Posts etiquetados como ‘poesía’

BLACKBERRY STORM – La banda de Moebius- Un poema de Lucía Folino y un feliz cumpleaños para los tres hombres más bellos del mundo: Mi Martinito y sus dos princesos ( Brad Pitt y Alex Sánz).

Brad ( need you presentation?)

La banda de Moebius.


Jean Giraud.

Las aventuras del teniente Blueberry
te esperaban a la vuelta de la calle
con una sola cara,
dibujada en infinito.
The long tomorrow era un juego de niños
donde un alien miraba curioso
mi tiempo futuro.
No sabía de tebeos ni de tinta china
hasta el día en que tu mano
me dibujó
siguiendo La ruta de Coronado.
Mecenas del
Chihuahua pearl.
¿Por qué no me dijiste
qué escondías en tu Garaje Hermético?
¿o que eras un Antihéroe
que salvaría mi universo?
Luc Beson abre puertas,
abrelatas de ciencia ficción,
en un dos por cuatro
acompasado
en caballeros medievales
de semblante mineral,
pasos de baile apremiantes,
leyendas del oeste,
ciudades y paraísos artificiales.
Tú Soluna:
Nuevo Señor de la galaxia.
Vigilante de las estrellas.
Ilustrador de alquimistas
y viajeros del tiempo.
Andrógino perfecto
de los jardines de Edena
prolíficos y copiosos
estás mirando desde tu ventana
la enredadera de mis músculos,
el nervio que me recorre
espeso,
buscando la memoria de mi alma
en la portada de un vinilo
de Jimmy Hendrix
o en un callejón sin salida
que termina en el tintero
de alguna vereda incierta.

EL HOMBRE PRIMITIVO ( Un poema de Lucía Angélica FOLINO)

EL HOMBRE PRIMITIVO.

El dolor es imperativo.

Sigmund Freud.

El hombre primitivo no conoce

privilegios, majestad, soberanías,

su miedo es el aullido de las bestias,

su libertad, cautiverio de los dioses.

El hombre primitivo no fornica,

no sabe qué es robar;

codicia la belleza irrefutable,

contradice la lógica euclidiana,

ignora que en el fuego hay un secreto

de metales, neurosis y argumentos.

No analiza la vida. La contempla.

Su existencia es un puro pacer

y defenderse,

no solloza ante sus crías famélicas

ni escarmienta.

El salvaje es hostil al alegato,

al vuelo de un abrazo de paloma,

al verso del poeta dolorido.

No sabe de tabúes ni etiquetas.

No silba, no pregona,

no encarrila.

Se abastece de lluvias y raíces

y si enfrenta algún demonio

lo respeta.

A decir verdad,

a veces lo controlo,

le ordeno que se calle o se someta

a ceremonias rituales implacables

del ínclito presente manifiesto,

que se lave los dientes,

que peine su angustiosa cabellera,

que olvide sus memorias de inconsciencia,

que se calme, se excite o se comporte,

que acepte que es mortal en apariencia,

que sea responsable de sus actos,

que firme rendición con los engaños,

que asista a funerales

y que mienta.

El hombre primitivo se acobarda.

No entiende mis idiomas ni discursos.

El dictamen del juez de infantil actitud

lo desconcierta.

Es hijo de mi padre y de mi madre.

Está dentro de mí: es Lucía Angélica

pugnando por salir de su escondite,

caníbal, antropófaga, incompleta.

Agazapado en las vísceras, los nervios,

en las cuerdas vocales sin creencias.

Lo injusto de morir no nos perturba.

Su tendencia a escapar nos desespera.

