Te REGALO LAS OBRAS COMPLETAS DE LOS LUTHIERS



Son muchos videos, pero para estos fines de semana lluviosos de primavera que no se piensa salir , es ideal DISFRUTALO !!!!!!
QUIEN PUEDE DECIR QUE NO LE GUSTAN?????


VIDEOS DE LES LUTHIERS-





Alguien se divirtió a lo grande buscando todos estos links de Les Luthiers para compartir con ustedes y para que sus amigos de otros países conozcan a este maravilloso grupo argentino;
que los disfruten.



Les Luthiers – La Vida Es Hermosa – Centro de atención al suicida
PRESENTACION LA HIJA DE ESCIPION
EDUCACION SEXUAL MODERNA
LOS JOVENES DE HOY EN DIA (R.I.P AL RAP)
LA BELLA Y GRACIOSA MOZA
BOLERO DE LOS CELOS
SI NO FUERA SANTIAGUEÑO
ZAMBA AÑORALGIAS
VOLVER
MATA POLILLAS NOPOL
SEMOS LOS COLECTIVEROS
LA BELLA Y GRACIOSA MOZA CON TRADUCCION EN INGLES
LES LUTHIERS
RECITADO GAUCHESCO
EL TEOREMA DE THALES
Esther Píscore
Presentacion de Lazy Daisy
EL TELEFONO DEL AMOR
Monologo Rabinovich
El rey enamorado ( El juglar )
INICIACION A LAS ARTES MARCIALES – Les Luthiers
Les Luthiers – Thrutful Lulu pulls thru Zulus (blus).
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 2/7
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 3/7
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 4/7
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 5/7
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 6/7
Les luthiers – en Cosquin – 2005 – 7/7
PERDONALA
Les luthiers – Fly Airways
PAYADA DE LA VACA
Les Luthiers – Lazy Daisy
Les Luthiers – Se destetó teté + República de Banania
LA GALLINA DIJO EUREKA
Les Luthiers – Pepper Clemens 1 / 2
Les Luthiers – Sonatas para latín y piano
Les Luthiers (Oi Gadóñaya) 1977
Les Luthiers (Edipo de Tebas) 1977
Miss Lilly Higgins sings shimmy in Mississippi’s spring
Les Luthiers – Chanson Francesa
Les Luthiers (Recitado Gauchesco) 1977
Les Luthiers – Serenata astrológica
Les Luthiers – Para Elisabeth
Les Luthiers – Bolero Perdónala
Les Luthiers – El regreso del indio
Les Luthiers – La balada del 7mo regimiento
Serenata Mariachi – Les Luthiers
Les Luthiers -Me Engañaste una vez mas-Gloria de Mastropiero
Les Luthiers – El Asesino Misterioso
Les Luthiers 1979 – El explicado
Les Luthiers – La balada del 7mo regimiento
Les Luthiers – A la Playa con Mariana
Les Luthiers – Don Juan de Mastropiero
Les Luthiers – Serenata timida (canción pusilánime)
Les Luthiers – Serenata Medio Oriental
El teléfono del amor
Rabinovich lee un poema
Loas al Cuarto de Baño (obra sanitaria)
Las Majas del Bergantín
Kathy, La reina del Saloon 1995
LES LUTHIERS – La Tanda
Les Luthiers – Cartas de color ( Yogurtu Mghe ) Parte I
Les Luthiers, Don Rodrigo Díaz de Carreras en Rodrigombia
Adelantado Don Rodrigo ¡PRIMERA! Parte
Adelantado don Rodrigo ¡SEGUNDA! Parte
Adelantado don Rodrigo ¡TERCERA! y Ultima Parte
Les Luthiers – Visita a la Universidad de Wildstone
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 1/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 2/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 3!12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 4/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 5/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 6/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 7/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 8/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 9/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 10/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 11/12
Les Luthiers – Todo Por Que Rías (2000) 12/12
Les Luthiers – Las noches de París
Les Luthiers hacen música venezolana
Les Luthiers-Marcha De La Conquista
Les Luthiers – Mi bebé es un tesoro
Les Luthiers – Fuga en Si-beria (1º parte)
Les Luthiers – Una cancion regia
Les Luthiers – Quien conociera a Maria amaria a Maria
Les Luthiers – La redención del vampiro
Les Luthiers – La comisión I (Himnovaciones) – Primera Parte
Les Luthiers – La comisión II (Himnovaciones)
Les Luthiers – La comisión III (Himnovaciones)
Les Luthiers – La comisión IV (Himnovaciones)
Les Luthiers nombrados Ciudadanos Ilustres
Les Luthiers – El sendero de Warren Sanchez – Parte I
Les Luthiers – El sendero de Warren Sanchez – Parte II
Les Luthiers – Recital 75 – Intro de “Il Sitio di Castilla”
Les Luthiers – Recital 75 – Teresa y el Oso (Fragmentos)
Les Luthiers – La princesa caprichosa
LES LUTHIERS “LAS OBRAS DE AYER”
Les Luthiers – Romance del Joven Conde
Les Luthiers Bromato de Armonio a (1998)
Les Luthiers – Bromato de Armonio c
Les Luthiers – Bromato de Armonio e
Les Luthiers – Bromato de Armonio i
Les Luthiers – Bromato de Armonio d
Les Luthiers – Bromato de Armonio h
Les Luthiers – El beso de Ariadna
LES LUTHIERS PREMIOS MASTROPIERO
Les Luthiers – Las noches de París
Les Luthiers – San Icticola de los Peces – Las Obras de Ayer
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 1/6
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 2/6
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 3/6
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 4/6
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 5/6
Les Luthiers – Actuaciones en TV – 6/6
Les Luthiers – Muchas gracias de nada – 1980 3/14
Les Luthiers – Muchas gracias sinfonia interrupida2 4/14
Les Luthiers – Muchas gracias de nada (1980) -la tanda 5/14
Les Luthiers -Muchas gracias de nada – 1980 – 6/14
Les Luthiers -Muchas gracias de nada – 8/14
Les Luthiers – Quién mató a Tom McCoffee (Parte 1)
Les Luthiers – Quién mató a Tom McCoffee (Parte II)
les luthiers
Les Luthiers: Hablando sobre Mastropiero
Les Luthiers – Fuga en Si-beria (2º parte)
Les Luthiers – Cartas de color ( Yogurtu Mghe ) Parte III
Les Luthiers – Radio Tertulia – Parte II
Les Luthiers – Radio Tertulia – Parte III
Les Luthiers – Radio Tertulia – Parte IV
Les Luthiers – Radio Tertulia – Parte V
Les Luthiers – Radio Tertulia – Parte VI
Les Luthiers – Concerto Grosso alla Rustica (Completo)
Les Luthiers – Cancion a la independencia de Feudalia
Más Les Luthiers
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 1/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 2/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 3/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 4/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 5/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 6/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 7/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 8/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 10/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 11/12
Les Luthiers – Las Obras de Ayer (2002) – 12/12
Les Luthiers – 40 años – Buenos Aires Aire Libre 2007 2
Bolero de Mastropiero (Les Luthiers)
Les Luthiers & Camerata Bariloche – Las Majas del Bergantín
Les Luthiers – 40 años – Buenos Aires Aire Libre 2007 5
Les Luthiers en números
Les Luthiers – Entreteniciencia Familiar 2/2
Les Luthiers – Kathy, la reina del saloon 1 de 2
Les Luthiers – Kathy, la reina del saloon 2 de 2




Encontra las mejores recetas con Yahoo! Cocina.
http://ar.mujer.yahoo.com/cocina/

Joaquín Sabina: ‘Sólo la inconsciencia me pone en marcha’

Un ‘foulard’ como atigrado al cuello. La chupa de cuero donde brilla el alamar de la cremallera. Las patas finas. Los vaqueros. Los botines. ‘Sortijita’ de oro en un dedo. Un ducados complicando su humo en la mano contraria. Y el whisky en procesión por la garganta, con mucho hielo costalero. El whisky como única respuesta a la sed, con su sable de alcoholes dentro. Joaquín Sabina trae la voz apretada en la faringe, no ronca exactamente, sino con un timbre de cristalitos de tapia.

Alrededor zascandilea una nube de gente que le abullona el paso. Y Joaquín abre los brazos para el saludo como un banderillero al quiebro. Calza 60 tacos bien cumplidos. Una biografía de muy distintas procedencias. Mucha música, mucho verso, retales de tantas faldas, canciones nuevas para estrenar invierno. Ahora son exactamente 13, las que dan cuerpo a ‘Vinagre y rosas’, su último disco.

En este altillo prestado de la calle Atocha, en el Madrid furtivo que alimenta razas, tribus, público en sus calles, está Sabina escuchando cómo ladran en los tejados los perros del fondo del tiempo. Vamos a hablar del disco para hablar en verdad de otras cosas. En un sillón de comercial, como lo fue Pessoa, pone las piernas en la postura del loto y en un zen de bajos fondos empieza entre dos risas su decir destrabucado.

‘On the rock again’

‘Mi tendencia natural es a quedarme en la cama en mi rincocito. Es decir, instalarme en la pereza’

– On the rock, again. A mi vejez, ya ves. – ¿No da vértigo volver a la carretera de este modo, con una gira en pabellones? – Yo es que las cosas las hago con un altísimo grado de inconsciencia. Mi tendencia natural es a quedarme en la cama, en mi rinconcito. Es decir, instalarme en la pereza. Y me obligo a ciertos retos no por necesidades comerciales ni del oficio, sino porque creo (de un modo judeocristiano) que hay que devolverle al público lo que te da. Aunque si pienso que me voy a pasar año y medio de gira en grandes escenarios me da un pánico atroz. Y me despierto de madrugada sudando porque sueño que estoy en pelotas sobre un escenario y se me han olvidado las canciones. Es la inconsciencia la que me pone en marcha. Pero ésta será la gira de mi despedida de Las Ventas, de La Bombonera en Buenos Aires… No del público, sino de los grandes espacios. Es un adiós a las misas concelebradas, por responsabilidad.

– Y regresas rockero. – Hay de todo en Vinagre y rosas. Pero es cierto, nunca he querido estar muy lejos del rock and roll. Es el folclore del siglo XXI en las ciudades. No se pueden hacer canciones, aunque sean de un género opuesto, que no tengan en cuenta ese sonido de baterías y guitarras eléctricas. Sabina tiene algo de mocito chulapo con pañuelo, de los que guardan bajo la anfeta de la risa la contraorden de una melancolía. Perfil de cierta gracia heráldica. Contorno de quetzal -ese pájaro de luz y miedos- en esta jaula con el techo a dos aguas donde hablamos. Y el pelo de romántico con luces de otro siglo.

Atrás dejó el veneno bien administrado de los perdedores, de cuando era ’squatter’ en el Londres de los 70 y quemaba la ciudad como un potro suburbano del brazo de Raúl del Pozo hablando un inglés de los montes, de cuando iba a ser Gainsbourg en los cafés cantantes con onza de neftalina en el urinario. Sabina trasnochaba y fumaba y llevaba un bombín con lamparones para ir a la tele de entonces a cantarle a Tola y a Carmen Maura. Eran años de excesos e impulsos calientes, los 80 de los cantautores calaveras, el ‘underground’ de mercadillo, la crema de la intelectualidad con barbas de nazareno, cuando el talento se adobaba de pálidos insomnios y chapas de los ‘Who’ en la solapa.

