Posts etiquetados como ‘ayuda’

Nuevo Clarín Blogs: Tutoriales (instructivos)

Ya están disponibles los nuevos Tutoriales para utilizar y aprovechar la nueva plataforma de Clarín Blogs.

bubble

Aquí les dejamos los primero instructivos que servirán para despejar muchas dudas. Mañana completaremos el listado con nuevos.

- ¿Cómo publico un artículo en mi blog?
- ¿Cómo publico imágenes?
- ¿Cómo administro comentarios?
- ¿Cómo publico un video?
- ¿Cómo uso las categorías?
- ¿Cómo inserto imágenes en mis posteos?
- ¿Cómo uso etiquetas en mis artículos?
- ¿Cómo subo un audio a mi blog?
- ¿Cómo cambio el diseño de mi blog?

:: Ver todos los Tutoriales

Cómo publicar videos en tu blog

Volvemos a la carga con los tutoriales. Esto es algo que muchos de ustedes nos consultaron, por eso veremos en detalle cómo publicar videos en nuestro blog.

Los tres pasos básicos para mostrar un video en un blog son: a) grabar el video, b) subirlo o publicarlo en la web y c) embeberlo (insertarlo, adjuntarlo, mostrarlo) en un posteo de nuestro blog. Para hacerlo vamos a necesitar un servicio externo, como VXV, YouTube, Dailymotion o Vimeo, entre muchos otros, que nos permita:

1) Subir a la web un video que tenemos grabado para luego embeberlo en el blog
2) Tomar algún video que otro usuario haya publicado para embeberlo en el blog

El primer caso, que engloba a los dos primeros pasos básicos, vamos a dejarlo de lado (hay infinidad de tutoriales sobre esto en la red). Nos vamos a concentrar en el segundo caso, es decir, en cómo «embeber» un video en nuestros posteos: el tercer paso básico.

Lo esencial es buscar el video que necesitamos. Como ejemplo, elegí un famoso video llamado Evolution of Dance [Evolución del baile], en donde el comediante Judson Laipply hace un repaso por los estilos de baile más populares de los últimos tiempos.

El procedimiento es sencillo y muy similar para todos los servicios que nos permiten compartir videos en la web. Vamos a la página en donde se encuentra el video y buscamos el código que nos permite embeber el mismo en nuestro blog —generalmente se encuentra bajo el título «embeber», «publicar», «insertar» o «compartir»—:

Copiamos el código completo y nos dirigimos a nuestro blog para crear un nuevo posteo o para insertar el video en alguna entrada en la que ya estábamos trabajando. En el editor de texto, hacemos un clic en el botón «insertar video o contenido multimedia»:

Nos aparecerá una nueva ventana, en donde debemos pegar el código completo que copiamos en el paso anterior, es decir, el código que tomamos de la página del video:

Para finalizar, hacemos clic en «insertar» y guardamos o publicamos nuestro posteo. Listo, ahora nuestros visitantes pueden sentarse y disfrutar del espectáculo:

*Los que usen el «modo html» en el editor de texto pueden pegar el código directamente.

Insertar imágenes en los posteos

Esto es algo que muchos de ustedes nos consultaron en reiteradas oportunidades, por eso hoy veremos en detalle cómo insertar imágenes en un posteo. Lo primero que deden saber es que hay dos formas de añadir una imagen:

1. Insertar una imagen externa: cualquier archivo que esté en la web o aquellos alojados en servicios externos, como ImageShack.

2. Insertar una imagen interna: cualquier archivo que tengan guardado en su computadora y que quieran añadir a su posteo.

Si ya usan algún servicio social para publicar sus imágenes o fotografías en la web, como Picassa, Flickr o ImageShack, lo más fácil es optar por la primera opción. Sólo deben hacer un clic en el botón «insertar imagen externa»:

Les aparece esta ventana, en donde deben ingresar la dirección URL completa del archivo que quieren adjuntar; es decir su enlace permanente:

Por ejemplo, para añadir esta imagen de un perro que está alojada en ImageShack, deben «copiar y pegar» la direccion URL del archivo (el enlace directo o permanente):

Pegan la dirección URL y, para finalizar, le dan un clic al botón «aceptar»:

Si lo que quieren es utilizar una imagen o una foto que tienen guardada en su computadora, lo primero que tienen que hacer es subir el archivo. Busquen debajo de la caja de texto -en donde escriben sus posteos- la opción «Añadir nuevo archivo». Si hacen un clic ahí se despliega el menú:

Le dan al botón «Examinar», buscan la imagen que tienen guardada y que quieren insertar, y hacen un clic en el botón «Abrir». Luego en «Incluir archivo» para que comience a subir:

Una vez que el archivo está cargado -puede demorar bastante tiempo, todo depende del peso del archivo- les aparece una nueva ventana de confirmación con una muestra en miniatura de la imagen (thumbnail) y las opciones para alinearla al texto (a la izquierda, centrada o a la derecha):

Esta última opción sirve para subir y publicar cualquier tipo de archivos, no sólo imágenes, con un peso máximo de 1Mb. O sea, también pueden publicar archivos DOC o PDF que tengan almacenados en sus máquinas, por ejemplo. Una vez que los archivos están cargados y guardados pueden volver a utilizarlos desde la opción «Ver tus últimos archivos».

Consejos útiles para tu blog: por qué la frecuencia de publicación es importante

Llegamos al final de la serie dedicada a mejorar tu blog y a expandir la conversación. Hoy vamos a tratar de comprender las ventajas de publicar con frecuencia en nuestros espacios. La discusión en torno a este tema es bastante amplia y, aunque hay muchas recetas dando vueltas por ahí, lo mejor es publicar tanto como podamos sin perder la calidad de nuestros posteos.

Como vimos hasta ahora, cada uno de los consejos nos ayuda de dos maneras:

- Nos otorga mayor visibilidad en los buscadores.
- Facilita la navegación y la búsqueda de información para los visitantes.

Esta regla también se aplica para la frecuencia de publicación de nuestro espacio, que es uno de los factores determinantes a la hora de pensar qué tipo de blog queremos hacer. No es lo mismo un blog de actualidad, que debe estar pendiente de las últimas novedades, que uno de opinión que aborda menos temas pero con un poco más de profundidad, por ejemplo.

En un primer vistazo la consigna es bastante simple para todos: a mayor frecuencia de actualización, mayor contenido indexado por los buscadores y, por lo tanto, más visitantes. Pero también es la señal que le enviamos a los visitantes recurrentes para decirles cada cuanto tiempo tienen que volver.

Vayamos paso por paso. La frecuencia de actualización no influye de forma directa en la visibilidad de nuestro blog en los buscadores, es decir, en su posicionamiento. Sí lo hace de forma indirecta. Actualizar el contenido con mucha frecuencia –una o más veces por día, por ejemplo– hace que los robots indexadores de los motores de búsqueda comprueben nuestro sitio con mayor regularidad. Esto nos aporta contenido reciente, datos actualizados, relevancia y credibilidad en los resultados de las búsquedas.

Por otro lado, el ritmo de publicación de un blog les indica a los visitantes cada cuanto tiempo, más o menos, deben volver a visitarlo. Por eso es importante encontrar un ritmo y mantenerlo, tratando de no saturar a los lectores y no terminar saturados nosotros. Internet es un gigantesco mar de información y una de las cosas más difíciles es «fidelizar» a nuestros visitantes; o sea, que aquellos que nos visitan por primera vez (usuarios ocasionales) regresen y se conviertan en habituales (usuarios asiduos). La frecuencia de publicación es uno de los pilares fundamentales para lograrlo.

