Posts etiquetados como ‘bebé’

Es una broma?

De regreso de la casa de su madre, Manuel comenta que ella ha mandado unas “cositas” para el bebé. “Buenísimo, al fin se juega con algo!”, pensé yo.

Ilusa! Creí que la abuelita Inés le había comprado alguna ropa o un juguetito a su nieto pero no, saben qué fue lo que mandó? Un sachet de Vívere y 2 perchas.

No sé qué decir, me deja muda esta mujer. Un sachet de Vívere (precio: $5, no más) y 2 perchitas del año del Ñaupa!!!!! Naaaa…. de-ja-te-de-jo-derrrrr!!!!!!

Si es una broma o una jodita para Videomatch, no me parece gracioso, para nada…

Un domingo en familia (ajena)

Como ya les había anticipado, el domingo que pasó fuimos a almorzar a lo de la abuela de mi marido con motivo de su cumple número 88.

Empezando por el desubicado de mi marido que me llevó a las apuradas porque “almorzaremos temprano, no como en lo de tus viejos que siempre comemos tarde” y siguiendo porque tuve que fumarme a mi suegra desde tempranito porque OBVIAMENTE el asado no estuvo listo hasta casi las 13.30 hs, después todo se desarrolló en bastante armonía.

Pero como es su estilo, Inés tiró ciertos dardos venenosos hacia mi persona. Mejor dicho, apuntaron hacia mí pero yo los esquivé, je je! Comenzó por decir que el nene “no está tan gordo ahora, está más delgadito”. Eeee… no es modelo mi hijo y no tiene 30 años, es un bebé de casi 9 meses, o sea… te vas a fijar en su estado físico o su silueta?!?!?! A parte el gordo es gordo, no es precisamente un bebé “delgadito”. Y si realmente estuviera más flaco, es normal porque cuando empiezan a deambular y a moverse tanto, ya no engordan tanto como cuando son chiquitos. Lo que me jode del comentario es que lo dice como si ahora el nene estuviera bien porque está más flaco, porque la gordura no es sana. O bien, como queriendo hacerme sentir culpable de la pérdida de peso de mi hijo. No sé el trasfondo real de su comentario, pero me jode mucho su manera de decir las cosas, esa mala intención constante, la forma inquisitoria que tiene de hablar…. la detesto!

Después empezó a hablar de mi cuñada Erica (sí, otra vez las críticas y la sacada de cuero hacia ella) y el tema derivó en el bautismo del bebé, pues Erica será la madrina. Que “al final lo van a terminar bautizando cuando sea grande como hizo ella con el nene más chico que ya iba al colegio, queda feo eso…” y bla bla bla. Ahí le paré el carro porque no sé de dónde sacó que no tenemos fecha de bautismo. Además se hizo la película de que todavía no lo habíamos bautizado porque mi cuñada no da señales de vida desde hace un buen tiempo y en realidad nada que ver. Con mi marido planificamos el bautismo para el día que el bebé cumpla su 1er. añito y así “matamos dos pájaros de un tiro” con el tema de la fiesta, souvenirs, torta y demás.

Así que le dije: “si ya definimos cuando lo vamos a bautizar! Será para su 1er. cumpleaños” y ahí se quedó mutis, “ahhh!!!” alcanzó nomás a decir la yarará.

Claro! Qué tiene que andar opinando sin saber absolutamente nada del tema! Es NUESTRO tema, algo que el papá y yo tenemos que definir de acuerdo a NUESTROS criterios. Y nada tiene que ver la actitud de mi cuñada en torno a ésto, pues si ella aún está interesada en ser la madrina de mi hijo, el bautismo se llevará a cabo esté o no ella loca, ofendida, desaparecida o lo que fuere. Yo no soy como Inés y eso es lo que no puede comprender: que las personas pensamos diferente a ella y no todas somos rencorosas. Cree que, en el caso de Erica, si está “desaparecida en acción” es porque se enojó por algo, entonces ella también se enoja y así pueden estar meses distanciadas.

La conozco mucho a mi cuñada y si no muestra el pelo es porque seguro está atravesando una crisis que la hace permanecer encerrada y distante, pero en cuanto la supere, vuelve y -al menos conmigo- sigue la relación como si nada y todo bien. Sin quejas ni reproches, pero con Inés no es así, te hace un cuestionamiento de aquellos. Si lo sabré yo que me hizo una escena de esas mientras se llevaban de la casa el cadáver de su marido! (ya lo conté en otro post)

Bue, me fui por las ramas mal… Uds comprenderán que me exacerbo en demasía cuando hablo de ella.

La cuestión es que pasé el domingo escuchando los monólogos de Inés (sí, porque habla sola la mayoría de las veces). Pero lo bueno fue la alegría que tenía la cumpleañera al recibir en su casa a sus nietos y a su bisnieto. Y eso es lo que rescato de este domingo que pasé en familia ajena…

¿LA CALMA QUE PRECEDE A LA TORMENTA?

HOLA A TODOS, PERDON POR LA AUSENCIA Y POR NO ANTICIPARLA, JE!. LOS EXTRAÑE BASTANTE, PERO AQUÍ ESTOY DE REGRESO, QUIZÁ MAS TRANQUILA LUEGO DE UN BREVE PERO RECONFORTANTE  DESCANSO.

