Posts etiquetados como ‘prevencion’

La Alimentación en tiempos de GRIPE

Prevenir en vez de curar

 

Comer sano y elegir los alimentos correctos en el día a día juegan un rol muy importante en la prevención de la gripe A y cualquier gripe estacional. Además, en caso de contraerla, ayuda a mejorar sus síntomas y a reponerse lo antes posible.

Podemos encontrar ciertos alimentos que contribuyen a reforzar el sistema inmunológico. Ellos son los alimentos ricos en agua, micronutrientes (vitaminas y minerales) y antioxidantes. Estos últimos permiten eliminar las toxinas que produce la infección y fortalecer el organismo.

 Entre los antioxidantes existentes destacamos:

Vitamina C: Aunque esta no cure la gripe, si puede ayudar a aliviar los síntomas y reducir el tiempo de duración de la misma. Los cítricos como las naranjas, mandarinas, limones y pomelos, el kiwi, los pimientos, verduras de hoja oscura y brócoli.
Vitamina A: Tiene un papel notable en las infecciones y en el mantenimiento de la integridad de la superficie de las mucosas.  El hígado y el huevo son fuentes de origen animal. También frutas y verduras anaranjadas y rojas (durazno, tomate, zanahoria, calabaza) aportan B-caroteno.
Selenio: Presente en alimentos como el huevo, los cereales integrales, las legumbres, la carne y los pescados
 Zinc: Sus principales fuentes alimentarias son el hígado, el queso, los mariscos, las legumbres, el huevo y los frutos secos. Se ha comprobado que el Zinc ayuda a acortar la duración de la gripe.
Quercitina: Presente en manzanas, arándanos, brócoli, espinaca, lechuga y cebolla.

Alimentos de los que no nos podemos olvidar en una dieta para prevenir enfermedades otoñales por sus propiedades inmunoestimulantes son:

Ajo y cebolla: Contienen Alicina, es un magnifico antibiótico natural, un eficiente antivírico y también antioxidante que estimula al sistema inmune.
Limón: Limpia el sistema linfático, por lo que ayuda a tener un sistema poco proclive a las infecciones. El jugo de un limón por la mañana es una buena medida para prevenir la gripe y los resfríos.
Miel: Sustituye el azúcar por la miel. Contiene más micronutrientes y desde la antigüedad se emplea para combatir afecciones de la garganta, gripes y catarros.
Levadura de cerveza: Presenta en su composición sustancias antibacterianas activas que ayudan al mantenimiento de las defensas del organismo.
Germen de trigo: Es una fuente natural de Vitamina E. Está demostrado que esta vitamina produce un aumento de la respuesta inmune.
Alimentos ricos en ácido fólico: Su deficiencia suprime la respuesta de algunos linfocitos, lo que a su vez se acompaña de una disminución de anticuerpos.
Fuentes de Vitamina B: presente  en legumbres y cereales integrales principalmente

Cuando se padece una gripe, resulta muy útil preparar alimentos variados y fáciles de digerir, que no sean muy grasos y que estén cocinados mediante técnicas suaves que eviten la pérdida de nutrientes de los alimentos: cocción al vapor, el hervido, la plancha o el horno e intentar presentarlo de manera apetecible para intentar paliar la falta de apetito que suele aparecer al sufrir un proceso gripal.

Tome muchos líquidos para evitar la deshidratación y ayudar a eliminar mejor todo tipo de desechos propios del metabolismo corporal. Los líquidos ideales son el agua y el jugo de frutas. Evite las bebidas que ejercen una acción diurética (eliminación de líquido), como el té, el mate, el café y bebidas alcohólicas en general.

Por último, recordar que el ejercicio físico regular también ayuda a la prevención porque su función inmunoestimulante.
 
LA MEJOR MEDIDA A TOMAR ES LA PREVENCIÓN

Autora del artículo: Lic. Mariana Patron Farias WWW.NUTRICOACH.COM.AR

Verduras y frutas al detalle: MITOS Y REALIDADES

Es muy común escuchar todavía que “la banana engorda”  pero debemos saber que es muy nutritiva para los chicos y los grandes tambien, sobre todo si realizan ejercicio físico. Tiene un alto contenido en fibras que ayuda al buen funcionamiento intestinal. 

También se dice que “la palta tiene mucha grasa” y la realidad es que se puede comer ya que sus grasas son de muy buena calidad (se llaman grasas polinsaturadas) que ayudan a mantener las arterias limpias, protegiendo de enfermedades cardiovasculares.

 El kiwi, la naranja y la frutilla aportan grandes cantidades de vitamina C que ayudan en la prevención de resfríos y en la buena formación de los tejidos en  crecimiento (huesos, músculos).

 Las verduras y frutas anaranjadas o amarillas como el durazno, la zanahoria o el zapallo aportan vitamina A, que en estos vegetales viene en forma de Betacaroteno, importante para mantener la barrera de defensa de la piel y una buena visión.

 Los frutos negros y rojos (del bosque) proporcionan hierro, así como las espinacas. El hierro es muy importante para formar los glóbulos rojos que transportan el oxigeno en la sangre. Si la alimentación no aporta suficiente hierro al cuerpo, sobreviene la “Anemia”. En Gran Buenos Aires, el 48% de los niños menores de 2 años la padecen. No esta de más recordarles que el principal proveedor de hierro al cuerpo es la carne vacuna. Pero si desean aprovechar también el hierro vegetal, deben combinarlo con alimentos fuentes de vitamina C (cítricos, frutillas, tomates).

El brócoli y otras crucíferas (coliflor, repollitos, repollo) son especialmente buenas para la salud. Contienen unas sustancias llamadas “fitoquímicos” que dan beneficios a la salud (ayudan a prevenir  el cáncer en este caso de las crucíferas). Estas verduras también son ricas en fibra, beta caroteno, vitamina C, Vitamina B1, calcio, potasio y algo de hierro también.

Los tomates también poseen estas propiedades saludables (fitoquímicos) llamado “licopeno”. También el tomate trae beta carotenos (o sea Vitamina A), Vitaminas C y E.

Autora: Lic Mariana patron Farias

Estrés Laboral: EPIDEMIA MUNDIAL

Así es como la OMS lo definió, como “epidemia mundial” y fenómeno con tendenciacreciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

“Tomar al tiempo como aliado y ordenador, sería una forma de evitar el stress, mientras que tomarlo como tirano y exigente es una forma de provocarlo”

Un factor que lamentablemente hoy en día está muy de moda es la inestabilidad laboral, a veces ocasionada por la reingeniería que encaran muchas empresas, que abarca desde la reubicación de personas en diferentes sectores o países hasta los movimientos laborales en grandes traslados. Junto a esto están también las desvinculaciones.

Podemos prestar atención para reconocer el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que se manifiesta con distintos síntomas que se agrupan de diferentes maneras. Sumar 4 o 5 de ellos que persisten mas allá de los seis meses es necesario para el diagnostico:

• Escalofríos, estremecimiento, fiebre intermitente.
• Padecimientos de garganta: anginas, disfonías.
• Inflamación de ganglios.
• Dolor o debilidad muscular.
• Fatiga extrema.
• Jaquecas.
• Dolores articulares (sin inflamación ni hinchazón).
• Síntomas psicofísicos: pérdida de memoria, confusión, perturbaciones visuales.
• Trastornos del sueño.
• Adicciones.

El SFC precede al estrés. La única forma de evitar el stress es a través de la prevención. Específicamente, en lo que se refiere al stress laboral aconsejan que, después de un diagnóstico situacional, “realizar capacitación a través de jornadas y talleres de entrenamiento, donde se habla del modo en que un individuo se organiza para enfrentar las tensiones

Cuando una persona entra en estado de “burn out” (fundido), manifiesta síntomas mucho más severos que durante el SFC. Esto, generalmente, se origina en la sobreexigencia de excelencia. Se da especialmente en aquellos individuos con alto nivel de ideales y en líderes con numerosos objetivos y que, a su vez, no admiten sus propios límites. Los síntomas que revelan este estado son:

• Agotamiento psicológico.
• Estados de confusión.
• Alteraciones psicosomáticas de alto riesgo:
— Cardiopatías.
— Accidentes cerebro vascular.
— Cuadros respiratorios agudos.
— Ataque de pánico.
— Enfermedades en la piel.

LOS FACTORES DE RIESGO DE LOS LATINOAMERICANOS -Estudio INTERHEART

En América Latina, los factores que más contribuyen a incrementar el riesgo de padecer un infarto son la obesidad abdominal, la hipertensión, el tabaquismo y los altos niveles de colesterol.

El aumento del consumo de alimentos hipercalóricos y del sedentarismo, que se produce en muchos países en vías de desarrollo, está contribuyendo a incrementar considerablemente el porcentaje de enfermos cardiovasculares.

Se tienen datos de que los hombres y mujeres con sobrepeso reducen su expectativa de vida en 3.3 años mientras que los obesos la reducen en más de siete años.

El estrés cumple un papel muy importante en el riesgo cardiovascular de los iberoamericanos y los beneficios cardiovasculares que presentaban aquéllos que consumen diariamente una alimentación rica en frutas, verduras y practicaban ejercicio de forma regular.

La OMS la definió al estrés laboral como “epidemia mundial”. Este es un fenómeno creciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

Dado que todos estos factores de riesgo son modificables, el estudio INTERHEART Latinoamérica proporciona una base científica para desarrollar estrategias preventivas como por ejemplo, la implementación de Programas de bienestar corporativo.

Extracto realizado por Lic. Mariana Patron Farias – La crónica de hoy-Nicotinaweb, Barcelona