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS – (Un poema de L.A.F. sobre la desazón de los sueños frustrados y la soledad de los amantes)

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS – (Un poema de L.A.F. sobre la desazón de los sueños frustrados y la soledad de los amantes)
Octubre 21, 2008 | Por lucia-angelica-folino | Claves: poesía | # Enlace permanente

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
Llegó la noche de los tiempos.
Comenzó la cuenta regresiva.
Es hora de rezar y hacerse cruces.
El vientre agujereado lo desea,
el ojo alerta esquiva la mirada,
… pero en la calle cae
como un rocío,
una lluvia monótona y pequeña
y en las veredas astrosas
los búhos
rondan la sobremesa postergada
sin haber recibido su plato de comida.
No me abandones, amante.
Cual si fueras el idiota parroquiano del bar
que se inventa el relato dionisiaco
de una vida cicatera,
roñosa, espeluznante:
socórreme del tedio de los lunes.
La copa se ha atestado de borrascas.
Abate un rayo la acera que blasfema.
Un orquestado ejército de sombras
invade la cama virgen con horror
cuando duerme la ebriedad de los tapires.
Baile de la caracola y el gusano,
en el mes de diciembre del 2001.
El agua de las nubes es el llanto
del mono que no aprende ni escarmienta.
Pesebres, truenos, lamparillas,
negocios vanamente decorados,
muñecos gordinflones
con vagas inquietudes futboleras,
pinos enanos y cacerolas de aluminio
que ya no volverán a sentir
el peso de la ceniza en su espalda.
Se compra con monedas fariseas
una ardua devoción con rodillas maltratadas.
Se acomodan las pálidas estrofas
sin ganas de gozar
como asexuados presidiarios
en la implacable falta de poesía
de otra Navidad que se acerca
y nos encuentra solos y mudos,
siete años después de la esperanza.

AMANTES ( Un poema de Lucía Angélica FOLINO) y el video Por la vuelta… ¿Te acuerdas hace justo un año…?


AMANTES

Egon Leo Adolf Schiele (1890-1918)

Obra de Jerome-thumb.

AMANTES.

Se demoró en la orilla de su amante
al ritmo de los alerces
mecidos por el vendaval interno
de un vino dulce.

Intensamente la auscultó en su pecho.
La cubrió de un rumor sin comentarios,
acariciando el aura con sus yemas,
el cielo entre las manos.

La plegaria
inscripta en una piel,
fue su refugio,
satisfecha y saciada su vehemencia
bromeó,
juzgó a las olas,
se deshizo en diagonal al sol,
entre las sábanas;
su voz era el templete del consuelo.

Fue en el día anterior a que olvidara
el nombre de la flor de la lujuria.

(el mismo amor, la misma lluvia…)


En el Casino de Llanes (Asturias) junto a “Médicos Cantan”

HIPÓTESIS ( un poema de Lucía Folino) y el video de La mala reputación G. Brassens.

HIPÓTESIS.

A Rocinante le gusta mucho relinchar.
Y a mí también me gusta mucho relinchar.

¡Justí-í-í-í-cia! ¡Oh, qué hermoso relincho!
The most beautiful knight of the worid.

León Felipe.

El comandante terminó asesinado en un barranco.
Nadie dijo esta boca es mía.

Pablo Neruda.


A la puta que se llevó mis poemas
(Charles Bukowski.)

Supongamos:
-es una hipótesis-,
que usted hace un poema.
Pero, usted
es un despachante de Aduanas
de la plebe.

Supongamos,
-en la hipótesis-,
que llegan los corsarios,
se internan en su cueva
y se lo roban.
Le han quitado,
una música,
una idea,
un feto por nacer,
la floración de la rosa,
una herejía.

Le han sacado en un tris,
-ésta es la hipótesis-,
una ribera
donde va a dar su río de palabras,
un cordel para atar el firmamento,
un quirófano del alma,
una clepsidra en un verso
adjetivada.
Le han quitado de la boca,
en extramuros,
frases hechas, para siempre;
una biblioteca de noches despedidas,
la fe en la Humanidad
y el desconsuelo.

