Síndrome urémico hemolítico: la prevención pasa por nuestras manos

El Diario del Centro del Pais – Martes 7 de Marzo de 2017

Hay mucho que se puede hacer en casa para evitar esta enfermedad, que afecta principalmente a niños y que puede dejar secuelas graves. El acceso a agua segura, el lavado de manos y el cuidado en la manipulación y conservación de los alimentos son clave en la prevención.

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por un grupo de bacterias (escherichia coli), que afecta principalmente a niños, pero también puede presentarse en adultos mayores y personas que tienen bajas las defensas debido a otras enfermedades. En algunos casos, puede dejar secuelas permanentes o incluso provocar la muerte.
La enfermedad comienza con diarrea, con o sin sangre, dolor abdominal y vómitos. Otros síntomas de alarma son palidez, disminución en la eliminación de orina, decaimiento o irritabilidad, y en los bebés y niños pequeños, el rechazo al alimento. Ante cualquiera de estos signos, es fundamental consultar con un médico.
En la prevención del SUH es muy importante el acceso a agua segura, que debe usarse siempre para consumo, para higiene y para preparar los alimentos. Ante cualquier duda, hay que agregar dos gotas de lavandina por cada litro de agua, o hervirla durante tres minutos.
También juegan un papel clave el lavado de manos y el cuidado al manipular, cocinar y conservar los alimentos. En el hogar, y también al salir a comer a bares y restaurantes, hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar esta infección:

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por un grupo de bacterias (escherichia coli), que afecta principalmente a niños, pero también puede presentarse en adultos mayores y personas que tienen bajas las defensas debido a otras enfermedades. En algunos casos, puede dejar secuelas permanentes o incluso provocar la muerte.

La enfermedad comienza con diarrea, con o sin sangre, dolor abdominal y vómitos. Otros síntomas de alarma son palidez, disminución en la eliminación de orina, decaimiento o irritabilidad, y en los bebés y niños pequeños, el rechazo al alimento. Ante cualquiera de estos signos, es fundamental consultar con un médico.

En la prevención del SUH es muy importante el acceso a agua segura, que debe usarse siempre para consumo, para higiene y para preparar los alimentos. Ante cualquier duda, hay que agregar dos gotas de lavandina por cada litro de agua, o hervirla durante tres minutos.

También juegan un papel clave el lavado de manos y el cuidado al manipular, cocinar y conservar los alimentos. En el hogar, y también al salir a comer a bares y restaurantes, hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar esta infección: (continuar leyendo)