‘Como paisaje estético lo que estamos viviendo es algo atroz. Estamos rodeados de inmorales y estafadores’

– Yo prolongué mi juventud hasta los 50. No recuerdo haber pensado entonces que el tiempo pasaba o que no tenía ganas de algo. Y al llegar al medio siglo noté un cambio brusco y tardío en mi vida. Además, coincidió con el ictus que sufrí y con aquello que dijo Groucho Marx: ‘¡Cambio de pareja!’. Eso me salvó. Apareció Jimena, y mis amigos los poetas líricos (Ángel González, Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes, el editor Chus Visor, la escritora Almudena Grandes…) y el publicar el libro de sonetos… Y poner en cuarentena ciertas amistades… Todo eso ha sido mi salvadidas de los últimos 10 años.

– Antes todo era galope… – Antes todo era caos. Yo he sido muy disparatado, incapaz de tener costumbres o desarrollar hábitos. Ahora es la primera vez en mi vida que asumo una cierta rutina. Hasta entonces habitaba un delirio. Nunca sabía dónde iba a dormir, ni con quién, ni cuándo, ni tenía planes más allá del día siguiente. Pero aun así he trabajado mucho, he compuesto 400 canciones. Me sorprende tener tanta obra a mis espaldas viendo el caos absoluto en que me movía.

– La depresión. – Estuve dentro de un pozo muy feo durante algún tiempo, sí. Luego salí, pero sospecho que no de un modo definitivo. Se me quedó agarrá dentro. Queda el miedo a que despierte de nuevo. Fue muy jodido.

– ¿Y ahora? – Después de la nube negra vino una estabilidad que se traduce hoy en una tranquilidad doméstica que está muy bien para vivirla y disfrutarla, pero que no sirve de caldo de cultivo de canciones. Un horror, en ese sentido. Y entre mi tierra baldía y el mal de bellas faldas de Benjamín Prado probamos la pirueta de escribir a cuatro manos. Yo estaba en el dique seco, pero necesitaba escribir canciones. Mi amigo, a su vez, debía huir un rato. Así que tras una noche de copas le propuse que nos fuésemos a Praga, donde no me conoce nadie. Nos encerramos en un hotel sin mucha confianza en que aquello funcionase, pero ahí está. Pusimos en orden 11 de los nuevos temas…

‘Con la literatura he ido siempre a compás. Me gustan los grandes poetas y también los ‘alcorcones’ del beso’

– En los que hay rabia. – Es que la rabia a uno no lo abandona. Y menos en tiempos de crisis, que son todos. El rock y la rabia comparten ADN.

– ¿Has visto qué hortera está todo? – Como paisaje estético lo que estamos viviendo es algo atroz. Creo que corremos un serio peligro, porque el descrédito de la política, cuando es tan brutal como ahora, abre puertas al fascismo, a los salvapatrias populistas. Mira Italia, con su historia, sus pintores, sus poetas, sus músicos y degenerada hasta quedar en manos de un tendero de ultramarinos de la peor calaña, ese pedazo de hortera que es Berlusconi. Ojalá que aquí no suceda algo parecido, pero existe la amenaza. Estamos rodeados de miserables, de inmorales, de codiciosos, de estafadores. Va a tener razón César Vallejo cuando decía lo de “español de puro bestia”.

Jimena trae más tabaco y Sabina despliega más risa. Tiene el gesto del furtivo ante una rueda de reconocimiento. Las preguntas siempre le son sospechosas. Es hijo de madero y eso animaba mucho la juventud de los despeinados, sobre todo si tu padre te ajusta las mariposas después de estampar un cóctel molotov contra una sucursal de banco en Granada.

Se ha fabricado una imagen a conciencia, entre el canalleo y la anarquía, para recalar por último en un burgués de salfumán que tiene pupilas de magnitudes íntimas, como ciertos flamencos volcados hacia dentro. Gasta modales de andaluz secreto. Canta crímenes y baladas con una tristeza arterial y alma de forastero, sin dejar por eso de ‘deshuevarse’. Tiene pinta de faquir. Quería ser Shakespeare, pero ha acabado en Machín con unas gotas de Johnnie Walker.

Soy consciente de que muchos ven de mí la caricatura. Pero es que con gente delante no me gusta llorar. Prefiero reírme en conversaciones muy locas. Y si son literarias, mejor. Aunque a la vez estoy muy bien solo. Tengo una seria tendencia a la melancolía. Puedo pasar meses sin ver a nadie. Y me tomo en serio el proverbio chino que recomienda no contarle los males a los amigos, que les divierta su puta madre.

‘Un tipo legal’

‘No he perdido la responsabilidad política, pero cada vez firmo manifiestos con menos entusiasmo’

La carcajada pega en las cuatro esquinas del cuarto. A dos palmos de aquí, en su casa con billar y capotes de paseo, Sabina vive entre paredes empedradas de libros. Primeras ediciones de Joyce, de Vallejo, de Neruda, de Lorca, de Salinas, de Cernuda… Y en todos estampa su ex libris con lema: Perdonen la tristeza: “El de los libros es un vicio más noble que otros que he tenido. Con la poesía he ido siempre a compás. Pero no sólo me gustan los grandes poetas, también los románticos y posrrománticos malos como Villaespesa y Campoamor. Y sobre todos ellos, Espronceda. No me quedo en la primera división, disfruto mucho con los alcorcones de la literatura. Siempre tienen un verso genial con el que te tumban. Además, he comprobado que los poetas más exquisitos, cuando se beben tres copas, cantan y lloran por los boleros más enfangaos. ¡Y querrían haberlos escrito! Porque las canciones tienen algo bello que no pueden permitirse los poemas: cierta cursilería, un no sé qué hortera. Sólo así son hermosas de verdad”.

Sabina es un tipo legal y extramuros hecho de compromisos y traiciones, de cortesías y faltas, de talento y fugas, de los que embisten por derecho y saben jugarse la boca arriesgando una opinión. Muy baqueteado en la protesta y el desánimo, pero sin doblar las manos en la arena. En este último disco cuelga una canción, ‘Crisis’, que ruge como un aullido. “Es un vómito, un tema casi heavy dentro de lo heavy que puede ser una”, bromea. No es un carroza vestido de horas viejas. Vive sin teléfono y sin coche, que es la libertad más alta. Varias generaciones le corean. Él sigue agarrado al cigarrillo y a unas pocas ideas como a un asa.

No he perdido el sentido de la responsabilidad política. Aunque desgraciadamente, cuando firmo un manifiesto o doy la cara por algo lo hago ya sin entusiasmo. Pero uno ha de ser coherente y decir sus desacuerdos si le dan ocasión. Desacuerdo que va contra todos esos que han hecho de este mundo un sitio peor. La fe en que aparezca una nueva izquierda postmuro de Berlín la he perdido. Leo los periódicos, salgo a la calle y no veo síntoma de que algo así pueda suceder hoy.

Sabina le pone al responso una brasa de cabreo y otra novena de whisky. Habla con el énfasis floreado del flaco listo. Y recuerda que en Praga iba en limousine a un burdel de mucho lustre donde los labios más urgentes, con una buena propina, pierden su prisa dos besos después. Su encaste trae un hierro de noches redentoras.

‘A favor de la memoria y en contra de la nostalgia’

Vive en territorio de frontera, en los altos de Lavapiés. O en los bajos de Atocha. Depende. Allí donde la fiesta de la ciudad exhibe modales mestizos. “Me gusta la inmigración. Me gustan todos los acentos del idioma. Vivo justo en el límite entre el Madrid del magreb, el subsahariano y el de Quito. Es un gran laboratorio cultural. En Lavapiés está pasando algo, aunque los ediles no se enteren. De esta esquinita de Tirso de Molina no me muevo. Y si lo hago algún día será camino del mar”.

– Si te asomas al espejo, ¿qué ves? – Un señor muy decadente. Lo que hay. No me gusta mirar atrás. Estoy a favor de la memoria y en contra de la nostalgia.

Y a Sabina le suena el gong de la risa bajo el foulard atigrado, con otra media estocada de whisky y un rastro de humo en la mano.

