Cambiando hábitos, paso a paso

Cambiar no es tarea sencilla para nadie, y menos si nos referimos a modificar los hábitos que conforman nuestro estilo de vida como lo son nuestra forma de comer, dejar de fumar, comenzar una nueva actividad física, etc.
Antes de emprender un cambio, pasamos por un periodo de ambivalencia conocido como “etapa de contemplación”. Es en estos momentos cuando somos conscientes que debemos cambiar pero no estamos totalmente convencidos para dar un primer paso. El “deber” y el “querer” se encuentran enfrentados en esta decisión.
A veces nos quedamos aquí, inmóviles en nuestra “zona de confort”, ya sea por temor a fracasar o equivocarme, o simplemente porque es más fácil no cambiar.
Buscar las ventajas de cambiar es una forma de incrementar la motivación: ¿Por qué lo voy a hacer? ¿Qué me va a posibilitar este cambio? Una alta motivación en gran parte predice que una persona se anime a cambiar y pueda mantenerlo en el tiempo.
Finalmente podemos tomar la determinación de cambiar y “prepararnos” para el cambio. Y nos preguntamos ¿Cómo lo hago? Aquí necesitamos información y rodearnos de personas que nos asesoren.
cambiar 1
Cambiar no es tarea sencilla para nadie, y menos si nos referimos a modificar los hábitos que conforman nuestro estilo de vida como lo son nuestra forma de comer, dejar de fumar, comenzar una nueva actividad física, etc.
Antes de emprender un cambio, pasamos por un periodo de ambivalencia conocido como “etapa de contemplación”. Es en estos momentos cuando somos conscientes que debemos cambiar pero no estamos totalmente convencidos para dar un primer paso. El “deber” y el “querer” se encuentran enfrentados en esta decisión.
A veces nos quedamos aquí, inmóviles en nuestra “zona de confort”, ya sea por temor a fracasar o equivocarme, o simplemente porque es más fácil no cambiar.
Buscar las ventajas de cambiar es una forma de incrementar la motivación: ¿Por qué lo voy a hacer? ¿Qué me va a posibilitar este cambio? Una alta motivación en gran parte predice que una persona se anime a cambiar y pueda mantenerlo en el tiempo.
Finalmente podemos tomar la determinación de cambiar y “prepararnos” para el cambio. Y nos preguntamos ¿Cómo lo hago? Aquí necesitamos información y rodearnos de personas que nos asesoren.
Si estas queriendo emprender un cambio que afecte en algún aspecto tu estado de salud, es mejor ir PASO A PASO. Es recomendable no apresurarse si queremos que estos cambios se adopten como propios.  Si son más de uno los cambios, elegir aquellos que más ganas tenemos de cambiar, aquellos que nos tengamos más confianza.  No dejes de consultar a un Lic. nutrición para que te guíe en el cambio de alimentación y estilo de vida.
  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , Tyrone T. Gomez dijo

Todos deseamos ser felices, exitosos, saludables, estéticamente bellos y con paz interior. Pocos somos los que sabemos que eso depende de nuestra autoobservación y del trabajo de reprogramación de nuestros códigos, registrados en el campo emocional. Si tuvimos padres que no tuvieron esas características ideales, difícilmente lo logremos, ya que no lo hemos aprendido. El carácter emocional está grabado en nuestro cerebro y nuestra personalidad es exactamente el reflejo de dicha grabación. En mi experiencia de treinta años (diez en mi persona y veinte en los demás), que no hay métodos o cursos, que transformen nuestro carácter y que esto sea definitivo. Solo el auto conocimiento, puede lograr el milagro. Cada uno de nosotros, al igual que nuestras impresiones digitales y nuestro patrón genético, es único e irrepetible. Solo practicando una aséptica autoobservación de nuestras reacciones, basada en todos los momentos y circunstancias, pueden reportarnos claramente como corregir los códigos mentales y emocionales que nos fueron incorporados. Debemos evitar el análisis, la justificación y la autorrecriminación. Es la autovigilancia, el ir explorando nuestras reacciones negativas recurrentes, lo que nos dará la pauta de lo que tenemos que cambiar. Una vez que definimos lo que queremos modificar, debemos emprender un nuevo camino que nos lleve a lograr un resultado diferente al que obtuvimos hasta ahora. Si no cambiamos los códigos, seguiremos en el mismo círculo vicioso. Podemos cambiar parejas, lugar geográfico, actividades, etc., y todo seguirá siendo lo mismo. Repetiremos la misma frustración, tendremos los mismos miedos y la misma inseguridad realimentando los viejos patrones. El camino de la autocorrección dependerá del deseo de cambiar, sin esperar que ello nos venga de afuera. Nadie puede hacerlo por nosotros. Es necesario buscar ayuda, pero solo de aquellos que nos enseñen a conocernos.

, , Herbert W. Howard dijo

Alguien dijo en cierta ocasión que “el único cambio que el ser humano disfruta es el del pañal”. Tanto en nuestra vida personal, como a nivel organizacional, cambiar no es fácil. Pero si no cambiamos, no crecemos.