ES MUY PREMATURO, PERO HAY SERIEDAD, TRABAJO Y VIMOS UN EQUIPO CON LÍNEA DE JUEGO

Ayer mi hijo le dijo a mi nieto: “Limpiale la ´baba´ al abuelo”. Claro, yo me sumé entusiastamente al “¡Muñeeeecooo!” con que nuestra parcialidad recibió a nuestro flamante Director Técnico.

Yo sigo cada paso de Marcelo con legítimo orgullo. Creo que en mi libro cuento que mis ídolos fueron Labruna,Carrizo, Sívori, Alonso … y Gallardo.

Ya no estoy más en edad ni tiempo de ídolos.

Siempre he sentido un orgullo que creo legítimo por sus logros.

Leía en estos días de manifestaciones suyas de su origen humilde. Conociendo el tema, nunca he hecho referencia al mismo. Pero él lo puso en el tapete. Contando de que a veces viajaba en tren “de colado”. Creo que cabe ya que está entonces la disgresión histórica.

En esos tiempos el desarrollo del Fútbol Infantil era muy incipiente. River fue pionero, en tiempos de su primer presidente de la disciplina, Juan Olmos. A tal punto que un día no recuerdo exactamente si en un evento de nuestra selección fue que nuestros infantiles estaban jugando un preliminar. Lo estaba presenciando Alberto J. Armando, que se sorprendió de que River tuviera infantiles y ellos no. Sobre la marcha dio a sus allegados la orden de implementar la actividad en Boca.

Así iba creciendo el Fútbol Infantil en los albores del mismo, hace ya más de 3 décadas.

En River venían los tiempos del otro gran patriarca (como Olmos) de la actividad, don Osvaldo Riso. Dada la organización incipiente de la misma, no había asignado presupuesto. Y recuerdo que para atender necesidades elementales (ojo, que el servicio médico y demás cosas fundamentales estaban inmersas en el funcionamiento general del club y todos esos servicios se brindaban, obviamente)con Riso, con Lépore, implementamos una Caja de Ahorro. Obteníamos recursos de un buffet que la confitería puso al lado de las canchas.Nos asignaban un porcentaje que iba a la Caja de Ahorro. A la cual también iba lo recaudado con una Cooperadora, desde ya que voluntaria -porque así debía hacer y porque además había muchos pibes que no podían efectuar aporte alguno-. Así bancamos los viajes y algún sandwich de Gallardo y algunos pibes más. CON LA CAJA DE AHORRO Y PONIÉNDONOS LA MANO EN NUESTROS BOLSILLOS RISO, LÉPORE, CACHO CASTELLANOS, GABRIEL RODRÍGUEZ, “TITI” MONTES Y YO-

Es la verdad de la “milanga”. Por eso rechazo la concepción de discriminatorios avales económicos para ser dirigente. A River lo hicieron y lo hicimos entre todos. Es uno de sus fundamentos como sociedad civil. El que tiene mucha plata pone mucha plata. El que tiene un mango pone un mango. Y si no tiene mala suerte, labura y muy agradecido se le está. Ha sido así desde Leopoldo Bard hasta D´Onofrio, incluyendo lógicamente a un hombre que siendo dirigente, siendo candidato y no siendo nada me consta personalmente ha ayudado a las actividades como Antonio Caselli. O muchos años atrás, siendo opositor a Liberti, donRafael Aragón Cabrera. Lo hicimos entre todos y hoy exhibimos esta organización que nos enorgullece. “A pesar de los años/los momentos vividos/ siempre estuve a tu lado/´millonario´ querido”.-

Es legítima entonces la satisfacción, es legítimo el orgullo, de verlo a Gallardo adonde está.

Y jugando muy bien como ayer. Es todo muy prematuro. Pero muy bien apuntaba hoy Caselli, se vio un equipo con línea de juego. Y la de Gallardo es una  conducción con seriedad y trabajo.

Ayer fue 2 a 0. Debieron ser unos cuantos más. Pero estuvimos en la línea de lo que aconsejaba Labruna a sus dirigidos: “Hay que crear 25 opciones de gol en el partido.Si andamos mal para el arco,erramos 22. Pero 3 van adentro”. Ayer anduvimos más o menos por ahí.

Lo demás lo dirá el tiempo.

OSVALDO RIGANTI

================

UNA NUEVA CAMADA DE REPRESENTANTES DE SOCIOS

Las últimas elecciones han permitido el arribo a la Asamblea de Representantes a través de las distintas listas de valores interesantes.

La existencia de un sistema equilibrado, estable y eficiente implica que las agrupaciones sean efectivamente canales de mediación entre la conducción del club y la sociedad riverplatense . El régimen electoral convierte las preferencias y opinones sobre la marcha del club en puestos de decisión institucional y de deliberación de las políticas que se aplican.

Comisión Directiva, Comisión Fiscalizadora y Asamblea de Representantes constituyen el gobierno del club, en distintas instancias y con disímiles modalidades.

El tema de los representantes de socios ha tenido siempre aristas polémicas. Durante 18 de mis más de 30 años en distintos niveles de responsabilidad en el club  he volcado mis posiciones sobre la marcha institucional en la Asamblea de Representantes. En forma recurrente he escuchado a consocios que integraban la misma considerar que se los tenía por “convidados de piedra”, ya que se los llamaba un par de veces al año  a legitimar situaciones ya “cocinadas”.

No es así. Si el representante de socios está en el día a día del club está muy lejos de ser un “partenaire”. Ahora si empieza a moverse despreocupadamente dos semanas antes de una asamblea, ahí sí que es una figura casi decorativa

Hay temas que la Comisión Directiva necesita instrumentar y deben pasar por la Asamblea, en las cuales es razonable que ésta los convalide. Hay cosas en las cuales quizás sea más prudente agregar nuevos medios de transparencia y participación. Ahora bien, teniendo en cuenta siempre que el cuerpo directivo principal debe moverse con celeridad y  ejecutividad y hay cosas que se instrumentan sobre la marcha. Los mecanismos de participación y consulta son imrescindibles. No deben sacralizarse porque implican el riesgo de congelarlos y divorciarlos del sentir general.

Pero la participación del asambleista siempre tiene gravitación. En el libro que acabo de escribir “River por dentro y por fuera” hago referencia a cuando desde la oposición impedimos  -con la ayuda de algunos representantes oficialistas que no quisieron sumar su voto a la transfarencia del predio- en 1991 la venta del terreno de Villa Allende. Que quedó ahí, a la buena de Dios, pero fue una obra que don Antonio Liberti nos dejó y que fue de utilidad para socios, especialmente vitalicios y cadetes. Y ha sido tema de campaña para la fórmula Kiper-Olmos.

La Memoria y Balance es también una oportunidad muy propicia para que durante la assamblea en que se trata los representantes aporten su leal saber  y entender sobre la temática riverplatense, sobre todo aquello que concierne al desenvolvimiento institucional. No se trata sólo del muy importante análisis de los números, de calibrar debidamente la realidad de una información superavitaria o qué es lo que nos ha conducido a una instancia deficitaria. Eso con ser importante no es todo. La palabra lo indica, es Memoria y Balance y ahí nada de lo que haga al devenir institucional debe ser soslayado.

En esta línea de reflexiones asoman como muy interesantes las manifestaciones del ingeniero Pablo Sciolla, que forma parte de lo que señalaba en el inicio de la presente, de una camada de riverplatenses que viene a procurar un renovado enfoque. Sciolla desecha la creencia facilista que opera por dentro y por fuera de la Asamblea relativizando al máximo la trascendencia de la misma.

Se han instrumentado por lo que veo, comisiones de trabajo,lo cual constituye  un aporte de trascendencia a la mecánica asamblearia. Nosotros las instalamos bajo la presidencia del escribano Colomer hace casi 30 años. Distintas áreas estudiaban aspectos concernientes a la marcha del club y aportaban sus observaciones a la Asamblea. No todos los sectores se integraron, algunos estaban en una tesitura de oposición por la oposición en sí misma, Eso, imperfecciones que era necesario introducir y la inacción en la materia que signaron conducciones de ese cuerpo que se fueron sucediendo, echaron por tierra con la iniciativa. Pero sigue siendo una iniciativa.

En la revista “Siempre River” que dirige “Pato” De Francesco ha dicho Sciolla: “A mí entender ser representante de socios es un privilegio pero también una enorme responsabilidad. Los temas que se tratan en la Asamblea son de trascendencia institucional. En lo personal no falto a ninguna Asamblea ni a ninguna reunión a la que se me convoca” “En la Asamblea siempre pido la palabra para dar mi visión. Participar es mi obligación. Ciertamente hay que jerarquizar la Asamblea de Representantes y ése es el trabajo del día a día”.

Y ése es el camino. Ése el desafío para esta nueva camada de representantes de socios.

OSVALDO RIGANTI

==============

HOY MÁS QUE NUNCA DE PIE SALUDANDO A GONZALO ITURBE, BARGAS, EL “MONO” GÓMEZ, BRUNO, VIVALDA Y TODOS LOS CAMPEONES DEL 14 DE AGOSTO DE 1975

La anti-River operaba a pleno. Acariciábamos la conquista anhelada tantos años, punteábamos nuevamente, pero arbitrajes escandalosos ponían en peligro nuesta chance.

Eran tiempos en que el terror y el contraterror paralizaban a la sociedad argentina. El fútbol no tenía por qué ser la excepción y un comando amenazaba con “anunciar a Alberto J. Armando y los árbitros por él sobornados”.

Con un arbitraje de una persona sana del fútbol como Alberto Coerezza y la reaparición brillante del “Beto” habíamos superado a San Lorenzo y quedábamos ” a tiro” de la vuelta olímpica tan largamente esperada.

Pero de pronto ¡ZAS! una huelga general enturbiaba el panorama. Nos fuimos a la cancha de Vélez con la angustia de una postergación o de complicaciones. River enfrentaba a Argentinos Juniors y el partido se llevaba a cabo, pero debido al conflicto los clubes debían afrontar sus compromisos con los chicos.

Así fue y faltando 20 minutos el entonces joven Bruno anotó el gol que permitió la gran consagracion. Federico Vairo había salido a la cancha con esos bravos muchachos. Angel Labruna los conducía con las limitaciones impuestas por la controversia suscitada. Y Renato Cesarini espiaba sonriente tras la puerta del cielo. El periodista Horacio de Dios decía que “de puro cascarrabias” se había autoimpuesto un castigo por la derrota de 1966 en Chile y se mantenía entre las puertas del purgatorio y del cielo. Y que recién después de esa noche ingresó al Reino de los Cielos.

Es la hora de ponerse de pie nuevamente para aplaudir al ya fallecido Vivalda, a Bargas, Cabrera, Labonia, el “Mono” Gómez, a Bruno, a todos aquellos que llevaron con heroismo a buen puerto a la nuevamente gallarda nave de la banda roja.

Hoy todos ellos van a estar recordando como lo hacen siempre esta página imborrable de nuestra historia. En una cantina de Córdoba y Anchorena van a evocar los 39 años de la consagración. Junto a  Gonzalo Iturbe, su fiel amigo que desde las páginas de la Revista “River” cubría los partidos de tercera y fue un amigo inseparable de todas las horas. Al par que extraordinario riverplatense y persona como pocas.

Bargas tuvo la deferencia de invitarme para que aportara mi modesta presencia en el festejo. Las limitaciones que aún debo afrontar me impiden estar, lamentablemente. Pero el agradecimiento eterno y el pedido que le hice tanto a él como a Gonzalo de que esta noche cuando levanten una copa se acuerden de mí y en mi persona de los millones de riverplatenses que ese día festejamos a lo largo y lo ancho del país.

Hoy saludamos aquella epopeya con inconmovible fervor riverplatense.

Los que quedamos.

Los que ya no están.

Los que no estuvieron pero hoy son portadores de la antorcha y a los cuales más de una vez les provocamos un lagrimón con nuestra evocación imperecedera.

OSVALDO RIGANTI

=================

ACERCA DE LOS RIESGOS QUE ENTRAÑAN PERSONAJES QUE MERODEAN AL FÚTBOL

A propósito del éxito de San Lorenzo, hoy  al par que expresaba mis congratulaciones a ese club deslizaba mis temores de que el mismo pueda ser instrumentado por algunos de los singulares personajes que merodean por nuestro más popular de los deportes.

Y no olvidaba cuando en la década pasada determinados logros futbolísticos permitieron al Partido de los Grupos Económicos rodear a Mauricio Macri con una aureola de “estadista” que mantiene hasta nuestros días-

Entre tantas cosas para analizar acerca de los graves riesgos de distorsiones muy serias en la marcha del fútbol en particular y la sociedad argentina en general surge un comentario de la revista “7 días” en su número 10 del 22 de diciembre de 2006, bajo el título “LAS CUENTAS SECRETAS DE MACRI”. Entre otras cosas decía: “El 16 de junio pasado, con las firmas del mismísimo Mauricio Macri y el tesorero de Boca, José Costa Pereyra, se transfirieron  alrededor de 1.200.000 dólares hacia tres cuentas numeradas de Nueva York”. La publicación daba cuenta de la preocupación reinante por ese tema en “la Unidad de Información Financiera (UIF), dependiente de la AFIP, las autoridades del Banco Central y el Ministerio de Economía”. Se preguntaba asimismo si este entrelazamiento del fútbol con los grandes intereses formaba parte de “la nueva política de ´manos limpias´ que podría encarnar el líder del PRO”. En otro párrafo manifestaba: “Uno de los cinco gerentes que Macri llevó desde el Correo, Miguel  Macci, afirmó que las cuentas abiertas en el exterior fueron pensadas para ue Boca pudiese concretar  ´todo tipo de operaciones comerciales´”, pero que “el club es una sociedad civil sin fines de lucro y este tipo de movimientos financieros deberían estar asentados en el balance de la institución  para no violar la ley”.

Manejos extraños que rodean a personajes que desembarcan en el fútbol. Y que requieren una atención permanente para no terminar, como me decía mi hijo esta mañana, “en un fútbol para empresarios, con los ricos adentro de la cancha y los pobres afuera”.

OSVALDO RIGANTI

==============

LA BÚSQUEDA DEL DESAHOGO PARA LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS

El presidente del MOCRI Diego Quintás, de la misma manera que  realizó una brillante gestión al frente del Fútbol Amateur y ejerció una apasionada defensa del interés institucional llevando la voz de la  minoría durante la anterior gestión, mantiene en alto hoy la bandera del club nacional y popular. Y trata de vertebrar coincidencias y realiza contactos permanentes con hombres de predicamento en el fútbol nacional con miras a desafíos que afrontarán River Plate y el fútbol argentino.

La última reunión del Movimiento de Conducción Riverplatense sirvió para que expusiera sobre el tema. Y se analizaron temas concernientes a la problemática  riverplatense. La delicada situación económica no escapó al análisis. El ex tesorero Carlos Weinberg aportó su rica experiencia cuando dio en esa función un decidido impulso para sobrellevar la grave crisis de 1983.  La viabilidad de implementar un sistema de contribución por parte de los riverplatenses que desearan efectuar su aporte formó parte de las evaluaciones. No para efectuar una propuesta, fue algo de lo cual se habló colateralmente.

Y casualmente hoy leía en el facebook del actual tesorero doctor Andrés Ballotta una reflexión del señor Francolino acerca de si era descabellado propiciar un aporte voluntario de 1 millón de riverplatenses que destinaran una módica suma de dinero para  salir del atolladero.

Desde ya que no es descabellado.

El recurso se aplicó en el pasado en los dos principales clubes. En 1980 Boca atravesó una grave crisis. Para peor en plena ofensiva riverplatense de campeonatos. De esas características cuando “el monstruo se despierta” y arrasa con todo. Como entre 1975 y 1981. Como en 1986. Como en los 90. Como esperemos que ocurra ahora. El titular auriazul Alberto J. Armando apeló a que cada seguidor de nuestros tradicionales rivales aportara 5 dólares para pagar algunas deudas y formar un gran equipo. Un poema de Osvaldo Ardizzone en “Goles” hasta ironizaba a Armando: “Yo le digo a mis hermanos///que a Boca quieren campeón////que además del corazón////hacen falta sacrificios/// Prívense de algunos vicios…///5 dólares ¿qué son?”.  Armando no encontró eco. Su credibilidad estaba agotada (por el mal momento futbolístico y general que atravesaba su club, por el fiasco que había resultado el “gran estadio” que había dicho iba a erigir en la Ciudad Deportiva) y había llegado su ocaso. Boca siguió a los tumbos un lustro, hasta que mediante la acción relevante de hombres como Alegre, Heller, Abbatangelo padre e hijos salió del pantano.

Así como antes aludí a la grave crisis de 1983, cuando la década del 60 moría nuestra institución estuvo también inmersa en una situación complicada. Hacía medio año se había despejado el temor de entrar en la zona del descenso pero el estado de las finanzas distaba de ser satisfactorio. En medio de una gran preocupación, William Kent asumió el 20 de marzo de 1968. Denunció el estado calamitoso de las finanzas de la institución, anunció el comienzo de una política de austeridad y reclamó el sacrificio de los riverplatenses para remontar esa instancia angustiosa. En ese marco se implementó una colecta bajo el lema “Salvemos a River”. Los aportes fueron considerables y se complementaron con una política de “ajustar el cinturón” que llevaría a transferir destacados valores como Ermindo Onega, Matosas y Cubilla.

Desde ya que los cursos de acción para afrontar esta coyuntura son tema de análisis en otros ámbitos. Pero creo que no está de más la referencia.

OSVALDO RIGANTI

LA ETERNA OBSESIÓN DE LOS ASFIXIANTES INTERESES ECONÓMICOS

En una de esas definiciones a las cuales es proclive, el ex presidente de nuestros “primos” Mauricio Macri ha pedido que el gobierno no interfiera en la futura nominación del sucesor de don Julio Grondona.

Ayer rememoraba en el facebook del amigo “José River” un episodio que cuento en mi libro, vivido con el fallecido titular de AFA. Fue a raíz de una supuesta prohibición de su parte para que fuera colocada en un partido internacional en el Monumental una bandera que decía “Cafiero gobernador”. Eran tiempos del doctor Alfonsín. Con  José María Aguilar y Ramiro Castro, trinábamos por la supuesta decisión afista. Ramiro y yo teníamos nuestros buenos motivos, como consumados “perucas”. José María en cambio era y es radical. Y Cafiero iba a intentar un triunfo de honda importancia en el tablero político nacional.  Y realizó la hazaña después de ganar la gobernación, en pleno apogeo alfonsinista, hiriendo de muerte al lógico afán de los radicales de seguir manejando el país Pero José María estaba tanto o más indignado que nosotros. Es que fue siempre un tipo de irreductibles posiciones democráticas. Por eso me causó pena ” que algunos cantaron durante su presidencia que “se va a acabar la dictadura de Aguilar”Ninguno creo que respetó en nuestro club  la participación y el disenso como él.

En aquel episodio, hombres decididos al fin, José María, Ramiro y yo nos movilizamos para ubicar al mandamás de la calle Viamonte. Hasta que dimos con él y le transmitimos nuestro desacuerdo por su supuesta orden. Don Julio desautorizó por completo a la “taquería” y dijo que cada uno podía instalar la bandera que se le antojara. Se solucionó el problema. Me quedó grabada su sentencia: “Pibes (éramos tan jóvenes…) yo nunca fui policía”.

Los grandes hombres se caracterizan por decir cosas muy elementales y dejar el sello de su sabiduría. Es algo que siempre comentamos con el mejor presidente de Filiales (con respeto a quienes lo antecedieron y sucedieron) de la historia de River, Luis Mazzulla, de una mezcla de lo que se da en llamar “códigos” y “pavimentos”.

No es el caso del ex titular de nuestros tradicionales rivales, por cierto. El apunta a decir cosas muy elementales también pero que revistan características de genialidad. A mí siempre me da la sensación que la naturaleza no lo habilitó para tamaño esfuerzo. Se trata de una percepción muy particular, pero me parece que  algunas vulgaridades mediante apunta a penetrar algunas cortezas craneanas y lograr que como un acto reflejo clamen al cielo de “indignación” porque “ahora lo que faltaba, el gobierno hasta se mete en la conducción del fútbol”.

El gobierno ha tenido históricamente vinculación con la designación de quién debe regir los destinos de la entidad madre de nuestro más popular de los deportes. Por caso en nuestro club desde ya que para definir grandes posiciones generales cuenta la esclarecida opinión de hombres que ejercen un liderazgo dirigencial como Rodolfo D´Onofrio, Jorge Brito, Antonio Caselli, Stéfano Cozza Di Carlo,etc. Y desde ya que en definitiva en la pertinente Asamblea  del órgano rector que nos ocupa ha de canalizar la postura de la institución el voto del consocio habilitado a tal fin tras el proceso democrático que signa más de 110  años de vida de la entidad. Mecanismo que es extensivo para todos los clubes. Aunque en Boca Juniors no siempre fue así. Cuando lo presidió Macri como consecuencia de discriminatorios avales le fue vedada al asociado la posibilidad para expresarse en las urnas. Recuerdo a uno de los principales hombres de la historia de ese club,el viejo querido “Pirulo” Abbatangelo diciéndome con pesar y con sorna a a la vez: “Cómo hago para presentarme en estas condiciones. Le  pensaba pedir la plata a Riganti pero ahora no puede”. Aludía a que mi viejo, de sólida posición patrimonial en otras épocas, no atravesaba por su mejor momento…

Se trataba y se trata, para cierta gente,de que asfixiantes intereses económicos impongan su voluntad avasallante. En Boca, en la AFA…y donde cuadre. En todo aquello que tenga que ver con una pelota.

OSVALDO RIGANTI

UN CAUDILLO EXCEPCIONAL

Dos hombres de alto perfil de la conducción de River Plate han fijado suposición en este instante de honda tribulación que vive el fútol argentino.

El presidente de la institución Rodolfo D´Onofrio manifestó que Grondona fue “un bastión en la defensa del fútbol sudamericano”.

El presidente de Prensa Stéfano Cozza Di Carlo ha expresado: “Mi reconocimiento al fallecido presidente de la AFA Julio Grandano. POor su defensa de los intereses del fútbol argentino y sudamericano frente al mundo. Por su compromiso permanente con la armonización de todo el fútbol local. Por su capacidad de  liderazgo y fundamentalmente por su enorme vocación como dirigente deportivo.

Y también he leido adhesiones reconociendo su dimensión de caudillo excepcional por parte del ex candidato presidencial Antonio Caselli, del vicepresidente de Prensa Sebastián Gagliardi y el que yo llamo Restaurador de las Filiales Luis Mazzulla.

No puedo sino adherir a las posiciones de estos notables hombres de la vida de mi club.

Los grandes hombres son ensalzados y denostados. Don Julio no escapó a esta constante.

Bajo su presidencia han tenido lugar los momentos más relevantes del fútbol argentino.  El fútbol sudamericano fue valorizado en la escena internacional. Puso el pecho en las buenas y en las malas. Sacó la cara por gente que a veces le pagó mal. Contingencias a las cuales al fin y al cabo están expuesto líderes de su talla.

Pude tratarlo a través de mi ejercicio de la dirigencia. Y, fundamentalmente, en mi paso por la casa de la calle Viamonte, siendo delegado del fútbol menor de River, integrando la Comisión de Fútbol Infantil de AFA yocupando una de las vicepresidencias de Fútbol Femenino en dicho organismo. Siempre palpé su actitud campechana, su trato de deferencia, su predisposición para solucionar problemas.

Un grande se ha ido y el fútbol argentino lo llora. Como cuando `perdió a don Antonio Liberti, a don Rafael Aragón, a don Pepe Amalfitani, a don Alberto J. Armando, al doctor Pablo Abbatangela.

Más allá del fragor del combate, queda dicho, un caudillo excepcional.

Buen viaje, don Julio. Y en cualquier momento la seguimos, como cuando nos recibía y trataba afablemente para tantear temas del fútbol infantil.

OSVALDO RIGANTI

================

MAURICIO MACRI: SUS PASEOS PREDILECTOS

Yo no dudo de riverplatenses que estén animados de un afán constructivo en los tiempos que corren. No lo dudo y lo aplaudo.

Eso sí, otros riverplatenses en tiempos pretéritos dejamos muchas cosas a su servicio. Dividir a la sociedad riverplatense en réprobos y elegidos es muy peligroso. Como lo advertí en tiempos que Passarella creaba un clima de enfrentamiento que conduciría a graves heridas en el cuerpo social riverplatense.

A raíz de un “chisporroteo” sucedido hoy creí oportuno señalar que el doctor Quintás está desarrollando alguna gestión beneficiosa para el club.

También aludí a casos como el del ex secretario del club Daniel Bravo, a cuyas gestiones desde el ámbito de la Secretaría de Deportes del Gobierno de la Ciudad se debió que no hayamos perdido la calle Sáenz Valiente. Un tema aún latente y acerca del cual ilustra en su magnífica publicación “Siempre River” Pato  De Francesco, un joven riverplatense que hace muchos años vuelca lo mejor de sí desde su revista y el apuntalamiento de diversas manifestaciones del club. Que sufrió el destrato en tiempos del que se fue-

En ese tema de la calle >Sáenz Valiente estuvimos a pie firme con otros directivos poniendo el cuerpo el día en que en la Legislatura fructificaron los esfuerzos de Daniel y River no fue despojado de esa calle.

Daniel Bravo hizo valer su posicionamiento político en  pos de los intereses de River Plate. Y ahí punto. Ni él ni yo,por caso, buscamos erigir en  nuestro club un centro de campaña  al servicio de Aníbal Ibarra, cuya candidatura respaldábamos, uno desde el gabinete de su gobierno, el otro desde una más modesta Mesa Barrial. Pero River es otra cosa. Siempre lo tuvimos en claro.

Y creo que algunos jóvenes  de  indiscutible vocación de entrega al club deberían rechazar el desembarco en él de la fuerza política que prohijó (vaya esto dicho como dato accesorio aunque sea grave) un golpe institucional contra Aníbal Ibarra.

Sí, de las huestes de Mauricio Macri se trata. Ojo, que el tema adquiere ahora aristas más preocupantes. Pero no es nuevo.Ya en su primera fracasada intención de tomar el Gobierno de la Ciudad utilizó las instalaciones de nuestro club a sus fines proselitistas.Recuerdo que en ese momento conversamos con Daniel Bravo con cierta irritación  -la misma de ahora-  por el tema. Yo le  transmití al doctor Aguilar mi preocupación por una visita que consideraba -y sigo considerando-  abominable.Las razones que me esgrimió él fueron harto atendibles: armonización con eventuales factores de poder. Con esa misma filosofía estuve a su lado y junto a otros directivos recibiendo en el portón contiguo al microestadio al doctor Kirchner en un acto de campaña del PJ.

En oportunidad de la visita del hoy Jefe de Gobierno de la Ciudad, desde algún ángulo se  presionó a empleados induciéndolos a concurrir. Yo transmití al personal de mi área la total certidumbre que la asistencia era  absolutamente voluntaria. Para  desechar temores ejemplifiqué con que yo, entonces máxima autoridad  del todavía Departamento de Cadetes, no iba a asistir a ese acto. Y la gente se quedó tranquila.

Macri nos trató reiteradamente de “innombrables”. En repudiable actitud trató de poner en tela de juicio los numerosos campeonatos que ganamos en los 90 atribuyéndoselos al  entonces presidente Menem, con el agravante que tuvo esa postura siendo ya máxima autoridad de la Ciudad. Ya había estado en nuestro club ni bien asumió Aguilar en lo que se dio en presentar como visita de cortesía. Medio estupefacto por majestuosidad de River Plate atinó a una torpe descalificación: señaló que esta estructura “ya no corre más”. Indice revelador de su estructura mental.

Pese a sus dicterios, sin embargo ha echado y sigue echando mano a nuestras instalaciones.  El  Monumental forma parte de sus paseos predilectos.

En mi libro cuento que el general Perón solía visitar el Monumental por las mañanas y, pese a no “cinchar” por nuestros colores, reconocía: “Esto es lo más grande que hay. Es aire puro”.

Me parece que Macri busca en River otra cosa que “aire puro”…

OSVALDO RIGANTI

=================

COMO RIVER, EL FUTBOL ARGENTINO ESTA DE PIE

Permítaseme volcar  mis aciertos en un reclamo y un vaticinio de tiempo ha.

Por estos días se cumple un lustro de que en este blog formulaba una demanda para la selección en pleno desmadre: “PORON PON PON, PORON PON PON, PARA SABELLA LA SELECCIÓN”  Se dio y Sabella fue un timonel avezado. Plantó el equipo acorde con las necesidades surgidas de algunos flojos desempeños y  de la potencia de algún par de contrincantes. Fue la suya la mejor campaña en los últimos 24 años en materia de mundiales y en los últimos 21 en materia de campeonatos internacionales (en 1991 y 1993 fuimos bicampeones sudamericanos).Es esta una de las grandes 7 campañas del fútbol argentino en materia intercontinental. Tuvimos los dos campeonatos mundiales en 1978 y 1986, los subcampeonatos mudiales de 1930, 1990 y el que terminó ayer, la Copa de las Naciones 1964 y considero también el destacado desempeño en el Mundial de Londres de 1966. en que después de 2 décadas (por no jugarse el torneo a raíz de la conflagración mundial `primero, por no querer Perón concurrir a los de 1950 y 1954 después, por las serias defecciones de 1958 y 1962 finalmente) accedimos a los 4os de final e Inglaterra pudo ganarle   por la mínima diferencia a un equipo diezmado por la injustificada expulsión de Rattin por parte del “referí alemán”. Fuera de esos torneos, en materia de competencias intercontinentales SAPO.

Alemania fue un justo campeón. Hace años que sus desplazamientos le confieren un matiz temible. En 1966 Antonio Liberti dijo que “tienen músculos hasta en los dientes”. Desde aquella aseveración del patriarca riverplatense han pasado muchos años, medio siglo casi y la sensación que él experimentaba se ha potenciado. Alemania parece una aplanadora en determinados partidos. En este y anteriores mundiales. Ante esa realidad Argentina estuvo a la altura de circunstancias. Fue una derrota ajustada. En tiempo suplementario, por la mínima diferencia, muy lejos de los 7 que le hizo a Brasil en estas semifinales y de los 4 con que despachó a la propia Argentina en los cuartos de final del torneo anterior.

Me refería al empezar a un acierto en un reclamo y un vaticinio de mi parte. Quedó expuesto mi acierto en el tema Sabella.

Respecto al vaticinio en el libro “RIVER ES ARGENTINA. un grito sagrado” que prologué al historiador Gustavo Cardone decía en mi último párrafo que “nuevamente River Plate y el fútbol argentino resurgirán conjuntamente de este atascamiento histórico”.

Fue escrito en un momento en que River era un tembladeral y que había dudas en cuanto a la selección. Prolfieraban los habladores mediáticos que descalificaban la gestión de Sabella.

Pero hoy, como River, el fútbol argentino está de pie.

OSVALDO RIGANTI

0==============

DE NUEVO EL MOCRI LEVANTANDO LAS VIEJAS BANDERAS

Por distintos facebook he distribuido entre varios amigos la foto que “inmortaliza” el momento en que Diego Quintás y Daniel Bravo “anuncian a la posteridad” mi designación como presidente honorario del MOCRI.

Más allá del matiz risueño, más allá de mi profundo reconocimiento a Diego y Daniel, al igual que a otros hombres de larga y dilatada trayectoria en la agrupación, lo importante es que el MOCRI está de pie y con un gran entusiasmo por parte de quienes participan de este nucleamiento que ha marcado hitos en la vida riverplatense, entre otros la conquista de torneos internacionales y el afianzamiento de las sociedades civiles, derrotando a los intereses del gerenciamiento.

Personas en su mayoría jóvenes aún pero con años en las espaldas al servicio de la banda roja, han definido una intención común de rodear al flamante presidente de la agrupación Diego Quintás. Y éste -entre otros conceptos que evidenciaron una cabal compenetración con el mandato de notables riverplatenses que se han sentado en el sitial que hoy él ocupa- refirmó la vocación de apuntar al fortalecimiento del River nacional y popular.

El MOCRI, repito, está en la lucha apuntando al resurgimiento de sus grandes horas. Y levantando las banderas de siempre. Profundizar este camino, confluir con distintos sectores de disímil procedencia pero un común ideario, será seguramente el gran desafío.

OSVALDO RIGANTI

================