Posts etiquetados como ‘timothy geithner’

Los riesgos de la devolución del TARP

Los riesgos de la devolución del TARP

Los riesgos de la devolución del TARP

¿Por qué tienen tanto interés las entidades bancarias estadounidenses auxiliadas por el gobierno estadounidense en devolver lo recibido? ¿Por qué no tiene interés el Tesoro de los EEUU en que lo hagan?Las entidades bancarias presionaban, y el Departamento del Tesoro con Timothy Geithner a la cabeza, no tuvo demasiadas alternativas. El Departamento del Tesoro acaba de autorizar a diez de las mayores entidades bancarias del país a devolver un US$ 68.000 millones en fondos federales del rescate realizado hace tan solamente ocho meses atrás.

——————– Adelanto Especial LATINFORME ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

No es que estas entidades devolverán dicho dinero por respeto a los contribuyentes que son los que en definitiva lo han aportado. El rescate tenía su costo para los bancos (incluso, el costo de estar marcados por la ayuda misma). Costo demasiado elevado y que no representaba un negocio para los mismos. A pesar de que en su momento, estos fondos resultaron de gran ayuda, y es por ello que las entidades lo recibieron de buena manera, esta ayuda imponía una serie de limitaciones que no eran del agrado tales como limitaciones en los mecanismos de compensación a los ejecutivos bancarios (que les dificulta el mantener los talentos), la contratación de empleados extranjeros y los límites en determinados gastos.

Como venimos hablando desde hace varios días, los mercados están percibiendo el final de la crisis financiera internacional y no son pocos los movimientos estratégicos que estamos observando para lograr aprovechar plenamente los beneficios de la recuperación y reposicionarse en el mercado.

Los US$ 68.000 millones son una porción del total de ayuda brindada al sector por parte del gobierno estadounidense en el marco del Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP por sus siglas en inglés). Según Europa Press, más de 600 bancos de los EEUU participaron en el programa, recibiendo del gobierno US$ 199.000 millones.

Vale mencionar aquí que 22 de las más pequeñas entidades ya han devuelto los fondos recibidos en su momento, aunque ello no haya sido difundido. Las entidades bancarias buscan deshacerse cuanto antes de este “salvavidas” que al mismo tiempo se transforma en un obstáculo para aprovechar las oportunidades que la recuperación económica ofrece.

Francesco Guerrera y Greg Farrell hacen un interesante análisis para El Cronista en donde plantean: “En lo que respecta a la ayuda del gobierno, estar entre los bancos que ya no cuentan con esa ayuda -un grupo que incluye a JPMorgan Chase (NYSE:JPM), Goldman Sachs (NYSE:GS) y Morgan Stanley (NYSE:MS) – representará una ventaja significativa en relación a las entidades que siguen manteniendo esos fondos, como Citigroup (NYSE:C) y Bank of America (NYSE:BAC)”.

Si lo que pretendían las entidades bancarias con esta movida era el reconocimiento del mercado, no fue eso lo que lograron. Ayer las acciones de Goldman Sachs perdieron un 1,76%, las de JPMorgan Chase, perdieron un 1,19% y las de Morgan Stanley cayeron un 1,72%, todas alcanzando su menor nivel en la semana. Parece que la primera reacción del mercado es castigar a estas entidades por la toma de un riesgo innecesario que limita su capacidad de crecimiento en lo inmediato.

La pregunta que cabe hacernos aquí es si esta diferenciación es positiva o no. Generalmente los reguladores hacen sus mayores esfuerzos por lograr que se haga evidente la diferencia existente entre entidades buenas y malas. Ello incentiva a las no tan buenas a esforzarse por mejorar. Sin embargo, en este caso no parece ser este tipo de diferenciación que se pretende, un resultado buscado.

Que exista una peligrosa diferenciación entre entidades es algo que no resulta del agrado para el gobierno y es por ello que en un principio se quería evitar. El gobierno sabe que se corre el riesgo adicional de afectar negativamente a las entidades que mantienen la ayuda del gobierno. El mercado podría interpretar que la situación de estas entidades implica problemas adicionales que les impide imitar una acción liberadora de la mirada controladora del Tesoro estadounidense.

Probablemente, la supuesta discriminación entre “entidades buenas” y “entidades no tan buenas”, que derivaría de esta devolución anticipada, no sería el único elemento negativo que tendría. Cuando aún la economía estadounidense se encuentra en crisis, las entidades (en gran parte responsables de la misma), aún se encuentran afectadas, y no observan suficiente solidez. La decisión que han tomado es más bien una decisión de riesgo que las entidades se animan a asumir. Seguramente me dirán que la toma de riesgos está en la esencia del negocio bancario, aunque en estos tiempos ello podría llevarlos a una situación de crisis si el escenario económico se agrava, que socavaría lo que les queda de prestigio.

Para Kevin Petrasic, un abogado de la firma legal Paul Hastings: “Devolver fondos del TARP es una importante ventaja competitiva. El mercado tomará en cuenta la diferencia entre los que pagan y los que no pagan, y considerará que estos últimos tendrán una obligación de gratitud hacia el gobierno”. Mi reflexión, como les comentara anteriormente es que el problema que puede surgir se vincula a que el mercado puede castigar aún más a las entidades que no han tomado la decisión (o no se les ha permitido), de devolución anticipada de la ayuda, poniéndolas en serios problemas (mayores a los que ya tienen) aumentando el riesgo de caída de las mismas, pero además también, el riesgo sistémico.

Barack Obama, si bien aplaudió la decisión de estas entidades, por debajo les envió un mensaje de advertencia: “Esta no es una señal de que nuestros problemas han terminado, estamos lejos de eso”. Obama está preocupado por la libertad que lograrán estas entidades y es por ello que, según El Economista de México, tiene pensado en la próxima semana lanzar un nuevo modelo de regulación financiera con miras a frenar la excesiva toma de riesgos en Wall Street.

Esta decisión de devolución anticipada, no solamente le cayó mal al gobierno estadounidense, sino también a algunas bolsas que interpretaron que ello limitará los préstamos otorgados por estas entidades al tener menores fondos disponibles. Probablemente éste no sea el plan organizado por dichas entidades que esperarán en un tiempo cercano que el mercado las premie y les otorgue fondos suficientes para poder expandir sus negocios y su volumen de intermediación, para de este modo, recuperar la porción del mercado resignada durante la crisis.

Más allá del objetivo perseguido por los bancos, la devolución anticipada de la ayuda oficial no ha sido tomada de buena manera e incluso ha aportado a la incertidumbre del contexto, al menos en el corto plazo, ante las sospechas de fragilidad de las mismas.

¿Tendría que haberles prohibido el Tesoro estadounidense dicha devolución?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

¿Se acelera la recuperación en los EEUU?

¿Se acelera la recuperación en los EEUU?

¿Se acelera la recuperación en los EEUU?
11 Mayo 2009

Durante la semana pasada, la economía estadounidense recibió muchas noticias positivas que alimentan las esperanzas de que lo peor de la crisis ya ha pasado y que puede comenzar a pensar en la recuperación. ¿Cuánto hacía que no se escuchaban tantas buenas noticias desde los EEUU? ¿Existen fundamentos sólidos para esta creencia?Buenas noticias tanto del mercado laboral como del sector empresario, un mercado inmobiliario que promete iniciar su recuperación y una mayor claridad sobre el panorama en el sector bancario, son los argumentos que esgrimen los estadounidenses para mostrar un mayor optimismo. Optimismo que se reflejó en el mercado de divisas y que llevó al dólar a niveles mínimos en los últimos cuatro meses.

publicidad

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

Me da la sensación de que la prueba de estrés, más allá de las críticas recibidas por parte de varios especialistas, representó un elemento positivo en vistas de las perspectivas de recuperación económica, ya que la misma ha puesto un límite visible a las necesidades del sistema bancario estadounidense para mantener un cierto nivel de fortaleza frente a nuevas eventualidades, además de haber disparado acciones concretas de las entidades más frágiles para reforzar su situación.

Que se limite la posibilidad de nuevos episodios de crisis en el sector bancario estadounidense es clave para disipar temores. Algo que ayudará en este sentido es aquello que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, reconoció recientemente y es que el gobierno estadounidense está evaluando la creación de consejo para coordinar reguladores bancarios y del sistema financiero. De esta manera se limitaría la transferencia de riesgos dentro del sistema financiero generando una visión errónea sobre la salud del sector.

También desde el mercado laboral surgieron durante la semana una buena cantidad de noticias que alimentan una mejora en el panorama del mismo. Si bien se continuó con la destrucción de puestos de trabajo y aumento del nivel de desempleo, las señales del mercado indican una clara desaceleración en el ritmo de deterioro laboral. La destrucción de empleos en el sector privado de Estados Unidos alcanzó los 539.000 puestos en abril, luego de una destrucción de 699.000 puestos de trabajo en el mes de marzo, lo que sin dudas representa una marcada desaceleración.

La mejora en el panorama del mercado laboral hizo que el dato negativo de la tasa de desempleo, que alcanzó al 8,9% de la Población Económicamente Activa, cifra no alcanzada por la economía estadounidense desde 1983, no impacte con dureza en el ánimo de la población.

