Posts etiquetados como ‘Ultratumba’

Diario de un poseído (final)

Desperté al otro día, sometido por la transpiración y pensamientos desencontrados. Ya era de día, decidí ir hasta el bar para encontrarme con la mujer.

Ella ya estaba allí, sentada como siempre en un rincón, en el rincón más oculto del lugar, el más oscuro.

Llamo al mozo para pedirle un whisky para calmar la ansiedad de lo sucedido anoche, pero se me acercan dos mozos, me miran de una forma extraña.

-Te repito; me traes un whisky, soy mayor y tengo derecho a beber cuando se me antoja.

-Señor, pido perdón pero sabe que espanta a los clientes, hace días que lo venimos esquivando, pero el dueño nos dijo que no puede permanecer aquí.

-Pero por qué, qué hice, yo siempre pagué la cuenta.

-Señor disculpe, pero ese no es el problema, el problema es que se sienta en ese rincón y…habla solo, no hay nadie allí.

-Como que no hay nadie, ella es… -Y cuando giro para demostrar que estaba la mujer…no había nadie, solo el rincón vació.

-Pero…pero, si yo.

-Por favor señor, no la complique salga.

Salí espantado de allí, quién era la mujer que hacía varios días hablaba conmigo de espíritus y posesiones ¿Sería mi imaginación, me estoy volviendo loco o…quizás sea un espíritu?

Vuelvo sorprendido a mi casa por lo que había pasado y en uno de los campos veo a una mujer parada, cerca de una cruz, recordé la vez que desperté allí, me acerqué y era la mujer del bar.

-¿Quién sos, qué sos, por qué a mi?

-Tantas preguntas, yo tengo una sola respuesta. Vos, mi marido en la eternidad, tu cuerpo ufano no es tuyo, tu alma no pertenece a ese recipiente humano, vos sos nuestro verdugo, recuerdas como mataste a tu propio hijo, a tus padres, a tus parientes, querías encontrar el modo de comunicarte con el demonio para poseer la vida eterna, pero nos dejaste penando por la eternidad. Aprovechaste el cuerpo de ese pobre hombre para poder resurgir de la muerte.

-Cómo es eso, yo no siento nada, solo veo esas apariciones que me dan miedo.

-Noche a noche sos poseído por ese maldito, y nosotros tratamos de ayudarte, mi hijo se ha aparecido ante vos para protegerte, pero él siempre es más fuerte y te somete. Acá en este lugar está mi cuerpo, hasta hoy he resistido ahora te toca a vos luchar contra el espíritu maldito, anda y hacé algo.

Conseguí una cámara de fotos instantánea, desparramé las fotos antiguas en el piso y me saqué una fotografía, con el más profundo de los sentimientos tristes…luego fui hasta donde estaba el relieve en la tierra y desenterré unos huesos de lo que serían la familia de la mujer del bar, eran muchos restos óseos, demasiado, llamé a las autoridades, los cuales buscaron en los registros y todo se esclareció, el crimen había ocurrido hacías varios años atrás, donde toda una familia había desaparecido, pero en ese momento no le daban tanta importancia. Me preguntaron como hice para encontrar ese macabro hallazgo, y yo les dije que estaba cavando para enterrar a mi perro y uno de los oficiales me dice;

-Pero…¿ese no es su perro?

-Si, otro perro que tenía –Respondí…yo no tenía otro perro.

Después de unos días todo terminó, no tuve mas presencias espectrales y dormí bien…

Un día…el perro se quedó paralizado, duro por un momento, luego se partió al medio, emergió de él un cuerpo asqueroso chorreando sangre, de apoco se formó una silueta, alta, muy alta, y me dijo que escriba como iba a morir pero yo no le hice caso…

Aquí termina el relato del hombre, su diario está inconcluso, lo relaté en primera persona, tal cual estaba escrito en el cuadernillo, pero yo, para no quedarme con la intriga, fui hasta la casa, ahora abandonada, fui de noche con unas linternas, una Biblia y una cámara digital para sacar fotos.

Cuando entro era todo silencio, solo el sonido de la naturaleza rondaba, me siento en el suelo, observo las fotos todavía allí y digo.

