Archivo para la categoría ‘General’

Este verano se detectaron tres casos de síndrome urémico hemolítico en la provincia

Diario digital UNO / Entre Rios / Martes 14 de Marzo de 2017
Este verano se detectaron tres casos de síndrome urémico hemolítico (SUH) en la provincia, uno en Concordia, otro en Victoria y el restante en Paraná, según informó a APFDigital el Ministerio de Salud de la Provincia por medio de su Boletín Epidemiológico emitido este lunes
Hasta la Semana Epidemiológica 10 del 2017 se registraron tres casos de SUH, uno en la ciudad de Concordia, otro en Victoria y un paciente oriundo de Buenos Aires que fue atendido en Hospital San Roque de Paraná. En el mismo período de 2016 se había detectado un caso menos.
Según Salud, se trata de una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Afecta principalmente a niños entre el 2º semestre de vida a 3 años, en los meses cálidos (verano y otoño). La enfermedad comienza con diarrea que se convierte en hemorrágica al 2º o 3º día. En general se resuelve al cabo de una semana.
El SUH es una entidad clínica y anatomopatológica caracterizada por insuficiencia renal aguda, trombocitopenia, anemia hemolítica pudiendo afectar otros parénquimas (corazón, páncreas, SNC, etc). El SUH puede presentarse con diarrea previa o sin ella. Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados, como carne picada de vaca y aves sin cocción completa como las hamburguesas, salame, arrollados de carne, leche sin pasteurizar, productos lácteos elaborados a partir de leche sin pasteurizar, aguas contaminadas, lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos. También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación. APFDigital (LEER NOTA)

Diario digital UNO / Entre Rios / Martes 14 de Marzo de 2017

Este verano se detectaron tres casos de síndrome urémico hemolítico (SUH) en la provincia, uno en Concordia, otro en Victoria y el restante en Paraná, según informó a APFDigital el Ministerio de Salud de la Provincia por medio de su Boletín Epidemiológico emitido este lunes

Hasta la Semana Epidemiológica 10 del 2017 se registraron tres casos de SUH, uno en la ciudad de Concordia, otro en Victoria y un paciente oriundo de Buenos Aires que fue atendido en Hospital San Roque de Paraná. En el mismo período de 2016 se había detectado un caso menos.

Según Salud, se trata de una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Afecta principalmente a niños entre el 2º semestre de vida a 3 años, en los meses cálidos (verano y otoño). La enfermedad comienza con diarrea que se convierte en hemorrágica al 2º o 3º día. En general se resuelve al cabo de una semana.

El SUH es una entidad clínica y anatomopatológica caracterizada por insuficiencia renal aguda, trombocitopenia, anemia hemolítica pudiendo afectar otros parénquimas (corazón, páncreas, SNC, etc). El SUH puede presentarse con diarrea previa o sin ella. Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados, como carne picada de vaca y aves sin cocción completa como las hamburguesas, salame, arrollados de carne, leche sin pasteurizar, productos lácteos elaborados a partir de leche sin pasteurizar, aguas contaminadas, lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos. También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación. APFDigital (LEER NOTA)

Salud desmiente cadena de WhatsApp sobre contaminación en helados

El Patagónico  |  Regionales  |  SALUD  - 15 marzo 2017

Se viralizó a través de la red social un audio alertando sobre el hallazgo de “numerosos bichos” en locales que Grido tiene en ciudades de Chubut. Desde el Ministerio de Salud salieron a desmentir tal situación e informaron que se ordenaron muestras en los locales.

En las últimas horas se viralizó a través del WhatsApp un audio con voz femenina alertando sobre que “Bromatología” encontró “numerosos bichos” en cucharas y tarros cerrados en locales que la cadena de heladerías Grido tiene en Trelew, Rawson y Puerto Madryn. La mujer que emite el mensaje se pregunta “por qué no fueron clausurados”.

Ante tal situación, el ministro de Salud de Chubut, Ignacio Hernández salió a desmentir el audio que circuló por la red social y aclaró que se ordenó tomar muestras en heladerías de Trelew y Puerto Madryn para saber “si existe o no alguna contaminación potencialmente peligrosa para el consumo humano”.

Por lo pronto, el funcionario indicó que esperarán ahora los resultados de las muestras tomadas en las heladerías y señaló “hay un sólo caso de Síndrome Urémico hemolítico en Trelew pero no se saben las causas”.

Desde el Hospital Ísola, la Dra. Denise Acosta, Jefa de Epidemiología, confirmó que en la ciudad portuaria no hay ningún paciente internado.

