Posts etiquetados como ‘entrevista’

¿Un mal necesario?

La nota de hoy la vengo pensando desde hace mucho tiempo. Quizás haya sido la primera que pensé pero por miedo a represalias o bien porque tenía demasiado material, fui relegando su publicación hasta hoy.

El tema de hoy, si esto fuera un debate universitario, podría titularse así: “Consultoras de RRHH, ¿un mal necesario?”. Antes de comenzar a explicar las razones que me llevan a escribir esto, voy a alterar el orden normal de una nota y comenzar por la conclusión. Yo considero que las consultoras son necesarias pero como en todos los rubros existen algunas buenas, otras regulares y otras que es mejor evitarlas.

A lo largo de mi carrera profesional he tenido una cantidad importante de entrevistas en consultoras de RRHH, siendo muchas de éstas dignas de ser contadas. También tengo amigos que han pasado por experiencias raras al ser entrevistados y también voy a contar sus vivencias. Paso a detallarles:

- Recepcionistadora o entreviscionista: lo que les voy a contar no me ocurrió a mí sino a un amigo mío. Un día del invierno pasado, éste tenía agendada una entrevista con el dueño de una consultora pero por un problema de comunicación entre la recepcionista que hacía las veces de secretaria de éste y su jefe, dicho encuentro nunca existió. Al llegar mi amigo al lugar, se anunció en la recepción y esperó ser atendido. Cuando la persona que lo recibió comunicó su llegada a su jefe, éste le respondió en forma vehemente: ¿qué entrevista?, yo no tengo ninguna entrevista con nadie, ya terminé por hoy. Por supuesto que mi amigo escuchó todo y se sorprendió cuando la recepcionista quiso disimular los gritos de su jefe e hizo pasar al candidato para ser entrevistado por ELLA! Seguramente podremos hablar de falta de profesionalismo pero sin duda, esa chica tenía actitud.

- Una reclutadora de raza aria: esto si me ocurrió a mí y aunque parezca gracioso, es muy triste. En septiembre del año pasado, cuando mi futuro profesional comenzaba a oscurecerse, tuve la oportunidad de entrevistarme con la dueña de una consultora de RRHH. Luego de esperar poco más de media hora, una joven rubia y de ojos claros se presentó y me invitó a pasar a su oficina. Luego de casi una hora en lo que a mi entender había sido una muy buena entrevista, la reclutadora, como se dice en la jerga, “mostró la hilacha”. Cuando ya estábamos cerrando el encuentro me dice: sos el perfil que estábamos buscando, por experiencia, conocimientos y por tu aspecto! Cuando yo la miro sin entender demasiado qué quiso decir con “tu aspecto”, la blonda remató: las empresas siempre buscan “gente bien”, y los dos sabemos que ser rubio y de ojos claros tiene sus ventajas. En ese momento estuve a punto de pararme, extender mi mano y gritar: Heil, recruiter!

Continuará…

¿Qué tan desempleado está usted “subjetivamente”?

Les dejo un test muy interesante que encontré en Internet.

1) A la mañana se despierta…
a- A las 9, quiero aprovechar el día.
b- No tengo horarios, total no tengo nada que hacer.
c- Si me despierto temprano no se qué hacer, si me despierto tarde me siento mal.

2) En cuanto a hábitos culinarios y alimenticios…
a- No tengo tiempo de cocinar y comer, ando de un lado para el otro.
b- Disfruto poder hacer comidas elaboradas, probar nuevas recetas y después comerme todo.
c- Cocino y me pongo un horario, para no perder toda estructura.

3) Va al shopping a ver vidrieras…
a- Cuando puedo o voy a comprar algo solamente.
b- A distraerme, compro lo que necesito y listo.
c- No salgo, me deprime no poder comprar nada, veo las vidrieras de pasada mientras reparto CVs.

4) Sus amigos lo invitan a salir…
a- Accedo solo los sábados, me levanto temprano en la semana.
b- Me prendo en todas y soy el alma de la fiesta.
c- Depende del presupuesto que demande la salida. Quizás si es a tomar mate en la casa de alguien… aunque no me gusta ser el depresivo del grupo.

Si usted tiene mayoría de respuestas A: ¡Déjese de joder! Usted tiene trabajo y dinero…o una negación grande como una casa.

Si usted ha respondido en su mayoría B: ¡Ha tomado la salida maníaca a la crisis! Usted nunca deja de brillar hasta en las situaciones más adversas.

Si usted respondió en su mayoría C: Está transitando la salida depresiva a la crisis, se siente un inservible de la vida y añora restaurar su cotidianeidad con horarios y actividades.

Cómo decía Matías Martín hace unos años, ¿y vos chabón, de qué lado estás?

Se aceptan correcciones, agregados y otras interpretaciones.

Frases célebres

El día que me despidieron, muchos compañeros se acercaron para solidarizarse, apoyarme, consolarme o como quieran llamarle a ese acto previo a la salida de una compañía.

En pocos minutos escuché muchas frases. Algunas muy ocurrentes y otras archiconocidas, sin embargo escuché unas pocas dichas por personajes que me hacían dudar acerca de si realmente entendían lo que estaban diciendo.

En fin, estas son las que más recuerdo:

- “No hay mal que por bien no venga”: sin dudas ganó por robo el premio a la más repetida, aunque me quedó una duda al respecto: si después del mal (despido) no viene ningún bien, ¿deberíamos cambiar la frase?

- “(Los chinos dicen que) crisis es oportunidad”: OK, todo muy lindo pero yo soy argentino y vivo en Argentina! ¿La frase sirve igual en este lado del mapa?

- “La mesa es redonda”: no sé uds. pero al instante de escucharla me remite a una película de Olmedo y Porcel, “Los caballeros de la cama redonda”.

- “Siempre que llovió paró”: una de mis favoritas aunque tiene un upgrade argento que dice “…y siempre que paró volvió a llover”. Se transformó en una frase cíclica como son los periodos económicos en nuestro país.

- “El tiempo te dará la razón”: me encanta, aunque no hay forma de que no la imagine estampada en una bandera y comenzando con el apellido de un DT cuestionado.

¿A uds. se les ocurre alguna frase para ese momento de mierda?

La venganza es el placer de los Dioses

Hacía un tiempo que ya sentía que mi ciclo en esa empresa estaba terminado. Promesas incumplidas, injusticias y falta de motivación eran los motivos que me llevaron a pensar en cambiar de trabajo.


Mientras pasaba mis últimos días trabajando, aprovechaba para ir a entrevistas y al mismo tiempo imaginaba cómo sería mi último día en la compañía.


Siempre soñé con irme pateando el tablero y hacerle alguna maldad a ese que me había hecho la vida imposible durante tanto tiempo. Lamentablemente, me ganaron de mano.


Juro que tenía miles de maldades preparadas. Algunas muy zarpadas, otras más elegantes. Es una lástima que me hayan despedido ya que nunca sabré qué hubiese hecho finalmente.


Díganme la verdad, nunca soñaron con cagarle el escritorio a alguien? O mandar a la mierda delante de todos a esa mina que siempre te tiraba mala onda?


Propongo este espacio para descargarse y comentar qué maldades harían en su actual y/o ex trabajo.