Té para tres.

     La música sonaba sobre sus oídos, como venida del fondo del mar. No sabía hasta dónde iba a seguir hundiendo sus ojos de tanto llorar. ¡despertate! Sí. Fueron muchos años de dormir en la ceguera de una mirada sin lágrimas de amor…

    Escucho Té para tres, Cerati me regala el recuerdo de mis primeras lágrimas de amor. Escucho a Cerati cantando esa canción donde sus acordes básicos me recuerdan a Cementerio Club, de Spinetta, cuando estaba con Pescado Rabioso. Ellos definen mis primeros dolores más entrañables. Me completan. Me sumergen. Me arman y me desarman.

    Ella lastimaba sus recuerdos con reproches inútiles analizando el pasado con la mente racional del presente. Quería imaginarse que su corazón y su mente podían sumergirse al mismo tiempo en el mismo lodo.

     Ahora escucho “Barro tal vez” y transpiro la camiseta de la emoción al comprender, aquellas sensaciones llenas de misterio que me rodeaban. Ahogarme en melancolías propias del cerebro cansado. Es sólo eso.

    Las ganas de volver una vez mas a vivir aquellos momentos. Que sean iguales pero con menos miedo. Que los actores sean los mismos pero mejor maquillados y que sepan bien la letra.

     ¿Te dije alguna vez que mi fantasía eras vos? Creo haber escuchado eso y me parece hasta risueño. ¿Atravesar el mar para decirme eso? Algunos recuerdos sería mejor dejarlos dentro del álbum. Me viene a los oídos el tema “Puente”. Y hasta creo entenderlo.

     No fuiste el único que me hizo llorar tanto… quiero que lo sepas. No te confundas. Tengo un corazón muy grande para guardar muchos amores. Así como mi piel es basta, lo suficientemente extensa como para rodear muchos cuerpos.

      Gracias por venir…  usa el amor como un puente…

              No quiero volver a tomar té con vos y con quien te dejó así herido.

                                                     Sólo quiero que llores por mí.

                                                           Si no podés dejalo asi.

                                                        Por eso y por mucho más

                                                                   Me quedo aqui.

                                   Del mismo dolor vendrá un nuevo amanecer.

                                                         No es soberbia, es amor

                                                      Poder decir adios, es crecer…

                                                     ¿Que otra cosa puedo hacer?

                                                              Sin olvido moriré

                                               y otro crimen quedará sin resolver


Escribí tu comentario

, , lazurus dijo

Hermoso Relato Marce.
Spinetta y Ceratti.
Fueron y son grande influencias en mi vida.
Tanto que toco la guitarra por ellos.

Shapo Maestra.

Cariños.

Dr. Lazurus Kiilyx.

, , marcela-segal dijo

GRacias Lazarus!!! Desde que comencé a leer tus poemas y relatos sentía que algo unía nuestras vidas. ¡Qué bueno es saber por vos el verdadero nexo! La unión por el arte a través de la música de estos dos genios me agrada muchísimo. Te mando un abrazo, compañero de sonidos…
Marce.-

Pd. Yo intenté aprender a tocar la guitarra luego de escuchar Invisible, con su “Canción para los días de la vida”, pero desistí. La mística de los sonidos solo puedo apreciarla escuchando, no realizando.

, , como tocar guitarra dijo

aprender un arte en la vida nos hace mas util ante la sociedad y cuando de poder tener idea de un instrumento es mejor