Un poema para los hombres, de sexo masculino, que me leen. L.A.F.-

http://lospoemasdedonalvaro.blogspot.com

ESA MUJER NO ME QUIERE

ESA MUJER NO ME QUIERE.

Esa mujer no me quiere.

Lo he intentado todo.
He cambiado de perfume,
de peinado, los hábitos;
me he vestido
como su dandy favorito.

Esa mujer no me quiere.

Ella espera a su príncipe azul.
Me olvidé de la rana
que fui en los charcos del pasado.
Le envié flores rojas,
postales amarillas,
bombones de licor
rellenos de granadina.

Esa mujer no me quiere.

Entremezclé mis caricaturas
en sus paquetes de caramelos.
Le regalé la luna
con cuentagotas.
Le escribí cartas de amor,
de odio,
de informaciones varias,
en cursiva, en gótica, en imprenta,
colgué anónimos mensajes
en sus ventanas y silencios
porque le recordaran mi nombre,
y se dibujara en sus labios
la sonrisa.

Esa mujer no me quiere.

Fueron inútiles los versos pasionales
y la acústica instrumental.
Le fui fiel por naturaleza,
infiel por darle celos,
arañé a golpes el portal de su cuarto,
dejando diabólicas cicatrices
en la madera.

Esa mujer no me quiere.

Caminé por las cornisas.
Malvendí mis caprichos
al viento de agosto
por seguirla.
Le enseñé groserías
a su loro americano.
Leí los libros de su biblioteca.

Esa mujer no me quiere.

Soy joven, culto, recio y elegante,
según dicen.
Hago deportes. Tengo un gran empleo.
Meneo las caderas al bailar.
Un buen partido.

Esa mujer no me quiere.

Me lo ha dicho mil veces.

-No te quiero.
-No te quiero.
-No eres para mí. Véte.

Le compré un anillo de brillantes,
que rechazó sin sorpresa
ni compromiso.
Perdí mis ahorros por ir tras su pastura.
Me arrastré a sus pies, por los países,
me subí a la cima
y naufragué en sus huracanes.

Esa mujer no me quiere.

Muchas bellas mujeres
me adoran,
me asedian expectantes,
me acarician el cuello
con ternura o lujuria.

Muchas bellas,
no tan bellas,
muchas maravillosas mujeres
exóticas,
rubias o morenas,
bajan mis pantalones
con los dientes,
con sensual desparpajo,
me susurran palabras
que guardaré solamente para ella,
la que no me quiere,
para su estéril corazón de arpía…

Porque esa mujer,
caballeros y demiurgos presentes,
no me quiere ni me querrá,
pero yo la quiero
y no puedo olvidarla
ni por un minuto.

  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , Edipo Usurero dijo

Volvé mamá!!!!…te perdono los intereses moratorios……¿por qué no me quiere esa mujer?

, , Ebe dijo

Tu amada te quiere,
Porque le decís arpía? Es un insulto muy grosero!
Ella no tolera las malas palabras.
Hermosa la poesía!
Regards
Ebe
New York
04/13/ 2008

, , lucia-angelica-folino dijo

Le dice “arpía” porque la adora y no puede vivir sin pensar en ella. Sufre y la insulta. Es lógico, ebe.

Buen día para todos (hasta los usureros merecen un saludo para ver si dejan la avaricia en el patio trasero).

, , maria-eugenia dijo

Muy lindo, muy profundo, la verdad, una escritora con todas las letras…
Te dejo un saludo y espero que tengas un hermoso domingo,
Beson.

, , Ariell dijo

que es skipl?

, , Ariell dijo

bastante bueno pero no me gusto el final….

, , Lu de Lu dijo

jajajajaj

Gracias, Ariell. Skipl es otra marca de jabón en polvo.

, , Lu de Lu dijo

Sin ele al final. Ariel : Skipl.

, , pablito-g dijo

Gran escrito, Lucía.

Me viene a la cabeza el post que hiciste hablando sobre la necesidad de la mujer de hacer de mala-malísima.

Yo te dije que tenías razón, y con esto creo que cierra un poco la idea.

Te felicito… escribís realmente bien.

Besos.

, , Lu de Lu. dijo

Pablo, no garanto mucho tiempo en el MSN pero te agrego por cualquier cosa que necesites.

Lu

, , lestefa dijo

simple, pero con fundamentos, me gusto

, , pepenic dijo

Así el Demiurgo como creador y ordenador del mundo material, se convierte en encarnación del mal, aprisionando a los hombres y encadenándolos a las pasiones materiales.

Caballero puede ser
y si no me quiere——————–demiurgo no he de ser

, , ricardo-benedetti dijo

Es una historia común, sucede tanto en la vida,,, me encantó como lo pinta entre verso y verso, gracias Lucia,

Besos,

Ricardo

, , gloriallopiz dijo

LA VIDA ES UN ETERNO JUEGO DE DESENCUENTROS. ALGUNA GENTE ESTA VESTIDA Y PERFUMADA MIRANDO EL RELOJ Y ESPERANDO LA LLEGADA DE OTRA GENTE Q NO SIEMPRE ESTA DISPUESTA A ACUDIR A LA CITA.
TENDRÍA QUE TENERLO EN CUENTA TU AMIGO, EL HOMBRE ENAMORADO DEL CUENTO, LU.
SALUTE
GLORIA

, , Juan José Millás (interviu.com) dijo

Para gloria:

Feliz crisis

Confesaba Fernando Alonso en unas declaraciones recientes que en el coche, a veces, le da por pensar si apagó la calefacción de casa. No es raro. Hay personas que en los funerales tienen fantasías venéreas, o que en el momento de morir se acuerdan de que hay que sacar al perro. Nos caracterizamos por estar con el cuerpo en un sitio y con la cabeza en otro. Sólo en muy raras ocasiones coinciden los dos, y no siempre para bien. De toda esa gente que llena el autobús, no hay nadie que se encuentre plenamente en el autobús. La chica que se sienta a su izquierda de usted, por ejemplo, está leyendo una novela de amor y lujo, así que lo más probable es que su cabeza esté en la casa de campo con chimeneas de mármol donde discurre la acción del relato. El señor que se sienta a su derecha está leyendo el As, por lo que mentalmente está en la liga de fútbol y sus avatares, además de en ese medio de transporte público donde cada día coinciden cientos de cuerpos, pero ningún alma.

Las almas están siempre en otro lugar (a veces, en el infierno). Y cuanto más dura es la realidad que nos toca vivir, más alejado se encuentra el cuerpo del espíritu. La distancia entre uno y otro es tal que en ocasiones se pierden, se divorcian, y se quedan los cuerpos solos y los espíritus solos, sin posibilidad de reencontrarse. En Nueva York, por citar una ciudad muy conocida, hay multitud de espíritus cuyos cuerpos están a lo mejor en una localidad de España o Portugal. Ese chico de Lepe, por ejemplo, que cada día de su vida soñaba con triunfar en EE UU, continúa en Lepe, jamás salió de allí, pero pensaba tanto en Nueva York que una parte de él se quedó atrapada en la ciudad de los rascacielos. Ese chico de Lepe, sin haber salido jamás de su pueblo, conocía la Quinta Avenida como la palma de su mano. La había estudiado en las guías de turismo y en las enciclopedias, la había visitado a través de internet, había soñado con ella cada noche de su vida. Llegó a vivir mentalmente allí, en la Quinta Avenida, mientras su cuerpo se desplazaba, como un zombi, por las calles de Lepe. No sabemos cuándo ni coincidiendo con qué, el hilo de plata que mantenía unido al espíritu que vivía en Nueva York con el cuerpo que habitaba en Lepe, se rompió, vaya por Dios, y se fue cada uno por un lado.

Lleno de espíritus sin cuerpo se encuentra Nueva York. Y quien dice Nueva York dice París, Madrid, Tokio o Copenhague. A poca sensibilidad que tengas, cuando viajas a esas ciudades y recorres sus calles, vas notando el aliento de todas esas almas descarnadas, sin músculo, sin órganos, sin aparato respiratorio o locomotor. Pero en Nueva York, como en otros lugares, hay también, claro, multitud de cuerpos sin alma, de cuerpos, podríamos decir, desalmados, desarraigados, fracasados. Cuerpos que van de aquí para allí sin otro objeto que el de sobrevivir físicamente. No negamos la posibilidad de que ese chico desalmado de Lepe viaje por fin a Nueva York y se encuentre o reencuentre con su alma en la Quinta Avenida. Pero es difícil, porque primero se tienen que reconocer, pero también porque no es fácil recoser a un cuerpo emputecido un alma perdida. Recuerden los esfuerzos de Peter Pan por pegar su sombra a su cuerpo. Y una sombra es una cosa mucho más concreta, más palpable, que un espíritu. Difícil, pues, restituir la s al mas a sus cuerpos. Quizá, si el cuerpo acabara triunfando de uno u otro modo, pudiera adquirir un alma en el mercado. Pero a qué precio, y qué alma, porque hay almas de granja y almas de engorde rápido, que sacian, pero no llenan. Almas que te sacan de un apuro, que sirven para un miércoles o un jueves, pero que el viernes se encuentran ya para el arrastre. Almas, como los pañuelos de papel, de usar y tirar. Ahora que vienen tiempos duros, tiempos de hipotecas impagadas y de dificultades serias para llegar a fin de mes, asistiremos a separaciones masivas de cuerpos y almas. La pobreza estimula esta clase de divorcios, de desacuerdos, de contrariedades. De hecho, cuando uno contrae una hipoteca, adquiere una obligación corporal que repercute seriamente en el alma. No hay mayor distancia que la existente entre las posibilidades espirituales que proporciona una tarjeta de crédito y la capacidad del cuerpo para hacerse cargo de sus gastos. Se empieza por ahí, por pequeñas separaciones temporales entre lo que uno adquiere y lo que uno puede pagar, y se acaba en la esquizofrenia total, en la demencia, en la locura, en el desgarro. Lo peor no es estar en el coche y pensar en la calefacción, sino ganar 20 y vivir como si ganaras 40. Feliz crisis.

, , gloriallopiz dijo

Feliz crisis para Ud. tbn , JUAN JOSE MILLAS, que se me ocurre, debe ser el hombre enamorado de tu cuento, Lu.
Gloria

, , Lu (mil y una noches) dijo

No. gloria. Juan José es un escritor español premiado con el Premio Planeta.

Leelo. No te vas a arrepentir.

, , pepenic dijo

QUE EXTRAORDINARIA PERSONA SERIA LA QUE ESTA A LA MISMA DISTANCIA ENTRE SU MENTE Y SU CUERPO, el que gana lo que sabe y gasta lo que el saber le ha dado, el que quiere al que lo quiere, el que sabe que no sabe, y enseña lo que sabe y que lo que no sabe es lo mas importante.
ME PAREZCO AL INDIO GASPARINO—

, , ukyober dijo

Bravo!!! k bueno, te aplaudo!!! asi es, tal cual. Besitos!

, , gloriallopiz dijo

Que pasa, Lu, que de tanto talento para escribir te salió una erupción diagnosticada como prejuicio? No te parece una patología contradictoria a tu condición?. Es que todo el mundo debe saber quien es Juan José Millás, si no, será mal visto en el universo Folino? Pues no, no sabés cuantos más habrá dando vueltas por el mundo de quienes no tengo idea , ni q hacen, ni quienes son. O acaso vos sabés quien es Marcelo Alvarez, Jonny Wilkinson, Carlos Palacio o Jonah Lomu sin mirar en el Google? Sabés, una de las cosas valiosas q me dió andar dando vueltas por el mundo, es no necesitar todo el tiempo parecer inteligente.
Saludos
Gloria

, , adrisalerno dijo

De amores y desencuentros…
Quien no vivió, vive o vivirá una historia asi?
Resulta raro e inexplicable saber quien maneja los hilos del amor.
No debería existir esto de andar enamorado de alguien que no te quiere, alguien que no te registra.
No es bueno.
No.
Ni para uno ni para el otro. Que en el mejor de los casos sentirá culpa por no amar como lo aman.
Es injusto.
Pienso mucho en este tema. Mucho.
Ojalá todos pudieramos ser amados y amar con toda el alma.
Es lo más hermoso de la vida.
Saludos,
Adri.

, , Lucía Angélica Folino dijo

La falta de correspondencia amatoria es la que domina la mayor parte de la literatura eróticoa o eidótica. No me estoy refiriendo a sexualidad sino a Amor y Sentimiento (Eros y Eidos).
Amar a quien no nos ama no es tan injusto como parce. Es un cruce. Un camino. No me parece tan inexplicable saber como se manejan los hilos del amor, sobre todo esta mañana viendo el caso Galliano rememorado en televisión uno aprecia el valor de la juventud, la belleza o el dinero como motivos plenamente asumidos en la elección del “de cujus”, para decirlo en términos muy usados en materia litigiosa.
Si no existiera eso de enamorarse de quien no nos quiere, no apreciaríamos la felicidad de compartir la ruta con quien nos ama y a quien amamos (aunque suene raro, a veces, coinciden esos dos seres y algo mágico sucede en alguna parte).
Hay que comprender que el que ama con toda el alma y es amado será necesariamente egoísta. No lo hace por maldad, sino porque cree que es algo natural que uno pueda proponerse y sucede, así sencillamente. Disfruta y ni siquiera teme perder su bien por envidia ajena. Siente que es lo que podríamos llamar un egoísmo envidiable y que por no ser envidioso no acabá nunca.

Por eso, me fastidian sobremanera las personas que dicen “el amor dura equis tiempo”. Son como bestezuelas salvajes que no alcanzaron un grado de conexión con el mundo circundante; no encuentran su sombra y si la encuentran por pura casualidad del destino, en lugar de atarla se empeñan en descoser el ruedo y hacer chingar los dobladillos como un vestido barato.

Lu