Con todo esto no estamos hablando de elegir entre calidad o cantidad, sino de mantener un equilibrio constante entre ambas, que es, al fin y al cabo, lo mejor que podemos hacer por nuestros «bebés mimados». Es mi deber informarles que la famosa regla de «un posteo al día o más» puede ser perjudicial en algunas ocasiones. Lo ideal es que cada uno encuentre su ritmo y lo conserve.

Como siempre les digo, lo mejor es pensar como si fuéramos los lectores. Ahí está todo el secreto. Jueguen, experimenten, hagan líos y diviértanse con sus blogs. Ezequiel.

Consejos útiles para tu blog: cómo usar enlaces y por qué son importantes

¡No paramos! Este es el tercer consejo de la serie dedicada a mejorar tu blog y a expandir la conversación. Hoy intentaremos comprender cómo y por qué debemos usar enlaces. Lo primero es lo primero: ¡enlazar es muy importante!

El soporte o el medio en el que creamos y trabajamos con nuestros blogs es la World Wide Web (también llamada WWW o simplemente Web). La web es en esencia «un sistema de documentos de hipertexto enlazados y accesibles a través de internet». Por lo tanto, una de las características que nos diferencian de otros medios son los hipervínculos; o sea, los enlaces, vínculos, hiperenlaces o links, como prefieran llamarlos.

La web es útil para todos porque sus documentos (páginas, textos, imágenes, audios, videos y archivos) están enlazados en una gigantesca telaraña de hipertexto. Nosotros recorremos esa telaraña cuando «navegamos por la web», y para navegar necesitamos enlaces.

Cuando publicamos algo en nuestros blogs estamos sumando documentos a la web. No usar enlaces en ese nuevo documento es como imprimir un libro sin tinta ¿Se entiende la idea? Sin enlaces, nuestro posteo, una vez publicado, pasa a formar parte de esa enorme red de hipertexto pero le falta algo esencial.

Por regla general, cuando visitamos una página o un blog esperamos que tenga enlaces, porque nos permiten seguir navegando y ampliar o profundizar la información que nos resulta interesante. Por eso son tan importantes. Además, la multiplicidad y la diversidad de enlaces es una característica que diferencia a los blogs de otros sitios webs, como los sitio de noticias.

A grandes rasgos, usar enlaces en nuestros blogs es importante porque:

  • Hacen la navegación más fluida
  • Si enlazamos, otros nos enlazan
  • Ayudan a conseguir nuevos visitantes
  • Permiten profundizar o ampliar temas
  • Nos posiciona mejor en los buscadores
  • Nos permite aprender más sobre lo que publicamos
  • Es una buena forma de conocer nuevos sitios o blogs
  • Funcionan como un archivo personal de contenidos relevantes

Imaginen cuán importantes son los enlaces que la mayor parte de la publicidad en internet depende de ellos. Como dice Victor: «el enlace es la moneda básica del WWW». Es decir, es el pilar fundamental de la web. No hay con qué darle.

Cómo utilizar enlaces para mejorar el contenido

Usar enlaces en nuestros posteos es muy simple. Lo mejor de todo es que sólo nos lleva unos minutos pero el resultado suele ser mil veces mejor. Lo primero que hay que saber es que hay dos tipos de enlaces:

  1. Enlaces internos: los que hacemos a posteos antiguos o páginas de nuestro blog.
  2. Enlaces externos: los que apuntan a cualquier otra parte de la web.

Enlazar no es una ciencia, por eso cada uno tiene su estilo. Depende mucho de los gustos personales, la experiencia y la temática del blog. No es lo mismo hacer enlaces en un blog de actualidad que hacerlo en uno literario, aunque nada es imposible. Hay algunos consejos generales, pero la mejor manera de aprender cómo usar enlaces es visitando otros sitios y blogs.

Lo primero, por supuesto, es encontrar información en la web que esté relacionada con el contenido del que estamos hablando. Después, debemos copiar la dirección URL (incluido el «http://») completa del sitio; lo que en la blogósfera conocemos como «enlace permanente» o «permalink». Es la dirección que aparece en la barra de nuestro navegador. Por ejemplo, para enlazar la portada de Clarín Blogs:

Ahora, en el posteo que estamos escribiendo, seleccionamos la palabra o la frase en la que queremos insertar el enlace:

Paso seguido, con la frase seleccionada, hacemos un clic en el ícono de «insertar enlace» (es lo mismo que apretar las teclas «Control» + «L»):

Nos salta una ventana que nos pide la dirección del enlace. Pegamos la dirección URL que copiamos en el primer paso y le damos al botón aceptar:

Listo, eso es todo. Cuando publiquemos nuestro posteo «Clarín Blogs» va a tener un enlace a la portada la comunidad.

Enlazar, enlazar, enlazar, pero enlazar bien

Una vez que nos acostumbramos a utilizar enlaces se vuelve un juego diario. El juego de buscar y encontrar los mejores para nuestro blog. Aunque es fácil empezar ya saben como dicen: «la práctica hace al maestro». Muchos de los blogs más visitados utilizan enlaces de forma sistemática, pero enlazan como profesionales. No enlazar es un error. Enlazar bien es un arte.

El arte de enlazar, algunos consejos generales para hacerlo bien:

  1. Dedica todo el tiempo que sea necesario para hacerlo bien.
  2. El primer enlace es el más importante. Sino, el más importante va en negritas.
  3. El contenido debe entenderse primero sin enlaces.
  4. Tiene que ser fácil distinguirlos y hacer clic en ellos.
  5. Evita usar enlaces con «clic aquí» o «haciendo clic acá».
  6. Abusar de los enlaces no es bueno. No repitas enlaces en el contenido.
  7. No enlaces todo lo enlazable, sólo el contenido que aporte algo.
  8. Intenta enlazar siempre en el mismo idioma.
  9. No ocultes tus enlaces y no los mezcles con anuncios.
  10. Importante: comprueba siempre que los enlaces funcionan.

Hay algunos consejos más si les interesan. Lo importante es no olvidar que estamos publicando en la web. Como siempre les digo, la forma más fácil de mejorar nuestros blogs es pensar como si fuéramos los visitantes antes de darle al botón publicar. En este caso, no pueden navegar si no hay enlaces. Y como la mayor parte del contenido de la web es texto, recuerden que «un enlace también vale mil palabras». Ezequiel.

Consejos útiles para tu blog: cómo usar categorías y etiquetas (tags)

¡Seguimos! Este es el segundo consejo de la serie dedicada a mejorar tu blog y a expandir la conversación. Una de las cosas más importantes para optimizar nuestros blogs en el gigantesco mar de la web es la organización de los contenidos. O sea, la estructura de la información: la forma en la que la clasificamos, la organizamos y la jerarquizamos para que acceder a ella sea lo más fácil y rápido posible.

¿Nunca visitaron un sitio en el que no supieron cómo encontrar lo que buscaban? Es una verdadera molestia, por no decir otra cosa. Los blogs, desde el vamos, tienen una característica de organización básica que los distingue de otros sitios webs: el orden cronológico inverso de nuestros posteos. Pero, la mayoría de las veces, esta forma de jerarquización no es suficiente para los usuarios que nos visitan de vez en cuando. Por eso necesitamos de otras herramientas que nos ayuden a mejorar la estructura de la información que publicamos, como los tags (etiquetas) y las categorías.

Usando categorías para organizar el contenido

Las categorías tienen como fin ordenar el caos de información en el que muchas veces podemos caer. En primer lugar, subdividen nuestro blog en secciones que son fáciles de identificar. La idea es que con un simple vistazo a las categorías de cualquier blog podamos saber qué temas trata. En segundo lugar, clasifican y jerarquizan la información para que los visitantes puedan encontrarla rápido y profundizar en la búsqueda; es decir, hacen más fácil la navegación.