En diciembre de 2015 también se había viralizado un mensaje de la misma característica en La Rioja, Salta, Tucumán y Córdoba, entre otras provincias lo que motivó a la empresa Helacor a desmentir públicamente la información, recuerda LU17 en su publicación.

Incluso en esa oportunidad la ANMAT debió aclarar en un comunicado público que no se habían encontrado irregularidades en los Helados Grido. (VER NOTA)

Confirman en Bahía el 2º caso de Síndrome Urémico Hemolítico de 2017

La Nueva – Bahía Blanca – Sábado 11 de Marzo de 2017

La Asociación para la Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (APRESUH) confirmó hoy el segundo caso de esta enfermedad en lo que va del año en Bahía Blanca.
Se trata de una nena bahiense de un año y 3 meses, cuyo diagnóstico se obtuvo en el Hospital Italiano.
Según se informó, su estado es estable y se desconocen las causas que pudieron provocar la enfermedad.
El primer caso del año se conoció el 7 de marzo: se trató de una niña de 1 año y 7 meses, que también fue atendida en el Hospital Italiano.
Síntomas
Los primeros síntomas son fiebre, vómito y diarrea, sangre en las heces, irritabilidad, debilidad y letargo.
Los posteriores son más graves: muy poca o nula orina, palidez, magulladuras, hemorragias debajo de la piel en forma de pequeños puntos rojos, coloración amarillenta de la piel, disminución del estado de conciencia y convulsiones.

La Asociación para la Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (APRESUH) confirmó hoy el segundo caso de esta enfermedad en lo que va del año en Bahía Blanca.
Se trata de una nena bahiense de un año y 3 meses, cuyo diagnóstico se obtuvo en el Hospital Italiano.
Según se informó, su estado es estable y se desconocen las causas que pudieron provocar la enfermedad.

El primer caso del año se conoció el 7 de marzo: se trató de una niña de 1 año y 7 meses, que también fue atendida en el Hospital Italiano.

Síntomas

Los primeros síntomas son fiebre, vómito y diarrea, sangre en las heces, irritabilidad, debilidad y letargo.

Los posteriores son más graves: muy poca o nula orina, palidez, magulladuras, hemorragias debajo de la piel en forma de pequeños puntos rojos, coloración amarillenta de la piel, disminución del estado de conciencia y convulsiones. (continuar leyendo)

Síndrome urémico hemolítico: la prevención pasa por nuestras manos

El Diario del Centro del Pais – Martes 7 de Marzo de 2017

Hay mucho que se puede hacer en casa para evitar esta enfermedad, que afecta principalmente a niños y que puede dejar secuelas graves. El acceso a agua segura, el lavado de manos y el cuidado en la manipulación y conservación de los alimentos son clave en la prevención.

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por un grupo de bacterias (escherichia coli), que afecta principalmente a niños, pero también puede presentarse en adultos mayores y personas que tienen bajas las defensas debido a otras enfermedades. En algunos casos, puede dejar secuelas permanentes o incluso provocar la muerte.
La enfermedad comienza con diarrea, con o sin sangre, dolor abdominal y vómitos. Otros síntomas de alarma son palidez, disminución en la eliminación de orina, decaimiento o irritabilidad, y en los bebés y niños pequeños, el rechazo al alimento. Ante cualquiera de estos signos, es fundamental consultar con un médico.
En la prevención del SUH es muy importante el acceso a agua segura, que debe usarse siempre para consumo, para higiene y para preparar los alimentos. Ante cualquier duda, hay que agregar dos gotas de lavandina por cada litro de agua, o hervirla durante tres minutos.
También juegan un papel clave el lavado de manos y el cuidado al manipular, cocinar y conservar los alimentos. En el hogar, y también al salir a comer a bares y restaurantes, hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar esta infección:

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por un grupo de bacterias (escherichia coli), que afecta principalmente a niños, pero también puede presentarse en adultos mayores y personas que tienen bajas las defensas debido a otras enfermedades. En algunos casos, puede dejar secuelas permanentes o incluso provocar la muerte.

La enfermedad comienza con diarrea, con o sin sangre, dolor abdominal y vómitos. Otros síntomas de alarma son palidez, disminución en la eliminación de orina, decaimiento o irritabilidad, y en los bebés y niños pequeños, el rechazo al alimento. Ante cualquiera de estos signos, es fundamental consultar con un médico.

En la prevención del SUH es muy importante el acceso a agua segura, que debe usarse siempre para consumo, para higiene y para preparar los alimentos. Ante cualquier duda, hay que agregar dos gotas de lavandina por cada litro de agua, o hervirla durante tres minutos.