Supongamos que usted gestó un poema,
envuelto entre las sedas de un gusano
melancólico,
y presenció pasmado y discreto,
es una hipótesis,
como el pirata se lo vendía al vulgo,
y el vulgo, que era el suyo,
aclamaba como héroe al desgraciado.

Supongamos,
y siguen las hipótesis,
que fueran dos poemas,
Que fueran diez o doce.
O mil cincuenta.

¿Usted que haría?

No vale maldecir ni enfuruñarse,
No vale que se atasque o se resigne.
No vale calumniar en una oda.
No vale darle impronta a los muy turros.
Es una hipótesis. Pero, entonces,
¿usted que haría?

Recuerde que usted es
un triste despachante de Aduanas
de la plebe,
y un corsario le ha robado sus poemas.

La mauvaise réputation

Georges Brassens

MUCILAGINOSA – (por Lucía Angélica Folino)

MUCILAGINOSA.

TIERRA MUCILAGINOSA.

Una vez llegamos a Tierra de Nadie.
Mucilaginosa.
Nos precipitamos en la carretera
para ser los primeros.
Nos estaban esperando.

Éramos más del montón
de aguafiestas que no pueden quererse
si no es bajo la llama de la belleza
y un terror acidulado que los espanta.

Afortunadas criaturas,
falsas y rubicundas,
nos rodeaban sonrientemente histéricas.

Señores verbosos y locuaces.
como políticos en elecciones partidarias
nos abrumaron con discursos
tan perentorios como inevitables.

La Tierra de Nadie,
¡cuanta angustia edulcorada!
era la tierra de todos
menos de Nosotros.

Mundo perdido entre nubes
de humo gris,
sin celeste en su cielo indecoroso.

Todos repiten a coro:
Una imagen vale más que mil palabras.
Y sin embargo, desconocen la querencia
de una aurora en silencio.

Frías y distantes esculturas del siglo
van anegando la pista peatonal
con clisés indignos del pensamiento.
Luego… no existen

Y lo escandalosamente irritante
y brutal
es que no les importa esa no-vida.
No les mueve un hueso
el desamor que los habita.

Son perros de la lluvia
como cantaba Tom Waits
antes de acabar
con su calma y la mía.

Escapar sería impiadoso.
Quedarse es insoportable.

No nos resta más que la esperanza
de soñar que un Nadie,
anytime,
en el azul de un blues
imaginario,
dará a Luz un Alguien
que hará renacer la Utopía,
desde el caudal umbrío en la mudanza
de esqueléticas vértebras vencidas.

UN POEMA LÍRICO DE ANGÉLICO SALTALAMACCHIA (heterónimo de Lucía Folino) Y UNOS CHICOS GENIALES DEL YOUTUBE – THE XUSCOS Y MIMOCHISPA

Un poema lírico de Angélico Saltalamacchia.

“Nosotros para llegar a la Verdad preferimos los caminos tortuosos”

Nietzsche.

Los secretos dejaron de ser ocultos
el día que tu voz
los descubrió al Universo.

Nosotros,
los herméticos varones de este mundo
portábamos la antorcha olímpica
para que tú llegases
y nos rebelases
el misterio de los dioses
o del Dios, que es único
e inimitable,
según tu ciencia
y se encarna por designio y providencia
en el humano cuerpo
o en el animal profético.

Las naves que van al mar
recorrían campos secos.
Vimos asomar la Luna
y la veneramos en sus recorridos.
Te llamamos Jimena
por ser ninfa
te llamamos Lucía
por ser luz,
te llamamos Angélica
por bajar desde los cielo
con tu danza jovial
y exuberante.
Te llamamos Mujer
como única onomatopeya
de tu nombre.

Vulcano te gestó
en las concavidades del Etna.
Vienes del fondo de la Tierra
y los Hados te perfuman.
Convives con Abraham
en los infiernos terrenales
y manas como la sangre de las venas
del Stromboli y sus nobles brujas,
incapaz de todos los pecados.

Hemos coronado con laureles
los brunos cabellos argentinos
de tu raza ciclópea.
El 12 de febrero nos preparábamos
para inmolar a Fauno.
Te opusiste a su muerte,
a la muerte del hombre o del cabrito.
Tus senos son dos cabritos
canta el Cantar de los Cantares.
Te daba mucha pena el paralelo.
Te presentía la santidad
de los poetas bíblicos.
Tú, coloreaste las sombras
de la mansión de Plutón
y echaste a los dados
las riquezas materiales.

Ten piedad de nosotros,
espumosa.
Quisimos protegerte de los vientos malignos
encubriéndote.
Ignorantes de que el momento
de la revelación había llegado
para quedarse
te herimos con mentiras y promesas.

Los continentes agobiados
por el peso de las gentes
no toleraban tu nacimiento.
Eso creíamos.
Pero tú apareces
hasta en la copa del vino religioso
y del pagano licor
que guarda el ánfora sabina.
El resto lo ha escrito Horacio:
“Dejar al arbitrio de los dioses”
cuando amainen los ruidos y las pestes.
Montescos y Capuletos,
aliados y enemigos unidos
en una barcarola
te aclamarán.

Perdona a trotskistas y emperadores
con sus carros triunfales,
empujados por esclavos.
Cierra los ojos a estos odios mortales.
Perdónalos.
Perdona nuestra ignorancia.
No supimos ver la norma imperativa
en que el silencio nos susurraba
en nuestras orejas
melodiosas canciones de apertura.

Permítenos olvidar las reglas superfluas;
acallar los deseos inmaduros
del vate dionisiaco.
Súbenos a tu reino de austeridad
y simpleza.
Hemos dilapidado tu Sabiduría.
para procrear hijos despreciables
que Tú detestas:
Putas y coimeros corruptos,
Asesinos y mártires del linchamiento.

Por no querer ser mito eres la prueba,
la exacta prueba inexcusable
de la existencia de Dios,
de nuestro arbitrio en libertad,
de nuestra trascendencia.

Hemos derrochado tus fulgores.
Hemos colgado el sambenito
a imbéciles criaturas
vulgares y silvestres,
que fueran opacos esbozos
de tu linaje redentor.

Así supimos de nuestra debilidad
contra el designio divino:
La inspiración en lengua
instintiva y monacal,
de oruga a mariposa.

El abandono es un potente erizo subterráneo,
nos has dicho.
Verdad es.
Pues, tiene púas
y recorre el camino
furtivo del milagro
que se esparce con tu paz.

¿Cómo no reaccionaste
ante tamaña adversidad
incoada por acciones dolosamente
tremebundas?

La chispa de tu astrología
te salvó la vida y la consumió
nuestras hogueras de mediocres.

Salva ahora nuestra vida y nuestra fe.
y la de los sucesivos que vendrán
a cobijarse en nuestro espíritu,
contra doctos y profanos
con sus decadentes gobiernos subvertidos,
que acopiaron las divisas
en Bancos que no existen,
y acabarán arruinados por las infamias
que cometieron en tu contra,
y nosotros,
nosotros, los flameadores de tu blasón,
lo hemos consentido
como si fuéramos apenas
yuyos de la carretera y
espectadores de un teatro
que nos holgaba por el orillo.

Transmuta nuestra ceguera
con valor, perseverancia..
Danos tu llave
para poder cruzar esa frontera
hacia la Gloria y la Grandeza.
Nos llevas varias millas de ventaja.
Tú, que posees la fórmula sagrada
de la alquimia:
Haznos héroes, testigos y devotos.
No simples acólitos de un Iglesia
perecedera.
Echa tu red al mar,
que los peces están esperando tu captura
deseosos de escapar de las profundidades
umbrosas y letales.
Permite que se cumplan los tiempos
del ascenso de los neófitos
a la sabia felicidad
que impartes.

THE XUSCOS Y MIMOCHISPA.

