Posts etiquetados como ‘riesgo’

Estrés y malos hábitos: “Explosión cardiovascular” especialmente en directivos

corriendo traje

Los empresarios y directivos con grandes responsabilidades son considerados una población vulnerable a padecer de enfermedades cardiovasculares debido al gran estrés al que se encuentran expuestos y a los hábitos alimentarios inadecuados presentes como la alta ingesta de grasas de baja calidad ( carnes rojas, quesos, snacks) y azúcares (Ej. gaseosas e infusiones azucaradas).

El estrés es definido como la respuesta adaptativa del organismo humano frente a situaciones que representan una amenaza o que requieren de un esfuerzo psicológico o físico mayor al habitual.  El estrés hoy en día es considerado un factor de riesgo que se caracteriza por afectar al organismo volviéndolo más susceptible a la ocurrencia de enfermedades graves como infecciones, autoinmunes, neoplásicas y como ya dijimos, cardiovasculares.

Existe un patrón de conducta tipo A , identificado por Rosemman y Friedman (1961) quienes la definieron como «un conjunto particular de acción-emoción que tiene cualquier persona comprometida en una lucha crónica para lograr un número de cosas normalmente ilimitadas de su ambiente, en el menor tiempo posible, y/o contra los esfuerzos opuestos de otras personas o cosas de su mismo ambiente».

Las enfermedades crónicas como lo es las afecciones del corazón y las arterias son multifactoriales. Esto significa que no son producidas por una sola causa, sino que se desarrollan a partir de la conjunción de varios factores de riesgo. Algunos de ellos son heredades en nuestros genes y por ello no podemos modificarlos, pero la mayoría de los factores de riesgo son hábitos o conductas mal elegidas a diario.

Los principales factores de riesgo coronario posibles de modificar son:

  • Alimentación desbalanceada
  • Sedentarismo ( inactividad física)
  • Tabaquismo

Estos 3 principales factores de riesgo modificables son responsables de aproximadamente un 80% de los casos de cardiopatía coronaria y enfermedad cerebrovascular.

Según la OMS, las Enfermedades Cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Las principales recomendaciones que hace la Asociación Americana del Corazón (2007) son:

  • No fumar y evitar respirar humo de tabaco
  • Realizar al menos 30 minutos de ejercicio moderado la mayoría de los días de la semana. Preferiblemente todos. Si, además, se quiere perder peso, la actividad física debe oscilar entre los 60 y los 90 minutos.
  • Consumir una dieta rica en frutas y vegetales. Tomar pescado al menos dos veces a la semana. Limitar el consumo de grasas saturadas, de alcohol y sal. El consumo de ácidos grasos ‘trans’ debe ser tan bajo como sea posible.
  • Pescado 2 veces por semana o suplemento de ácidos grasos omega 3 debería considerarse en mujeres que ya padecen una enfermedad cardiovascular o que tienen un alto nivel de triglicéridos
  • La Presión arterial óptima debe estar por debajo de los 120/80 mmHg. Cuando la presión supera los 140/90 mmHg (130/80 mmHg si se padece diabetes o enfermedad renal) está indicada la terapia con fármacos.
  • Los niveles óptimos de colesterol deben ser menores de 100 mg/dL en el caso del LDL o ‘colesterol malo’ y superiores a 50 mg/dL en el caso del HDL o ‘colesterol bueno’. Los niveles de triglicéridos deben ser inferiores a los 150 mg/dL. Una terapia farmacológica para tratar el colesterol combinada con dieta y ejercicio estaría indicada en mujeres con alto riesgo cardiovascular

Fuentes:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs317/es/index.html

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2007/02/19/corazon/1171914139.html

Estrés Laboral: EPIDEMIA MUNDIAL

Así es como la OMS lo definió, como “epidemia mundial” y fenómeno con tendenciacreciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

“Tomar al tiempo como aliado y ordenador, sería una forma de evitar el stress, mientras que tomarlo como tirano y exigente es una forma de provocarlo”

Un factor que lamentablemente hoy en día está muy de moda es la inestabilidad laboral, a veces ocasionada por la reingeniería que encaran muchas empresas, que abarca desde la reubicación de personas en diferentes sectores o países hasta los movimientos laborales en grandes traslados. Junto a esto están también las desvinculaciones.

Podemos prestar atención para reconocer el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que se manifiesta con distintos síntomas que se agrupan de diferentes maneras. Sumar 4 o 5 de ellos que persisten mas allá de los seis meses es necesario para el diagnostico:

• Escalofríos, estremecimiento, fiebre intermitente.
• Padecimientos de garganta: anginas, disfonías.
• Inflamación de ganglios.
• Dolor o debilidad muscular.
• Fatiga extrema.
• Jaquecas.
• Dolores articulares (sin inflamación ni hinchazón).
• Síntomas psicofísicos: pérdida de memoria, confusión, perturbaciones visuales.
• Trastornos del sueño.
• Adicciones.

El SFC precede al estrés. La única forma de evitar el stress es a través de la prevención. Específicamente, en lo que se refiere al stress laboral aconsejan que, después de un diagnóstico situacional, “realizar capacitación a través de jornadas y talleres de entrenamiento, donde se habla del modo en que un individuo se organiza para enfrentar las tensiones

Cuando una persona entra en estado de “burn out” (fundido), manifiesta síntomas mucho más severos que durante el SFC. Esto, generalmente, se origina en la sobreexigencia de excelencia. Se da especialmente en aquellos individuos con alto nivel de ideales y en líderes con numerosos objetivos y que, a su vez, no admiten sus propios límites. Los síntomas que revelan este estado son:

• Agotamiento psicológico.
• Estados de confusión.
• Alteraciones psicosomáticas de alto riesgo:
— Cardiopatías.
— Accidentes cerebro vascular.
— Cuadros respiratorios agudos.
— Ataque de pánico.
— Enfermedades en la piel.

LOS FACTORES DE RIESGO DE LOS LATINOAMERICANOS -Estudio INTERHEART

En América Latina, los factores que más contribuyen a incrementar el riesgo de padecer un infarto son la obesidad abdominal, la hipertensión, el tabaquismo y los altos niveles de colesterol.

El aumento del consumo de alimentos hipercalóricos y del sedentarismo, que se produce en muchos países en vías de desarrollo, está contribuyendo a incrementar considerablemente el porcentaje de enfermos cardiovasculares.

Se tienen datos de que los hombres y mujeres con sobrepeso reducen su expectativa de vida en 3.3 años mientras que los obesos la reducen en más de siete años.

El estrés cumple un papel muy importante en el riesgo cardiovascular de los iberoamericanos y los beneficios cardiovasculares que presentaban aquéllos que consumen diariamente una alimentación rica en frutas, verduras y practicaban ejercicio de forma regular.

La OMS la definió al estrés laboral como “epidemia mundial”. Este es un fenómeno creciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

Dado que todos estos factores de riesgo son modificables, el estudio INTERHEART Latinoamérica proporciona una base científica para desarrollar estrategias preventivas como por ejemplo, la implementación de Programas de bienestar corporativo.

Extracto realizado por Lic. Mariana Patron Farias – La crónica de hoy-Nicotinaweb, Barcelona