Por ejemplo, acá, en el blog de novedades, usamos 5 categorías (están en la barra lateral de la derecha): «destacados», «general», «novedades», «tips de ayuda» y «tutoriales». Cada una de ellas contiene toda la información que publicamos sobre estos temas. La categoría «general» nos permite cierta flexibilidad, porque en ella guardamos todo lo que, por el momento, no tiene lugar en otra sección.

La taxonomía por categorías (clasificación temática) es la primera opción a la hora de organizar nuestros posteos. El criterio de clasificación para crearlas varía mucho de un espacio a otro, dependiendo de la temática y la personalidad del blog. Sin embargo, el mejor consejo es que deben responder a nuestros propósitos y, sobre todo, a las necesidades de los visitantes.

Crear y usar categorías para sus blogs es muy simple. Para crearlas, ingresan en su blog, van a «categorías», ingresan el nombre que quieren ponerle y le dan al botón guardar. Eso es todo. Pueden usar tantas categorías como deseen:

Para utilizarlas, sólo seleccionan una categoría (pueden seleccionar varias a la vez) que hayan creado justo antes de darle al botón publicar. Fíjense que también pueden crear categorías de forma rápida desde este lugar:

Usando etiquetas para clasificar el contenido

Por otro lado, tenemos las etiquetas (tags en inglés), que son palabras clave que nos ayudan a identificar y clasificar los contenidos. Utilizadas junto a las categorías son todo lo que necesitamos para estructurar y organizar nuestro blog. A diferencia de las categorías, las etiquetas no jerarquizan la información de manera excluyente, pero son muy útiles para identificar y relacionar contenidos a la velocidad de la luz.

Usando etiquetas en cada uno de nuestros posteos logramos decirles a los visitantes y a los buscadores qué es el contenido y con qué temas se puede relacionar. Además, de manera automática, se forma en nuestro blog una nube de palabras clave (ver “mis claves” en la barra lateral) con las etiquetas que más utilizamos, por lo que también ayudan en un primer vistazo a definir los temas que tratamos en nuestros espacios y le permiten a los visitantes profundizar en la información con un simple clic.

Por ejemplo, algunas de las etiquetas que utilizamos en este blog son: «blogs», «ayuda», «medios», «clarín blogs» y «clarín». Haciendo un clic sobre cualquiera de ellas pueden conocer todos los posteos en los que la usamos. En la nube de palabras clave aparecen con letras más grandes las etiquetas más empleadas.

Usar etiquetas en sus blogs es muy pero muy fácil. Antes de darle al botón publicar, definen la serie de palabras clave que identificarán al posteo. Por ejemplo, para este posteo voy a usar las siguientes etiquetas: «mejorar tu blog», «consejos», «blogs», «ayuda», «categorías», «tags» y «etiquetas».

También pueden editar de forma masiva las etiquetas que usan, sólo tienen que seleccionar «tags» en las opciones del blog:

En resumen, utilizando etiquetas y categorías logramos:

- Organizar nuestros blogs
- Facilitar la navegación
- Identificar y relacionar los contenidos
- Clasificar y jerarquizar la información
- Permitir búsquedas rápidas
- Profundizar en los contenidos

Recuerden que la mejor forma de mejorar nuestros blogs es pensar como si fuéramos los lectores. En el próximo episodio veremos cuándo, cómo y por qué debemos usar enlaces. Siempre a la misma hora y por el mismo canal. Mantengan la sintonía. Ezequiel.

Consejos útiles para tu blog: cómo escribir y mejorar los títulos

¡Comenzamos! Este es el primer consejo de la serie dedicada a mejorar tu blog y a expandir la conversación. Primero, lo primero. Te estarás preguntando: ¿por qué los títulos son tan importantes? Los títulos son un factor clave, el más importante a la hora de posicionarnos en los buscadores. Sí, más importante que el resto del contenido aunque sea una obra maestra de la literatura «blogueril». Y es así por dos motivos:

a. Los buscadores le asignan a los títulos una importancia destacada cuando indexan información sobre nuestros blogs. Es lo primero que muestran en los resultados.

b. El interés entra por el título. Es lo que primeo leemos cuando buscamos información sobre algún tema. Muchas veces es lo único que leemos.