NO HAY NADA PEOR… QUE UNOS MIMOS BAILANDO.

SI HAY ALGO PEOR DÍGANMELO.

LA GEISHA (Un poema de Lucía Angélica Folino) y un video de musica pop de Japón.

de mayo de 2007

LA GEISHA


LA GEISHA.

Prepararse para ser geisha toda la vida.
Aprender a bailar igual que el viento,
a esculpir palabras balsámicas,
a tender una mano nívea y firme.
Ser la más hermosa;
apaciguar la mirada
y templar el corazón al sacrificio.

Prepararse para ser geisha
y saber que quien manda
en el Palacio
es aquel que controla,
con suaves masajes elementales,
los pies del otro.
Cambiar el kimono por la alta costura,
el cepillo casero por las sofisticadas peluquerías.
Caminar lentamente,
mas, ágil como una ardillita
consumando en Pandemonium
Pasión y Belleza.

Prepararse a oler como las lilas,
aprender a bajar los ojos,
a ser sutil con las diferencias.
Iluminarse con Basho
con Budha o con Li Po,
pero iluminarse, sobre todo,
con rubor para mejillas
de marca afrancesada.

Recitar igual que los ángeles
poemas orientales con magnolias,
tierna y macerada la voz
en toneles añejos,
y seguir luciendo
fieramente indecente a los cuarenta
como una Ava Gardner
que no pierde su compostura
en las noches de copas de El Botín.

Prepararse para ser geisha,
doblemente geisha,
e instalarse en el jirón del mito,
dejar de ser una misma
para ser lo que los demás
quieren que seas,
y un día cualquiera
encerrarse en una habitación,
llena de flores y parientes,
pero antes iluminarse,
sobre todo con rubor para mejillas
de marca afrancesada
y aceptar humildemente
que la Vida nos pegó un tiro.

“Ajisai Ai AI Monogatari”

and the group is V-U-den.

LA CALESITA (Un poema de Lucía Angélica Folino)

LA CALESITA.








LA CALESITA.



(Palabras prevertsibles)



Los piratas chapuceros de accidente.

Los que ocultan la daga

y exhiben la piedra.

Las grietas del carrusel anónimo.

Las plumas de un gorrión descolorido.

Los despojos del organillero.

Las palabras del coloquio

y las cifras del Purgatorio.

Los amantes del cañón.

Las banderas del dueño del circo.

Los payasos del circo.

La arcilla de los profetas pesimistas.

El pundonor de los sobrealimentados.

Mary Poppins y el deshollinador.

La hidalguía de los laureados equilibristas.

La copa vacía.

El espejo que quiebra la fe

con verdades de panteón recíproco.

En síntesis,

todo aquello que me recuerda la muerte

y Usted.

EL AZAR.

EL AZAR

Desnudo. Miró.

EL AZAR.

El azar, que es la vida misma,
vino como una ola de fuego
a quebrar las piernas de los jinetes
encarnados en la ingente telaraña
de la calma chicha.
Entraba en la noche,
púlpito de nostalgias,
en una vaguedad de ocres
y grises que iban cambiando
poco a poco.
A lo lejos, gigantescos muros
se precipitaban sobre las cabezas;
gritaban gravemente
los viejos y los mariquitas;
rogaban los arquitectos
tras el derrumbamiento y el sudor;
olía a quemado la Belleza.
Terminaba en incendio
la sequía lustral, onerosa.
La orquesta siguió tocando
al ritmo respiratorio
como un simulacro de batalla.
Flotaba en el aire un espesa nube
de humo y nicotina.
Y allí, parada como un mimo
con su máscara de tiza blanca
cruzó la voluptuosa Eros el umbral,
vestida de gala para coronar
al más simple de los mortales,
a la más humana y obstinada
de todas las bestias vivientes,
al divino animal devorador del Tiempo
que me refleja en los vidrios espejados
de este humilde dormitorio.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog