Posts etiquetados como ‘insurance.aes256’

Tenues Susurros(Las puertas del infierno)

Tenues Susurros (Las puertas del infierno)

Parados en el umbral de la puerta, en silencio, y perplejos ante tal presencia paranormal, no atinaron a nada, fueron retrocediendo lentamente para alejarse de esa habitación pero algo los succionó hasta introducirlos dentro de esta. Las voces mascullaban a la vez frases incomprensibles e inentendibles. Claudia tomó el celular y empezó a grabar.

“Non sanguine ortum redire”

“Fato est ambulat per vestri pars, reperio exitus est salus futuri sumus ingrati manente in mundo.”

“Pre, ostium cardine ostium”

-Vámonos – Dijo Juan tomando a Claudia del brazo, mientras las sombras y las voces parecían retenerlos, pero pudieron lograr salir.

-Juan, grabé todo esas cosas extrañas que decían las voces, lo quiero traducir – Comentó Claudia ya fuera del cuarto en la cocina tomando un té.

-Estás loca, viste lo que pasó allá, vámonos de este departamento, vení a mi casa, no podes vivir con esas…no se que es. Esta casa está maldita.

-Voy a llevar la grabación a lo del padre José, se que él habla en latín, me parece que era latín lo que hablaban.

-No se, pero dejá todo como está. Si no queres venir a vivir a mi casa andá a otro lado pero no insista.

-Perdoname Juan, yo quiero saber lo que pasa, si vos no me queres ayudar, voy a comprender, dejame averiguar o ayudame.

-Está bien, pero, insisto me parece una mala idea.

Solamente se oían los pasos del padre José caminar por la imponente iglesia, Juan y Claudia lo esperaban cerca del altar encendiendo unas velas. La iglesia estaba vacía.

-Hola Claudia, hace mucho que no te veo por estos lados ¿ya alejaste a Dios de tu corazón?

-No José, creo que Dios me está poniendo a prueba. Vine para que escuches unas voces “parafónicas” que grabé con mi celular de un acontecimiento muy extraño que pasó en mi departamento.

-Está bien, a ver que dicen tus fantasmas, yo me estaba por ir a jugar al tenis, pero no importa, escuchemos.

“Non sanguine ortum redire”

“Fato est ambulat per vestri pars, reperio exitus est salus futuri sumus ingrati manente in mundo.”

“Pre, ostium cardine ostium”

-Qué dicen- Preguntó Juan.

-“La sangre derramada no volverá a su origen.

Es el destino que camina a tu lado, encuentra la salida, es nuestra salvación estamos destinados a permanecer en este mundo ingrato.

Corre, la puerta es la salida, la puerta” eso es lo que dicen, esto va enserio, son voces de almas, quieren se liberadas de algo, que no puedo descifrar, trato de recordar pasajes de los Evangelios…no se.

-No sigan, aléjense, ellos quieren liberarse, son demonios, son mis padres –De la nada sentado en un banco muy cerca de donde estaban ellos, un niño rubio de ojos verdes y muy bello musitó esas palabras.

-¿Quién sos –Preguntó Juan.

Soy el hijo, el guardián de la Puerta.

-El hijo de quien sos.

-Claudia esa respuesta se responderá sola, vos sos mi hermana –Luego de responderle a Claudia el niño desapareció, y las velas se apagaron por una ventisca que salio de la nada.

El cura se arrodilló y miro hacia el altar, miró la cruz, después de unos momentos se paró y les habló a los dos.

-Claudia tengo algo que contarte, conozco a tus padres, te conozco de muy pequeña y hay un secreto que proviene de tus antepasados, que se ha venido ocultando desde hace centurias, es con respecto a tu madre. Tengo un escrito de tu primer antepasado se llamaba Iriana, vengan conmigo, al sótano.

Cuando Claudia empezó comprender esas escrituras, y ver las imágenes de ese libro añejo, quedó perpleja, el padre José leía pues estaba escrito en latín.

-La historia se remonta hace casi mil años, Iriana nació en medio de la inquisición, en medio de un caos religioso, de brujas y “herejes” de los cuales no voy a ahondar. Ella liberaba almas poseídas, expulsaba demonios de las personas, pero en esos tiempos ella fue acusada de bruja, pero en realidad el papa Lucio III ordenó un macabro castigo contra ella la condenó como “hereje” y lo que realmente pasó fue que este pontífice sintió menoscabada la fe en la iglesia, la gente trataba a esta mujer como una especie de…podríamos decir diosa o ícono religioso de la época y vio una amenazas preocupante, entonces dispuso un exorcismo a la inversa…bien…es duro lo que voy a decir, él atrajo a los demonios para que la poseyeran, y ella misma, antes de perder la conciencia pura, se autodestruyó con un conjuro que no la mató, la encerró detrás de las puertas del infierno y creo que ahora está tratando de decir algo. Talvez algo macabro se está gestando y yo los voy a ayudar.

Clic aquí para leer el comienzo de la historia.

Clic aquí para leer el final

¿Continuará?

Tenues Susurros

Tenues Susurros

Claudia se despertó en su nuevo departamento, era la primera noche que pasaba allí.

Su pelo colgaba por la inercia por su cara, su vista aun estaba nublada, no entendía nada, ¿por qué el cabello quedaba en el aire? Siente en sus muñecas y en sus pies una humedad fría y espesa que la exaspera, y ve como cae una gota de sangre en las sabanas blancas de su cama, no entiende, hasta que la visión se le aclaró y se dio cuenta que estaba sostenida en el techo, crucificada, y el dolor la invadió, comenzó a gritar no solo de dolor sino del miedo que la atormentaba.

No podía respirar…se despertó toda transpirada, parecía como si le doliera las extremidades, se frotó las muñecas y miró para ambos lados, tuvo un sueño, demasiado real para su gusto. La despertó el sonido de una pelota que rebotaba en el pasillo de su departamento un niño jugaba incesantemente, eran las 7 de la mañana. Abre la puerta y le dice al niño, que ella está durmiendo y que deje de hacer ruidos, el niño levanta la cabeza y solamente la mira, continuando con su ruidoso juego. Claudia vuelve a su departamento, se acuesta, se pone la almohada en la cabeza y oye un ruido contra su puerta, “seguramente tiró la pelota hacia mi puerta” pensó.

-Si no dejas de hacer eso llamo a tus padres –Dijo mientras observaba por la mirilla…no veía nada, entonces abrió y allí estaba el niño, se metió otra vez a su casa con su corazón acelerado y desconcertada ante esa situación. No quiso averiguar más y se metió a la ducha.

El agua caía tibia bañando tenuemente el cuerpo de ella, no había mucha presión, pero el vapor empañaba la mampara vidriada que rodeaba la ducha. El shampoo cayo dentro de sus ojos y los tuvo que cerrar como un acto reflejo, al abrirlo frente a ella aparecieron unas inscripciones en el vidrio, escrito sobre vidrio empañado. “perra” “maldita” “muere”. Rápidamente sale del baño para darse cuenta que el vidrio se había secado y no quedaban rastros.

Pensamientos híbridos cruzaban por su mente, mientras desayunaba en el bar de la esquina, su trabajo la esperaba a pocas cuadras, le costaba llegar hasta allí, pues denotaba una cara agotada y pálida, temía estar volviéndose loca o peor que todo lo que vio sea real.

Eran las diez de la mañana, su amigo Juan, como todos los días le traía un café y se ponían a charlar, ese día el muchacho la notó rara.

-¿Qué te pasa Claudia?

-Perdón me asustaste –Ella no lo había visto llegar y se sobresaltó, en ese momento estaba sumida en sus pensamientos y la presencia de Juan la tomó de sorpresa.

-Estabas dura, parecías un zombi ¿estas enferma?

-No, no es nada es que…¿podes venir esta noche a mi casa?

-Si, como no, allí estaré, decime a que hora y voy, llevo un vinito ¿queres?

-Dale te espero.

Eran las ocho de la noche y él llegaba al departamento de Claudia como lo habían planeado, ella estaba afuera y a pocos metros el niño y su pelota.

-¿Qué hace este pibe con esa pelota a esta hora?

-Entonces vos también lo ves, no estoy loca. Acá pasan cosas raras, vení pasá.

Cenaron arroz con hamburguesas del delivery de la otra cuadra, hasta que él empezó a acariciar la suave piel de Claudia, ella no se negó.

-Escuchaste eso- Dijo ella espantada.

-Si, que es, tenes algún animal en la casa.

-No, esto era lo que te quería explicar. Vení seguime.

Al llegar a la habitación un aire helado abrazó a los dos provocando que la piel se les erizara y un olor putrefacto invadió sus sentidos olfativos. De trasfondo voces mascullaban umbríos sonidos del más allá con tenues susurros.

¿Continuará?