LES TENGO QUE CONFESAR QUE DEMORE MI VUELTA AL BLOG PORQUE ESTUVE PENSANDO EN UN BUEN POSTEO, RECARGADO  TAL VEZ DEBIDO A MI HUIDA PERO NO TENGO NOVEDADES. TODO ESTA TRANQUILO CON RESPECTO A INES.

UN POCO ME ASUSTA ESTA CALMA PORQUE CREO QUE ES UN POSIBLE ANTICIPO A UNA TORMENTA. NO ES QUE YO ANDE BUSCANDO ROÑA CON MI SUEGRI PERO IMAGINO QUE EN BREVE ALGO SUCEDERÁ, NO SÉ… LO PRESIENTO.

ESTUVE CON MI HIJO VISITÁNDOLA EN SU CASA PESE A HABERME PROMETIDO A MI MISMA NO VOLVER A ALLÍ POR LOS MOTIVOS EXPLICADOS EN EL POST ANTERIOR, PERO TUVE QUE IR PORQUE ELLA NOS FUE A VISITAR EN DOS OPORTUNIDADES Y NO ESTABAMOS. ASÍ QUE, NOBLEZA OBLIGA, FUIMOS CON MI PEQUEÑO A LO DE SU ABUEL YA QUE HACÍA VARIOS DÍAS QUE ELLA NO LO VEÍA.

LA VERDAD ES QUE SE REIVINDICÓ PORQUE ESTUVO BIEN, ME CEBÓ MATE, TUVO AL NENE EN BRAZOS, LE DIO UNOS JUGUETES (ACLARACIÓN: TODOS APTOS PARA SER USADOS POR UN BEBÉ) Y HASTA LO LLEVÓ A LO DE UNA VECINA PARA PRESENTÁRSELO.

BUE, NO PUEDO SER DESHONESTA CONMIGO MISMA NI CON UDS, ASÍ QUE POR HOY LES DEBO LA ANÉCDOTA “SUEGRIL”…

HASTA PRONTITO…

PD: IGUAL ME SALE LA TURRA DE ADENTRO Y LE DEDICO A MI QUERIDA INÉS EL SIGUIENTE ANUNCIO:suegra

Mi visita: un fracaso

Detesto cuando ella dice algo pero en realidad sé muy bien que piensa exactamente lo contrario a lo que su boca está pronunciando. Lo odio con todas mis fuerzas porque la conozco y sé que lo dice a propósito y con toda la intención de joderme.

Por ejemplo, un día me dice que le gustaría que la visite con el bebé porque no vamos nunca a su casa. Reconozco que tiene razón, ya que ni por la esquina paso.

Pero luego de que lo menciona, agrega: “ya sé que no vas porque vos estás siempre ocupada, además trabajás y no tenés tiempo.” Sabe muy bien que yo laburo solo de mañana, que a la tarde duermo un rato la siesta con el nene, después voy a la pileta y regreso a la tardecita y no me complico mucho para preparar la cena, así que tiempo tengo de sobra. Es más, no me defiendo en lo más mínimo y agregaría que estoy bastante al pedo (cosa que uds ya saben porque sino, no escribiría este blog!)

En este caso, la que suma un poroto es ella porque yo soy la guacha que no la va a ver ni siquiera para llevarle a su nieto un ratito. Pero me indigna de sobremanera que lo diga con ese sarcasmo, con esa ironía, sabiendo que no es así, que yo no estoy tan ocupada. Yo se lo digo, no me hago la boluda: “en realidad, no es por falta de tiempo, ya voy a pasar”, prometo.

Una vez cumplí y fuimos con el bebé cuando regresábamos de hacer unas compras. Tardó como 10 minutos en atender la puerta ya nos íbamos. No sé que traba mental tiene que siempre le cuesta atender la puerta y lo mismo con el teléfono, como que no quiere hablar con nadie ni ver a nadie, nunca!

Bueno, el caso es que cuando por fin nos abre, explica que estaba mirando tele. Se puede comprobar esto porque la TV estaba encendida, ubicado enfrente había un sillón y el ambiente estaba a oscuras. Como era una tarde agradable y cálida le sugiero que mejor nos quedemos en el patio.

Yo me siento y espero a que me ofrezca algo, no sé, unos mates tal vez. Pero no, ella comienza a ordenar unas cosas, a tender ropa y a dar vueltas por el patio en vez de sentarse y disfrutar de su nieto que para eso se lo llevé. Amenaza varias veces con hacerle upa al gordo pero nada, sigue haciéndose la ocupada. Luego de unos minutos me dice “en un ratito me lavo las manos para alzarlo” pero le digo que ya se hizo tarde, que está oscureciendo y no me gusta andar caminando con el bebé de noche. Ella se lamenta y afligida dice: “bueno, otro día la abue te hace upa”.

Por qué es así de guacha? No entiendo su conducta ni qué intenta lograr con estas cosas. Lo que sí se es que consigue hacerme volar de calentura. Me revienta que se haga la ofendida cuando la que estuvo mal en realidad fue ella no yo. Cumplí en llevarle el nene de visitas pero parece que ni le importó porque estuvo muy atareada mientras yo estaba ahí sentada como una idiota esperando que me diera bola a mí y por supuesto al nene.

Yo intento hacer bien las cosas pero es ella la que arruina todo, por eso decidí no ir más a visitarla. Por lo menos por un tiempo, así escarmienta.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog