En San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico en niños

ZNV – 19 enero 2017

La enfermedad se transmite por alimentos contaminados y los brotes aparecen en los meses más cálidos. En un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico.
Especialistas del Hospital Central de San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad trasmitida por alimentos contaminados que afecta gravemente a los niños. Los brotes suelen aparecer en los meses más cálidos. (Ver principales medidas de prevención).
El SUH es una enfermedad que afecta a niños de seis meses a cinco años de edad. “Se desencadena por una bacteria llamada escherichia coli que daña fundamentalmente los riñones, el sistema nervioso central y el intestino”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Susana Abelleira.
Y enfatizó: “Es importante que toda la población se comprometa a seguir estas pautas de cuidado para prevenir esta enfermedad, ya que en un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico”.

La enfermedad se transmite por alimentos contaminados y los brotes aparecen en los meses más cálidos. En un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico.

Especialistas del Hospital Central de San Isidro recomiendan cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad trasmitida por alimentos contaminados que afecta gravemente a los niños. Los brotes suelen aparecer en los meses más cálidos. (Ver principales medidas de prevención).

El SUH es una enfermedad que afecta a niños de seis meses a cinco años de edad. “Se desencadena por una bacteria llamada escherichia coli que daña fundamentalmente los riñones, el sistema nervioso central y el intestino”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Susana Abelleira.

Y enfatizó: “Es importante que toda la población se comprometa a seguir estas pautas de cuidado para prevenir esta enfermedad, ya que en un adulto puede producir una gastroenterocolitis, pero en un niño la consecuencia es un daño renal o neurológico”.

(continuar leyendo)