Ahora la siguiente pregunta: ¿cómo puedo mejorar mi blog utilizando los títulos? Muy simple. Acá les dejo 10 consejos básicos que pueden empezar a utilizar cuando tengan que definir su próximo titular:

1. Directos y sencillos. Sean directos, no den vueltas para decir algo. Eviten títulos muy complicados o que tengan poca relación con el resto del contenido.

2. Usen títulos cortos. Hay que ir al grano. Cuantas menos palabras usen, mejor. La brevedad es algo que se aprecia mucho en este mar de información.

3. Utilicen palabras clave. Es una forma rápida de decirle a los buscadores de qué se trata el posteo. Por ejemplo, si escriben sobre un divorcio utilicen el término «divorcio» en el título.

4. Sean informativos. Piensen que es la única manera de decirle a los lectores de qué trata el posteo en pocas palabras y en un solo vistazo. Muchas veces es lo único que leen.

5. Sean creativos. Intenten darle un toque personal. No sólo es cuestión de informar, hay que captar la atención del lector en esos pocos segundos que dedica a leer el titular.

6. Traten de no repetir los títulos. Los buscadores suelen considerar dos posteos con el mismo título como contenido duplicado y los indexan de forma diferente.

7. Un solo tema a la vez. Siempre que puedan procuren tratar un único tema. Si combinan temas o tocan tópicos derivados o sub-temas, dividan el título en dos como en este posteo, separado con dos puntos o con un guión medio.

8. Cuiden la ortografía. Intenten no cometer errores ortográficos, es la primera señal de que algo no merece ser leído hasta el final. Usen signos de apertura y cierre, puntos, comas y acentos. No utilicen acrónimos y siglas a menos que sean muy conocidos, como «ONG». Dejen los símbolos para el msn.

9. No se olviden de la gramática. Prueben usando sinónimos, cambiando plurales y singulares y modificando la posición de las palabras. Utilicen variaciones gramaticales en todos sus niveles.

10. Diviértanse. Prueben, jueguen y experimenten con los títulos. Hagan líos. Pregunten a los lectores que opinan, retuerzan las palabras. Olvídense de la rutina.

Claro que estos 10 puntos no son para seguir al pie de la letra. Son sólo consejos y, como tales, algunos pueden tener más peso que otros dependiendo de los temas que tratemos y de nuestro estilo de redacción. Incluso pueden combinarse unos con otros de forma desordenada y hasta ser olvidados si la ocasión lo amerita.

Antes de terminar, veamos algunos ejemplos prácticos en funcionamiento. Tenemos este título que tomé prestado de por ahí, con un posteo sobre el conflicto del campo: “… basta de todo! …

Aplicamos el consejo 8 y la cosa cambia: ¡Basta de todo!

Ahora usamos el 3 («campo» es clave) y el 7: El campo: ¡basta de todo!

Es momento del 4: Conflicto del campo en Argentina: ¡basta de todo!

Probamos con el 9: Argentinos: ¡basta de todo el quilombo del campo!

¿El 10 quedará muy mal?: El campo del conflicto: ¡basta Argentina!

Combinamos el 1 y el 2 para finalizar: ¡Basta de todo el conflicto del campo!

Me quedo con este último, es el que más se ajusta a los consejos. Una buena técnica es escribir un borrador del título al comienzo, con la primera imagen que se nos viene a la mente, para después ir modificándolo a medida que avanzamos en la redacción y aclaramos las ideas. Por lo menos a mí me ayuda bastante.

Esto es todo por hoy. Y no se olviden que la forma más fácil de mejorar nuestros blogs es pensar como si fuéramos los lectores y no sólo los autores justo antes de darle al botón publicar. Ahí está todo secreto. En el próximo posteo veremos cómo usar «tags» y categorías para estructurar mejor el contenido y facilitar las búsquedas.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog