Posts etiquetados como ‘festejo’

El cumpleaños y la h.d.p.

Finalmente ayer fui al cumpleaños de mi suegra y saben qué? Me encontré con mi cuñada Erica. Fui a la tardecita porque tuve que llevar al bebé a su control pediátrico y tuve la fortuna de cruzarme con esta turra.

A la vieja le llevé de regalo una loción hidratante para el cuerpo, de buena marca (KR) o sea que fui demasiado buena, no se lo merece! La intención era que el regalo le transmita algo así como: “estás hecha mierda, cuidate un poco”. Tendría que haberle comprado una crema antiarrugas, no? jajajaja

Cuando abrió la puerta (como SIEMPRE, tardó un montón) y vio que era yo puso una cara que ni les cuento! Ahí nomás me aclaré que estaba la forra de Erica. Me dice mi suegra: “¡Ay, éstá ella pero justo salió a hacer un mandado!” Ya de entrada me molestó esa actitud como alertándome pero de quéeeeeee? ¡Si no nos íbamos a agarrar de las mechas! ¡Qué fatalista por favor! ¡¿Qué se cree que soy?! Yo le hice un gesto como diciendo “qué me importa”, le di el regalo y la saludé. Listo, a tora cosa, tampoco era para tanto.

Llegó mi cuñada y por supuesto no dijo ni mu. Se sentó a medio metro mío y mi hijo la miraba. Pueden creer que ni un puto gesto le hizo al nene? Por supuesto que ni la miré y calculo que ella tampoco a mí, pero el nene no tiene nada que ver, es una criatura, es su sobrino la puta madre! Aunque sea un “hola bebé”, algooo!!!! Es una turra insensible, creo que es peor que la madre y está muymuy mal de la cabeza esa mina, ayer lo confirmé.

A mí ella me importa tres carajos, o sea, que haya estado al centímetros mío fue como tener una planta al lado. Pero lo que me molestó mucho fue su manera de ignorar a su sobrino.

Inés estaba nerviosa, no se sentaba, daba vueltas, hablaba cosas sin sentido (en realidad siempre lo hace pero ayer fue más notorio), cebaba mate sin respetar la ronda, en fin, la situación la superó. No sé por qué tanto espamento si no era tan grave!

Por suerte, la presencia indeseable de mi cuñada fue breve porque se fue a los pocos minutos. Obvio que ahí mi suegra se dedicó a criticarla, yo no abrí la boca más que para comer jeje!

Creo que hay algo casi peor que tener una suegra como Inés: tener una cuñada como la mía!

Buen fin de semana para todosss!!!! 

 

Augurios del nuevo año

El 2010 empezó tranquilo, gracias a todos los dioses y todos los santos… Durante el brindis de las 00:00 hs y en plena explosión de fuegos artificiales llamamos a Inés para saludarla.

Ella estaba en lo de su suegra con dos de mis cuñados. Primero hablamos con la abuela de Manuel y luego con ella. Transmitió con su voz un bajón terrible, una depre a punto de ebullición, pero es natural en ella por estas fechas, ya lo he mencionado.

Comentó además (y como si fuera poco) que se sentía mal de salud, con baja presión y no sé qué otras dolencias. Siempre sintomatiza algo en pleno festejo de fin de año, en este caso. Lo hace obviamente para llamar la atención de los que la rodean y de los que no también (como nosotros que no estuvimos allí). Infructuosamente, pero lo hace con esa intención, la conozco bastante…

Recién fue a saludarnos a casa dos días después, por supuesto en horarios extraños. Estábamos durmiendo, era fin de semana y no trabajábamos. Así que tuvimos que levantarnos los tres para recibir a la señora que -pese a estar todos los días de su vida de gusto- se le ocurre ir un sábado 2 de enero a las 9 am.

Igual, me la banqué estoicamente y con mi mejor sonrisa le cebé los mejores mates del mundo. Al fin y al cabo, es mi suegra y la tendré que soportar hasta el fin de sus días (o de los míos…)

Feliz comienzo de año!!!!

* Noche de paz *

Pasamos la Nochebuena en casa de la abuela de Manuel, con toda su familia salvo uno de sus hermanos que cenó con la familia de su novia. Llegamos temprano cargados de cosas: ensaladas, botellas, turrones, garrapiñadas y todos los implementos del bebé.

El gordo ni bien llegamos empezó a llorar con un desconsuelo inusual. Creo que la noche y las “caras extrañas” lo hicieron asustar. Digo “caras extrañas” porque a los 2 hijos mayores de mi cuñada nunca los había visto antes mi pobre hijito ya que ellos no se acercaron a conocerlo cuando nació. Además, convengamos que a mis cuñados no los ve muy seguido que digamos, entonces el bebé se sintió rodeado de extraños, creo yo que a eso se debió el llanto.