VEA EL VIDEO DE LA CONVERSACION

VIA ELMUNDO.ES

Los rincones ocultos de John Lennon

Hotel Delmonico, Nueva York, 28 de agosto de 1964. Un folkie apasionado y áspero llamado Bob Dylan entra en la suite de unos chicos que andan de gira por Estados Unidos y de los que todo el mundo habla, The Beatles. John Lennon ha organizado la cita por medio de Al Aronowitz, periodista amigo de Dylan.

Las que, probablemente, son las dos figuras más influyentes de la música popular del siglo XX se admiran mutuamente, pero son incapaces de admitirlo. Dylan rompe el hielo y comenta que le encanta la canción I want to hold your hand, con ese estribillo tan pegadizo de I get high, I get high [me coloco, me coloco]. John y Paul le confiesan que no: lo que dice la canción es I can’t hide [no puedo esconderme]; una cosa es el inglés británico y otra, el americano. Avergonzados, admiten que no es que hayan colado de rondón ese verso en el tema; de hecho, apenas han probado la marihuana en serio. Dylan se ofrece a remediar semejante carencia y se lía un canuto, pero no es muy ducho en estas lides. Al final, como no podía ser de otro modo, es el periodista el que se lo lía. Ésta es una de las múltiples deliciosas anécdotas que contiene John Lennon, la rotunda biografía de Philip Norman que Anagrama edita el 26 de noviembre en España.

Paul McCartney vio la luz con aquel bendito petardo compartido con Dylan. John y Ringo no podían parar de reír.

La biografía de Philip Norman alumbra nuevos paisajes de la atormentada existencia del genio rebelde de The Beatles. Ya retrató a Lennon como un tipo torturado en Gritad: Beatles, publicada en 1981 y saludada como la gran biografía del cuarteto de Liverpool. En esta nueva entrega, centrada sólo en el compositor de Imagine, da una vuelta de tuerca e intenta explicar las causas de esa infelicidad, de esa tortura interior. Para su trabajo de investigación, Norman cuenta con la colaboración de Yoko Ono, Sean Lennon (el hijo de John y Yoko) y Paul McCartney, además de George Martin (el productor) y hasta Arthur Janov, el terapeuta del beatle; vamos, que su acceso a fuentes es privilegiado, cimentado en el respeto que infundió su anterior trabajo como biógrafo.

Philip Norman bucea en la infancia del hombre que compuso Julia, esa joya alojada en el llamado White album, para encontrar las raíces de esa infelicidad que acompañó a Lennon en sus 40 años de existencia. “Nunca escapó de las heridas de su infancia, no superó el hecho de que sus padres le abandonaran”, explica en conversación telefónica desde Londres Philip Norman. A los seis años, su padre le pidió que eligiera con quien prefería vivir, con su madre Julia o con él. John acabó yéndose a vivir con la tía Mimi, a cuya correspondencia privada se accede por primera vez.

Lennon crece en casa de su estricta tía. Cuando tiene 17 años, una tarde, Julia -su madre- viene de visita. Al salir, de camino a la parada del autobús, es arrollada por el coche de un policía fuera de servicio y muere. Poco después fallece de una hemorragia cerebral Stuart Sutcliffe, su gran amigo, el primer bajista de The Beatles. “La persona que uno es por dentro nunca cambia. Él fue muy infeliz. Su enorme fama podría haber catapultado su autoestima”, explica Norman, “pero él se infravaloraba”. Las 786 páginas de esta biografía muestran a un hombre que, a pesar de ser muy envidiado, penaba en su día a día. “Podía ser duro y cruel, era una persona muy vulnerable y tremendamente sensible”.

Las cintas de casete que grabó en sus dos últimos años de vida, cuando su tormento interior parecía amainar, llevan a Norman a revelar uno de los aspectos que más atrajeron la atención de los tabloides británicos al publicarse esta biografía en el Reino Unido, hace un año. En una de ellas, Lennon recuerda aquel día en que se tumbó junto a su madre y tocó accidentalmente su seno. No supo si proseguir o no. “Siempre pensé que tendría que haberlo hecho”, confiesa Lennon en las cintas. “Presumiblemente, ella podría haber aceptado”.

Es esa tendencia al autoanálisis la que alimenta otra de las revelaciones que Norman desliza en el libro: la reflexión gay de John, que más bien parece responder a una coquetería intelectual. John y Paul tuvieron una relación de amor-odio muy fuerte, casi propia de una pareja. Y Yoko le cuenta a Norman que piensa que hubo un momento en que John consideró una aventura con Paul por aquello de que un auténtico bohemio lo prueba todo. El revuelo que se armó con la distorsión y amplificación de este episodio del libro conduce a Norman a rebajar el tono y destacar ahora con contundencia la condición heterosexual de Lennon.

Norman, que conoció a Lennon en los sesenta, cuando trabajaba como periodista de una gaceta local, se muestra apesadumbrado por el rechazo de Yoko Ono a este libro. “Nadie salvo ella ha dicho que la biografía es maliciosa. No sé por qué lo dice. Yoko ha sido una mujer demonizada por todo el mundo. Fue el gran amor de John, estaban hechos el uno para el otro. Tenían muchas cosas en común, entre otras, su sinceridad. Si tú preguntabas, ellos contestaban. Ella fue muy sincera conmigo en las 14 horas de entrevista que hicimos”.

La biografía recorre con precisión la vida de Lennon y se cierra con un capítulo sobrecogedor en el que Sean Lennon, el hijo de John y Yoko, habla a corazón abierto de su padre y recuerda aquella mañana en que despertó y su casa estaba llena de personas con cara muy seria. Era el 9 de diciembre de 1980 y de la calle trepaba hasta su ventana el barullo de policías y cámaras de televisión. Su padre acababa de ser asesinado la noche anterior frente a la puerta de casa. Sean tenía cinco años. El niño que apenas conoció a su padre cuenta que entendió que debía comportarse como un adulto y no llorar. “No te preocupes, ya encontrarás a otro”, le dijo a Yoko Ono en aquella negra mañana.

ELMUNDO.ES

“Qué época tan terrible esta en que unos idiotas conducen a unos ciegos”

“La servidumbre moderna es una servidumbre voluntaria, consentida por esos esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar lo suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a los que deberán obedecer. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesario despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nuestra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las primeras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, pero que no lo sabe o más bien no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Ellos aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.”
De la servidumbre moderna from Les Temps Bouleversés on Vimeo.

La gripe A, mortal para la gestión K

Una vez más, ha bastado la aparición de un serio problema para demostrar que cuando se pretende conducir un país entre dos o tres personas, el resultado es el desastre. La pandemia de gripe A afecta a todo el mundo, pero en ningún otro país comparable parece haberse descontrolado como en la Argentina.

Mientras tanto, las autoridades muestran una actitud esquizofrénica, dejando en evidencia una vez más su caprichosa, arbitraria e irrazonable manera de proceder.

-El Gobierno que ha mantenido la emergencia económica pese a que la economía, según los funcionarios, crecía a “tasas chinas” y se obtenía, según los mismos funcionarios, “el mejor período de la historia” se niega a declarar la emergencia sanitaria cuando el número de enfermos y muertos se multiplican.

-Las mismas autoridades que han permitido que el Ministerio de Planificación maneje a su antojo cientos de miles de millones de pesos eludiendo el control del Congreso, transformando al presupuesto y sus controles en una ficción, ahora no deja que se manejen con más libertad montos mucho menores, por tiempo limitado y destinados a salvar vidas. La causa: quiere controlar.

-El Gobierno permite que un oscuro secretario intervenga el Indec, falsee las estadísticas, fije arbitrariamente precios, prohíba o autorice exportaciones o importaciones, intervenga en el mercado financiero, ordene deshacer operaciones cambiarias ya concertadas, desplace a ejecutivos de empresas privadas, intervenga en los contratos entre particulares, maneje fondos públicos de reparticiones sobre las que no tiene jurisdicción, todo ello sin respaldo normativo alguno. Pero no dice que no puede suspender los espectáculos públicos ni ordenar que se cierren los sitios de reuniones masivas para evitar más contagios. El increíble argumento: quiere respetar las libertades individuales.

Tal vez el Gobierno no quiera reconocer que fue arriesgadísimo para la salud que en medio de la pandemia se hiciera coincidir el comicio con el período más frío del año.

-Una vez más, las autoridades han mostrado que sólo hacen públicos los problemas cuando puede culpar a otros. Por eso temerariamente se cancelaron los vuelos con México, sólo para ver cómo los primeros contagios llegaban desde Estados Unidos. Cuando la enfermedad se instaló se ha demorado y se siguen demorando medidas.

-Las autoridades forzaron todos los límites constitucionales, legales y racionales y desoyeron todas las advertencias de los expertos. Adelantaron el comicio, colocaron candidatos testimoniales, impulsaron a un juez a que procesara con paupérrimos argumentos a un candidato opositor, hicieron campaña utilizando los recursos del Estado. Perdieron. Y su manera de gestionar probablemente no sólo haya causado pérdida de votos. Y en el caso de la gripe A tal vez haya causado la pérdida de vidas.

Por Jorge Oviedo Especial para lanacion.com

Qué es la mierda según los diferentes pensamientos?

He vuelto,para desgracia de Uds la crisis no me mató, tampoco lo hicieron los políticos ni la estupidez de los que aún creen en ellos.

Estuve ,leyendo muchas cosas, dentro y fuera de la red, como habrán vsto mis comentarios brillaron por su ausencia.
No extrañé ni vuestros saludos de fin de año ni vuestros obligados comentarios.
Me sumergí en mi INPERMANENCIA, me dí cuenta lo mucho QUE NO ME EXTRAÑARON, tomé conciencia del lado hipócrita de la red de redes.
Les dije no me sigan yo tambíén estoy perdido pero no era para tanto che..
Em fin volví justo antes del día del padre para escupirles el asado , justo ahora , con la gripe porcina. Lo lamento.Volví.

- Taoísmo: La mierda existe.
- Hinduísmo: La mierda ya existía antes.
- Islam: Si la mierda existe, toma un rehén.
- Budismo: Cuando la mierda existe, ¿es realmente mierda?
- Adventistas del Séptimo Día: La mierda existe los sábados.
- Protestantismo: La mierda no existirá si trabajo duro.
- Catolicismo: Si la mierda existe es porque me la merezco.
- Testigos de Jehová: Toc, toc, “La mierda existe”.
- Judaísmo: ¿Por qué esta mierda siempre me pasa a mí?
- Hare Krishna: La mierda existe rama, rama, ding, dong.
- Ateísmo: La mierda no existe.
- Evangelismo televisivo: Mandad más mierda.
- Movimiento Rastafari: Fumemos esta mierda.

Fuente: Un hombre solo en la red


Los docentes extorsionan a los chicos.

Estoy con mucha bronca.Acabo de venir de la Escuela de mi hijo y las puertas estaban cerradas, un sindicato llamado ADEMYS fue el responsable esta vez que mis hijos no tuvieran clase en Capital.
Me tienen realmente podrido porque este inesperado paro me obligó a salir corriendo a mendigar por un pariente generoso que cuidara a mis hijos.
Yo no puedo parar pues tal como están las cosas SI PARO ME ECHAN, como ocurre con los docentes privados.
Ahora bien, esta extorsión a los que se ven sometidos los chicos ,( ya que por un lado están los docentes y por el otro el GCBA la diferencia es que a los que dirigen al gobierno los elegimos en cambio a los docentes no.) esta extorsión digo va a terminar muy mal pues los días que se pierden no se recuperan mas y lo peor EL RESPETO POR EL DOCENTE TAMPOCO.
SINCERATOR