Los anónimos

659 óleo_tabla Caruncho cabezas con sombrero y pájaro21 Enero, 2012, 14:06

LOS ANÓNIMOS.
En las inconsistencias, apoyarse.
Paul Celan
Los anónimos son
desapacibles, medrosos.
El ofensor se dedica
a provocar la afrenta de incordiarnos.
A mitad de camino
entre rima y verso libre
el anónimo provoca
una leve ansiedad,
un estertor profundo.
Hipertensión.
Colapsos.
Hermenéuticas.
Hay algunos anónimos ilustres.
Hay otros con perlitas en los dedos.
Tienen saliva y boca de mujer,
pico de pato,
numismáticas, emblemas, estampillas.
Los anónimos son
vahajes en la puerta de un sepulcro
desconocido.
Alardes de bravura disfrazada.
Los secos esqueletos de la muerte
del alma.
Un silogismo de cobardes.
Una marcha garbosa.
Un zurcido en la falda.
El nombre del anónimo es el tuyo,
-quiera Dios o quiera el Rey de turno,
vulgar tragicomedia-.
Escrito lo imagino en tinta de arroz
a cielo abierto.
Tachado por las dudas.
Puerco espín coronado.
Crepuscular.
Ausente.
Significa lo mismo en cada gesto.
El modo de apoyar inconsistencias
La vana levedad del ser fluctuante.
Lo frágil, lo fugaz, lo vacilante.
La gota de rocío. La tristeza.
El tuyo es nombre de todos los nombres
de agónicos hatajos esparcidos
a fuerza de luchar en las tormentas.
Anónimo articula con Recuerdo.
Desata murrias o melancolías
en saga,
en línea recta o serpentina.
El mensaje va dentro de poema.
Desembocará anónimo en los ríos
de lágrimas selladas.
El poema carece de pronombres,
de motes, semejanzas y alusiones.
Desbroza el corazón, de toda laya.
El corazón anónimo cloquea.
Por no olvidarte, aquí, en esta noche
las letras se han quitado el apellido.
Estoy hundiéndome,
sumida en voces sin orquesta,
cumpliendo el sacerdocio de añorarte.
Cloc. Cloc.
Abriendo los correos,
ahuyentando las firmas.
Saltando los escollos. como charcos.
Cloc. Cloc.
Deseando que sea día de sol endomingado.
Es un trabajo duro.
Lo siento. Estoy exhausta.


Escribí tu comentario

, , Abelardo Martínez dijo

Querida Angela, es un placer asomarme por aquí. Hay un paisano mío, de Ubeda concretamente, que me ha pedido encarecidamente que lea tus escritos y sobre todo te trate muy bien. Lo primero te aseguro que voy a leer todo lo tuyo que caiga en mis manos, lo segundo por descontado. Acércate cuando desees por mi blog, por mi facebook ó por mi casa si deseas y compartiremos poesía y afinidades.
Un abrazo poeta.

, , Abelardo Martínez dijo

Te mando este soneto, el cual me dedicó el de Ubeda, que creo que también habla de ti… Besos.

Abelardo, con cartas a Eloísa
quisiera yo emular la doble vida
que llevo entre mi novia prometida
y Lunita. Pues, mátate de risa,

la argentina, poeta en la cornisa,
dejó su garra fiera en la estampida
y echó a volar con besos de querida
mi noble indiscreción por la Papisa.

Los círculos jienenses son concéntricos
y siempre acaban en la misma bolsa
del juglar que con gustos esperpénticos

se queda con la fama y no se embolsa
ni un puto duro ni orgasmos excéntricos
con vieja empuñadura obscena y molsa.