Posts etiquetados como ‘Familia’

Escrito por Julián:

1. ¿Qué es la misa?

A definición de muchos y sin pensarlo, la misa es simplemente una ceremonia dirigida a Dios donde se observan cuatro acciones fundamentales: se alaba al Señor y se le da gracias, se le pide perdón y se suplican algunos beneficios. También hay momentos de la misa donde se transmiten algunas enseñanzas. Por lo tanto una reunión en la que por costumbre ofrecemos un momentito de nuestro tiempo a Dios.

Sin embargo, esto NO es así.

La Santa Misa es el Sacrificio en el cual se ofrece y se inmola incruentamente Jesucristo, Dios y hombre verdadero, bajo las especies del pan y del vino, por ministerio de Sacerdote-Celebrante, para reconocer el supremo dominio de Dios y aplicarnos a nosotros las satisfacciones y méritos de Su Pasión y Muerte.

El sacrificio de la Misa, el de la Cena, y el de la Cruz son, en cuanto a la sustancia, un sólo y mismo sacrificio, ya que el mismo Cristo que se dió y se ofreció en la Cena, el Jueves Santo, es el que, el Viernes Santo, se ofreció en el Calvario, y ahora se ofrece diariamente y muchisimas veces cada día en el altar.
La diferencia entre los tres proviene del modo diferente con que cada uno de ellos se ofrece:

1. En la Cena Jesucristo se inmoló mística y personalmente, sin derramamiento de sangre, en estado todavía mortal y anunciando su próxima muerte, mientras que en la Misa se inmola también místicamente y sin derramamiento de sangre, pero por ministerio del sacerdote, y en estado inmortal y glorioso y recordando la muerte ya acaecida.

2. En la Cruz, Jesucristo se inmoló de un modo real, visible, con derramamiento de sangre y personalmente, y una vez para siempre. además, en la cruz Jesucristo se inmoló para merecer y satisfacer por nosotros, mientras que en la Cena y en la Misa lo hacer para aplicarnos aquellos méritos y satisfacciones.

Es por esto que cuando asistimos a una Misa es como si asistieramos, (en verdad es que asistimos) simultáneamente a la Cena y a la Muerte de Cristo.

2. ¿Es necesario asistir a misa?

Si, porque es un Mandamiento el de adorar a Dios y darle culto. Ademas, es un pedido expreso del mismo Cristo. Lc 22,19

3. Cuales son las partes de la Misa según el Misal vigente?

RITOS INICIALES
Son ritos introductorios a la celebración y nos preparan para escuchar la palabra y celebrar la eucaristía.

PROCESIÓN DE ENTRADA
Llegamos al templo y nos disponemos para celebrar el misterio más grande de nuestra fe. Acompañamos la procesión de entrada cantando con alegría.

SALUDO INICIAL
Después de besar el altar y hacer la señal de la cruz, el sacerdote saluda a la asamblea.

ACTO PENITENCIAL
Pedimos humildemente perdón al Señor por todas nuestras faltas.

GLORIA
Alabamos a Dios, reconociendo su santidad, al mismo tiempo que nuestra necesidad de Él.

ORACIÓN COLECTA
Es la oración que el sacerdote, en nombre de toda la asamblea, hace al Padre. En ella recoge todas las intenciones de la comunidad.

LITURGIA DE LA PALABRA
Escuchamos a Dios, que se nos da como alimento en su Palabra, y respondemos cantando, meditando y rezando.

PRIMERA LECTURA
En el Antiguo Testamento, Dios nos habla a través de la historia del pueblo de Israel y de sus profetas.

SALMO
Meditamos rezando o cantando un salmo.

SEGUNDA LECTURA
En el Nuevo Testamento, Dios nos habla a través de los apóstoles.

EVANGELIO
El canto del Aleluya nos dispone a escuchar la proclamación del misterio de Cristo. Al finalizar aclamamos diciendo: “Gloria a ti, Señor Jesús”.

HOMILÍA
El celebrante nos explica la Palabra de Dios.

CREDO
Después de escuchar la Palabra de Dios, confesamos nuestra fe.

ORACIÓN DE LOS FIELES
Rezamos unos por otros pidiendo por las necesidades de todos.

LITURGIA EUCARISTICA
Tiene tres partes: Rito de las ofrendas, Gran Plegaria Eucarística (es el núcleo de toda la celebración, es una plegaria de acción de gracias en la que actualizamos la muerte y resurrección de Jesús) y Rito de comunión.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS
Presentamos el pan y el vino que se transformarán en el cuerpo y la sangre de Cristo. Realizamos la colecta en favor de toda la Iglesia. Oramos sobre las ofrendas.

PREFACIO
Es una oración de acción de gracias y alabanza a Dios, al tres veces santo.

EPÍCLESIS
El celebrante extiende sus manos sobre el pan y el vino e invoca al Espíritu Santo, para que por su acción los transforme en el cuerpo y la sangre de Jesús.

CONSAGRACIÓN
El sacerdote hace “memoria” de la última cena, pronunciando las mismas palabras de Jesús. El pan y el vino se transforman en el cuerpo y en la sangre de Jesús.

ACLAMACIÓN
Aclamamos el misterio central de nuestra fe.

INTERCESIÓN
Ofrecemos este sacrificio de Jesús en comunión con toda la Iglesia. Pedimos por el Papa, por los obispos, por todos los difuntos y por todos nosotros.

DOXOLOGÍA
El sacerdote ofrece al Padre el cuerpo y la sangre de Jesús, por Cristo, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo. Todos respondemos: “Amén”.

PADRENUESTRO
Preparándonos para comulgar, rezamos al Padre como Jesús nos enseñó.

COMUNIÓN
Llenos de alegría nos acercamos a recibir a Jesús, pan de vida. Antes de comulgar hacemos un acto de humildad y de fe.

ORACIÓN
Damos gracias a Jesús por haberlo recibido, y le pedimos que nos ayude a vivir en comunión.
RITOS DE DESPEDIDA
Son ritos que concluyen la celebración.

BENDICIÓN
Recibimos la bendición del sacerdote.

DESPEDIDA Y ENVÍO
Alimentados con el pan de la Palabra y de la Eucaristía, volvemos a nuestras actividades, a vivir lo que celebramos, llevando a Jesús en nuestros corazones.

Informacion extraida de www.Foros.Catholic.Net

  • Comentarios
  • Sin votos

Se viene Semana Santa

Se nos acerca Semana Santa, una época para los cristianos muy importante donde Cristo es rey, es servidor, crucificado y SALVADOR, si todo eso en una semana; pero no hay que tomarlo como una semana más, sino como una tiempo de encuentro profundo con Dios y nuestros hermanos en el cual como monaguillos tenemos que intetar lograrlo para mejorar. Pero la gracia que tenemos, es que para nosotros se vive como una semna intensa de trabajo, pero no solo tiene que ser trabajo sino tiene que ser profundidad con Dios que da la vida por nosotros.

Desde mi lugar espero poder ser un impulsor de ese encuetro con Dios, que muchas veces por acuparnos de las cosas liturgicas no perdemos las celebraciones y en conclusión es como estar vacíos, porque no solo hay que aprender amar sino hay que esperimentarlo.

  • Comentarios
  • Sin votos