Posts etiquetados como ‘enfermedad’

La Dieta Libre de Gluten para Celíacos

El Trigo, Cebada, Centeno y Avena ( TACC) son cereales que se encuentran en muchos alimentos industriales.  Cuando las proteínas de estos cereales transitan el intestino de una persona con enefermedad celíaca genera inflamación e irritación de su mucosa intestal y no permite la correcta absorción de los nutrientes. Es por esa razón que muchos celíacos sufren diarreas, bajo peso, anemia y los niños no crecen como deben, entre otras cuestiones. Otros celiacos nunca tienen síntomas.

ESPIGA

Una vez que el médico realiza el diagnostico de “celiaquía” por medio de un análisis de sangre donde ven los anticuerpos a las proteínas del glúten y además se realiza una biopsia intestinal que confirma los resultados de sencibilidad al glúten, el tratamiento de por vida será una DIETA LIBRE DE GLUTEN. Esto quiere decir que no deben comer TACC ni sus derivados como harinas, almidones o salvados. Con ellos la industria alimentaria elabora alimentos de consumo común como son las pastas, pizzas, empanadas y tartas, facturas, pan y galletita, alfajores, el pan rallado de la milanesa, la malta, cerveza y whisky, etc.

Es muy importante buscar que los alimentos estén en los listados autorizados “aptos para celiacos” y no solo que tengan el símbolo “sin TACC”. Se pueden consultar los alimentos analizados en www.anmat.gov.ar .

Aproximadamente el 80% de los alimentos provenientes de la industria contienen glúten. Tener especial precaución con alimentos artesanales o vendidos a granel (sueltos comolo hacen en dietéticas) .

La contaminación cruzada es común en las industrias, donde comparten maquinarias para producir alimentoscon TACC después producen alimentos que no debieran contenerlosy quedan “contaminadas con gluten”

A continuación, mi columna en FM Radio Cultura (FM 97,9) en relación a Dieta para Celíacos.

LOS FACTORES DE RIESGO DE LOS LATINOAMERICANOS -Estudio INTERHEART

En América Latina, los factores que más contribuyen a incrementar el riesgo de padecer un infarto son la obesidad abdominal, la hipertensión, el tabaquismo y los altos niveles de colesterol.

El aumento del consumo de alimentos hipercalóricos y del sedentarismo, que se produce en muchos países en vías de desarrollo, está contribuyendo a incrementar considerablemente el porcentaje de enfermos cardiovasculares.

Se tienen datos de que los hombres y mujeres con sobrepeso reducen su expectativa de vida en 3.3 años mientras que los obesos la reducen en más de siete años.

El estrés cumple un papel muy importante en el riesgo cardiovascular de los iberoamericanos y los beneficios cardiovasculares que presentaban aquéllos que consumen diariamente una alimentación rica en frutas, verduras y practicaban ejercicio de forma regular.

La OMS la definió al estrés laboral como “epidemia mundial”. Este es un fenómeno creciente.

Sus consecuencias abarcan desde la desmotivación y menor dedicación al trabajo, el aumento de la tasa de accidentes y disminución de productividad hasta problemas físicos u psíquicos en lo personal causan ausentismo y por consiguiente alteración del organigrama de la empresa.

Dado que todos estos factores de riesgo son modificables, el estudio INTERHEART Latinoamérica proporciona una base científica para desarrollar estrategias preventivas como por ejemplo, la implementación de Programas de bienestar corporativo.

Extracto realizado por Lic. Mariana Patron Farias – La crónica de hoy-Nicotinaweb, Barcelona

La lactancia protege el corazón de las mujeres

Si conoce a alguna embarazada reacia a darle el pecho a su futuro hijo, ya tiene una razón más con la que convencerla. Los resultados de uno de los estudios más grandes realizados en Estados Unidos, con más de 100.000 mujeres, señalan que las mujeres que dan el pecho a lo largo de su vida durante más de 23 meses tienen un 23% menos de riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

Lo dicen los médicos, las matronas, las sociedades científicas, la Organización Mundial de la Salud… Hasta algunas productoras de leche en polvo han reconocido en sus campañas publicitarias la superioridad de la lactancia natural frente a cualquier otra opción. Las ventajas para los niños son, tal vez, las más evidentes, pero los pequeños no son los únicos que sacan provecho de esta costumbre ancestral.

Valiéndose de las 121.700 mujeres del Estudio de la Salud de las Enfermeras, que comenzó en 1976 en Estados Unidos, un grupo de investigadores del Brigham Women’s Hospital (de la Facultad de Medicina de Harvard) ha analizado la influencia de la lactancia sobre la salud cardiovascular femenina.

En el año 1986, cuando la participante más joven contaba con 40 años, todas ellas respondieron a un cuestionario sobre el tiempo total que habían empleado en su vida en amamantar a sus hijos. Según esto, establecieron seis categorías que iban desde ningún mes hasta más de 23 meses empleados en esta tarea. Después, recogieron la información sobre los casos de infarto de miocardio y los fallecimientos por problemas coronarios acaecidos entre ese mismo año y 2002, un total de 2.540.

De las casi 90.000 mujeres que tomaron parte en el análisis final, el 63% había amamantado alguna vez y el 1% lo había hecho durante más de 48 meses. Haber dado el pecho durante dos años o más equivalía a un riesgo cardiovascular un 23% más bajo, comparado con las mujeres que no habían practicado la lactancia natural.

Amplios beneficios sobre la salud de las mujeres

Numerosos estudios han comprobado que durante el periodo de lactancia la metabolismo de los lípidos y la glucosa mejora. Algunos de esos trabajos sugieren que estos cambios se mantienen con el paso del tiempo, cosa que apoya el hecho de que dar de mamar a los hijos se haya relacionado con un menor riesgo de diabetes (alrededor de un 15% por cada año de lactancia) y con un incremento de HDL, el llamado colesterol bueno.

La mayor parte de estos factores influye en el riesgo cardiaco de modo que cabría esperar una atenuación de las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular asociada a la lactancia natural. Este trabajo, publicado en la revista ‘American Journal of Obstetrics and Gynecology‘, confirma esta hipótesis.

Entre los posibles mecanismos subyacentes a este efecto protector de la lactancia, los autores subrayan la ya citada capacidad para alterar el metabolismo de los lípidos y la glucosa, la facilidad para movilizar los depósitos de grasa (especialmente la grasa más profunda) de las mujeres que amamantan y su posible acción a través de la regulación de las respuestas al estrés.

En el contexto actual, donde las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte para las mujeres occidentales, “mejorar las tasas de lactancia tiene un potencial efecto positivo sobre la salud de las féminas”, subraya Erica Gunderson, investigadora del Kaiser Permanente Permanente en California del Norte, en un editorial que acompaña al trabajo.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/02/27/mujer/1235753146.html