LA “GUERRA” ENTRE LOS NIÑOS Y LAS VERDURAS

Si bien hay chicos que aceptan los vegetales con total naturalidad, muchos se resisten a incorporarlos en su alimentación diaria. Los adultos somos los encargados de crear los hábitos de consumo. La familia, el jardincito, y los medios son los que tienen mayor influencia en las elecciones de los más pequeños. Ellos aprenden con la experiencia: el ejemplo comienza en casa. Es necesario ofrecer diariamente frutas y verduras. Para que el niño las acepte deberíamos ofrecerlas al menos unas 12 veces. Cuando no les gusta una verdura, no forzarlo; conviene intentar en otro momento con mucha paciencia y de otra manera.

Cocinar y presentar de distintas formas los vegetales para lograr su aceptación (Ej. buñuelos de espinaca, tarta de espinaca, espinaca gratinada, pizza con espinaca, etc.)

Usar corta-pastas divertidos con forma de estrella, corazón, flores, animales. Armar caras en los platos. Utilizar moldes individuales para dar forma a purés y budines.

Evitar que la alimentación de los chicos sea desordenada, con picoteos constantes, excesos de jugos, gaseosas, galletitas o golosinas que les quitan el hambre a la hora de comer.

Agregar vegetales a las comidas que ya les gustan: Ej hamburguesas caseras, purés, salsas, etc.

La creatividad y el ingenio siempre deben estar a la hora de disfrazar las verduras

· Tortillas o revueltos de espinaca o brócolis .

· Arroz con jardinera de verduras (choclo, zanahoria, arvejas, etc.).

· Panqueques o tortillas mexicanas rellenas con acelga, choclo y queso.

· Tartas rellenas con zapallitos, mezcladas con huevo, queso crema y queso de rallar.

· Salsa Blanca con espinaca o brócolis y fideos.

· Pizzetitas con verduras, queso y rodajas de tomate crudo.

· Medallones de zapallo con queso u otro vegetal a la napolitana.

· Buñuelitos de acelga con zanahoria rallada y cebolla.

No olviden dejar a los niños que ayuden en la cocina lavando y preparando las verduritas Además hay que enseñarles que tienen muchas vitaminas que les ayudaran a crecer sanos y fuertes.

Lic. Mariana Patrón Farias www.nutricoach.com.ar

  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , Mariana dijo

Un comentario típico en la consulta de una madre o un padre con el pediatra es que su hijo o hija no come verduras. “No le gustan los vegetales, no me los come”, diría la mujer o el hombre. Pero, ¿será que la culpa la tienen verdaderamente los chicos?
Según dos estudios recientemente presentados en la American Society for Nutrition, no son los niños los responsables por no comer saludablemente, sino los adultos. Es que la conclusión de ambos trabajos no pudo ser más contundente: si se les ofreciera comer verduras, los chicos las comerían. El problema, según los investigadores, es que los adultos no incentivan a sus chicos a la hora de alimentarse saludablemente.
Las razones pueden ser desde falta de disponibilidad de verduras y frutas por su precio hasta falta de tiempo para prepararlas. Pero lo cierto es que pocos son los padres que entre darles a sus chicos una tarta de verduras y comida rápida eligen la primera opción.
Fuente: Medline Plus

, , Paula Pueyrredon dijo

El bajo consumo de verduras en los niños es un problema por demás conocido y ampliamente demostrado por distintas encuestas que evidencian este fenómeno. Ante esta situación creo que hay que ayudar a los padres a revertir esta situación con estrategias, como bien dijo Mariana, para preparar las verduras de forma más atractiva y utilizar también otros recursos didácticos que ayuden a los niños a incorporarlas.
Recientemente junto con otra colega nutricionista hemos publicados dos cuentos infantiles (“Verdulin” y “Frutilandia”) con el objetivo de tocar este tema de una forma entretenida para los niños y que a su vez se sientan identificados con los personajes que son dos chicos que no comen verduras. Estos cuentos son una estrategia para trabajar con los chicos, pero también se pueden sumar otros recursos didácticos y entretenidos para lograr que los chicos se interesen por estos alimentos. Cocinar con los chicos o ir de compras con ellos también resulta un excelente recurso, para que se familiaricen con las verduras y aprendan a comerlas.