Posts etiquetados como ‘Carlos Gardel’

Tenues Susurros (El final está escrito.)

Tenues Susurros (El final está escrito)

Después de entrevistarse con el padre José, Claudia se va a su departamento, Juan la acompaña. Desde el primer escalón de la escalera que los lleva hasta el departamento, se oía el repiquetear de la pelota de aquel niño extraño que siempre jugaba delante de la puerta del 2 “C”. Claudia se frenó abruptamente, deteniendo a Juan con la mano derecha.

-Escuchas Juan, es el pibe con la bendita pelota, vamos a preguntarle donde vive y por sus padres.

Cada escalón que subían el sonido se acrecentaba con un tono que penetraba la conciencia y despertaba los temores ocultos.

Llegaron al ultimo escalón y nada, ni el sonido ni el niño estaban allí, solo silencio acompañado por brisas tenebrosas. Claudia toma la llave para abrir la su puerta.

-¡Las puertas se han abierto,  eres digna de entrar! -Gritó el niño que apareció de la nada.

-¿Quién sos, qué son ustedes, por qué me atacan a mí?

-¡Debes cerrar lo que abriste con tu sacrificio! -Continuó el niño.

-Yo no abrí nada, ustedes me buscaron a mí.

-¡Te equivocas, al nacer abriste las puertas, porque en tu sangre reposa el mal de tus ancestros, lo que ellos te han legado nacerá cuando cumplas 23 años. Yo soy el guardián de la puerta, nadie entra y nadie sale sin mi consentimiento.

-Yo no quiero entrar a ningún lado, andate espectro maléfico.

-Otra vez te equivocas, no soy maléfico ni propicio, no soy niño ni niña, soy neutro, amo a Dios y al Demonio y mi corazón está dividido.

-¿Qué pasa si no entro?

-Ellos saldrán y tu mundo será gris y noche eternamente.

El niño se hizo a un lado y la puerta del 2 “C” comenzó a abrirse lentamente, voces y espíritus divagaban, la llamaban, miró a Juan y vio que no se movía, él se había paralizado o lo habían puesto en ese estado.

-Esas apariciones que habías visto en este tiempo son almas como tú que fueron devoradas por las puertas del infierno y te impedían conocer la verdad, te insultaban para que te niegues, para poder escapar ellas, recuerda que tus religiosos invocaron a los demonios para pertenecerle al cuerpo de tu primigenia, recuerda que hombres disfrazados de Dios, iniciaron esto.

-Me estas engañando maldito demonio, vos me queres arrastrar a tu maldito infierno, te ordeno en nombre de Iriana porque llevo su sangre, a que abandones mi mente, a que te vallas, te expulso con el verdadero poder de Dios y te ordeno que permanezcas en tu mundo y que todo esto sea olvidado.

En ese instante el padre José llega agitado después de haber corrido muchas cuadras.

-Claudia vengo a ayudarte, estuve leyendo y éste es el demonio Balban, demonio del engaño tomame de la mano y recita conmigo;  “Non sunt caeli seu infernum, tunc nihil quicquam viventes vivent in saeculum saeculi amen” (No perteneces al paraiso, ni al infierno, entonces eres nada y en nada vives y viviras, por los siglos de los siglos amen). Después de que ambos dijeron ese conjuro…

Las agujas del reloj retrocedieron, el tiempo desanduvo… Eran las diez de la mañana, su amigo Juan, como todos los días le traía un café y se ponían a charlar.

-Que linda que estas hoy.

-viste Juan, hoy tengo un buen día ¿Vamos al cine esta noche a ver una película de amor?

-Listo y despues de las 12 festejamos tu cumple ¿es mañana no? 23 cumplís Viste como me acuerdo.

Maxymo

End?

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean demonios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Colosenses 1:16).

Leer el comienzo

Leer 2da parte