Las tormentas y los árboles

En este barrio de la Capital, todavía existen árboles con muchos años que le dan un toque característico a la ciudad. Hay centenares de especies, con flores, sin ellas, con gran copa.

Estos árboles superan a veces, el 4 piso de un edificio de departamento.

Por supuesto que se les podan las ramas inferiores para impedir que obstruyan el transito de personas y de autos

Al crecer, sus raíces también lo hacen, por ende, levantan las veredas y las calles. Para que esto no suceda, cortan las raíces, las encapsulan algunos en caños de cemento para que no crezcan hacia los costados sino hacia abajo

¿Qué les parece que pasa cuando alguna tormenta de viento, remolinea entre las altas copas?, los árboles caen…

Es verdad que en verano, con los calores que emite el cemento, estos árboles dan un cierto aire fresco a la ciudad, además de oxigenar… pero hay que crear estrategias para que se pueda convivir con la naturaleza

No conozco nada de urbanismo, ni de árboles, por un lado me gratifican, pero cuando observo las veredas y las tormentas, me doy cuenta que es imposible convivir con estos maravillosos árboles en la ciudad

La gente no es muy limpia además, y tira basura haciendo caso omiso a los bellos tarros de basura que colocan en las esquinas…. Algunos drogados o ebrios los rompen también, sin tener en cuenta que eso les pertenece a ellos, han pagado aportando las tasas de la ciudad…

En fin, es difícil “ordenar “ una ciudad, donde hay muchas personas desconsideradas que no les importan que cosas pasan a su alrededor, solo aquello que le beneficia a ellos. “Primero yo, luego yo y siempre yo”, esa es su consigna, el resto no existe