Inés fue la última en llegar (como siempre). Había hecho pan dulce casero (al fin una buena!) y la ensalada rusa la había preparado mi cuñado, el que parece su ‘empleada’.

Durante la cena logré que el bebé se calmara, luego se durmió y ni se enteró de los estruendos de afuera.

Inés le regaló… mejor dicho Papá Noel le trajo a mi hijo en casa de la abuela Inés una remera. Mientras yo abría el envoltorio me advirtió “que le ande porque no tiene cambio”. Dónde la compró? En otra ciudad, en otro país y por eso no se puede cambiar? Por qué tuvo que largar esa acotación tan fuera de lugar?!!! Si veníamos bien! Ella es así, por ahí está conversando lo más bien y de pronto te sale con alguna desubicación o un comentario incoherente…

La cosa es que la remerita es un poquito grande, digamos que sería para un nene de 2 años y mi hijo tiene apenas 6 meses. Igualmente le agradecí el regalo y le dije que “con lo grande que está el bebé probablemente la use pronto”. Veremos que pasa con la remera dentro de unos meses…

Bueno, bastante bien la noche, la cena y toda la bola pero a las 12:45 hs. yo ya quería (NECESITABA) emigrar, irme de allí con urgencia. No soporto mucho rato la farsa de “somos la familia perfecta y todos nos llevamos réquete bien”. Además, todavía había que pasar por la casa de mi tía a saludar a mi familia que para esa hora ya me habían mandado quinticientos mensajes diciendo que no vaya tarde, que me extrañaban, etc, etc, etc.

Y como no podía faltar, Inés se despidió llorisqueando. Es una fija la lagrimita de mi suegra. Siempre encuentra un motivo para largarla. Esta vez fue por pura emoción, por el bebé y bla bla bla. Estaba sensible. A mí no se me mueve un pelo, qué mala!

Ya fue, ahora viene el festejo de fin de año en casa de mis padres y ahí la historia cambia, al menos para mí. Me pongo de otro humor, me dan más ganas de festejar… es mi familia, estoy en casa!!!

HISTORIAS DE OTRAS SUEGRAS – parte II

Me divierten mucho las anécdotas de otras suegras que -por ejemplo- me cuentan mis amigas. Seguramente ellas no encuentran en estas historias nada de divertido, tal como a mí me resultan las propias. Pero creo que a veces hay que tomarse las cosas con un poquito de humor.

Resulta que era el 2 do. cumpleaños de la nena de mi amiga Analía, la misma del otro post. Le ofrezco ayudarla con las tortas y demás preparativos para la fiestita. Mi amiga me agradece diciendo que ya tiene todo encaminado y que le pediría a su suegra que la ayude con una torta confiada en que ésta le diría que sí (cómo se iba a negar, es su nieta la que cumplía años!) . Me quedo tranqui. Y Analía también.

Al día siguiente me llama para pedirme si por favor no podía prepararle esa torta porque su suegra le dijo que “no podía, no tenía tiempo”. La muy guacha (con esa cara de mosquita muerta) es jubilada, boludea todo el santo día, no hace una mierda porque ni cocina en su casa, y le viene a decir que no tiene tiempoooo!!! Era una torta no un catering!!! Es su nieta, loco!!!

Finalmente se ve que la estimada señora reflexionó (o la hicieron reflexionar), se hizo “un lugarcito en su agenda” y le hizo la tortita a la nena. Todos contentos, soplaron las velitas y se sacaron fotitos diciendo “wiskyyyy”!

Inexplicablemente loca

Egresaba el nieto mayor de Inés, hijo de mi cuñada. Estábamos todos invitados a la fiesta. Lucas (el flamante egresado) llama a su abuela para invitarla y reservarle la entrada, pero Inés se negó a ir. No dio más explicaciones. “No, gracias, no voy” dijo ella sin compasión, sin que se le mueva un pelo y sin pensar en que a su nieto le importaba que estuviera presente en ese momento tan especial.
Fuimos los que sí pensamos en el joven graduado y la pasamos bárbaro.
Después del festejo, mi cuñada va a lo de su madre y la invita a ver las fotos que con tanta alegría le sacó a su hijo.
Inés le contesta: -”No, yo solo miro fotos de mis hijos…
???????????????????????????????
Si alguien (psicólogo, psiquiatra, médico neurólogo o algún especialista) puede dar una explicación razonable a ésta actitud y ésta respuesta de la loca de mi suegra, que por favor escriba porque yo no logro entender su icreíble reacción.

Si algún día me hace algo similar con mi hijo, la mando a la resantísima mierda sin que me importe un cuerno si se va toda la relación al tacho y nunca más volvemos a hablarnos, se entendió?????


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog