LA DECISIÓN YA ESTÁ

Hugo Santilli había renovado el equipo con miras a la temporada 1988/1989. “¿Hugo, hay alguna compra más?” le pregunté. “Vos sabés que yo siempre tengo una carta bajo la manga me contestó”. Un par de días después se hacía lo de Passarella. sin que sus principales colaboradores supieran nada. Le quitó una carta a Boca. Porque venía a jugar a Boca, convencido por Pastoriza.
Hace 13 años estaba por salir presidiendo una delegación rumbo a Chile. Me llamó José María Aguilar:”Si te preguntan por Salas decí que es un objetivo permanente de River”. Justo se estaba manejando el retorno del “Matador”. Cuando llegué al país hermano se me vinieron los periodistas en loco tropel. Las figuras de renombre que integraban el plantel pasaron a un plano secundario. Averiguaron quién estaba al frente de la delegación y vinieron por la pregunta del millón:”¿Qué pasa con Salas?” Respondí conforme lo que me indicó mi presidente y líder. 48 horas después volvimos al país y la operación ya se estaba concretando.
Recién D´Onofrio dijo por televisión:”Los únicos que sabíamos lo de D´Alessandro éramos Gallardo, Francescoli y yo”. Agregó:”También Hernán Díaz colaboró mucho”. Como Néstor Rossi intervino en lo de Passarella.
Es el rumbo correcto. Gallardo hizo un pedido y la conducción se orientó en torno al mismo. Se apostó a la convocatoria y a alguien que maneje adentro de la cancha.
Atrás quedaron las especulaciones y el pasado. Aunque el pasado a veces sea una decisión latente y sangrante.
La decisión ya está.

OSVALDO RIGANTI
=============

D´ALESSANDRO: NO ESTOY CONTENTO

Estuve ligado en mis años de Fútbol Infantil a Andrés D´Alessandro. A veces cuando jugábamos en escenarios lejanos el padre (vivía y creo que sigue viviendo cerca de mi casa) venía a buscarme con su taxi. Y allá íbamos él, el ya desaparecido Titi Montes, Andrés y yo.A veces también la vieja. Gente que me brindó un trato de primera y lo recuerdo muy bien.
Una vez D´Alessandro se quiso ir del club en 5a. No era para menos. No lo ponían para que juegue cualquiera. Contribuí a disuadirlo.
Y fue muy emotivo cuando lo despedí como directivo del club en un homenaje que le organizaron Ramiro Castro y Néstor Sammartino cuando fue transferido.
Fue siempre conmigo cariñoso y respetuoso. Muy “leche hervida” pero bueno, es su modalidad (yo muy tranquilo que digamos nunca fui…)
Pero el día de ese partido con San Lorenzo nos vino a gozar. Que no me venga con la historia que fue contra Aguilar. Si era contra Aguilar estaba muy mal.Pero se lo hizo a River. Punto. Encima nos cargó con “Olé”. No me acuerdo bien la escena, me ocupo muy poco de esa gente.
No sé lo que habrá dicho en la conferencia junto a D´Onofrio, Francescoli y Gallardo. No creo que haya pedido humildemente disculpas por aquello.Ojalá me equivoque.

OSVALDO RIGANTI
==============

LA REDUCCIÓN DE LA PENA A BOCA Y EL GRAN CIRCO EN QUE SE HA CONVERTIDO ESTO

Hace un rato en su programa radial el doctor Villarroel formuló ácidas críticas a la intromisión gubernamental en cuestiones disciplinarias que son resorte de la Asociación del Fútbol Argentino.
A todo esto y ya se sabe bajo qué influencias al club del hoy presidente de la República se le reducía la ya irrisoria pena aplicada cuando en el ex Estadio Cichero se estuvo más cerca que nunca de una tragedia.
Ello ha merecido los justificados reparos del embajador Caselli.
Esta mañana tuve la satisfacción de que el Presidente Abanderado de las Sociedades Civiles, el doctor José María Aguilar, se refiriera a Gallardo y a mí como “próceres de River”.
No recuerdo quién fue que dijo -sí que era alguien mucho más “leido” que yo- que “es malo cuando el sabio critica pero peor cuando el bruto aplaude”.
Yo acotaría que es halagador para uno cuando el sabio (Aguilar) lo aplaude y cuando el sabio (Villarroel, Caselli) coincide.
Pero muy triste el gran circo en que se ha convertido esto.

OSVALDO RIGANTI
==============

MAURI Y LA PATO NO LEEN “SOY DE RIVER DESDE EL TIEMPO DE LABRUNA”

Cuando días pasados el presidente de la República encomendó a los jugadores que iban a intervenir en el superclásico de Mendoza, efectué en este blog una asociación con un bochornoso partido en 1969 entre Estudiantes y Milan en la Boca, que dio lugar a una desaforada intervención del poco después defenestrado dictador Onganía.
El enfrentamiento entre los tradicionales rivales transcurrió por suerte bastante tranquilamente, exceptuando una desorbitada intervención del ofuscado Pérez Teves que después fue Tevez (que Pérez Teves era el apellido original del jugador xeneize, transformado en el apellido hoy popularizado por obra y gracia de uno de los tantos manejos de Macri en el Fútbol Amateur boquense cuando rigió los destinos de nuestro adversario de todas las horas).
Pero hete aquí que a las pocas horas Estudiantes y Gimnasia tuvieron un accidentada enfrentamiento. Vaticiné entonces entre quienes quisieran escucharme que iba a ser muy difícil que el primer mandatario resistiera a la tentación de tener una intervención con tintes ejemplarizadores, en forma acorde con la permeabilidad en la materia de un segmento ciudadano.
Bingo.
Ayer la ministra de Seguridad se entrevistó con don Luis Segura reclamando penas severas a los protagonistas del clásico platense que incurrieron en actitudes antideportivas.
El fútbol necesita serenarse. No han contribuido a ello por caso en un pasado reciente los desubicados reclamos para que se sancionaran los habituales penales y expulsiones contra River por parte del entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad cuando los echamos de la Sudamericana. O sus presiones para obtener un fallo benévolo (que el presidente del Movimiento de Socios Riverplatenses Juan Olmos calificó como “para la risa y la joda”) tras el escándalo en la Boca cuando los echamos de la Copa. Tampoco contribuyen las presiones del club de Macri para que quede sin efecto aquella sanción.
Entonces, dejen al fútbol tranquilo, que ya bastante jorobaron la paciencia en la materia Onganía, Videla y Menem.
A los argentinos nos está yendo muy mal en los días que corren y hay muchas cosas para rectificar. Muchos problemas que atender como para andar con posturas demagógicas a raíz de enfrentamientos futbolísticos.
Es evidente que Mauri y la Pato no leen “Soy de River desde el tiempo de Labruna”. Deberían hacerlo.

OSVALDO RIGANTI
==============

HACE UNA DÉCADA Y MEDIA: LA RENUNCIA DE AGUILAR A LA SECRETARÌA

Por estos días se producía en nuestro club uno de los episodios polémicos de lo que va de este milenio. O mejor dicho el milenio empezaba con un hecho polémico. El doctor José María Aguilar renunciaba a la secretaría del club.
El año 2000 había estado caracterizado por una fuerte tensión a raíz del gerenciamiento que promovía el entonces vicepresidente Alfredo Davicce. Este se había replegado a una función que consideraba estratégica y de menos desgaste. Le dejó la presidencia a Pintado en un enroque que generó fricciones. “Mientras yo sea presidente el club no será una Sociedad Anónima” dijo el titular del club en una Asamblea. Davicce quería entregar el manejo del fútbol al grupo Hicks (como en Boca el actual presidente de la República al hoy prófugo Jinkis) y se llegó a enojar con su compañero de dúo:”Pintado es otorrinolaringólogo y puede opinar de otorrinolaringología” llegó a decir.
Había divergencias de enfoque sustanciales con nosotros y ese frente de aliados que funcionó razonablemente y con grandes éxitos durante 6 años al séptimo entró en crisis y al octavo voló por los aires. El tema del gerenciamiento dividía las aguas. Eran tiempos que la “comandita” Menem-Macri quería instalar las S.A. en el balompié. Uno desde la presidencia de la República, el otro desde la de Boca Juniors (no era “moco de pavo”). Aguilar se opuso en el seno de la CD y en una reunión en Ezeiza alineó a todos los clubes de AFA en torno a su persona, obteniendo un pronunciamiento en favor de la vigencia irrestricta de las sociedades civiles, sin cuestionamientos. Macri quedó solo y vapuleado. Aguilar le puso una flor de tapa.
Eran tiempos de traspiés para el hombre que hoy conduce el país. Heller y Abbatangelo padre e hijo le impidieron en una histórica asamblea en Boca Juniors gerenciar el fútbol de Boca. Como respuesta,el dueño del feudo de la Ribera le sacó al estadio el nombre de su creador, el doctor Camilo Cichero (yerno de Abbatangelo padre, obviamente abuelo de Abbatangelo hijo) y le puso el de Alberto J.Armando (que en materia de construcción de estadios sólo dejó un descampado).
En River Davicce contó los soldados y se dio cuenta que iba a sufrir un traspié en Comisión Directiva: la mayoría de sus pares respondían a Aguilar. “Nos quedan 15 meses de gestión, no vamos a alterar la gobernabilidad, decidirán los que vienen” dijo resignadamente.
Pero la situación se mantuvo tensa. Aguilar e Israel piloteaban la disidencia interna dentro de la coalición gobernante. Se agravaban los problemas económicos, la derrota con Boca en la Copa causó gran malestar. Yo en una reunión de Comisión Directiva tuve un fuerte cruce con Pintado, Davicce y Sabbag y me retiré. Aumentaba el malestar que personas con influencia en la conducción del club lograba integrar a hijos suyos con contrato profesional en el plantel (se especulaba con que en algún caso este tema podía tener incidencia en lo concerniente a la toma de posiciones en el tema gerenciamiento).
La pérdida del torneo local a fines de 2000 y el nuevo halago boquense agravaron el estado de cosas. A comienzos de 2001 en las más altas esferas se convino que Aguilar e Israel fueran a buscar a Ramón Díaz. El doctor Pintado nos consultó a la mayoría de los integrantes del desfalleciente oficialismo. La gran mayoría nos inclinamos por el “Pelado”. Sorpresivamente, Davicce realineó su tropa y consiguió los números para la continuidad de Gallego.
Allí estalló el enfrentamiento entre Pintado-Davicce y Aguilar-Israel. En una tensa reunión de bloque Aguilar renunció como secretario y Mario Israel (bajo cuya gestión en Fútbol se habían conseguido todos los halagos internacionales, bajo las presidencias de Santilli, Davicce y Pintado) como presidente de Fútbol Profesional. Los renunciantes no estuvieron presentes en la reunión en que se trató la renovación del contrato de Gallego. Yo le dije a Pintado:”Presidente, le voy a pedir permiso para no participar de la reunión. Por solidaridad política con José María y Mario y también con su gesto de dignidad”.
Los hechos se precipitaron ese año. Pintado y Davicce se alejaron del club a fin de año, no se presentaron a las elecciones en que Aguilar -con la bandera de las sociedades civiles- derrotó a uno de los presidentes más gloriosos de la historia de River, el doctor Santilli y a uno de sus grandes luchadores, el hoy presidente de la Comisión Fiscalizadora doctor Lancioni.
Hoy quedan algunos actores de aquellos episodios que conmocionaron al fútbol argentino.El arquitecto Abbatangelo lucha en el Foro Social del Deporte (que alumbramos con Aguilar, Heller, Pablo Abbatangelo padre, Pablo Abbatangelo hijo, Gamez, Vicente,etc) por promover una concepción realmente democratizadora en la casa de la calle Viamonte. En la actual Comisión Directiva de River hay alguna presencia que tiene que ver con el polémico episodio de un contrato a un jugador justo en el momento en que se dirimían posiciones en torno al gerenciamiento. Y los intereses que promovían formas embozadas y desembozadas (ambas a la vez) de privatización están sofocados pero no extinguidos.
“Estén alertas, el enemigo acecha” dijo Evita poco antes de morir. No sé si Perón calibró debidamente sus palabras.

OSVALDO RIGANTI
==============

TEVEZ Y EL “PITY” MARTINEZ, DOS VEREDAS MUY DISTINTAS

Ya sabemos lo que es Tevez.
Un tipo que lastimó en mala acción a un muchacho de Argentinos Juniors. Instrumento de intereses que lo trajeron al país para decir que en Formosa hay pobres (a tener de medidas que agravaron el lacerante problema de la pobreza no le leí ni escuché decir nada…) y lo pararon al lado de Angelici el día de los recientes comicios que éste ganó con no mucho margen.
Siendo presidente del MOCRI yo declaré persona no grata en River Plate a Maradona por sus reiterados agravios a nuestra institución. En realidad fue una decisión insuficiente. Tenía que haber sido extensiva a él, ya que junto a su antecesor en el puesto y competidor en gansadas habían incurrido en las manifestaciones más soeces hacia nuestra entidad. Tras un partido en que en pleno Monumental incurrió en provocaciones de muy baja estofa hacia la HINCHADA No 1.
Ayer fue a encarar a Mora a la finalización del partido en la línea de su prepotencia aduciendo “cargadas” a la parcialidad derrotada. Sigue en la línea de sus bajas provocaciones. Las mismas que practicó -encontrando lo suyo- en la anterior derrota del otro sábado.
Pero dejemos a Tevez y su ofuscación. Ya se sabe que poco ha hecho desde que vino a la Argentina. El par de títulos del equipo de Macri y Angelici ya sabemos cómo vinieron. Y EN LA SELECCIÓN, SAPO TOTAL.
Vayamos a la otra vereda, a alguien que con altibajos intenta recrear la genuina estirpe riverplatense. El “Pity” Martínez, un muchacho que tiene la camiseta que tuvieron Labruna, Sívori, el Beto Alonso y Ermindo Onega, lo mejor de la historia en la ubicación junto al sanlorencista Reinaldo Martino (yo no lo vi, pero me contaron sabios como Adolfo Pedernera, mi viejo, mis tíos, qye era algo superlativo).Le cuesta llegar al nivel deseado. Lo que motiva que a veces le recuerden eso en señal de disconformidad:”Vos usás la camiseta de Labruna, Sívori, Alonso, Ermindo Onega, Gallardo, Ortega”.
Calma, riverplatenses, calma. Tipos que la saben lunga creen en el Pity.
Me lo dijo Hugo Santilli. “Es discontinuo, pero de las compras es la que más me gusta” me comentó el Presidente del Campeón del Mundo. Y un amigazo como “Titín” Queirolo -profundo conocedor de este tema de la redonda- jugó una opinión favorable según tengo entendido cuando se lo trajo.El otro, obvio, es su DT, el Napoleón de las canchas argentinas.
Entonces, alentémosle. En menos de un año forzó un par de penales contra Boca que definieron a favor esos partidos. No es poco.
Aparte, no es un mala leche como otra gente.

OSVALDO RIGANTI
==============

BOCA DECIME QUÉ SE SIENTE

Queda mi mujer como única y estoica testigo en medio de los habituales ataques de ansiedad que me agarran cuando sigo el clásico a la distancia;”Me gusta Ponzio adonde lo puso Gallardo”.
Y copó la parada. Estuvo sacando las “papas del fuego” en los momentos más complicados. No se la dejó tocar a Tevez haciéndome acordar a cuando Merlo borró a Maradona en otro 1-0 sobre los que “te jedi” que nos permitió alzarnos con un torneo veraniego, hace más de 3 décadas.
Hoy con sofocones iniciales. Pero confiamos en la impotencia de Boca y nos fuimos organizando. Terminando por controlar el partido.
Después desde los 12 pasos, Mora les pegó el tiro de gracia. Y el país gritó la victoria sobre el barrio de la Boca.
BOCA, DECIME QUÉ SE SIENTE. Decime Boca. Sé bueno.

OSVALDO RIGANTI
==============

DECÍAMOS AYER…

Revolviendo hoy unos papeles en mi liliputiense departamento de Mar del Plata (”No digas que tenés un departamento en Mar del Plata. Por más que aclares que es chiquito los pelot… van a decir: `Ja, este dice que tiene un departamento chiquito… se debe haber comprado un piso a costillas de River” me decía el viejo querido e inolvidable Osvaldo Riso. Es cierto Osvaldo, pero sigo yendo al mismo departamento chiquitito, qué va a hacer…) me encontré con un reportaje que en su publicación “SIEMPRE RIVER” me hizo ese extraordinario riverplatense que es “Pato” De Francesco (otro que como Sammartino lleva la antorcha que dejaron en la revista “River” los Neuberger) hará unos 12 años bajo el título:”OSVALDO RIGANTI: AÑOS EN LA DIRIGENCIA”
En uno de sus párrafos decía:”Yo creo que en materia de transformaciones River Plate ha tenido 3 presidentes importantes, uno fue Antonio Liberti, quien fue el que se jugó la gran patriada y sepultó la base de este coloso que hoy nos enorgullece a todos; otro fue Enrique Pardo, un presidente exitoso, pero a la vez hizo 2 grandes obras, le dio al club un profundo avance en todo el contorno de recreación y actividad social y el otro es el presidente José María Aguilar, que todo lo que està haciendo lo es para bien, sobre todo en la parte social y comunitaria, aparte de los cientos de obras”
Agreguemos que se ganaron 4 campeonatos con Aguilar, con el presidente del Descenso ninguno.Y aclaremos también que con posterioridad a esos ciclos al puntapié inicial de esos ciclos de grandes transformaciones vinieron presidentes que encarnaron grandes liderazgos. Después de Liberti, Degrossi terminó e inauguró el estadio; después de Pardo tras 18 años de malaria (un par de horas en el tiempo histórico, aunque sé lo que pasamos, como el que más) Aragón, Santilli y Davicce fueron protagonistas de consagraciones espectaculares; después de Aguilar y tras el que vino “a terminar con la joda” que nos mandó al descenso, D`Onofrio logró una magnífica sucesión de halagos internacionales.
Pero respecto a aquellas manifestaciones, sigo parado exactamente en el mismo lugar. Algunos que por aquellos años me preguntaban si “le dijiste a Aguilar” lo que ellos me transmitían, de que era un fenómeno, salieron disparados para cualquier lado. No hablo -lógicamente- de los que integraron legítimamente listas y ejercieron responsabilidades dirigenciales, que me renuevan asiduamente sus consideraciones de respeto y afecto hacia José María.
Hablo de otros. Tema en el cual no hace falta redundar en abundamientos. Simplemente recordar que Labruna dijo:”Yo en River los conozco a todos. No sé si es una suerte o una desgracia”. Y yo digo prácticamente lo mismo, sólo con una ligera modificación (fui menos abarcativo y sapiente que Angel, obviamente):YO EN RIVER LOS CONOZCO A CASI TODOS. NO SÉ SI ES UNA SUERTE O UNA DESGRACIA.

Pero lo fundamental es que continúo opinando exactamente lo mismo que entonces.

OSVALDO RIGANTI
==============

EL RIVER-BOCA DE MAÑANA Y LA EVOCACIÓN DE AQUEL ESTUDIANTES-MILAN

El presidente de la República salió a pedir compostura a los jugadores que intervendrán en el superclásico de mañana.
Se me hace que debería pedírsele particularmente a los jugadores de Boca. Puede ser que sea un razonamiento de un hincha apasionado de River. Como lo son por caso también los Caselli, los Di Carlo, los Quintás, los Mazzulla, los Castro,los Sammartino etc. (Como son apasionados de los Abbatangelo, mis no pocos familiares boquenses, mis amigos Pepe Noto, Daniel Viviani, Hernán y Leandro Arévalo, Pepe Moscato ,etc.)-
La actitud del primer mandatario me retrotrajo a un lamentable episodio en la Bombonera hace muchos años. Los jugadores de Estudiantes de La Plata protagonizaron un bochornoso espectáculo contra los del Milán en la final interclubes a nivel mundial. El general Onganía, presente en ese espectáculo, aplicó severísimas sanciones a los jugadores “pincharratas”: Algunas llegaron a la inhabilitación de por vida. Pero corrían tiempos que sus poses de “hombre malo” (que le habían permitido entronizarse en el poder) ya no engañaban a la franja ciudadana periódicamente receptiva de tales poses. El malestar político y social barrieron en unos meses con el dictador y se aminoraron las sanciones a los responsables de lo ocurrido, que en definitiva recibieron penas digamos más razonables.
Hoy las circunstancias favorecen actitudes para consumo de un sector que se desliza cíclicamente hacia la tentación autoritaria.
Pero me da la impresión que Macri tendría que volcar sus esfuerzos en mantener una posición altiva a nivel internacional, ocuparse de sus anuncios de erradicación de una pobreza que en el brevísimo lapso de su mandato ha aumentado, aceitar efectivamente dispositivos de seguridad. Creo que D´Onofrio, Gallardo, Angelici, Arruabarrena pueden ocuparse del comportamiento de sus dirigidos y dejar al primer mandatario afrontando cargas más pesadas.
En todo caso el ex presidente de Boca podría interponer sus buenos oficios (es un decir, no sé si serán buenos o malos, pero valdría la pena el intento) en el club bajo su control y evitar tantos episodios bochornosos que se suceden en el ex Estadio Cichero desde que él llegó a esas playas. Sería una contribución para recrear épocas de sana convivencia con los “primos”. Cuando estos eran conducidos en distintos niveles de responsabilidad por Alegre, Heller, Abbatangelo, el “Maestro” Tabarez. Verdaderos señores.

OSVALDO RIGANTI
==============

NO OLVIDEMOS: EL FALLO CONTRA BOCA FUE BENÉVOLO

Me parece bien que River y Boca realicen un planteo conjunto en la Conmebol por los ingresos que ellos generan. “El fútbol argentino es una mesa de 3 patas, una es River y otra Boca” decían casi a coro Armando y Liberti y eso sigue vigente.
No considero en cambio de la misma manera la actitud de nuestro presidente de considerar excesiva la sanción a Boca en ocasión del bochorno de hace casi un año.
Fue loable el gesto solidario de Armando (por caso) cuando a River le querían “cargar la romana” por la cuestión de los molinetes cuando la trágica puerta 12. “Salí antes de la cancha y vi los molinetes perfectamente retirados” atestiguó el mandamás auriazul en una actitud que lo honró.
Riverplatenses y boquenses tuvimos más de un gesto solidario. “Y pegue Boca pegue” cantó nuestra hinchada en la Boca cuando la policía brava de Onganía maltrataba a los adictos locales. Recientemente la gente de Boca vino a brindar su apoyo en la audiencia de la calle Sáenz Valiente, en un gesto que compromete eterno reconocimiento.
Esto es distinto. Lo de la Boca es un salvajismo premeditado y organizado. Que me llevó precisamente a decirle a D´Onofrio cuando la presentación del libro de Gallardo:”Hacía mucho que no lo veía, quiero aprovechar para agradecerle como riverplatense su actitud de parar el salvajismo en la Boca después de 53 años de matonismo”. Aparte Boca hoy es el equipo del poder económico y político -como muy bien dice el consocio Elorza- y van a buscar solucionarle lo que haya que solucionarle.
Ese fallo fue benévolo. Como dijo Juan Olmos (ex candidato a vicepresidente, hombre fundacional del Fútbol Infantil) en representación del “Movimiento de Socios Riverplatenses”:”Fallo para la risa y para la joda”.

OSVALDO RIGANTI
==============