Posts etiquetados como ‘conflictos’

El cumpleaños y la h.d.p.

Finalmente ayer fui al cumpleaños de mi suegra y saben qué? Me encontré con mi cuñada Erica. Fui a la tardecita porque tuve que llevar al bebé a su control pediátrico y tuve la fortuna de cruzarme con esta turra.

A la vieja le llevé de regalo una loción hidratante para el cuerpo, de buena marca (KR) o sea que fui demasiado buena, no se lo merece! La intención era que el regalo le transmita algo así como: “estás hecha mierda, cuidate un poco”. Tendría que haberle comprado una crema antiarrugas, no? jajajaja

Cuando abrió la puerta (como SIEMPRE, tardó un montón) y vio que era yo puso una cara que ni les cuento! Ahí nomás me aclaré que estaba la forra de Erica. Me dice mi suegra: “¡Ay, éstá ella pero justo salió a hacer un mandado!” Ya de entrada me molestó esa actitud como alertándome pero de quéeeeeee? ¡Si no nos íbamos a agarrar de las mechas! ¡Qué fatalista por favor! ¡¿Qué se cree que soy?! Yo le hice un gesto como diciendo “qué me importa”, le di el regalo y la saludé. Listo, a tora cosa, tampoco era para tanto.

Llegó mi cuñada y por supuesto no dijo ni mu. Se sentó a medio metro mío y mi hijo la miraba. Pueden creer que ni un puto gesto le hizo al nene? Por supuesto que ni la miré y calculo que ella tampoco a mí, pero el nene no tiene nada que ver, es una criatura, es su sobrino la puta madre! Aunque sea un “hola bebé”, algooo!!!! Es una turra insensible, creo que es peor que la madre y está muymuy mal de la cabeza esa mina, ayer lo confirmé.

A mí ella me importa tres carajos, o sea, que haya estado al centímetros mío fue como tener una planta al lado. Pero lo que me molestó mucho fue su manera de ignorar a su sobrino.

Inés estaba nerviosa, no se sentaba, daba vueltas, hablaba cosas sin sentido (en realidad siempre lo hace pero ayer fue más notorio), cebaba mate sin respetar la ronda, en fin, la situación la superó. No sé por qué tanto espamento si no era tan grave!

Por suerte, la presencia indeseable de mi cuñada fue breve porque se fue a los pocos minutos. Obvio que ahí mi suegra se dedicó a criticarla, yo no abrí la boca más que para comer jeje!

Creo que hay algo casi peor que tener una suegra como Inés: tener una cuñada como la mía!

Buen fin de semana para todosss!!!! 

 

Historia de cama (y de un colchón)

Inés sabía que estábamos armando la habitación para el bebé, aunque éste todavía no la use, queríamos dejarla acondicionada y ordenada. Además por si recibimos visitas tener un lugar acorde donde hospedarlas, no un improvisado “galpón” adonde va a parar todo lo que no usamos o usamos poco (alargues de enchufes, herramientas, cajas con ropa, etc.)

Entonces armamos una cama que mis padre nos prestaron pero nos faltaba el colchón. Ellos nos ofrecieron uno en desuso pero no lo acepté porque sé que en casa de mis padres siempre lo necesitan para visitas.

Inés nos ofreció uno también en desuso. O por lo menos eso fue lo que dijo.

Manuel aparece con el colchón viejo todo enrollado y atado con una soguita. Estaba algo rota la funda y se podía ver la gomaespuma, pero parecía que servía por lo menos para salir del paso.

Lo colocamos en su lugar y lo cubrimos con un acolchado hasta conseguir un juego de sábanas de 1 plaza porque la verdad es que nunca se nos dio por comprar. Era inútil ya que ni teníamos cama ni lugar para una antes de mudarnos a nuestra casa.

Mi querida abuela nos regala un lindo juego de sábanas celestes para que use el niño cuando crezca. Agradecimientos por el detalle, no se tenía por qué molestar.

Menos mal que no se me ocurrió armar la cama con las sábanas nuevas y todo!!!! Resulta que yo cuando limpio el cuarto donde está la cama y el colchón en cuestión, noto que debajo de la misma hay muuucha tierra y pienso “no debería dejar la ventana abierta porque entra mucha tierra con el viento” y le recomiendo lo mismo a Manuel.

Pasados unos días (muchos para mi gusto) Manuel me comenta que el colchoncito, como es algo viejo, larga tierra y que su mamita no se la pudo sacar pese a haberle dado unos sacudones (según lo que él me dijo).

Así que era el bendito colchón de tu mamá el que me ensuciaba todo!!!!” exclamé yo casi eufórica de calentura. “¡Cómo nos va a dar un colchón que larga esa mugre! Es un asco, me lo sacás ya mismo y lo tirás al diablo. No lo quiero acá”, seguí escupiendo con bronca.

Qué más puedo decir al respecto! Sin palabras.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog