Posts etiquetados como ‘comida’

Cuidado: suegra a la vista!

Ayer reapareció mi suegra en casa para confirmar la sospecha que tenía: algo se traía entre manos.

Estuvo largo rato conversando con Manuel y esperando a que yo llegara con el nene porque habíamos salidos a hacer unas compras. Ya cuando di vuelta la esquina y vi su bicicleta estacionada en la puerta de casa, me dije: “armate de paciencia, era obvio que tarde o temprano iba a aparecer…” Y así me di ánimo a mí misma como para alivianar la cosa.

No sé si la que se mandó esta vez puede catalogarse como la “tormenta” desatada después de días de calma, pero a decir verdad, la que hizo fue fea.

Nos llevó unos productos alimenticios que su nuevo y ocasional patrón le regaló a ella, pues el buen señor trabaja en una distribuidora de alimentos. La cuestión es que muy contenta nos trae un pote de mayonesa bajas calorías, 2 paquetes de unas galletitas tipo snak salado y un par de cajitas de jugo de soja sabor manzana.

Hasta acá todo bien. O más o menos, porque la mayonesa yo creí que era buena y rica pero no tuvo la aceptación de mi marido que -pese a ser un adicto a ese producto (pero de otra marca)-, casi la escupe y no quiso volver a probarla. Yo me hice la corajuda y terminé lo que estaba comiendo como si realmente esa mayonesa me gustara. En cuanto al snak, abrí un paquete para probarlo y no les voy a decir que eran “guauuu qué delicia” pero se dejaban comer (como decía el abuelo). Tienen la forma y el sabor de un maní, aunque un poco más grandes. A los jugos ni me acerqué porque no me gustan, ya los he probado y no puedo ni tragarlos.

Ustedes dirán “bueno, esta chica tiene problemas con la comida porque se la trajo la suegra” pero esto no termina aquí. No se trata de gustos o preferencias en cuanto a las marcas y sabores de lo que nos trajo Inés, sino que la cosa es más grave: los jugos vencían ese mismo día, la mayonesa vence mañana y los snaks… ya caducaron hace 1 mes!!!

El primer desubicado en esta historia es el patrón de mi suegra que le regaló a ella cosas vencidas o a punto de vencerse. Pero ella, por favor, regalar lo regalado y encima en esas condiciones!

Mi marido volaba de bronca, obvio que despotricó cuando mi suegra no estaba. Y yo me mataba de la risa!!!! Es que es muy cómica la situación: Inés quiere quedar bien con nosotros y le termina saliendo el “tiro por la culata” jajajaja!!!!

2 x 1 – Me dio de comer y me llené… de bronca!!!

Estando internada luego de tener a mi bebé, todo el que me visitaba podía degustar una variedad interesante de ricos caramelos que habían llevado mi abuela, mi tía y también mi suegra. Cuando me dieron permiso para comer sólidos, pedí por favor unas galletitas porque estaba famélica. Mi mamá me llevó unos bizcochitos riquísimos y mi querida Inesita, un paquete de galletitas de esas que son 0% colesterol y 0% sabor porque son dietéticas. Me llevó masitas “Ser”!!!! Se estaba preocupando por mi figura y yo recién había dado a luz!!!! Por supuesto que ni las probé, la gorda (yo) quería algo más contundente.

Y guardé el paquetito así como ella me lo dio y un día que vino de visitas a casa (ya habían pasado como 4 meses del nacimiento del gordo) saco el frasco de las galletitas y adentro estaban las “Ser”!

-Ay estas me encantan!”, me dijo Inés. “-Son las que me llevaste a la clínica y ni las toqué! Las estaba por tirar”, le contesté yeguamente .

Me vengué!!! Le hice saber que no me agradaron sus galletitas y que ella las necesitaba más que yo por su figura, jejeje!!!

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Cuando me dieron el alta, Inés se ofreció a llevarnos el almuerzo. Le agradecí mucho el gesto (de verdad!) porque a mí no me daba para ponerme a cocinar, sabrán comprenderlo… Le aclaré que mi médico me recomendó no ingerir salsas, picantes, gaseosas, verduras de hoja verde, alcohol, y otras cosas que podían inflamarme a mí y al bebé, y también perjudicar la lactancia.

Adivinen qué me llevó Inés?! Un guiso de carne, papas y por supuesto, salsa y legumbres!!!! Salsa y legumbres!!!! No podía creerlo. Le agradecí pero no dejé de recordarle que no podía comer eso. Ella me dijo “- Uhhh, perdoname, no me di cuenta. Pero no te hace nada un poquito! Yo comía de todo cuando amamantaba”. Me importa un carajo lo que hacía ella, yo NO iba a desobedecer a mi médico bajo ningún punto de vista. No iba a ser tan gorda de ponerme a morfar sin importarme lo que el doc me había dicho y arriesgarme a que al bebé le ocasione alguna reacción lo que yo comía. Era su tercer día de vida, no lo podía permitir.

Así que me quedé con hambre y con calentura por la actitud de ella. Creo además, que lo hizo adrede. Serán ideas mías o realmente es así de yegua?


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog