Noche de viernes

En la medianoche de un septiembre,

en las puertas de una primavera,

todo mi ser cayó presa

de un ánimo melancólico.

¿Qué recuerdos me invadían

que no podía alcanzar?;

¿qué momentos había perdido

que no podía aprehender?

Era silencio y pasión la noche

de viernes bajo Venus,

diosa vampírica y sangrante;

templado terciopelo negro.

Ahora sé que perderme

en un Monte de Venus,

convertirme en eterno Vulcano,

era lo que tanto añoraba.

por Luciano Doti