-Mostrame como moriste –No pasó nada…me quedé una hora más…y silencio…alguien me toca la espalda…me doy vueltas y nada…otra vez me tocan la espalda, miro y nada. Me paro de golpe, y tres espíritus, una mujer y dos hombres.

Una bocanada de aire entro por el hueco de la puerta, era un soplido helado, y un espectro habló.

-Queres saber realmente como he muerto…-Era el dueño del diario -Sencillamente no he muerto, entregué mi cuerpo por completo al espíritu y ahora yo poseo al espíritu, lo llevo prisionero dentro mío eternamente y no podrá salir a menos que alguien lo libere sacrificándose en éste mismo lugar, suicidándose. Ahora debes enterrar el diario entre los pastizales, bien profundo como esta historia y no se la debes contar a nadie, pues el que la sepa atrapará la esencia del alma maldita y será parte de sus partes

Volví a mi casa satisfecho por haber finalizado la historia, tenía un miedo extremo. Hice lo que me dijeron; enterré el diario, y me callé la boca…Después de unos días meto la mano en el bolsillo del pantalón y me doy cuenta que tengo una hoja, la leo y se trataba de una página del diario, una que nunca había leído y decía Ordo mortuorum “El orden de todos los muertos” ese día estaba con unos amigos y sin querer la leyeron, eran cuatro, todos se arrodillaron a la vez, cayeron de boca al piso y empezaron a tener una especie de convulsión, entonces se pusieron de pie y dijeron.

-Te dijimos que  nadie debe leer esto, y ahora lo han leído ellos, ustedes, los has leído…VOS

Fin.

Si alguien tiene ganas y viene a Junín, la casa existe o existía con mis hermanos fuimos en el año del relato por el 80 y algo, la cruz en el campo existe se llama El campo la Cruz, allí hay enterrado un mapuche. Pero mi hermano me comentó, que camino a Agustina hay una escuela abandonada en la cual suceden cosas muy extrañas, no se, si me animo voy a ir, ¿iré en bicicleta? O me quedo en mi casa sin complicaciones, qué dicen? Después les cuento…

  • Comentarios
  • 16 votos

Diario del Poseído Día 17-03-1983(New)

New

ultratumba

17 de marzo de 1983 02.30 hs. después de lo que me dijo esa mujer y el traductor,  costaba dormirme, dabas vueltas en la cama. El despertador cae al suelo y las luces parpadean, la cama empieza a temblar, siento mi cuerpo flotar, me paro con los brazos haciendo una cruz, algo abandona mi cuerpo y se me presenta delante de mí y me dice:

-Serás la claridad de mis ojos, serás yo hasta que todo quede claro – y vuelve a mí, entra nuevamente en mi cuerpo, caigo al piso y me desvanezco.

Dormí el día entero, sin pesadillas ni apariciones extrañas.

Compré esta casa por lo barato que me Salió y el lugar tranquilo que es, pero no imaginé que todo esto sea posible, decidí investigar, fui por afuera, por arriba y por todos lados. Me doy cuenta que la pared de mi habitación estaba hueca, la golpeo con un martillo y queda al descubierto un cofre de color marrón, lo retiro, lo abro y veo  fotos. Algunas de las personas en ellas se asemejaban a la foto que me había mostrado la mujer del bar y que tenía en mi poder, se trataba de las mismas personas, también había elementos que podrían ser para prácticas ocultistas. A partir de ese momento empecé a escribir éste, mi diario, por si algo me pase y en un futuro pueda advertir a la gente.

22:30 hs. estoy cenando pollo al horno, mi perro me mira ansioso, le tiro un hueso, el pelotudo se ahogó y estuve un rato para poder sacárselo, no comí más. De repente empieza a ladrar sin parar, se va a la habitación y no escuche más…luego un grito y lo encuentro muerto con los ojos blancos. En las paredes se mueven sombras, me da miedo mucho miedo, esas sobras murmuran cosas que no alcanzo a escuchar, eran como secretos de espíritus.

-¿Qué es lo que quieren? –Pregunté temblando.

-Que nos liberes –Se escucho, era una voz de ultratumba, de un niño que se materializó frente a mi, sus ropas eran harapos oscuras y me extendía las manos, repitiendo a cada instante “Liberanos, liberanos”, después de esto señalaba hacia fuera, con mucho temor me dirijo hacia allí, por mi mente se cruzaban ganas de salir corriendo pero también ganas de saber cual era el motivo de todo esto. Cuando llego afuera el niño estaba parado frente a mi en el descampado, lo quiero tocar pero desaparece, lo veo a 100 metros de donde estaba yo, corro hasta allí y el niño quedó parado en un lugar donde la tierra estaba en relieve, como si algo estuviese enterrado ahí. Me dio mucho miedo, volví a mi casa, me acosté y me tapé hasta la cabeza…

A la noche el final…

  • Comentarios
  • 13 votos

Diario del Poseído Día 14-03-1983(Nuevo)

Nuevo

ultratumba

14 de marzo de 1983, 09.30 hs., hoy no dormí, los espíritus no descansan me perturban demasiado, sé lo que tengo que hacer, voy a ir hasta la casa de una persona que sabe latín, porque creo que esa palabra escrita en el cuerpo era latín, a ver si puede decirme que significa.

10.30 hs. antes de eso, fui a desayunar y me encontré con la mujer.

-Veo que no pudiste dormir anoche –Refutó ella.

-Es así. Quiero un litro de café. Bien, decime ¿cómo me podes ayudar? en realidad no se que me pasa, no se si creer, si es un sueño, un mal sueño o me imagino todo esto.

-No es un sueño y nada que se le parezca, lo que te pasa es verdad. Te voy a mostrar unas fotos sacadas hace unos años, son en blanco y negro…un poco  fuertes, si estas preparado te las muestro.

-Mostrame…son personas en un día de campo descansando al rayo del sol.

-Si, pero si miras bien, no solo descansan…descansan en paz…están muertos.

-¿Cómo? Y yo que tengo que ver con todo esto. Y vos como sabes tanto.

-Muchas preguntas amigo. Mañana te veo y sabrás más…ah tomá las fotos, llévatelas, yo conocía los antiguos dueños, eran de ellos las fotos y fueron sacadas en tu casa, hace algunos años.

-Pero…pero… decime algo más, no me dejes en ascuas, ¿cómo murieron?

Pero ella se fue sin decirme nada.

17.00 hs. voy a lo del traductor, el tipo me dice que esa palabra Ordo mortuorum significa El orden de todos los muertos, me pregunta de donde saqué esa frase, le dije que la leí por ahí y me fui.

Lamentablemente hay cosas que no alcanzo a leer en el diario de este hombre, me va a tomar un día o dos descifrar, porque le voy a hacer un revenido con algún químico para poder leer mejor. Los espero mañana o pasado. Gracias.

  • Comentarios
  • 15 votos

Diario del Poseído Día 11-03-1983

ultratumba

Al comenzar a leer ese diario me encontré con esto.

11 de marzo de 1983, hoy me parece que me siento bien, la otra noche tuve un sueño horrible y no pude pegar un ojo en toda la noche. Estoy sentado en el filo de mi cama, tratando de quitarme la pesadez de un descanso profundo.

“porque tanto silencio en mi habitación”

Me dirijo hacia las ventanas para abrir las cortinas y que el sol entre en mi oscuro cuarto…¡No hay ventanas! “Qué pasa” voy hacia la puerta y al abrirla me encuentro el mismo panorama… una pared.

“No puedo respirar, necesito aire, déjenme salir por favor” oigo voces por todos lados, gritos, llantos y todo se silencia, menos una voz y una silueta aparece, su cara estaba cuartada y llena de jeroglíficos tallados en su piel, una de esas raras palabras me quedó en la mente Ordo mortuorum y me dijo “Voy a ser tu parte de mis partes”. Despierto, nuevamente en mi habitación, me siento en el borde de la cama, estaba todo normal, el sol entraba por la ventana y la mañana nacía del nuevo día.

Ha sido un sueño… mejor voy al bar de siempre a tomar un café así me despabilo.

Me siento en la mesa, pido un cortado con dos medialunas. Me doy cuenta que en el rincón del bar una mujer me saluda como si me conociera, me acerco y me dice

-¿Te acordas de mí?- Me pregunta al acercarme curioso.

-Perdoname, pero no ¿Quién sos?- Contesté con una pregunta.

-De la secundaria, yo te conocí a penas te ví entrar aquí.

-¿Qué tal…?pero no me acuerdo.

-Vení, Sentate conmigo que te voy a contar los recuerdos que aun giran en mi cabeza.

Charlamos un rato largo, yo seguía sin acordarme de ella, voy al baño porque me quería lavar la cara ya que tenía demasiado calor y cuando levanto la cabeza para mirarme en el espejo, aparece el rostro de mis sueños, ese rostro macabro. Salgo rápidamente de allí. La mujer me esperaba en la puerta.

-¿Qué te paso?

-Nada, me quiero ir a mi casa.

-Se lo que te pasó, lo veo en tus ojos, estas poseído, yo te puedo ayudar.

-¿Cómo me vas a ayudar?

-Te veo mañana en este bar y sigo contándote –Y se fue sin mirar atrás y sin despedirse.

Estoy en mi casa, hay mucho silencio, no me gusta, quiero encender la radio pero solo oigo interferencia, intento con la tele pero no prende, le doy un golpe y se enciende a todo volumen emitiendo un sonido blanco y penetrante, de allí voces indefinidas emergen a mi oído. Alguien me sostiene, me paralizo…no recuerdo nada más, al despertarme me encuentro tirado desnudo en el medio de un campo cercano junto a una cruz clavada en una tumba. El horror me invadió y corrí tanto como pude, menos mal que era madrugada y vivo en el medio del campo.

Bueno mañana sigo porque esta muy resquebradizo el papel del cuaderno, lo emparcho con cinta adhesiva y sigo…chau los espero.

Para leer el principio clic acá

  • Comentarios
  • 14 votos

Diario de un poseído, crónicas paranormales

ultratumba

Diario de un poseído, crónicas paranormales

Hace unos años, más precisamente…por el 87, con mis dos hermanos y dos amigos, íbamos en bicicleta hasta la localidad de Agustina, distante unos 20 km. De Junín. En el camino había una pequeña laguna con agua estancada, era un asco, pero nosotros nos metíamos igual, estaba lleno de esos bichos similares a las sanguijuelas, los chuncacos y siempre terminábamos picados. Ese fin de semana fuimos por el mismo camino de tierra que siempre tomábamos. Mi hermano Carlos Mario (el gordo) tenía ganas de orinar, (todo eso era en el medio del campo) y ya que está meamos todos, frenamos en unas de las calles y notamos detrás de unos árboles y yuyos una tapera, una casa abandonada, semi destruida ¿qué hicimos? nos metimos los 5, no tenía puertas ni ventanas. Entramos a lo que había sido una de las habitaciones y vimos en el piso un cofre con un montón de fotos antiguas, muchas…muchas eran. Empezamos a ojearlas, había fotos de una familia feliz, como diez personas paradas con esa posición clásica de foto antigua, niños correteando, pero de a poco las fotos iban perdiendo la simpatía, había 6 niños que parecían estar durmiendo, tirados en el piso, una mujer junto a ellos, también unos viejos en la misma situación, las fotos pasaron a ser bastante desagradables y nos asustamos, luego vimos una foto más actual, era a color, una foto de un hombre con cara de triste, la foto se la había sacado en esa misma casa.

Cuando salíamos corriendo por el miedo, veo arriba de un mueble desgatado, algo parecido a una agenda o un cuaderno, lo tomo, lo meto en una bolsita que llevábamos galletitas y emprendimos la huída, en eso vimos que el pastizal que estaba muy, alto se movía frenéticamente como si hubiese algo, y eso que no había viento, luego se detuvo, una quietud macabra. Nosotros nos quedamos congelados, pero más nos asustamos cuando vimos lo que vimos, de dentro del gran pastizal figuras se erguían inmovilizadas, eran figuras de niños  y de gente mayor, pero esas figuras estaban todas deformadas, con la piel llena de escrituras extrañas. Hasta ahí recuerdo porque corrimos como nunca antes lo habíamos hecho. Nunca más volvimos allí, ni siquiera fuimos jamás hasta Agustina y todo se olvidó, hasta hoy 10 de Marzo de 2011, que me puse a leer el diario del tipo de la foto a color, estaba seguro que el diario le pertenecía y allí encontraría respuestas, esta es su crónica, El Diario de un Poseído.

ultratum

  • Comentarios
  • 12 votos