M de Madre: Humilde manual para madres con niños en primer grado.

1. Para empezar, si Usted, por algún defecto congénito, recuerda cómo fue su primer grado, olvídese. Cambió todo, no le sirve para nada.

2. La maestra de su hijo no la odia. La directora del colegio no la odia. El tono ese que usan de “Yo crío 45 chicos a la vez todos los años y vos apenas con uno no podes” es endémico de los docentes. No es nada personal, y además, lo hacen por el bien de su hijo. Relájese. Piense que los hijos de las maestras también tienen maestras… que usan el mismo tono!! (No es gratificante?)

3. Programe olvidarse a su hijo en el colegio. De ese modo, lo hará de una vez y no vivirá con el temor constante de que ocurra. Es más sano. Repita este protocolo para todo lo que lo pueda aplicar (Olvide forrar el cuaderno, olvide llevar la vianda, mándelo con zapatos el día que tienen gimnasia y con zapatillas el día que tienen que llevar la flauta dulce).

4. Si en el listado de útiles hay dados y naipes, no desespere, no es que el colegio oculta mesas de timba. Ahora así aprenden matemáticas. Cuando nos pidan un paquete de puchos y un encendedor, ahí si protestamos.

5. No sea ganso, los compañeros de sus hijos nunca son el enemigo. Quiéralos. Mire que el día de mañana pueden ser los padres de sus nietos. Incluso hasta la pareja de sus hijos.

6. Con el mismo criterio, no se pelee a muerte con los padres de los compañeros de sus hijos. El día de mañana pueden ser sus consuegros. (Que miedo…)

7. Póngale nombre a todo. Así, cuando pierdan todo lo que tiene nombre, por lo menos Usted sentirá que hizo todo lo posible. Atarles las cosas con cadenas, amenazarlos de muerte o ponerlos a trabajar en MCDonalds para pagar los útiles NO son opciones.

8. Procure llenar la alacena de barritas de cereal, galletitas de harina integral, granola y jugo de manzana. Es importante que los nenes tengan cosas para canjear en el recreo por palitos salados, mantecol recubierto en chocolate todo aplastado y la mitad del sándwich de salame que duerme en una mochila desde la semana anterior.

9. Tire su agenda por la ventana. Usted ya no tendrá vida social. Abandone el gimnasio. Despidase del peluquero. Renuncie a su trabajo. No va a tener tiempo para nada, porque Usted a pasado a ser una especie de transporte escolar 24hs. Los chicos tienen contraturno, danza, fútbol, gimnasia, cocina, arte, música, inglés, canto, guitarra, jockey, natación, turno con el pediatra, turno con el dentista, invitaciones a la casa de los compañeritos, cumpleaños de los amigos, cumpleaños de los hermanos de los amigos, cumpelaños de los amigos de danza… Y si finalmente cuando está el niño en el colegio Usted cree que ha ganado unas horas de libertad… no se ilusione… seguro la llaman para que lo retire porque le duele la panza (Recuerdá que canjeó la barrita de cereal por el sándwich de salame?)

10. No se vuelva loco con la tarea. Primero intente entender la letra de su hijo que no sabe escribir. Luego intente entender qué es exactamente lo que pretende la maestra. Después, con un gran esfuerzo, comprenda que la tarea la tiene que hacer su hijo y no Usted. Y no lo moleste. O si. Total, el día de mañana la culpa de todo la va a tener de todos modos Usted.

11. Si la criatura viene con una mala nota, no ande llorando por los rincones. Cuando deje de llorar, no empiece a proclamar que seguro la nota fue “ejemplificadora” para el resto. Su hijo, señora, se porto MAL. Comprende? MALLL. No es taaannn tremendo.

12. Compre muchas boligomas. Estoy convencida, se las comen. O hay un mercado negro. Compre muchas y no cuestione. Es un buen modo de ahorrar. La Mylanta para la ulcera sale más cara.

13. Su hijo comenzó primer grado. No Usted. Usted ya hizo primer grado, pero hacer tantos años que no lo recuerda. Si Usted lo pasó, su hijo también puede. No sea densa.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario romina dijo

Jaja, está muy, muy bueno. ¿Será que por empatía o pura inmadurez, uno se vuelve un poco niño con la niñez de sus hijos? En ese caso, sin duda atentamos contra su educación. Bah, aunque la capacidad educativa del primer grado la pongo bastante en duda. Pero ese es otro tema…

, , Reportar este Comentario martha-the-shining dijo

Tremendo !!! tan cierto que da miedo en serio… y eso que yo no arranque sino con “pequeñas tareas” (salita de 5) para que se vayan aggiornardo (todos, los chicos, los padres, madres, tutores y encargados) a lo que se VIENE !!!
Voy a profundizarr el tema en mi blog, porque me preocupa tanta boludez de parte de tanto padre, madre, tutor o encargado al reverendisimo pedo. Perdon x el exabrupto!
genial!

, , Reportar este Comentario betina dijo

Con las cosas que estoy experimentando en este debút como madre de alguién que va a primaria yo no estaría tan segura…. =)

, , Reportar este Comentario Alicia dijo

Necesito saber si tienen informción acerca del “Manual de las Madres”, editado en Argentina por los años ‘70. Trata de embarazo, … de todo. Excelente y completísimo!

, , Reportar este Comentario gisela- dijo

¡Qué miedo me das! El mio recién va a la guarde, tiene 16 meses, todavía me falta para primer grado, pero pasa tan rápido… Las maestras suelen tener ideas geniales, como las de mi hijo que me piden que lo disfrace de conejo y que pegue tiritas con flecos a una remera y un pantalón, en eso estoy desde hace varios días… Ya me acordé de todos los parientes de las seños.

, , Reportar este Comentario betina dijo

Hola Gisela, no,no, no te asustes.
Es inevitable, ponele el pecho… y ya.
Y si ves que nos podés con los flecos relajá, total al psicolgo va a ir igual y la culpa la vas a tener vos. Seguro, je.
Gracias x leer!!