Posts etiquetados como ‘obesidad’

Aprendé a evaluar tu peso según tu estatura con el IMC

¿Cómo saber si tengo peso de más? Con el simple hecho de medir la estatura (en mts.) y  el peso (en kg.) podemos calcular un indice de salud que se llama Indice de Masa Corporal (IMC).

imc explicacion

El IMC (Índice de Masa Corporal) es el resultado de la división entre el peso (kg.) por la estatura (mts.) al cuadrado. Es un indicador útil para que médicos y nutricionistas puedan diagnosticar la obesidad. Tiene buena correlación de grasa corporal aunque no discrimina cantidad, porcentaje o distribución de lamisma.

IMC

Las personas con IMC alto suelen tener mayores riesgos para la salud. La OMS clasifica los diferentes grados de obesidad según éste índice, y les otorga un nivel de riesgo al sumar el dato del perímetro de la cintura.

El diagnóstico del exceso de peso con el IMC no siempre es tan sencillo como parece. Este es el caso de los deportistas que realizan ejercicios de fuerza: fisicoculturistas, rugbiers, luchadores, levantadores de pesas, etc. Estos tienen más masa magra, por lo que el IMC genera un falso diagnóstico. Frente a la duda,  un estudio de antropometría puede colaborar en la distinción.

antropometriasEste estudio de composición corporal involucra la toma de varias mediciones como son: pliegues, perímetros y diámetros además de las medidas básicas de peso y estatura. Lo más interesante es que permite distinguir los componentes del cuerpo: masa muscular, grasa, osea, residual y piel.  Este estudio se realiza en consultorios de profesionales técnicamente capacitados para tal fin.

Como conclusión,aprender este sencillo cálculo es de utilidad automonitorear su peso y el de sus familiares (adultos). pero no es determinante, ya que el diagnostico certero lo debe realizar un profesional de la salud idóneo teniendo en cuenta factores individuales como son: genética, género, contextura corporal, edad, etc.

Lic. Mariana Patron Farias

www.nutricoach.com.ar

OBESIDAD INFANTIL EN EEUU: Diez años de lucha y sin resultados aún

A pesar de enfocar sus recursos de salud pública en prevenir el incremento de la obesidad en los niños y adolescentes, Estados Unidos no puede controlar esta enfermedad que ya es denominada “pandemia mundial”. Hoy en día, 1 de cada 6 niños estadounidenses (17%) es obeso. Y de momento, nada de lo que se está haciendo parece atajar el problema.

La obesidad es la enfermedad que más preocupa al gobierno de los Estados Unidos (EEUU). Su prevalencia es cada vez mayor. Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que agrupa a los países desarrollados, habla de ella como el “enemigo público número uno”.  La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha denominado “pandemia” y afecta a la mayoría de los países occidentales.

Oficce of the Surgeon General (OSG) es una entidad apoyada por el Ministerio de Salud Pública de EEUU. Diez años atrás, esta corporación advirtió que si la obesidad no era controlada, el número de muertes causadas por ésta podría superar a las defunciones atribuidas al tabaquismo (primera causa de muerte evitable a nivel mundial según la OMS). Según datos del sitio web de OSG, hoy en día 12.5 millones de niños en los Estados Unidos – más del 17% – son obesos. Estos niños tienen mayor riesgo de padecer muchos problemas serios de salud y lo más alarmante es el futuro de este niño, que tendrá muchas probabilidades de convertirse en un adulto enfermo.

La obesidad infantil es posible de prevenir, pero esta parece ser una tarea difícil. Así lo muestran las estadísticas. A fines del 2001 el 13 % de los niños de 6 a 11 años y el 14% de los adolescentes de 12 a 19 años eran obesos. Desde entonces, la obesidad infantil capto la atención de EEUU y se crearon estrategias públicas y privadas para combatir sus dos causas principales: la baja calidad de la alimentación y la poca actividad física. Sin embargo, los investigadores de OSG no ven mejorías una década después, encontrando cifras del 17% de obesidad en la población que va de los 2 a los 19 años. Destacan que existe una mayor prevalencia en minorías  de niños afroamericanos e hispanos.

hamburguesitaDieta desequilibrada

El abuso de comidas rápidas, golosinas y gaseosas frente a frutas y verduras es determinante en el sobrepeso infantil.

  

computadora-ninos-3Sedentarismo

Videojuegos, televisión, computadoras….

La actividad física cada vez está más ausente del ocio de niños y adolescentes.

Esta situación, que según la radiografía de la OCDE ha ido aumentando sin descanso desde los años ochenta, no tiene avisos de cambiar. De igual manera, la primera dama Michelle Obama no se da por vencida y en mayo del año pasado (2010) con el apoyo de la Casa Blanca propulsó una iniciativa llamada Let´s Move! (traducido como “Vamos a Movernos!”). Ésta comprende 70 recomendaciones para prevenir la obesidad en niños y tiene como objetivo reducir la actual prevalencia de esta enfermedad (17%)  a solo un 5% para el 2030.

Estados Unidos no está solo en esta lucha. Las  autoridades españolas también están empezando a preocuparse por el incremento de la obesidad infantil en su país. Según anunció el presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, los resultados del último estudio epidemiológico sobre prevalencia de la obesidad infantil en España  revelarán que la prevalencia real de este problema “está bastante por encima del 30%”. Por su parte, Emilio Martínez de Victoria, profesor de la Universidad de Granada,  considera que “más preocupante aún que la obesidad” es el hecho de que los niños presenten ya “síndromes metabólicos”.

Graves problemas de salud como diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia pueden ser consecuencia de esta obesidad temprana. También problemas de autoestima (aislamiento social, discriminación, trastornos de la conducta alimentaria) y la reducción de la esperanza de vida.

La Asociación de Dietistas Americanos (American Dietetic Association) ha dedicado un apartado completo sobre este tema en su última revista para profesionales de entrega mensual (abril 2011). El texto busca fomentar los esfuerzos desde todos los ámbitos (y no solo gubernamentales) para crear hábitos saludables por medio de una alimentación sana desde edades tempranas y vencer el sedentarismo en niños.

Por Mariana Patrón Farías.  WWW.NUTRICOACH.COM.AR

Entrevista a un Profesional en Nutrición

Nombre y Apellido: Mariana Patrón Farias

Profesión: Licenciada en Nutrición – MN4575 – UBA

1. ¿Qué es la Obesidad?

Es el aumento de la masa grasa corporal. Se puede considerar como una enfermedad metabólica que predispone al organismo a otras enfermedades.

2. ¿Se da más frecuentemente en personas adultas o en adolescentes?

Se diagnostica frecuentemente en ambos, pero en cantidad son mas adultos. Tener también presente que en la sociedad tenemos mas gente en este rango etario. A pesar de esto es muy preocupante la creciente cantidad de niños con exceso de peso en Argentina.

3. ¿A qué edad es más difícil de tratar? ¿Por qué?

Considero que los adultos presentan más barreras, poseen los hábitos poco saludables muy arraigados, poseen muchas creencias y mitos respecto a los alimentos.

4. ¿Cuáles son las principales consecuencias que se presentan?

A nivel clínico se videncias problemas articulares en miembros inferiores, comúnmente encontramos síndrome metabólico que incluye hipertensión arterial, dislipemias (aumento del colesterol o de los triglicéridos en sangre) y resistencia a la insulina o directamente diabetes tipo II. La obesidad es factor de riesgo que predispone a todas las enfermedades antes nombradas, diferentes tipo de cáncer y enfermedad cardiovascular. En mujeres se acompaña de trastornos menstruales (dismenorrea) y muchas veces hay malnutrición oculta (carencias de vitaminas y minerales ej: anemia). A nivel psicológico genera disminución de autoestima y dificultad de la inserción social

5. ¿Cuáles son las principales causas que se presentan?

Es multifactorial influenciada principalmente por el ambiente, los genes que heredamos pero sobretodo los hábitos que adoptamos respecto al estilo de vida ej. Sedentarismo, comida rápida. Alrededor del 5% posee causas hormonales.

6. ¿Cree que las personas que padecen este problema se ven comprometidas con el mismo?

Se ve de todo, mucha gente busca ayuda en mi consultorio y se le brinda toda la guia y el asesoramiento necesario para que aprenda a comer. Otros buscan la magia u los efectos inmediatos pero no quieren esforzarse para conseguir resultados. Algunos se resignan simplemente, no luchan o directamente no reconocen el problema de la obesidad y los riesgos que genera a la salud.

7. ¿Cuáles son los métodos más implementados para tratar este problema? ¿Son más los que funcionan o los que fallan? Si falla, ¿por qué?

Tradicionalmente un plan de alimentación de bajas calorías junto con la prescripción de actividad física frecuente son las estrategias más fuertes. Las estadísticas muestran que solo un muy bajo porcentaje de la gente logra bajar y mantener el peso ideal. Si el tratamiento se acompaña con cambios en la conducta alimentaria, contención psicológica desde un profesional o grupo podemos obtener mejores resultados. La medicación es recomendable solo en casos específicos así como las cirugías gástricas. El tratamiento muchas veces falla por que el obeso de por si es acomapañado de una personalidad ansiosa, busca resultados inmediatos y si no los encuentra se desmotiva o frustra. A veces realmente le cuesta mucho privarse de ciertos alimentos. Otras veces se ponen excusas a ellos mismos para no comer lo que deberían, se autoengañan inconcientemente.

8. ¿Qué sucede con la comida de hoy en día?

Comer es una necesidad biológica para vivir, también muy ligada a lo social. Hay que tener en claro que “comemos para vivir, no vivimos para comer”. Podemos darnos nuestros gustitos pero en su medida.

9. Aquellos alimentos que se promocionan como “light”, ¿reúnen las características necesarias?

Según la normativa existente al respecto, un producto light debe tener un valor energético de un 30% inferior al del alimento de referencia. En la etiqueta deben aparecer las kilocalorías que aporta y el porcentaje concreto de ellas que se ha rebajado. La denominación light indica que los alimentos así llamados tienen un número de kilocalorías inferior a los de su misma clase. Esta definición es fundamental, ya que cuando compramos un chocolate light no estamos adquiriendo un producto que no engorde, sino uno cuyo aporte calórico es menor al de un chocolate normal. La idea que mucha gente tiene es que los productos “Light” adelgazan o, a lo sumo, no engordan prácticamente nada, y llevados de esta creencia los consumen en cantidades excesivas. El resultado de ello es frecuentemente un incremento de peso mayor que si hubiesen optado por las versiones no ligeras de cada producto

10. ¿Una reflexión sobre el tema?

No alcanza una reflexión, sino que son muchas. A nivel mundial cada vez tenemos mas obesos y a su vez desde edades mas tempranas. Todo acompaña al desarrollo, la tecnología que nos acerca cada vez más al sedentarismo, más empresas que elaboran alimentos muy poco sanos, el exceso de televisión y computadoras y un ambiente que continua predisponiendo a la obesidad. Esto merece MUCHA reflexión de todos nosotros y me parece excelente que sea un tema desarrollado desde el aula del colegio.

OBESIDAD: El momento es hoy

El exceso de peso, en sus formas de sobrepeso y obesidad, afecta a no menos del 30% de los niños argentinos. Unos 3,5 millones de chicos, entre pequeños, escolares y adolescentes padecen lo que ya es reconocidamente el mayor problema nutricional mundial y también en la Argentina.

Desde la perspectiva de la comida, más de la mitad de los niños consume más calorías que las necesarias, aunque muchos de ellos menos nutrientes que los indispensables. El resultado: el peso para arriba, la nutrición para abajo. No son los alimentos mal llamados chatarra los únicos responsables; es solo que los chicos comen más de una dieta monótona: pan, pastas, milanesas, papa, carne vacuna o lácteos con más grasa que la recomendable, además de jugos o galletitas con muy alto tenor graso.

Desde la perspectiva del movimiento y actividad física se hace todo mal; no sólo por el excesivo sedentarismo frente a la TV o la PC. Los recreos y las horas de actividad física son muy desaprovechadas cuando deberían ser una excelente oportunidad de estímulos para gastar calorías. Lo mismo puede decirse de la política de la movilidad urbana.

Es urgente que el Estado defina una política frente a la epidemia de obesidad. Implica acciones de promoción de la salud, educación alimentaria desde muy temprano, aprovechamiento del ámbito escolar para promover hábitos más saludables, políticas urbanísticas, estímulos o señales hacia la agroindustria para favorecer el desarrollo de alimentos diferenciados y funcionales.

Los padres tienen una enorme responsabilidad. La obesidad se previene desde el primer año de vida, aun antes. Lactancia materna exclusiva hasta el sexto mes de vida. Luego complementarla con una fórmula láctea apropiada, rápida incorporación de carne (no sólo vacuna), cereales, hortalizas y frutas.

El ambiente familiar, la mesa, debe ser agradable y la preparación de la comida una oportunidad de promover desde muy temprano en la vida y, con toda la paciencia, la incorporación de cada nuevo alimento. Los niños no aprenderán buenos hábitos alimentarios si los padres no los practican.

Lic. Sergio Britos

Nota publicada en el diario “La Nación “http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1113166

¿Cómo puedo AUMENTAR MI METABOLISMO? Consejos útiles

¿Quién no conoce a alguien que come como un barril sin fondo, pero que no aumenta de peso? (Que injusticia…pensamos por dentro). Esto se explica debido al alto metabolismo que tiene esta persona.

Para explicarlo sencillo, podemos decir que estas personas necesitan mas calorías diarias. De estas calorías, la mayor parte son para las funciones normales de su cuerpo (este se llama Metabolismo Basal y es la energía que se usa para que el corazón palpite, la piel y pelo se regeneré, para respirar, etc.). Otra cantidad se utiliza para la actividad física, pero esta es la energía más variable entre las personas. Por último y en menor cantidad, todos gastamos calorías en la digestión para romper de los alimentos que comemos y así poder aprovechar sus nutrientes.

Una nutricionista de Chicago llamada Natalie Cornell escribió en el diario local que “El metabolismo es la rapidez con que el cuerpo usa la comida que consume”

Naturalmente con el pasar de los años el metabolismo se va enlenteciendo. Cuanto más lento el metabolismo, más fácil el cuerpo almacena calorías a modo de grasa.

Existen métodos para medir el metabolismo real de una persona. Mi amigo el Dr. Domingo Liotta se especializa en el tema. El posee un equipo de alta tecnología que estima el metabolismo basal de una persona midiendo su intercambio de oxígeno y dióxido de carbono de la respiración.

Debemos intentar de mantener este metabolismo alto, ya sea comiendo cada 2 a 3 horas, un alimento que dé trabajo al aparato digestivo… mucho trabajo para gastar más calorías. Pero la porción debe ser chica, como una manzana, o un yogur, una zanahoria o tallos de apio.

Unos consejos para maximizarlo son:

* Comer varias veces al día: hacer de 4 a 6 comidas es ideal, sin hacer grandes ayunos entre bocados. Recordemos que no comer es peor, porque hace que disminuya nuestro metabolismo.

* Crear Músculo: Tener músculo nos permite comer más sin engordar. El músculo es un tejido activo y necesita calorías. En cambio la grasa del cuerpo es un tejido de reserva, no consume energía. Al menos hacer una actividad física tres veces por semana. Esto nos hace gastar energías durante la actividad y aun después.

* Consumir más alimentos fuente de proteínas: Las proteínas de alimentos están presente en carne vacuna magra, pollo sin piel, pescado, quesos descremados y clara de huevo. Estas proteínas generan mayor trabajo digestivo que otros nutrientes, por eso gastamos más energía en su digestión y además brindan saciedad.

* Tener un ” Estilo de Vida Activo”: refiere a tener movimiento cotidiano, desestructurado. A pesar de tener un trabajo sedentario siempre es posible sumar movimiento. Bajarse antes del colectivo o si es posible caminar de casa al trabajo, subir escaleras en vez de esperar el ascensor, hacer actividades dinámicas el fin de semana como andar en bici, pasear al perro o hacer jardinería.

A continuación algunos factores que afectan el metabolismo pero que no podemos modificar:

* Sexo: si hacemos la distinción entre sexos, la mujer tiene un gasto menor que el hombre.

* Talla: la altura también influye, las personas más altas tienen un gasto más pequeño que las más bajas.

* Situaciones especiales: en el caso de embarazo y periodo de lactancia en la mujer, situaciones de estrés, enfermedades o fiebre, el metabolismo basal aumenta.

* Clima: incluso puede influir la temperatura ambiental, en el caso de ambientes cálidos puede bajar el metabolismo basal hasta un 10 % respecto a lugares con temperaturas frías.

Espero haberles brindado buenas ideas para aumentar su metabolismo, ahora lo más importante es llevarlas a la práctica cotidiana.

Autora: Mariana Patrón Farias – Lic Nutrición www.nutricoach.com.ar

LOS FACTORES DE RIESGO DE LOS LATINOAMERICANOS -Estudio INTERHEART

En América Latina, los factores que más contribuyen a incrementar el riesgo de padecer un infarto son la obesidad abdominal, la hipertensión, el tabaquismo y los altos niveles de colesterol.

El aumento del consumo de alimentos hipercalóricos y del sedentarismo, que se produce en muchos países en vías de desarrollo, está contribuyendo a incrementar considerablemente el porcentaje de enfermos cardiovasculares.

Se tienen datos de que los hombres y mujeres con sobrepeso reducen su expectativa de vida en 3.3 años mientras que los obesos la reducen en más de siete años.

El estrés cumple un papel muy importante en el riesgo cardiovascular de los iberoamericanos y los beneficios cardiovasculares que presentaban aquéllos que consumen diariamente una alimentación rica en frutas, verduras y practicaban ejercicio de forma regular.

La OMS la definió al estrés laboral como “epidemia mundial”. Este es un fenómeno creciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

Dado que todos estos factores de riesgo son modificables, el estudio INTERHEART Latinoamérica proporciona una base científica para desarrollar estrategias preventivas como por ejemplo, la implementación de Programas de bienestar corporativo.

Extracto realizado por Lic. Mariana Patron Farias – La crónica de hoy-Nicotinaweb, Barcelona

¿Como afecta el descenso de peso en la composición corporal del deportista?

Hay deportistas que desean o necesitan adelgazar. Para ellos la solución es combinar una dieta controlada en calorías con actividad física regular logrando así maximizar la pérdida de grasa corporal y evitar la perdida de masa muscular (incluso puede incrementarse).

Hoy día hay muchas dietas de moda dando vueltas que pueden ser riesgosas. Los rápidos descensos de kilos, en base a consumir demasiado pocas calorías e incompletas en su aporte de nutrientes esenciales pueden causarle una gran perdida de peso a partir de su masa muscular fundamentalmente.

Debemos saber que cuanto más músculo tiene nuestro cuerpo, más acelerado es nuestro metabolismo (o sea gasta más calorías). Pero los beneficios no terminan ahí ya que luego del ejercicio el metabolismo se mantiene temporalmente elevado.

Los músculos son muy valiosos porque de ellos dependerá la resistencia, la fuerza, la potencia y por consecuencia el rendimiento deportivo.

No podemos olvidar tampoco el efecto que tienen estas dietas sobre el metabolismo, disminuyendo el gasto calórico del cuerpo en reposo. Por eso es frecuente que al abandonar la dieta vuelva a subir de peso muy velozmente, pero lo que aumenta es solo grasa corporal. Los sube y baja de peso que son parte del círculo vicioso del “dietante” llevan a que el cuerpo tenga una mayor cantidad de grasa que antes de la dieta, a pesar de que el peso corporal final sea el mismo.

Autora: Mariana Patron Farias -Lic. Nutrición