También juegan un papel clave el lavado de manos y el cuidado al manipular, cocinar y conservar los alimentos. En el hogar, y también al salir a comer a bares y restaurantes, hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar esta infección: (continuar leyendo)

El Síndrome Urémico Hemolítico no da tregua

Fundacion PROSAIA

Después de que entre 2015 y 2016 se registrara en Córdoba un incremento de 31% en los casos de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), en las primeras semanas de este año se siguieron sumando casos de niños con la enfermedad.
Sólo en el mes de enero se confirmaron 8 nuevos casos de esta grave infección, que afecta principalmente a los niños menores de 5 años, de acuerdo con los datos provenientes del Ministerio de Salud de la Provincia.
El año pasado, a su vez, se reportaron 51 casos, contra 39 de 2015, según las estadísticas provinciales, y es el número más alto de los últimos cinco años.
La cantidad de niños con SUH en lo que va del año, entretanto, iguala a la de 2016, cuando hubo 9 casos en las primeras cinco semanas del año. En 2015, en cambio, habían sido 6 en ese periodo, mientras que en 2014 en todo el primer trimestre se notificaron 9 niños con la enfermedad.
De acuerdo con los datos de la cartera sanitaria provincial, 4 de los niños con SUH necesitaron diálisis y transfusiones, 2 diálisis y 1 transfusiones, en tanto que sólo 1 pudo salir adelante con tratamiento de sostén. De ellos, 1 es menor de 1 año, y 3 tienen entre 1 y 2 años.
Con respecto al lugar de residencia, 37% (tres) son de la ciudad de Córdoba, y los restantes, del interior provincial (Alta Gracia, Villa María, Laboulaye y Villa Dolores). Un niño de la provincia de Buenos Aires, a su vez, habría contraído la enfermedad en Mina Clavero, según el reporte del Ministerio de Salud.
“Los casos que se están viendo son graves”, advirtió la directora del Hospital Pediátrico del Niño Jesús, Silvia Yolanda Ferreyra, quien precisó que en ese establecimiento provincial hubo 2 niños con SUH que ingresaron en enero y fueron dados de alta este mes.
La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli, que se vincula con la contaminación fecal. Alimentos contaminados como carne mal cocida (en especial si está picada), verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío, agua contaminada (por ingesta o por bañarse en ella), pero también contagio de persona a persona vía ano-mano-boca por falta de higiene en las manos, se cuentan entre las principales formas de transmisión.
“No estamos encontrando una fuente común en los casos”, indicó Ferreyra, al tiempo que remarcó que los expertos hoy apuntan a reforzar que la enfermedad no sólo se transmite por la carne cruda, sino también por otras vías vinculadas a la higiene de las manos y a la manipulación y preparación de los alimentos.
“Hay que tener claro que para prevenir el SUH es fundamental el lavado frecuente de las manos con agua y jabón siempre después de ir al banco o cambiar panales, así como antes y después de manipular alimentos”, explicó la especialista.
Por otra parte, en estos días de tanto calor en los que son frecuentes los cortes de luz, la directora del Hospital Pediátrico recordó la importancia de asegurarse de que los alimentos conserven la cadena de frío. “Y también de comprarlos en lugares donde se tenga certeza de que siempre estuvieron a la temperatura adecuada”, dijo.
“Los bebes menores de 1 año no deben consumir ningún tipo de embutido ni verduras crudas, y la fruta debe estar pelada”, agregó Ferreyra.
Sobre las razones por las cuales todos los años sigue habiendo un número importante de casos de SUH, la presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, Nora Viviana Glatstein, consideró que “todavía no hay suficiente conciencia en la población sobre esta patología, y por eso no se toman las medidas de prevención para evitarla”.
Por su parte, Ferreyra señaló que “antes siempre se decía que esto ocurría porque es una enfermedad endémica en Argentina, vinculada al tipo de alimentación, pero eso ya es insuficiente para explicarlo.
“Lo que advertimos es que, si bien la gente sabe cómo se transmite el SUH, no incorpora el hábito de prevenirlo con medidas concretas. Es como que no hay percepción del riesgo que esta enfermedad implica. Aunque el SUH hoy tiene un tratamiento efectivo en su fase aguda cuando es tomado a tiempo, y por eso muchas veces se evita la muerte, eso no deja a salvo al niño de que aparezcan complicaciones o secuelas, incluso luego, en su vida adulta”, advirtió.
Según advierten los expertos, no sólo puede causar la muerte por complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o infecciones asociadas, sino que uno de cada tres niños que la padece sufre algún tipo de secuelas.
Fuente: Reporte Epidemiológico Nº 1885

Después de que entre 2015 y 2016 se registrara en Córdoba un incremento de 31% en los casos de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), en las primeras semanas de este año se siguieron sumando casos de niños con la enfermedad.

Sólo en el mes de enero se confirmaron 8 nuevos casos de esta grave infección, que afecta principalmente a los niños menores de 5 años, de acuerdo con los datos provenientes del Ministerio de Salud de la Provincia.

El año pasado, a su vez, se reportaron 51 casos, contra 39 de 2015, según las estadísticas provinciales, y es el número más alto de los últimos cinco años.

La cantidad de niños con SUH en lo que va del año, entretanto, iguala a la de 2016, cuando hubo 9 casos en las primeras cinco semanas del año. En 2015, en cambio, habían sido 6 en ese periodo, mientras que en 2014 en todo el primer trimestre se notificaron 9 niños con la enfermedad.

De acuerdo con los datos de la cartera sanitaria provincial, 4 de los niños con SUH necesitaron diálisis y transfusiones, 2 diálisis y 1 transfusiones, en tanto que sólo 1 pudo salir adelante con tratamiento de sostén. De ellos, 1 es menor de 1 año, y 3 tienen entre 1 y 2 años.

Con respecto al lugar de residencia, 37% (tres) son de la ciudad de Córdoba, y los restantes, del interior provincial (Alta Gracia, Villa María, Laboulaye y Villa Dolores). Un niño de la provincia de Buenos Aires, a su vez, habría contraído la enfermedad en Mina Clavero, según el reporte del Ministerio de Salud.

“Los casos que se están viendo son graves”, advirtió la directora del Hospital Pediátrico del Niño Jesús, Silvia Yolanda Ferreyra, quien precisó que en ese establecimiento provincial hubo 2 niños con SUH que ingresaron en enero y fueron dados de alta este mes.

La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli, que se vincula con la contaminación fecal. Alimentos contaminados como carne mal cocida (en especial si está picada), verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío, agua contaminada (por ingesta o por bañarse en ella), pero también contagio de persona a persona vía ano-mano-boca por falta de higiene en las manos, se cuentan entre las principales formas de transmisión.

“No estamos encontrando una fuente común en los casos”, indicó Ferreyra, al tiempo que remarcó que los expertos hoy apuntan a reforzar que la enfermedad no sólo se transmite por la carne cruda, sino también por otras vías vinculadas a la higiene de las manos y a la manipulación y preparación de los alimentos.

“Hay que tener claro que para prevenir el SUH es fundamental el lavado frecuente de las manos con agua y jabón siempre después de ir al banco o cambiar panales, así como antes y después de manipular alimentos”, explicó la especialista.

Por otra parte, en estos días de tanto calor en los que son frecuentes los cortes de luz, la directora del Hospital Pediátrico recordó la importancia de asegurarse de que los alimentos conserven la cadena de frío. “Y también de comprarlos en lugares donde se tenga certeza de que siempre estuvieron a la temperatura adecuada”, dijo.

“Los bebes menores de 1 año no deben consumir ningún tipo de embutido ni verduras crudas, y la fruta debe estar pelada”, agregó Ferreyra.

Sobre las razones por las cuales todos los años sigue habiendo un número importante de casos de SUH, la presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, Nora Viviana Glatstein, consideró que “todavía no hay suficiente conciencia en la población sobre esta patología, y por eso no se toman las medidas de prevención para evitarla”.

Por su parte, Ferreyra señaló que “antes siempre se decía que esto ocurría porque es una enfermedad endémica en Argentina, vinculada al tipo de alimentación, pero eso ya es insuficiente para explicarlo.

“Lo que advertimos es que, si bien la gente sabe cómo se transmite el SUH, no incorpora el hábito de prevenirlo con medidas concretas. Es como que no hay percepción del riesgo que esta enfermedad implica. Aunque el SUH hoy tiene un tratamiento efectivo en su fase aguda cuando es tomado a tiempo, y por eso muchas veces se evita la muerte, eso no deja a salvo al niño de que aparezcan complicaciones o secuelas, incluso luego, en su vida adulta”, advirtió.

Según advierten los expertos, no sólo puede causar la muerte por complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o infecciones asociadas, sino que uno de cada tres niños que la padece sufre algún tipo de secuelas.

Fuente: Reporte Epidemiológico Nº 1885

Carlos Paz combate el síndrome urémico y controla la elaboración de alimentos

El Diario de Carlos Paz / Miércoles 1 de Marzo

Carlos Paz intensificará los controles para combatir los casos de síndrome urémico hemolítico, una infección que afecta principalmente a los niños.

Carlos Paz. La ciudad de Carlos Paz intensificará los controles para combatir los casos de síndrome urémico hemolítico, una infección que afecta principalmente a los niños, y que viene en crecimiento en la Provincia de Córdoba durante los últimos meses. La premisa será garantizar la correcta manipulación de los alimentos y extremar las medidas para evitar el contagio.
Durante enero y febrero, las infecciones crecieron en la capital cordobesa y poblaciones del interior y los esfuerzos se orientan a reducir los elementos de riesgo. Según pudo conocerse, el 37% de los casos registrados este verano, ocurrieron en la ciudad de Córdoba y hubo otros en Alta Gracia, Villa María, Laboulaye, Villa Dolores y Mina Clavero. El desconocimiento sobre esta enfermedad atenta contra la prevención y en ese sentido, el municipio carlospacense dictó el viernes pasado un curso de gastronomía y manipulación de alimentos para el personal de los Centros Infantiles Municipales (CIM) y los hogares de día de la ciudad. A través de la Dirección de Educación y Acción Social, se trabajó con el personal que lleva adelante sus tareas en dichos espacios para brindar seguridad alimentaria y evitar que los pequeños contraigan el síndrome.
El SUH ataca los riñones y la sangre, provocando un daño renal y anemia, pero también puede afectar el sistema nervioso central y otros órganos como el corazón, los pulmones y hasta el páncreas. Siempre es grave y requiere internación, muchas veces con tratamiento invasivo. La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli, que se vincula con la contaminación fecal mediante la manipulación de alimentos contaminados como carne mal cocida, verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío y agua.
Es importante mencionar, que el gobierno municipal ha dispuesto un plan preventivo que además se complementa con las inspecciones periódicas que el área de Bromatología realiza en los establecimientos gastronómicos de la ciudad. En estos días de calor, se deberá prestar atención a los cortes de luz que pueden hacer perder la cadena de frío de ciertos alimentos.

Carlos Paz. La ciudad de Carlos Paz intensificará los controles para combatir los casos de síndrome urémico hemolítico, una infección que afecta principalmente a los niños, y que viene en crecimiento en la Provincia de Córdoba durante los últimos meses. La premisa será garantizar la correcta manipulación de los alimentos y extremar las medidas para evitar el contagio.

Durante enero y febrero, las infecciones crecieron en la capital cordobesa y poblaciones del interior y los esfuerzos se orientan a reducir los elementos de riesgo. Según pudo conocerse, el 37% de los casos registrados este verano, ocurrieron en la ciudad de Córdoba y hubo otros en Alta Gracia, Villa María, Laboulaye, Villa Dolores y Mina Clavero. El desconocimiento sobre esta enfermedad atenta contra la prevención y en ese sentido, el municipio carlospacense dictó el viernes pasado un curso de gastronomía y manipulación de alimentos para el personal de los Centros Infantiles Municipales (CIM) y los hogares de día de la ciudad. A través de la Dirección de Educación y Acción Social, se trabajó con el personal que lleva adelante sus tareas en dichos espacios para brindar seguridad alimentaria y evitar que los pequeños contraigan el síndrome.

El SUH ataca los riñones y la sangre, provocando un daño renal y anemia, pero también puede afectar el sistema nervioso central y otros órganos como el corazón, los pulmones y hasta el páncreas. Siempre es grave y requiere internación, muchas veces con tratamiento invasivo. La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli, que se vincula con la contaminación fecal mediante la manipulación de alimentos contaminados como carne mal cocida, verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío y agua.

Es importante mencionar, que el gobierno municipal ha dispuesto un plan preventivo que además se complementa con las inspecciones periódicas que el área de Bromatología realiza en los establecimientos gastronómicos de la ciudad. En estos días de calor, se deberá prestar atención a los cortes de luz que pueden hacer perder la cadena de frío de ciertos alimentos.

Consideraciones para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

ESCRITO POR: EL ECO DE TANDIL EL 22 FEBRERO, 2017

El Sistema Integrado de Salud Público realizó un comunicado para recordar algunas medidas que se deben tener en consideración en relación a la prevención del Síndrome Urémico Hemolítico.
Se debe saber que se trata de una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Su consecuencias pueden ser graves y causar muchas complicaciones tanto en niños como en adultos, inclusive producir la muerte.
La bacteria puede ser contraída por alimentos contaminados como:
Carne picada de vaca y aves sin cocción completa (o alimentos preparados con ella como: hamburguesas, salame, arrollados de carne, etc.).
Leche sin pasteurizar y/o productos lácteos elaborados a partir de leche sin pasteurizar.
Aguas contaminadas.
Lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.
Asimismo, si se ponen en contacto alimentos contaminados con otros que no lo están y que se comen crudos, como la lechuga, el tomate y otros, también se corre el riesgo. Incluso, puede ocurrir el contagio entre personas por prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, antes de comer. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación: piscinas públicas, lagunas y piletas de natación.
Se debe prestar atención a los síntomas que la persona presente, como diarrea con sangre, palidez, dolores abdominales y vómitos, cambio de carácter y disminución de la eliminación de orina. Cuando el cuadro es severo, puede aparecer diarrea sanguinolenta y deficiencias renales. Es imprescindible prestar especial atención a niños, ancianos y a aquellos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido.
De inmediato se debe consultar al médico o concurrir a un establecimiento sanitario, donde se indicará el tratamiento adecuado para contrarrestar los síntomas, de acuerdo a la edad, el nivel de gravedad y la tolerancia del paciente a los medicamentos.
¿Cómo se puede prevenir?

El Sistema Integrado de Salud Público realizó un comunicado para recordar algunas medidas que se deben tener en consideración en relación a la prevención del Síndrome Urémico Hemolítico.

Se debe saber que se trata de una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Su consecuencias pueden ser graves y causar muchas complicaciones tanto en niños como en adultos, inclusive producir la muerte.

La bacteria puede ser contraída por alimentos contaminados como:

Carne picada de vaca y aves sin cocción completa (o alimentos preparados con ella como: hamburguesas, salame, arrollados de carne, etc.).

Leche sin pasteurizar y/o productos lácteos elaborados a partir de leche sin pasteurizar.

Aguas contaminadas.

Lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.

Asimismo, si se ponen en contacto alimentos contaminados con otros que no lo están y que se comen crudos, como la lechuga, el tomate y otros, también se corre el riesgo. Incluso, puede ocurrir el contagio entre personas por prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, antes de comer. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación: piscinas públicas, lagunas y piletas de natación.

Se debe prestar atención a los síntomas que la persona presente, como diarrea con sangre, palidez, dolores abdominales y vómitos, cambio de carácter y disminución de la eliminación de orina. Cuando el cuadro es severo, puede aparecer diarrea sanguinolenta y deficiencias renales. Es imprescindible prestar especial atención a niños, ancianos y a aquellos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido.

De inmediato se debe consultar al médico o concurrir a un establecimiento sanitario, donde se indicará el tratamiento adecuado para contrarrestar los síntomas, de acuerdo a la edad, el nivel de gravedad y la tolerancia del paciente a los medicamentos.

¿Cómo se puede prevenir? (continuar leyendo)

El síndrome urémico no da tregua en Córdoba

LO MÁS IMPORTANTE
Entre 2015 y 2016 se incrementó 31 por ciento la cantidad de niños afectados y en enero se detectaron ocho nuevos casos.
Subrayan la importancia del lavado de manos al manipular alimentos y después de ir al baño para evitar el contagio.

LA VOZ - El texto original de este artículo fue publicado el 26/02/2017 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.

LO MÁS IMPORTANTE

Entre 2015 y 2016 se incrementó 31 por ciento la cantidad de niños afectados y en enero se detectaron ocho nuevos casos.

Subrayan la importancia del lavado de manos al manipular alimentos y después de ir al baño para evitar el contagio.

Después de que entre 2015 y 2016 se registrara en Córdoba un incremento del 31 por ciento en los casos de síndrome urémico hemolítico (SUH), en las primeras semanas de este año se siguieron sumando casos de niños con la enfermedad.

Sólo en el mes de enero se confirmaron ocho nuevos casos de esta grave infección, que afecta principalmente a los chicos menores de 5 años, de acuerdo con los datos provenientes del Ministerio de Salud de la Provincia.

El año pasado, a su vez, se reportaron 51 casos, contra 39 de 2015, según las estadísticas provinciales, y es el número más alto de los últimos cinco años.

La cantidad de niños con SUH en lo que va del año, entretanto, iguala a la de 2016, cuando hubo nueve casos en las primeras cinco semanas del año. En 2015, en cambio, habían sido seis en ese período, mientras que en 2014 en todo el primer trimestre se notificaron nueve niños con la enfermedad.

El SUH es una enfermedad de comienzo agudo, en general a continuación de una diarrea con o sin sangre.

Sus principales blancos son los riñones y la sangre, al causar daño renal y anemia, pero también puede afectar el sistema nervioso central y otros órganos, como el corazón, los pulmon

Lavado de manos, clave

“Los casos que se están viendo son graves”, advirtió la directora del Hospital Pediátrico, Silvia Ferreyra, quien precisó que en ese establecimiento provincial hubo dos niños con SUH que ingresaron en enero y fueron dados de alta este mes.

La causa de la enfermedad es en general un subtipo de la bacteria Escherichia coli , que se vincula con la contaminación fecal. Alimentos contaminados como carne mal cocida (en especial si está picada), verduras crudas, lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío, agua contaminada (por ingesta o por bañarse en ella), pero también contagio de persona a persona vía ano-mano-boca por falta de higiene en las manos, se cuentan entre las principales formas de transmisión.

“No estamos encontrando una fuente común en los casos”, indicó Ferreyra, al tiempo que remarcó que los expertos hoy apuntan a reforzar que la enfermedad no sólo se transmite por la carne cruda, sino también por otras vías vinculadas a la higiene de las manos y a la manipulación y preparación de los alimentos.

“Hay que tener claro que para prevenir el SUH es fundamental el lavado frecuente de las manos con agua y jabón siempre después de ir al baño o cambiar pañales, así como antes y después de manipular alimentos”, explicó la especialista.

Por otra parte, en estos días de tanto calor en los que son frecuentes los cortes de luz, la directora del Pediátrico recordó la importancia de asegurarse de que los alimentos conserven la cadena de frío. “Y también de comprarlos en lugares donde se tenga certeza de que siempre estuvieron a la temperatura adecuada”, dijo.

“Y además –agregó Ferreyra– los bebés menores de 1 año no deben consumir ningún tipo de embutido ni verduras crudas, y la fruta debe estar pelada”.

Por qué no merma

Sobre las razones por las cuales todos los años sigue habiendo un número importante de casos de SUH, la presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, Nora Glatstein, consideró que “todavía no hay suficiente conciencia en la población sobre esta patología, y por eso no se toman las medidas de prevención para evitarla”.

Por su parte, la directora de la ex Casa Cuna señaló que “antes siempre se decía que esto ocurría porque es una enfermedad endémica en la Argentina vinculada al tipo de alimentación, pero eso ya es insuficiente para explicarlo”.

“Lo que advertimos es que, si bien la gente sabe cómo se transmite el SUH, no incorpora el hábito de prevenirlo con medidas concretas”, alertó.

“Es como que no hay percepción del riesgo que esta enfermedad implica”, dijo. Y puntualizó que “aunque el SUH hoy tiene un tratamiento efectivo en su fase aguda cuando es tomado a tiempo, y por eso muchas veces se evita la muerte, eso no deja a salvo al niño de que aparezcan complicaciones o secuelas incluso luego, en su vida adulta”.

Y es que, según advierten los expertos, no sólo puede causar la muerte por complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o infecciones asociadas, sino que uno de cada tres niños que la padece sufre algún tipo de secuelas.

Reunión en el Ministerio

Acciones conjuntas. La cantidad de casos de SUH despertó preocupación. A raíz de la preocupación por los casos de SUH, se realizó este mes una reunión entre entidades científicas, como la Sociedad Argentina de Pediatría filial Córdoba y la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, y las autoridades sanitarias, para generar acciones conjuntas de prevención, tanto en campañas hacia la población como en capacitación para el equipo de salud.

Lo que hay que saber

Prevención. Hay que estar atentos a los síntomas y consultar al médico.

Síntomas. Diarrea, a veces sanguinolenta. Palidez extrema, fiebre, náuseas, vómitos, dolor abdominal y disminución de la orina. También puede aparecer irritabilidad, somnolencia o convulsiones. Se debe consultar al médico sin demora.

Manos limpias. El SUH puede transmitirse de persona a persona, y por eso hay que lavarse las ­manos con agua y jabón después de ir al baño, de cambiar pañales, y de tocar carne cruda. También, después de tocar animales.

Carne. Cocinarla por completo hasta que no quede rosada en el interior, y más aún si está molida.

Utensilios. No usar los mismos ara manipular carne cruda y alimentos cocidos.

Cadena de frío. Evitar que los alimentos perecederos pierdan la cadena de frío. Comprarlos al último en el súper y guardarlos primero en la heladera. No descongelar la comida a temperatura ambiente.

Agua. Lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas, en especial las de hoja. Usar agua segura para el consumo, higienizarse y preparar los alimentos.

Salud brindó recomendaciones para prevenir el síndrome urémico hemolítico

EL CORDILLERANO – 16/01/2016

El Ministerio de Salud de Río Negro, a través de la Coordinación Provincial de Salud Ambiental, brinda una serie de recomendaciones para la prevención del síndrome urémico hemolítico.
Desde Salud se recomienda utilizar agua potable para beber, higienizarse y preparar alimentos (si no cuenta con agua de red, potabilizarla con 1 gota de lavandina por litro de agua y dejar reposar durante 30 minutos).
Cocinar muy bien todo tipo de carnes (en especial la carne picada), hasta la desaparición total de jugos y color rosado.
Lavarse correctamente las manos luego de manipular carne cruda, después de ir al baño, tocar animales y antes de comer. En caso que un adulto presente síntomas gastrointestinales, debe extremar esta medida y en lo posible no elaborar alimentos.
Lavar y desinfectar todos los utensilios en contacto con carne cruda: tablas de picar, cuchillos, cubiertos, etcétera.
Consumir leche y jugos pasteurizados y conservados en frío y descongelar los alimentos en la heladera. Nunca deben quedar los alimentos más de dos horas a temperatura ambiente. Además, al colocar carne en freezer, evitar el contacto con hielo, ya que el mismo puede contaminarse y enfermarnos al utilizarlo. También lavar bien frutas y verduras antes de consumirlas.
En caso de usar piletas (lona, plástica, inflable, fibra vidrio, etc.), cuidar el agua. Colocar lavandina “común” o “concentrada” a razón de 50 ml cada 1.000 litros de agua. Esto equivale a 10 tapitas de la botella de lavandina o 5 tapas del bidón. Las lavandinas perfumadas o “aditivadas” no sirven para piletas. Colocar esta dosis a diario, y preferentemente de mañana, además cambiar entre 5 a 10 centímetros del agua día por medio. Los niños o adultos con síntomas de gastroenteritis no deben ingresar a la pileta ya que pueden contaminar el agua y enfermar a los demás.
Los síntomas iniciales son principalmente diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.
La principal forma de contagio es mediante el consumo de agua o alimentos contaminados, aunque también se puede contagiar de persona a persona por falta de higiene en las manos.
Ante la aparición de alguno de los síntomas antes mencionados, consultar rápidamente al médico y nunca automedicarse. (Fuente: Prensa Gobierno de Río Negro)

El Ministerio de Salud de Río Negro, a través de la Coordinación Provincial de Salud Ambiental, brinda una serie de recomendaciones para la prevención del síndrome urémico hemolítico.

Desde Salud se recomienda utilizar agua potable para beber, higienizarse y preparar alimentos (si no cuenta con agua de red, potabilizarla con 1 gota de lavandina por litro de agua y dejar reposar durante 30 minutos).

Cocinar muy bien todo tipo de carnes (en especial la carne picada), hasta la desaparición total de jugos y color rosado.

Lavarse correctamente las manos luego de manipular carne cruda, después de ir al baño, tocar animales y antes de comer. En caso que un adulto presente síntomas gastrointestinales, debe extremar esta medida y en lo posible no elaborar alimentos.

Lavar y desinfectar todos los utensilios en contacto con carne cruda: tablas de picar, cuchillos, cubiertos, etcétera.

Consumir leche y jugos pasteurizados y conservados en frío y descongelar los alimentos en la heladera. Nunca deben quedar los alimentos más de dos horas a temperatura ambiente. Además, al colocar carne en freezer, evitar el contacto con hielo, ya que el mismo puede contaminarse y enfermarnos al utilizarlo. También lavar bien frutas y verduras antes de consumirlas.

En caso de usar piletas (lona, plástica, inflable, fibra vidrio, etc.), cuidar el agua. Colocar lavandina “común” o “concentrada” a razón de 50 ml cada 1.000 litros de agua. Esto equivale a 10 tapitas de la botella de lavandina o 5 tapas del bidón. Las lavandinas perfumadas o “aditivadas” no sirven para piletas. Colocar esta dosis a diario, y preferentemente de mañana, además cambiar entre 5 a 10 centímetros del agua día por medio. Los niños o adultos con síntomas de gastroenteritis no deben ingresar a la pileta ya que pueden contaminar el agua y enfermar a los demás.

Los síntomas iniciales son principalmente diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.

La principal forma de contagio es mediante el consumo de agua o alimentos contaminados, aunque también se puede contagiar de persona a persona por falta de higiene en las manos.

Ante la aparición de alguno de los síntomas antes mencionados, consultar rápidamente al médico y nunca automedicarse. (Fuente: Prensa Gobierno de Río Negro)