Resumen: Epistemología e historia de la lingüística

LA LINGÜÍSTICA COMO CIENCIA

La aproximación epistemológica puede realizarse desde:

  • perspectiva sincrónica: resalta los requisitos exigibles para el estudio del lenguaje como disciplina científica.
  • perspectiva diacrónica: realiza una reconstrucción racional de las propuestas de la teoría científica.

La metodología tiene una serie de condicionamientos, impuestos por los objetos de investigación del campo del saber de la lingüística:

  • Especificar la naturaleza del lenguaje y las potencialidades que éste aporta al hombre, y a la limitaciones que le impone.
  • Identificar, al menos de manera abstracta, las reglas de una lengua, que los habitantes aplican al producir y recibir un lenguaje.
  • Describir y explicar los cambios que se producen en el transcurso del tiempo, en la organización y en las estructuras de la lengua.

El método científico adoptado por la lingüística es el inductivo. La metodología empleada es la hipotética-deductiva, ya que debido a la complejidad del lenguaje se deben formular supuestos demostrables, hipótesis y teorías. Para lo que también se emplean procedimientos inductivos, pero con una orientación distinta al inductivista empirista.

El carácter de la lingüística surge del reconocimiento explícito de la existencia de ciertos aspectos del lenguaje, perfectamente observables y objetivables (empíricos) y de otros deducibles (hermenéuticos o cognitivos).

HISTORIA DE LA LINGÜÍSTICA

En la antigüedad clásica se siguieron dos modelos de investigación: el teórico, que insistía en la relación entre pensamiento y lenguaje; y el normativo que se ocupaba sobre todo de la corrección lingüística. Esta tendencia continuó en el romanticismo. Sus autores fueron Aristóteles y Platón principalmente.

En este período se ocuparon de la organización y estructura del lenguaje, del estudio sistemático de la gramática, de las regularidades de la lengua, entre otros. Los avances de la lingüística en la historia favorecieron la aparición de la gramática comparada.

En el renacimiento se comenzó con la gramática comparada, se inició la elaboración de gramáticas en lenguas vulgares y se elaboraron teorías que más tarde recibirían el nombre de adstrato y superestructura.

En el siglo XIX se retoman los estudios comparados e históricos con ejemplos tan claros como los proporcionados por Humbolt y los neogramáticos. En los primeros años los estudiaron Schelegel y F. Bopp. Su punto de partida fue el descubrimiento de las afinidades entre el sánscrito y la mayoría de las lenguas europeas antiguas y modernas.

Estos autores consideraron: que existen parentescos entre las lenguas, que el método comparativo es inestimable en la demarcación de familias lingüísticas, y que la comparación entre las lenguas se basa sobre todo en la de sus elementos gramaticales.

Los neogramáticos surgen de una escuela a finales del siglo, se destacan Leskien y Brugmann. Sus tesis fundamentales son:

  • La lingüística explicativa, no descriptiva. La explicación ha de ser positiva o científica. Para hallar las causas hemos de limitarnos inicialmente al cambio de una lengua al estadío que le sigue.
  • Las leyes fonéticas explican gran parte de los cambios (de ahí su interés de estudiar la fonética).
  • Los cambios en la lengua pueden basarse también en la analogía.

Contra el positivismo neogramático, surgen las escuelas lingüísticas psicológicas y las idealistas, representadas por Vossler. Para estas escuelas la lengua es la expresión del alma del hombre y los cambios que en ella se produzcan tendrán que ver con factores psíquicos. La figura más destacada será Dámaso Alonso, quien aplicará los principios neogramáticos y psicológicos al análisis del textos literarios.

La Lingüística actual sigue dominada por los problemas teóricos que ya se trataban en la antigüedad: la distinción entre significado y significante (hecha por Aristóteles), la oposición entre sincronía y diacronía, y la distinción entre lengua y habla.

William Whitney fue quién influyó en Bloomfield, Sapir y Saussure. En sus teorías se destaca que el lenguaje no es un hecho natural, sino social, inventado por el hombre para comunicarse. El lenguaje es un conjunto de signos, y cada lengua tiene su particular cuadro de distinciones.

Meillet marca de modo definitivo el nacimiento de la lingüística general, ciencia ya desligada de la antigua filosofía del lenguaje.

El estructuralismo es una reacción contra los comparativistas del siglo XIX, hoy en día se considera como el enfoque predominante en la lingüística moderna. Esta corriente, aparte de considerar al lenguaje como medio de comunicación, considera a las lenguas como sistema.

Saussure es considerado como el origen del estructuralismo europeo. Sus aportes son: se distingue el lenguaje general del lenguaje humano; se distingue lengua y habla; el valor de los signos varía, ya que se agrupan en sintagmas; la lengua distingue su estudio en sincronía y diacronía; considera el signo lingüístico como arbitrario, lineal y directo. A este autor le siguen sus alumnos de la escuela de Ginebra, quienes intentaban reconstruir su pensamiento. Bally y Frei atribuyen el “monema”.

En la escuela de Praga se encontraban Jackobson y Trubetzkoy, quienes se concentraron en la fonología como ciencia opuesta a la fonética. Subrayan la idea de lengua como sistema funcional. Distinguen la lengua oral de la escrita.

En la escuela Danesa: Hjemslev parte de los postulados de estructuralismo e inmanencia lingüística (Sausurre). Se ve a la lengua como forma y no como sustancia y se estudia a la expresión y contenido en ligar de significado y significante.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario alumnos2011 dijo

La LINGUÍSTICA COMO CIENCIA: tengan presente que 1) es importante saber cuáles o cómo se definía el objeto de estudio desde la antiguedad hasta Saussure y desde su definición.2) Separadamente, los condicionamientos, limitaciones o requisitos epistemológicos.
Por otra parte, revisen qué es los DIACRÓNICO y qué es lo SINCRÓNICO.