Leo, pienso, reflexiono, asocio …

Lei en la revista del diario Clarin, un articulo en el cual se indicaba la persecución por parte de los “hombres de bien” de una época, a personas inmigrantes de diferentes países

Pensé en otras realidades, no tan lejanas …

Eugenia, una amiga, visitó mi pequeña ciudad. Quise hacer una síntesis histórica-turística ya que no parece que en un pueblo haya historias interesantes para contar o mostrar

En un momento, ella no entendía nada… oriunda de Lanus, no comprendía la realidad de las pequeñas ciudades del interior

En nuestra ciudad sin embargo, había “las personas de apellido”(una manera diferente de decir hombres de bien) ¿Quiénes eran? Los estancieros, los herederos de los primeros pobladores, la gente que manejaba el dinero, los primeros abogados, médicos, que en poco tiempo eran propietarios también de estancias o grandes extensiones de campo

¿discriminación? SI, como hija de inmigrantes españoles, sufrí la discriminación de mis pares, con apodos despectivos, no era invitada a los cumpleaños de la gente de “apellido”, ni a sus juegos

¿me afectó? NO, me hizo mas fuerte de más pequeña, todo lo que cuesta es más gratificante cuando se consigue

Que pasó después con esta gente de bien… habitualmente tenían muchos hijos, criados en un ambiente de abundancia, donde el trabajo no era el común denominador de estos hijos en su mayoría.

Cuando comienza el cambio generacional, donde los hombres de apellido fallecieron, sus herederos, dividieron los campos… les quedó el apellido. Muchos de ellos, no supieron trabajar esas tierras, y las perdieron, lo que no abandonaron es el apellido.

Siempre me causó intriga pensar que una palabra agregada a un nombre propio, pueda llegar a cambiar la actitud de esa persona hacia la gente y viceversa

Es verdad que las ciudades viven de la producción, en este caso del campo, pero también de las otras empresas que son más pequeñas pero proliferan, se cierran, se abren otras, empleos públicos, bancarios, docentes, administrativos.. etc

Pehuajó, que en algún momento de su historia se la llamo la “perla del oeste”, por estar ubicado en un lugar estratégico, donde el ferrocarril, y los otros medios de transporte, permitían un gran acceso a vendedores que paraban en nuestra ciudad y daban una vida activa comercialmente

Aquí también, muy cerca, se inspiró José Hernandez para escribir el Martín Fierro. En nuestra plaza están tres monumentos que conmemoran a este escritor

En alguna época, fue el centro de la siembra y secado de la manzanilla, por eso, en nuestro escudo esta la flor de la manzanilla como parámetro… mas tarde con las inundaciones y posterior cambios de siembras mas rentables, la manzanilla dejó de ser importante para los productores, que lo cambiaron por la soja… el manejo de rodeos por la soja y siembra directa… el tambo por la misma razón

Todo cambia… lo único que no cambia, es el monumento a Manuelita, que por una canción es capaz de identificar un lugar en el mundo

Y para concluir como empecé, cada aniversario del nacimiento de nuestra ciudad, los descendientes de los primeros pobladores siguen presentes…

Si alguno de ellos perdió su apellido, porque lo heredó por parte de su abuela o madre, siguen utilizando el mismo, como estandarte orgulloso de una ¿raza? De apellidos, aún cuando su situación económica actual sea la quiebra

La mente humana es tan compleja ¿no?



IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog