Posts etiquetados como ‘comidas’

Guía para comer más sano en el trabajo

Organizarse en el ambiente laboral permite elegir mejor las comidas. Muchos trabajadores pasan la mayor parte del día en la oficina. Las comidas que se consumen en las cafeterías, máquinas expendedoras, y restaurantes generalmente no son tan nutritivas o saludables como los alimentos preparados en casa. Según estadísticas nacionales, los argentinos comemos poco de alimentos saludables tales como los vegetales, las legumbres y el pescado. En cambio somos el país que más carne vacuna consume de todo el mundo (72 kg per cápita).
grafica_alimentacion_saludableLas Guías Alimentarias Argentinas  proporcionan orientación sobre una dieta que promueve la salud y puede ayudar a prevenir los efectos de las enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación. Tener los alimentos saludables disponibles en el trabajo es una manera de planificar y cumplir con una dieta saludable todos los días.

Consejos para la práctica diaria

1. Consumir alimentos integrales para incorporar más nutrientes, como por ejemplo panes y cereales integrales, legumbres, frutas con cáscara (previamente lavadas) y verduras con mucha fibra (principalmente vegetales de hoja y coles). Incluir ensaladas de verduras frescas, arroz integral, arvejas y lentejas.

 2. Elegir alimentos bajos en grasa. Optar por aderezos light, lácteos descremados, postres dietéticos y las carnes vacunas magras, pollo sin piel, etc.

3. Comprar  alimentos y bebidas sin azúcar agregada. Optar por cereales y barras de cereales sin azúcar, gaseosas y jugos light, infusiones con edulcorante. Leer los ingredientes en las etiquetas de los alimentos para asegurarse que no contiene azúcar agregada.

4.  Disminuir el consumo de sodio. Evitar agregar sal a la comida sin antes probarla. Los alimentos más salados generalmente provienen de la industria, por ejemplo galletitas, embutidos, caldos, quesos, etc. Cocine platos con especias y hierbas en lugar de tanta sal.

5.  Incluir porciones más pequeñas de aquellos alimentos que le gusta pero reconoce por ser muy calóricos, como alfajores, quesos, postres, facturas y productos de panadería,

6. Consideremos la posibilidad de agregar snacks saludables o colaciones a mediamañana y mediatarde, algunos ejemplos pueden ser frutas frescas o en ensalada, yogures y barras de cereal.

Lic. Mariana Patron Farias. NUTRIM Programa de Bienestar para Empresas www.nutrim.com.ar

ALIMENTACION: “Si fallas al planear, el plan fallará”

De nutrición se habla por todos lados. Todos comemos, escuchamos noticias del tema, opinamos desde nuestra experiencia. Los medio de comunicación nos mantienen al día. Escuchamos las propiedades nutricionales de los alimentos por la radio, leemos del descubrimiento de un estudio científico americano en una revista de actualidad, etc.

Sentimos que ya sabemos todo. Ya hicimos todos los tratamientos nutricionales para adelgazar, todas las dietas de revista y demás. Tenemos entendido como hacer para bajar de peso, conocemos las porciones, los intercambios, las recetas, los menues… ya sabemos lo que tenemos que hacer… ¿Y entonces?

“El saber es un alimento para el alma, pero al cuerpo hay que darle comida”.

Ya sabemos cuales son los alimentos saludables, pero lo cierto es que
para obtener sus beneficios hay que comerlos regularmente y eso
requiere ORGANIZACION y PLANEAMIENTO.

Si llegaste alguna vez a tu casa muerto de hambre pero sin haber
pensado con anterioridad que ibas a cenar, lo mas seguro es que hayas
comido o que encontraste en la heladera o pedido un delivery de pizza.
¿Comer esa comida se parece a lo que habias aprendido que es saludable
comer?… No. Y esto es lo que pasa cuando no se planea. La frase del título de esta nota se aplica en esta situación:

“Si fallas al planificar, el plan fallará.”

Sin plan, uno termina comiendo lo de siempre, lo mas práctico pero generalmente
menos nutritivo y saludable.

Otro ejemplo. Se sabe que comer frutas hace bien. Pero si no las
compramos primero y las colocamos a la vista en la cocina, lo mas probable es
que no las comamos. Y ni hablar de acordarnos llevarlas en un bolso para tener
un snack sano a mitad del día.

Para poder llevar a cabo hay que PREVEER. Dedicarles un pensamiento y
luego entrar en acción: compra, preparación, consumo.

Lo importante no es SABER solamente, sino HACER. Llevar al campo de
acción lo aprendido.

Mariana Patron Farias- Lic Nutrición – www.nutricoach.com.ar