Posts etiquetados como ‘gabriela’

Vida Nueva

La colisión era inminente, el vehículo derrapaba sobre el pavimento mojado, al final terminó su recorrido chocando contra un árbol al costado de la ruta.
La sangre brotaba, se filtraba por un profundo corte en su cabeza por sobre la oreja derecha.
Su cuerpo comenzó a entumecerse, sintió que el frío invadía su cuerpo y se dispuso a morir.
Cuando la ambulancia llegó al lugar ya había perdido el conocimiento, la trasladaron hasta el hospital del pueblo.
Allí ingresó directamente a quirófano, las heridas internas eran aún más graves que las de su cráneo.
En el momento de la intervención, unas imágenes llegaron hasta su cerebro, la fiesta de cumpleaños de su madre, su padre ebrio golpeaba a su hermano a la hora de la torta; su casamiento quizás el día mas feliz de su vida, la que luego se convertiría en un infierno, un trabajo mediocre, un esposo poco gentil, la vida no era lo que ella había querido para sí.
De pronto una luz cegadora y al fin sintió paz.
Tres días más tarde despertó, su madre, sus hermanos, y sus hijos rodeaban su cama.
Ya habían enterrado a su esposo.



NO SE


Me fui de noche
buscando el cielo estrellado
de aquel dia de julio.

La luna desenmascaró
la tristeza de no hallar respuestas.
Y el poniente azul de mis lágrimas
selló el pacto secreto con un cometa.

No encontré las pistas
que andaba buscando
me quede sin respuestas
y las preguntas fueron cambiando.

La niña-mujer
la mujer-niña/
un sin fin de sensaciones
y el llanto de no saberse
de no encontrarse.
La luna bebio sus gotas
de su mejilla rosada
y el sol beso su cara
en la nueva madrugada.

Dejo en el camino
migajas de aquel cuento
y en su regreso juntaba
nostalgias, hechas de viento.

Se cerró la noche
en suave terciopelo
las campanas de la iglesia marcaban
su regreso

Las manos vacias
y la esperanza cansada
Un día a día mas
y la incertidumbre de no
saber ocupa hasta el último
renglón.

Marioneta

Marioneta, que no danzas
que de unos hilos pendes
que de la mano ajena estas pendiente.

Marioneta triste inmóvil e inanimada
ni una lágrima de dolor por tu soledad
en esas mejillas retratas.

Marioneta, que no vives
que no sueñas que no sientes.
yo te siento latir en estas letras.

Marioneta amiga,
tu desgracia es mi propia vida.