El síndrome urémico no da tregua en Córdoba

LO MÁS IMPORTANTE
Entre 2015 y 2016 se incrementó 31 por ciento la cantidad de niños afectados y en enero se detectaron ocho nuevos casos.
Subrayan la importancia del lavado de manos al manipular alimentos y después de ir al baño para evitar el contagio.

LA VOZ - El texto original de este artículo fue publicado el 26/02/2017 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.

LO MÁS IMPORTANTE

Entre 2015 y 2016 se incrementó 31 por ciento la cantidad de niños afectados y en enero se detectaron ocho nuevos casos.

Subrayan la importancia del lavado de manos al manipular alimentos y después de ir al baño para evitar el contagio.

Después de que entre 2015 y 2016 se registrara en Córdoba un incremento del 31 por ciento en los casos de síndrome urémico hemolítico (SUH), en las primeras semanas de este año se siguieron sumando casos de niños con la enfermedad.

Sólo en el mes de enero se confirmaron ocho nuevos casos de esta grave infección, que afecta principalmente a los chicos menores de 5 años, de acuerdo con los datos provenientes del Ministerio de Salud de la Provincia.

El año pasado, a su vez, se reportaron 51 casos, contra 39 de 2015, según las estadísticas provinciales, y es el número más alto de los últimos cinco años.

La cantidad de niños con SUH en lo que va del año, entretanto, iguala a la de 2016, cuando hubo nueve casos en las primeras cinco semanas del año. En 2015, en cambio, habían sido seis en ese período, mientras que en 2014 en todo el primer trimestre se notificaron nueve niños con la enfermedad.

El SUH es una enfermedad de comienzo agudo, en general a continuación de una diarrea con o sin sangre.

Sus principales blancos son los riñones y la sangre, al causar daño renal y anemia, pero también puede afectar el sistema nervioso central y otros órganos, como el corazón, los pulmon

Lavado de manos, clave

“Los casos que se están viendo son graves”, advirtió la directora del Hospital Pediátrico, Silvia Ferreyra, quien precisó que en ese establecimiento provincial hubo dos niños con SUH que ingresaron en enero y fueron dados de alta este mes.

La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli , que se vincula con la contaminación fecal. Alimentos contaminados como carne mal cocida (en especial si está picada), verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío, agua contaminada (por ingesta o por bañarse en ella), pero también contagio de persona a persona vía ano-mano-boca por falta de higiene en las manos, se cuentan entre las principales formas de transmisión.

“No estamos encontrando una fuente común en los casos”, indicó Ferreyra, al tiempo que remarcó que los expertos hoy apuntan a reforzar que la enfermedad no sólo se transmite por la carne cruda, sino también por otras vías vinculadas a la higiene de las manos y a la manipulación y preparación de los alimentos.

“Hay que tener claro que para prevenir el SUH es fundamental el lavado frecuente de las manos con agua y jabón siempre después de ir al baño o cambiar pañales, así como antes y después de manipular alimentos”, explicó la especialista.

Por otra parte, en estos días de tanto calor en los que son frecuentes los cortes de luz, la directora del Pediátrico recordó la importancia de asegurarse de que los alimentos conserven la cadena de frío. “Y también de comprarlos en lugares donde se tenga certeza de que siempre estuvieron a la temperatura adecuada”, dijo.

“Y además –agregó Ferreyra– los bebés menores de 1 año no deben consumir ningún tipo de embutido ni verduras crudas, y la fruta debe estar pelada”.

Por qué no merma

Sobre las razones por las cuales todos los años sigue habiendo un número importante de casos de SUH, la presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, Nora Glatstein, consideró que “todavía no hay suficiente conciencia en la población sobre esta patología, y por eso no se toman las medidas de prevención para evitarla”.

Por su parte, la directora de la ex Casa Cuna señaló que “antes siempre se decía que esto ocurría porque es una enfermedad endémica en la Argentina vinculada al tipo de alimentación, pero eso ya es insuficiente para explicarlo”.

“Lo que advertimos es que, si bien la gente sabe cómo se transmite el SUH, no incorpora el hábito de prevenirlo con medidas concretas”, alertó.

“Es como que no hay percepción del riesgo que esta enfermedad implica”, dijo. Y puntualizó que “aunque el SUH hoy tiene un tratamiento efectivo en su fase aguda cuando es tomado a tiempo, y por eso muchas veces se evita la muerte, eso no deja a salvo al niño de que aparezcan complicaciones o secuelas incluso luego, en su vida adulta”.

Y es que, según advierten los expertos, no sólo puede causar la muerte por complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o infecciones asociadas, sino que uno de cada tres niños que la padece sufre algún tipo de secuelas.

Reunión en el Ministerio

Acciones conjuntas. La cantidad de casos de SUH despertó preocupación. A raíz de la preocupación por los casos de SUH, se realizó este mes una reunión entre entidades científicas, como la Sociedad Argentina de Pediatría filial Córdoba y la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, y las autoridades sanitarias, para generar acciones conjuntas de prevención, tanto en campañas hacia la población como en capacitación para el equipo de salud.

Lo que hay que saber

Prevención. Hay que estar atentos a los síntomas y consultar al médico.

Síntomas. Diarrea, a veces sanguinolenta. Palidez extrema, fiebre, náuseas, vómitos, dolor abdominal y disminución de la orina. También puede aparecer irritabilidad, somnolencia o convulsiones. Se debe consultar al médico sin demora.

Manos limpias. El SUH puede transmitirse de persona a persona, y por eso hay que lavarse las ­manos con agua y jabón después de ir al baño, de cambiar pañales, y de tocar carne cruda. También, después de tocar animales.

Carne. Cocinarla por completo hasta que no quede rosada en el interior, y más aún si está molida.

Utensilios. No usar los mismos ara manipular carne cruda y alimentos cocidos.

Cadena de frío. Evitar que los alimentos perecederos pierdan la cadena de frío. Comprarlos al último en el súper y guardarlos primero en la heladera. No descongelar la comida a temperatura ambiente.

Agua. Lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas, en especial las de hoja. Usar agua segura para el consumo, higienizarse y preparar los alimentos.

Salud brindó recomendaciones para prevenir el síndrome urémico hemolítico

EL CORDILLERANO – 16/01/2016

El Ministerio de Salud de Río Negro, a través de la Coordinación Provincial de Salud Ambiental, brinda una serie de recomendaciones para la prevención del síndrome urémico hemolítico.
Desde Salud se recomienda utilizar agua potable para beber, higienizarse y preparar alimentos (si no cuenta con agua de red, potabilizarla con 1 gota de lavandina por litro de agua y dejar reposar durante 30 minutos).
Cocinar muy bien todo tipo de carnes (en especial la carne picada), hasta la desaparición total de jugos y color rosado.
Lavarse correctamente las manos luego de manipular carne cruda, después de ir al baño, tocar animales y antes de comer. En caso que un adulto presente síntomas gastrointestinales, debe extremar esta medida y en lo posible no elaborar alimentos.
Lavar y desinfectar todos los utensilios en contacto con carne cruda: tablas de picar, cuchillos, cubiertos, etcétera.
Consumir leche y jugos pasteurizados y conservados en frío y descongelar los alimentos en la heladera. Nunca deben quedar los alimentos más de dos horas a temperatura ambiente. Además, al colocar carne en freezer, evitar el contacto con hielo, ya que el mismo puede contaminarse y enfermarnos al utilizarlo. También lavar bien frutas y verduras antes de consumirlas.
En caso de usar piletas (lona, plástica, inflable, fibra vidrio, etc.), cuidar el agua. Colocar lavandina “común” o “concentrada” a razón de 50 ml cada 1.000 litros de agua. Esto equivale a 10 tapitas de la botella de lavandina o 5 tapas del bidón. Las lavandinas perfumadas o “aditivadas” no sirven para piletas. Colocar esta dosis a diario, y preferentemente de mañana, además cambiar entre 5 a 10 centímetros del agua día por medio. Los niños o adultos con síntomas de gastroenteritis no deben ingresar a la pileta ya que pueden contaminar el agua y enfermar a los demás.
Los síntomas iniciales son principalmente diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.
La principal forma de contagio es mediante el consumo de agua o alimentos contaminados, aunque también se puede contagiar de persona a persona por falta de higiene en las manos.
Ante la aparición de alguno de los síntomas antes mencionados, consultar rápidamente al médico y nunca automedicarse. (Fuente: Prensa Gobierno de Río Negro)

El Ministerio de Salud de Río Negro, a través de la Coordinación Provincial de Salud Ambiental, brinda una serie de recomendaciones para la prevención del síndrome urémico hemolítico.

Desde Salud se recomienda utilizar agua potable para beber, higienizarse y preparar alimentos (si no cuenta con agua de red, potabilizarla con 1 gota de lavandina por litro de agua y dejar reposar durante 30 minutos).

Cocinar muy bien todo tipo de carnes (en especial la carne picada), hasta la desaparición total de jugos y color rosado.

Lavarse correctamente las manos luego de manipular carne cruda, después de ir al baño, tocar animales y antes de comer. En caso que un adulto presente síntomas gastrointestinales, debe extremar esta medida y en lo posible no elaborar alimentos.

Lavar y desinfectar todos los utensilios en contacto con carne cruda: tablas de picar, cuchillos, cubiertos, etcétera.

Consumir leche y jugos pasteurizados y conservados en frío y descongelar los alimentos en la heladera. Nunca deben quedar los alimentos más de dos horas a temperatura ambiente. Además, al colocar carne en freezer, evitar el contacto con hielo, ya que el mismo puede contaminarse y enfermarnos al utilizarlo. También lavar bien frutas y verduras antes de consumirlas.

En caso de usar piletas (lona, plástica, inflable, fibra vidrio, etc.), cuidar el agua. Colocar lavandina “común” o “concentrada” a razón de 50 ml cada 1.000 litros de agua. Esto equivale a 10 tapitas de la botella de lavandina o 5 tapas del bidón. Las lavandinas perfumadas o “aditivadas” no sirven para piletas. Colocar esta dosis a diario, y preferentemente de mañana, además cambiar entre 5 a 10 centímetros del agua día por medio. Los niños o adultos con síntomas de gastroenteritis no deben ingresar a la pileta ya que pueden contaminar el agua y enfermar a los demás.

Los síntomas iniciales son principalmente diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.

La principal forma de contagio es mediante el consumo de agua o alimentos contaminados, aunque también se puede contagiar de persona a persona por falta de higiene en las manos.

Ante la aparición de alguno de los síntomas antes mencionados, consultar rápidamente al médico y nunca automedicarse. (Fuente: Prensa Gobierno de Río Negro)

En San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico en niños

ZNV – 19 enero 2017

La enfermedad se transmite por alimentos contaminados y los brotes aparecen en los meses más cálidos. En un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico.
Especialistas del Hospital Central de San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad trasmitida por alimentos contaminados que afecta gravemente a los niños. Los brotes suelen aparecer en los meses más cálidos. (Ver principales medidas de prevención).
El SUH es una enfermedad que afecta a niños de seis meses a cinco años de edad. “Se desencadena por una bacteria llamada escherichia coli que daña fundamentalmente los riñones, el sistema nervioso central y el intestino”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Susana Abelleira.
Y enfatizó: “Es importante que toda la población se comprometa a seguir estas pautas de cuidado para prevenir esta enfermedad, ya que en un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico”.

La enfermedad se transmite por alimentos contaminados y los brotes aparecen en los meses más cálidos. En un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico.

Especialistas del Hospital Central de San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad trasmitida por alimentos contaminados que afecta gravemente a los niños. Los brotes suelen aparecer en los meses más cálidos. (Ver principales medidas de prevención).

El SUH es una enfermedad que afecta a niños de seis meses a cinco años de edad. “Se desencadena por una bacteria llamada escherichia coli que daña fundamentalmente los riñones, el sistema nervioso central y el intestino”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Susana Abelleira.

Y enfatizó: “Es importante que toda la población se comprometa a seguir estas pautas de cuidado para prevenir esta enfermedad, ya que en un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico”.

(continuar leyendo)

Un mal evitable

CADENA 3 – 18/01/2017 | 06:24 |

Con la llegada de los días cálidos, aumenta la incidencia del Síndrome Urémico Hemolítico. Es importante preservar las condiciones de higiene y una correcta manipulación de los alimentos.

Si bien el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad a la que es necesario prestarle atención durante todo el año, con la llegada del verano suele potenciarse su aparición debido a las altas temperaturas. Durante la época estival las enfermedades transmitidas por alimentos se incrementan: el calor favorece que las bacterias se reproduzcan, los festejos y el traslado de alimentos pueden provocar la interrupción de la cadena de frío, y el uso más frecuente de piletas o ríos (agua no potable) aumenta la exposición a bacterias por ingestión.
Nuevos casos de SUH en nuestra provincia son comunicados día a día. En el año 2016 se presentaron 14 casos más que en el 2015, sumándose a los aproximadamente 500 que ocurren cada año en nuestro país. Argentina es líder mundial en incidencia de esta enfermedad, por lo que constituye un verdadero problema epidemiológico. Desde el año 2000 es de denuncia obligatoria, razón por la cual todo centro de salud, público o privado, debe notificar el caso a tiempo para confirmar el diagnóstico, aislar la bacteria, identificar el alimento involucrado y evaluar el riesgo de aparición de otros casos.
¿De qué se trata?
El SUH es una enfermedad grave pero evitable, que se transmite por agua o alimentos contaminados a través de una bacteria llamada Escherichia Coli, cuyo principal reservorio es el ganado vacuno. Afecta a los niños más pequeños, principalmente a aquellos menores de 5 años. Sus síntomas principales suelen ser diarrea, palidez, decaimiento y poca orina. Compromete principalmente a riñones (insuficiencia o fallo renal) y sangre (disminuye los glóbulos rojos y las plaquetas), pero también al sistema nervioso (somnolencia, irritabilidad y, en algunos casos, convulsiones) intestino, y sistema cardiovascular (puede subir la presión arterial).
La clave está en la prevención
Si bien por el momento no existe un tratamiento específico para la enfermedad y se recomienda no automedicar al paciente con antibióticos ni antiespasmódicos, el SUH PUEDE PREVENIRSE. Algunas de las recomendaciones más importantes son:
-Lavarse bien las manos con agua tibia y jabón luego de usar el baño, de haber tenido contacto con pañales o heces, y antes de ingerir o manipular alimentos.
-Evitar el consumo de hamburguesas, salchichas y embutidos en niños pequeños.
-Lavar cuidadosamente frutas y verduras.
-Consumir agua potable.
-Asegurar la correcta cocción de la carne, en especial de la carne picada o de productos elaborados con ella, de manera que no queden partes rosadas ni jugosas en su interior. La bacteria se destruye a los 70º.
-No mezclar alimentos crudos y cocidos en el almacenamiento o manipulación.
-Utilizar distintos utensilios en la manipulación de los alimentos crudos y cocidos para evitar la contaminación cruzada. Esto en más riesgoso en alimentos que se consumen crudos.
-Conservar los alimentos frescos y cocidos en la heladera.
-Consumir jugo de frutas, leche y derivados lácteos pasteurizados conservando la cadena de frío.
-Concurrir a natatorios habilitados.
-Respetar la prohibición de bañarse en aguas de río potencialmente contaminadas.

Si bien el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad a la que es necesario prestarle atención durante todo el año, con la llegada del verano suele potenciarse su aparición debido a las altas temperaturas. Durante la época estival las enfermedades transmitidas por alimentos se incrementan: el calor favorece que las bacterias se reproduzcan, los festejos y el traslado de alimentos pueden provocar la interrupción de la cadena de frío, y el uso más frecuente de piletas o ríos (agua no potable) aumenta la exposición a bacterias por ingestión.

Nuevos casos de SUH en nuestra provincia son comunicados día a día. En el año 2016 se presentaron 14 casos más que en el 2015, sumándose a los aproximadamente 500 que ocurren cada año en nuestro país. Argentina es líder mundial en incidencia de esta enfermedad, por lo que constituye un verdadero problema epidemiológico. Desde el año 2000 es de denuncia obligatoria, razón por la cual todo centro de salud, público o privado, debe notificar el caso a tiempo para confirmar el diagnóstico, aislar la bacteria, identificar el alimento involucrado y evaluar el riesgo de aparición de otros casos.

¿De qué se trata?

El SUH es una enfermedad grave pero evitable, que se transmite por agua o alimentos contaminados a través de una bacteria llamada Escherichia Coli, cuyo principal reservorio es el ganado vacuno. Afecta a los niños más pequeños, principalmente a aquellos menores de 5 años. Sus síntomas principales suelen ser diarrea, palidez, decaimiento y poca orina. Compromete principalmente a riñones (insuficiencia o fallo renal) y sangre (disminuye los glóbulos rojos y las plaquetas), pero también al sistema nervioso (somnolencia, irritabilidad y, en algunos casos, convulsiones) intestino, y sistema cardiovascular (puede subir la presión arterial).

La clave está en la prevención

Si bien por el momento no existe un tratamiento específico para la enfermedad y se recomienda no automedicar al paciente con antibióticos ni antiespasmódicos, el SUH PUEDE PREVENIRSE. Algunas de las recomendaciones más importantes son:

-Lavarse bien las manos con agua tibia y jabón luego de usar el baño, de haber tenido contacto con pañales o heces, y antes de ingerir o manipular alimentos.

-Evitar el consumo de hamburguesas, salchichas y embutidos en niños pequeños.

-Lavar cuidadosamente frutas y verduras.

-Consumir agua potable.

-Asegurar la correcta cocción de la carne, en especial de la carne picada o de productos elaborados con ella, de manera que no queden partes rosadas ni jugosas en su interior. La bacteria se destruye a los 70º.

-No mezclar alimentos crudos y cocidos en el almacenamiento o manipulación.

-Utilizar distintos utensilios en la manipulación de los alimentos crudos y cocidos para evitar la contaminación cruzada. Esto en más riesgoso en alimentos que se consumen crudos.

-Conservar los alimentos frescos y cocidos en la heladera.

-Consumir jugo de frutas, leche y derivados lácteos pasteurizados conservando la cadena de frío.

-Concurrir a natatorios habilitados.

-Respetar la prohibición de bañarse en aguas de río potencialmente contaminadas.

La Assal efectuó recomendaciones

Se trata de una enfermedad que se presenta todo el año pero es durante el verano cuando se incrementan las probabilidades de contraerla, afectando principalmente a lactantes, niños pequeños y ancianos por tener su sistema inmunológico deprimido.
El Ministerio de Salud provincial, a través de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) brindó recomendaciones para evitar contraer el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una enfermedad que se presenta todo el año pero es durante el verano cuando se incrementan las probabilidades de contraerla, afectando principalmente a lactantes, niños pequeños y ancianos, por tener su sistema inmunológico deprimido.
El SUH es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte.
Los síntomas aparecen entre 1 a 10 días, usualmente 2 a 5 días posteriores a la infección: diarrea acuosa seguida por diarrea sanguinolenta, dolor abdominal severo y sangre en la orina.
Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados, como carne picada de vaca y aves sin cocción completa como las hamburguesas, salame, arrollados de carne, leche sin pasteurizar, aguas contaminadas, lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.
También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación.
MEDIDAS DE PREVENCION
Las medidas de prevención incluyen lavar cuidadosamente las frutas y verduras, cocinar los alimentos a temperaturas que aseguren la destrucción de la bacteria, evitar la contaminación cruzada en la elaboración de las comidas y mantener correctamente la higiene personal.
En el siguiente link https://www.assal.gov.ar/eta/suh.html se puede encontrar más información.

LA OPINIÓN – Edición digital – 16/01/17

Se trata de una enfermedad que se presenta todo el año pero es durante el verano cuando se incrementan las probabilidades de contraerla, afectando principalmente a lactantes, niños pequeños y ancianos por tener su sistema inmunológico deprimido.

El Ministerio de Salud provincial, a través de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) brindó recomendaciones para evitar contraer el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una enfermedad que se presenta todo el año pero es durante el verano cuando se incrementan las probabilidades de contraerla, afectando principalmente a lactantes, niños pequeños y ancianos, por tener su sistema inmunológico deprimido.

El SUH es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte.

Los síntomas aparecen entre 1 a 10 días, usualmente 2 a 5 días posteriores a la infección: diarrea acuosa seguida por diarrea sanguinolenta, dolor abdominal severo y sangre en la orina.

Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados, como carne picada de vaca y aves sin cocción completa como las hamburguesas, salame, arrollados de carne, leche sin pasteurizar, aguas contaminadas, lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.

También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación.

MEDIDAS DE PREVENCION

Las medidas de prevención incluyen lavar cuidadosamente las frutas y verduras, cocinar los alimentos a temperaturas que aseguren la destrucción de la bacteria, evitar la contaminación cruzada en la elaboración de las comidas y mantener correctamente la higiene personal.

En el siguiente link https://www.assal.gov.ar/eta/suh.html se puede encontrar más información.

Se ocultaron datos de una enfermedad de transmisión alimentaria

La Nación – 30 de Noviembre de 2016
Son 39 brotes de diarrea infecciosa y síndrome urémico hemolítico, entre 2011 y 2015; cinco de ellos se desarrollaron en jardines maternales y el resto, en familias y en comunidades

“Nunca supe si el caso de Luz se registró. Quiero pensar que el caso de mi hija, que tenía 4 años, está contado. Me preocupa”, dice Chabi Medina, con dolor que le quiebra la voz. Su preocupación tiene un motivo: entre 2011 y 2015, en el país se ocultaron 39 brotes de diarreas infecciosas y síndrome urémico hemolítico (SUH), por el que murió Luz.Aún hoy existen dudas sobre las estadísticias oficiales.
De los 113 afectados por cepas que producen la toxina que desencadena la enfermedad 31 desarrollaron SUH. La transmisión por el contacto con personas portadoras de la bacteria fue la principal vía de contagio de los cuatro brotes comunitarios, los 30 brotes familiares y los cinco brotes institucionales del período 2011-2015 y sin registro oficial público recién hasta hace un mes.
En el país se ocultaron 39 brotes de síndrome urémico hemolítco
En el país se ocultaron 39 brotes de síndrome urémico hemolítco. Foto: Archivo
Inadvertidos hasta para los especialistas, los datos se colaron el 11 de octubre pasado en el Boletín Integrado de Vigilancia N° 329 del Ministerio de Salud de la Nación. Fue cinco meses después de que LA NACION solicitó a varias instituciones la respuesta del país a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un reporte mundial del Comité de Higiene de los Alimentos del Código Alimentario, el compendio de normas para prevenir enfermedades de transmisión alimentaria (ETA).
Algunos de los datos aparecieron antes, en septiembre, en el libro en inglés Escherichia coli en las Américas (Springer), que cuesta US$ 149. Por US$ 29,95 se puede descargar online el capítulo sobre la Argentina, que firmaron Marta Rivas e Isabel Chinen, del laboratorio nacional de referencia que monitorea el SUH y las diarreas infecciosas; el Servicio de Fisiopatogenia del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI), ex Instituto Malbrán.
Ante otro pedido de LA NACION, la coordinadora del informe para la FAO-OMS, María Esther Carullo, argumentó que los organismos redactores habían acordado “volver a reunirse para elaborar un texto que se pudiera difundir y fuera entendible, sin tanta terminología científica”. Carullo, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), sugirió contactar a Rivas y a Carlos Giovacchini, de la Dirección de Epidemiología de la cartera sanitaria nacional.
“La respuesta a FAO-OMS comprendió un trabajo de diferentes áreas del Ministerio de Salud y, en el caso de la descripción de los brotes, se trató de información sistematizada por el laboratorio nacional de referencia, producto de la investigación epidemiológica y laboratorial -respondieron por escrito Rivas y Giovacchini-. Y ese análisis consistió en una reconstrucción retrospectiva de casos relacionados (todos notificados) y que se difundió para su utilización en la Argentina en el momento de haberse realizado.”
LA NACION revisó los 272 boletines epidemiológicos difundidos en el país semanalmente desde el 7 de enero de 2011. Recién el 11 de febrero de 2015 se informó un primer brote en La Pampa, de diciembre de 2014. Pero entre enero de 2011 y de 2015, sólo se informaron casos aislados, algo menos de 400 por año. Los Informes Especiales I y II sobre SUH que el Ministerio de Salud difundió en 2014 son el mismo texto. Ahí tampoco aparecen los brotes.
En los últimos boletines de este año, las cifras no coinciden con lo informado a la FAO-OMS para 2015: dicen que en los primeros nueve meses de 2015 hubo 13 brotes de SUH en Entre Ríos, Santa Cruz y Río Negro.
Sin embargo, a los organismos internacionales se les informó que hubo 12 brotes de infección por E. coli, incluidos ocho casos de SUH.

“Nunca supe si el caso de Luz se registró. Quiero pensar que el caso de mi hija, que tenía 4 años, está contado. Me preocupa”, dice Chabi Medina, con dolor que le quiebra la voz. Su preocupación tiene un motivo: entre 2011 y 2015, en el país se ocultaron 39 brotes de diarreas infecciosas y síndrome urémico hemolítico (SUH), por el que murió Luz.Aún hoy existen dudas sobre las estadísticas oficiales.
De los 113 afectados por cepas que producen la toxina que desencadena la enfermedad 31 desarrollaron SUH. La transmisión por el contacto con personas portadoras de la bacteria fue la principal vía de contagio de los cuatro brotes comunitarios, los 30 brotes familiares y los cinco brotes institucionales del período 2011-2015 y sin registro oficial público recién hasta hace un mes.
Inadvertidos hasta para los especialistas, los datos se colaron el 11 de octubre pasado en el Boletín Integrado de Vigilancia N° 329 del Ministerio de Salud de la Nación. Fue cinco meses después de que LA NACION solicitó a varias instituciones la respuesta del país a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un reporte mundial del Comité de Higiene de los Alimentos del Código Alimentario, el compendio de normas para prevenir enfermedades de transmisión alimentaria (ETA).
Algunos de los datos aparecieron antes, en septiembre, en el libro en inglés Escherichia coli en las Américas (Springer), que cuesta US$ 149. Por US$ 29,95 se puede descargar online el capítulo sobre la Argentina, que firmaron Marta Rivas e Isabel Chinen, del laboratorio nacional de referencia que monitorea el SUH y las diarreas infecciosas; el Servicio de Fisiopatogenia del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI), ex Instituto Malbrán.
Ante otro pedido de LA NACION, la coordinadora del informe para la FAO-OMS, María Esther Carullo, argumentó que los organismos redactores habían acordado “volver a reunirse para elaborar un texto que se pudiera difundir y fuera entendible, sin tanta terminología científica”. Carullo, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), sugirió contactar a Rivas y a Carlos Giovacchini, de la Dirección de Epidemiología de la cartera sanitaria nacional.
“La respuesta a FAO-OMS comprendió un trabajo de diferentes áreas del Ministerio de Salud y, en el caso de la descripción de los brotes, se trató de información sistematizada por el laboratorio nacional de referencia, producto de la investigación epidemiológica y laboratorial -respondieron por escrito Rivas y Giovacchini-. Y ese análisis consistió en una reconstrucción retrospectiva de casos relacionados (todos notificados) y que se difundió para su utilización en la Argentina en el momento de haberse realizado.”
LA NACION revisó los 272 boletines epidemiológicos difundidos en el país semanalmente desde el 7 de enero de 2011. Recién el 11 de febrero de 2015 se informó un primer brote en La Pampa, de diciembre de 2014. Pero entre enero de 2011 y de 2015, sólo se informaron casos aislados, algo menos de 400 por año. Los Informes Especiales I y II sobre SUH que el Ministerio de Salud difundió en 2014 son el mismo texto. Ahí tampoco aparecen los brotes.
En los últimos boletines de este año, las cifras no coinciden con lo informado a la FAO-OMS para 2015: dicen que en los primeros nueve meses de 2015 hubo 13 brotes de SUH en Entre Ríos, Santa Cruz y Río Negro.
Sin embargo, a los organismos internacionales se les informó que hubo 12 brotes de infección por E. coli, incluidos ocho casos de SUH.
(CONTINUAR LEYENDO)

Una forma de apoyar la lucha contra el SUH – Atención! Proyecto COLIFINDERS

Soy Agustina Toscanini, Bioquímica de la UBA. Junto con compañeros y profesores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA estamos desarrollando un kit rápido, de operación sencilla y bajo costo para detectar las bacterias responsables del Síndrome Urémico Hemolítico(SUH).
Actualmente fuimos seleccionados como uno de las 10 semifinalistas del concurso de History Channel “Una idea para cambiar la historia” en la que el premio es la financiación para el proyecto. La selección de los 5 finalistas es a través del voto de la gente por Internet del 1 al 27 de Noviembre, permitiendose votar una misma persona todos los días. Les queríamos pedir si pueden compartir nuestro proyecto llamado COLIFINDERS para que podamos conseguir financiamiento y que el kit pueda llegar a todos los hospitales y salitas rurales del país.
Este es el link para votar donde hay un pequeño video del proyecto: http://unaidea.tuhistory.com/votar.php#Colifinders
En nuestra página de facebook pueden encontrar más información sobre el proyecto y el equipo: TECNOx FFYB
Muchas gracias!

Soy Agustina Toscanini, Bioquímica de la UBA. Junto con compañeros y profesores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA estamos desarrollando un kit rápido, de operación sencilla y bajo costo para detectar las bacterias responsables del Síndrome Urémico Hemolítico(SUH).

Actualmente fuimos seleccionados como uno de las 10 semifinalistas del concurso de History Channel “Una idea para cambiar la historia” en la que el premio es la financiación para el proyecto. La selección de los 5 finalistas es a través del voto de la gente por Internet del 1 al 27 de Noviembre, permitiendose votar una misma persona todos los días. Les queríamos pedir si pueden compartir nuestro proyecto llamado COLIFINDERS para que podamos conseguir financiamiento y que el kit pueda llegar a todos los hospitales y salitas rurales del país.

Este es el link para votar donde hay un pequeño video del proyecto: http://unaidea.tuhistory.com/votar.php#Colifinders

En nuestra página de facebook pueden encontrar más información sobre el proyecto y el equipo: TECNOx FFYB

Muchas gracias!

Especialistas e investigadores hablaron sobre síndrome urémico hemolítico

Junin – Lunes 7 de Noviembre de 2016
En Los Toldos disertaron especialistas del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”, investigadores del Instituto Biológico de la Provincia y técnicos en Manipulación de Alimentos.
El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad que puede aparecer con mayor frecuencia durante los meses de primavera y verano.
Afecta principalmente a niños menores de 5 años, aunque también puede manifestarse en chicos más grandes y adultos.
El martes último, 1 de noviembre, la Secretaría de Salud y Bromatología, brindó una importante charla sobre esta enfermedad bacteriana que afecta al riñón, al sistema nervioso central y al aparato gastrointestinal.
La importancia de la jornada atrajo a médicos de diversas ciudades y Directores de Salud y Bromatología de la región, ya que estuvieron presentes en Los Toldos, especialistas e investigadores del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez” e Instituto Biológico de la Provincia y técnicos en Manipulación de Alimentos.
Síndrome urémico
hemolítico (SUH)
¿Qué es?
El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte.
¿Cómo se transmite? (continuar leyendo)

Junin – Lunes 7 de Noviembre de 2016

En Los Toldos disertaron especialistas del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”, investigadores del Instituto Biológico de la Provincia y técnicos en Manipulación de Alimentos.

El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad que puede aparecer con mayor frecuencia durante los meses de primavera y verano.

Afecta principalmente a niños menores de 5 años, aunque también puede manifestarse en chicos más grandes y adultos.

El martes último, 1 de noviembre, la Secretaría de Salud y Bromatología, brindó una importante charla sobre esta enfermedad bacteriana que afecta al riñón, al sistema nervioso central y al aparato gastrointestinal.

La importancia de la jornada atrajo a médicos de diversas ciudades y Directores de Salud y Bromatología de la región, ya que estuvieron presentes en Los Toldos, especialistas e investigadores del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez” e Instituto Biológico de la Provincia y técnicos en Manipulación de Alimentos.

Síndrome urémico hemolítico (SUH)

¿Qué es?

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte.

¿Cómo se transmite? (continuar leyendo)

Curso sobre la prevención del Síndrome Urémico Hemolítico

DeRoca – Rio Negro – Viernes 21 de Octubre de 2016
Personal de jardines maternales e instituciones de salud serán los destinatarios de una capacitación sobre prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). La actividad es organizada por el área de Seguridad Alimentaria del municipio de Roca y la Unidad Regional de Salud Ambiental (Uresa) Alto Valle del Ministerio de Salud de Río Negro.
“El objetivo de esta jornada es sensibilizar al personal sobre la enfermedad y sus características y capacitarlo sobre las buenas prácticas relacionadas al cambio de pañales y preparación de mamaderas y leche para no solo prevenir el SUH sino también otras Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETAS)”, se explicó.
La capacitación se llevará a cabo en tres días diferentes: el martes 25 a 10:30 en el Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla), el jueves 27 a las 15:30 en el Centro Comunitario de Villa Obrera y el martes 1 de noviembre 10:30 en el Cepla.
Para la inscripción y cualquier otra información, llamar al teléfono (298) 4422776 de a 12:30 . Los cupos son

DeRoca – Rio Negro – Viernes 21 de Octubre de 2016

Personal de jardines maternales e instituciones de salud serán los destinatarios de una capacitación sobre prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). La actividad es organizada por el área de Seguridad Alimentaria del municipio de Roca y la Unidad Regional de Salud Ambiental (Uresa) Alto Valle del Ministerio de Salud de Río Negro.
“El objetivo de esta jornada es sensibilizar al personal sobre la enfermedad y sus características y capacitarlo sobre las buenas prácticas relacionadas al cambio de pañales y preparación de mamaderas y leche para no solo prevenir el SUH sino también otras Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETAS)”, se explicó.
La capacitación se llevará a cabo en tres días diferentes: el martes 25 a 10:30 en el Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla), el jueves 27 a las 15:30 en el Centro Comunitario de Villa Obrera y el martes 1 de noviembre 10:30 en el Cepla.
Para la inscripción y cualquier otra información, llamar al teléfono (298) 4422776 de a 12:30 . Los cupos son limitados no tiene costo.

Sindrome Urémico Hemolítico en el nivel más alto en 5 años

cba24n.com.ar – Lunes 17 de Octubre de 2016
Los 34 casos registrados en Córdoba superan por nueve el registro del año pasado. Recomiendan tomar precauciones.
El Síndrome Urémico Emolítico registró un récord en Córdoba durante el 2016 ya que se encuentra en niveles superiores a los últimos cinco años.
Desde el hospital Pediátrico su directora Silvia Ferreyra dijo que esta enfermedad endémica suele presentar un mayor número de casos en el mes de septiembre aunque advirtió que se deben reforzar las medidas de prevención.
La bacteria que causa esta enfermedad se relaciona con la carne cruda, los productos lácteos mal pasteurizados y las verduras que no se lavan correctamente.
(continuar leyendo)

cba24n.com.ar – Lunes 17 de Octubre de 2016

Los 34 casos registrados en Córdoba superan por nueve el registro del año pasado. Recomiendan tomar precauciones.

El Síndrome Urémico Emolítico registró un récord en Córdoba durante el 2016 ya que se encuentra en niveles superiores a los últimos cinco años.

Desde el hospital Pediátrico su directora Silvia Ferreyra dijo que esta enfermedad endémica suele presentar un mayor número de casos en el mes de septiembre aunque advirtió que se deben reforzar las medidas de prevención.

La bacteria que causa esta enfermedad se relaciona con la carne cruda, los productos lácteos mal pasteurizados y las verduras que no se lavan correctamente.

(continuar leyendo)