Que el deterioro del mercado de trabajo en los Estados Unidos está tocando fondo también quedó asentado en el inesperado recorte en el número de solicitudes de subsidios por desempleo que observó una fuerte caída en 34.000 solicitudes durante la semana terminada el 2 de mayo llegando hasta las 601.000 solicitudes desde una cifra revisada al alza de 635.000 la semana anterior. El dato sorprendió al mercado que había anticipado que las mismas se mantendrían en 635.000.

Si el mercado laboral está mejorando sus perspectivas es porque desde el sector empresario se está experimentando una mejora en el panorama económico. Si bien las ganancias empresariales de Estados Unidos han caído un 36,3% en el primer trimestre, la mayoría de las firmas del S&P 500 reportaron resultados mejores a lo esperado, según datos de Thomson Reuters. De hecho, un 85% de las compañías del S&P 500 ya publicaron sus reportes y de dicho total, un 65% de las mismas tuvo un desempeño que superó expectativas, mientras que sólo un 28% no cumplió con las previsiones.

Seguramente, la rentabilidad empresaria seguirá en alza y la mejora en la productividad empresarial observada durante el primer trimestre del año, y que fue del 0,8%, (los analistas de mercado habían anticipado un incremento del 0,6%), será un elemento que beneficiará a las ganancias empresarias.

Por otra parte, los inventarios de los mayoristas estadounidenses cayeron en marzo por séptimo mes consecutivo para registrar US$ 411.700 millones, el nivel más bajo desde noviembre de 2007. Este dato obliga a pensar que las empresas deberán recomponer inventarios, lo que se traduce en una mayor demanda laboral.

Las solicitudes de hipotecas registraron un alza del 2,0% en la semana terminada el 1 de mayo, alza que se produce en momentos en que las tasas de interés se encuentran en su mayor nivel desde el mes de marzo del presente año. Esto se explica en el hecho que las mismas se encuentran de todos modos en niveles tentadores para los tomadores.

Sin dudas, las buenas noticias han comenzado a surgir en la economía estadounidense aunque la dureza de la crisis hace dudar acerca de si se puede esperar que la economía de los EEUU acelere su recuperación.

Desde mi punto de vista, todos estos datos positivos tienen el potencial de generar un círculo virtuoso que se autoalimente para consolidar la salida de la crisis.

Sin dudas, la mejora gradual en el mercado laboral, disipará miedos y alentará el consumo. Las familias comenzarán a perder el miedo de quedar desempleadas y limitarán su ahorro precautorio.

La mejora en el panorama económico llevará a las empresas a pensar en reactivar sus proyectos de inversión. Es una buena oportunidad para lograr reposicionarse en los mercados de competencia, por lo que, aquellas empresas que tengan capacidad de hacerlo, probablemente comiencen a pensar nuevamente en concretar dichos proyectos.

Las menores dudas sobre la salud del sistema bancario, puede llevar a las entidades a reducir sus esfuerzos por sostener la confianza acerca de su solidez y enfocarlos en reactivar la actividad del sector. La oferta crediticia puede cobrar de este modo vitalidad ante una demanda, para consumo e inversión, que probablemente comience a recuperarse.

Con las familias y las empresas recuperándose, el mercado inmobiliario mejora sus perspectivas y con él, la de gran cantidad de sectores vinculados a la actividad.


Quizás resulte prudente esperar algunas semanas más para confirmar la evolución de la economía estadounidense, pero los datos que van surgiendo, renuevan las esperanzas. Lentamente se hace más probable que la recuperación económica en los EEUU se produzca antes de que el 2009 llegue a su fin y ello es una buena noticia para la economía global y para Latinoamérica en particular.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Plan de rescate de activos tóxicos en Estados Unidos, ¿servirá?

feature photo

Plan de rescate de activos tóxicos en Estados Unidos, ¿servirá?

Los mercados muchas veces se entusiasman fácilmente, es verdad. Pero para que dicho entusiasmo perdure, reclaman acciones concretas y no meros anuncios. Así lo ha venido demostrando durante toda esta crisis cuando los anuncios de salvatajes y programas de estímulo económico hacían repuntar a las bolsas internacionales, pero en una acción de poca duración, dejando en claro que lo que pretenden no son solamente señales o buenas intenciones.

Uno de los tantos anuncios que se realizaron en los últimos meses ha sido el plan de rescate de los activos tóxicos en manos de las entidades bancarias estadounidenses. El anuncio resultó de gran relevancia tanto para la economía estadounidense como para la economía global, porque implicaba la posibilidad de despejar el camino de la recuperación del sistema bancario estadounidense y con él, del crédito al sector privado, esencial para la recuperación económica.

El lunes pasado se dio un paso importante en dicho sentido cuando el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dio detalles sobre dicho plan de rescate. En atención a este nuevo programa de ayuda a la economía, EE.UU. destinará una partida inicial de US$ 500.000 millones a la compra de activos tóxicos, que podría ser ampliada hasta US$ 1 billón. En este plan de rescate también participará el sector privado que podría aportar entre un 7% y un 8% del presupuesto total asignado para el plan de rescate.

publicidad
Ava FX

Líder mundial en forex en línea, con 50.000 clientes registrados alrededor del mundo y volúmenes de inversión por mas de $20 mil millones por mes.

· Sin comisiones ni costos.
· Spreads Fijos. Y Mínimos.
· Herramientas de Inversión de Avanzada.
· La cuenta DEMO es la mejor manera de conocer el Ava Trader,
la mejor herramienta de Inversión.

Pruébela aquí

Si bien puede parecer innecesaria la participación del sector privado (ya que, US$ 100.000 millones más, no resultarían significativos dentro de los inmensos desembolsos que el gobierno estadounidense ha realizado), es una buena señal de compromiso del sector para sacar a la economía de la crisis. El sector privado demuestra que está dispuesto a aceptar el riesgo.

Por otra parte, con la competencia que se instalará entre operadores privados, se establecerán precios competitivos en los títulos tóxicos evitando que el gobierno estadounidense pague un sobreprecio por los mismos. El tema de la valuación de los activos tóxicos es de gran relevancia tanto en lo relativo a los incentivos negativos que una sobrevaluación puede provocar, como así también en la gran resistencia que podría generar por parte de la población que ve cómo se malgastan sus impuestos para salvar a los responsables de la actual crisis.

Mediante el plan se reduce la incertidumbre en torno a estos activos y se lograría restablecer la confianza en el sistema financiero estadounidense, condición necesaria para restablecer el crédito en la economía.

¿Cómo será el proceso de saneamiento de los balances bancarios?

Según lo que se conoce hasta el momento, en una primera etapa, las entidades bancarias identificarán aquellos activos que desean vender, los que serán adjudicados en subasta a la oferta más elevada, mientras que la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) otorgará garantías de financiación, incentivando de este modo la demanda de los mismos y buscando que las entidades puedan obtener el máximo precio posible que los mercado competitivos estén dispuestos a otorgar por dichos activos tóxicos.

Por otra parte, el plan apunta a los mercados de valores en los que pretende volver a ubicar a dichos activos. Que dichos activos puedan volver a transarse en los mercados de valores sería algo más que positivo para los mismos ya que recuperarían al menos en parte, la liquidez perdida.

En este sentido, para alentar la demanda de estos activos desde el mercado de capitales, la Fed anunció recientemente que ampliará su programa actual de crédito para la financiación de compras de titulizaciones hipotecarias por parte de inversores para incluir titulizaciones de hipotecas residenciales (RMBS) y valores respaldados por activos (ABS), con la condición de que los mismos no correspondan a agencias gubernamentales como Fannie Mae (NYSE: FNM) o Freddie Mac (NYSE: FRE) y que contaran con una calificación ‘AAA’. De este modo, la Fed suministrará fondos pero de una manera responsable, evitando que se puedan generar acciones especulativas en torno a dicha iniciativa.

En lo que se refiere al aporte privado al plan de rescate, el Tesoro se muestra confiado en atraer a fondos de pensiones, aseguradoras y otros inversores a largo plazo. Con estos inversores, el Tesoro creará fondos de inversión público-privados los que contarán con la supervisión y el asesoramiento del FDIC a la hora de comprar estos activos a los bancos, y serán gestionados por los privados.

Quizás resulte prematuro arriesgar un pronóstico sobre el resultado de este plan de rescate (máxime, considerando todos los intentos previos que no han logrado el resultado esperado), pero este plan tiene buenas posibilidades de resultar exitoso.

¿Sacará este plan de rescate a la economía estadounidense de la crisis? Para ello será clave la capacidad operativa del plan para sanear los balances bancarios y poner a las entidades en condiciones de reactivar el mercado crediticio. La puesta en marcha del plan será clave para conducir las expectativas y potenciar el éxito del plan y el atractivo de los activos tóxicos tanto para el sector privado como para el mercado de capitales.

Por lo pronto, las bolsas han reaccionado positivamente: ¿Será un cambio de humor fugaz o estarán anticipando un horizonte despejado para la recuperación económica?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog