ella es la única que me dice estas cosas cuando todo el mundo nota lo delgada que estoy. No es por fanfarronear, pero es realmente evidente que perdí varios kilitos después de tener al bebé.

No se puede ser tan guacha. Son típicas estas actitudes “suegriles”. Por lo menos en el caso de Inés. A ella le encanta hacerme sentir mal aún cuando sabe que es totalmente lógico tener panza después de un parto, no? O acaso ella después de parir a los mellizos quedó como Pampita?

Nunca me deja de asombrar lo mala mala mala que es!!!!


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog