Robo + estafa+ defensa del consumidor

Cuando llegamos del interior del país, la estación de Retiro nos parece un lugar increíble, por un lado el asombro de tantas personas, tantos micros, tantos servicios y por otro lado la inseguridad de tener que comenzar a transitar por esa ciudad, que la televisión nos muestra como MUY insegura

Una de las primeras veces que vine a Capital, cuando mis hijos se vinieron a estudiar aquí, contraté un taxi en Retiro, como medio de transporte. El chofer al llegar al departamento ME ROBO la billetera, sino se la daba, me amenazó . Se imaginan el miedo y la indignación, el llanto posterior por el dinero y la impotencia.

Son muchos los pasajeros del interior que se sienten robados o estafados por los “vivos” taxistas de Retiro

Comprendí que los transportes públicos eran más seguros y aprendí rápidamente a trasladarme en ”bondi” y en subte.

Ese robo no impidió que tomara posteriormente taxi, no en Retiro, pero si en otros lugares de la Capital. No soy de las que globalizan un problema, No es verdad que todos los taxistas sean ladrones o estafadores, son trabajadores que se buscan la vida como pueden, a mí me tocó un ladrón, que seguramente me hubiera robado en la calle o en otro lugar.

Años mas tarde, precisamente primeros días de noviembre de 2008, decido comprar un aire acondicionado en Fravega. Sus publicidades en TODOS los diarios y medios de publicidad, indicaban una empresa sólida y confiable.

Las condiciones de pago con tarjeta de crédito, y la ventaja de una tarjeta de crédito en especial, me decidió a comprar el aire en esa empresa.

El amable vendedor, nos indica que para que la garantía del aire funcione, debía ser instalado por una determinada empresa artika. Llamamos a la empresa y tardo 15 días en colocarlo.

Los empleados sin ninguna identificación, vinieron a colocar el aparato. Al terminar y querer ponerlo en funcionamiento, NO FUNCIONA.

Era una plaquita de no se que cosa interna del aire. No tenemos el repuesto.

No nos dejaron factura, solo un papel sin validez comercial donde indicaba quien era el que lo había instalado (el nombre solamente sin apellido)

Noviembre dio por finalizado, comenzó diciembre, y las cientos de llamadas a la empresa y a fravega. Las visitas a Fravega del Abasto, no daban resultado. Estaba atrapada.

Ellos no querían retirar el aparato y darme uno nuevo, mientras la tarjeta de crédito seguía cobrando las respectivas cuotas. En un momento de ira, mi marido le dice que le devuelve el aparato que quiere que cancele la deuda, que no le importa perder 2 cuotas, pero que no quiere saber nada con ellos… no se puede… la tarjeta de crédito paga la totalidad a la empresa, y nos financia a nosotros los clientes

Busque la defensa del consumidor de la zona , la señora que me atiende me indica que la responsable es la empresa instaladora y no Fravega ¿¿??, al no tener una factura oficial, el reclamo no era muy válido, en el papel no decía ni CUIT ni dirección (¿una irresponsabilidad nuestra?), yo me pregunto, la garantía decía que si el aparato no funcionaba lo cambiaba por otro inmediatamente ¿eso no sirve? evidentemente NO

Llamo nuevamente ARTIKO, me atiende una empleada que me solicita, nombre apellido domicilio, cuando termina le pregunto su nombre y apellido para saber con quién estoy hablando y me contesta que no están autorizados a dar sus apellidos, solo a los gerentes. No podía creer lo que escuchaba.

Ni mi marido, mis hijos, mi yerno, lograron una solución.

Casi finalizando enero, vienen y se llevan una parte del aparato, también dos personas sin identificación precisa, que se tuvieron que aguantar mis protestas con cara de “nada”.

Pasados 10 días de febrero, luego de hartarme de hablar con gerentes de Fravega, (que no sabemos si realmente eran gerentes o las personas que llevan papeles administrativos, no tienen identificación precisa) ,telefónicamente con personas anónimas de la empresa artiko vinieron nuevamente con el aparato que se habían llevado y me habían dejado el agujero.

Lo conecta NO FUNCIONA. La ira iba subiendo lentamente… me dice el empleado(si es que era empleado capacitado) lo que no anda es el control, vaya a fravega y proteste

Creo que no pasaron 2 segundos antes de que fuera a la empresa dispuesta a sacar el aire y tirárselo aún cuando perdiera lo que salió…. El supuesto gerente me entrego otro control remoto, y FUNCIONO

Aun cuando se solucionó 70 dias después, entendí a los porteños, y a su supuesta soberbia ante la compra. Seguramente a muchos de ellos en algún momento lo estafaron de este modo, o a alguien de su familia

Iba a publicar una carta del lector y realmente pensé que no valía la pena, nadie te avisa que aún en empresas supuestamente prestigiosas, existen este tipo de operaciones donde los clientes se sientes rehenes de un sistema financiero y comercial.

No por eso dejé de comprar los electrodomésticos que me hicieron falta, pero ya más cauta, tome los recaudos necesarios para que quedara por escrito el cambio total de la unidad en caso que esta no funcionara

En mi ciudad de origen también existen estafas, pero por confiar en la palabra de una persona. Ya se ha dejado de confiar en el apretón de manos y todos pedimos papeles que respalden nuestro dinero. Aún así, existen algunos vendedores de auto, que son personas no gratas en nuestra ciudad, confiando en la gente que ahorra peso por peso para comprarse un autito, no les dan la unidad y “bicicletean “ el dinero ajeno