Posts etiquetados como ‘tasa de interés de referencia’

¿Hay que vender yen?

¿Hay que vender yen?

¿Hay que vender yen? Se vienen años difíciles para la economía japonesa más allá de la actual crisis financiera internacional. Si bien esta crisis representó un duro golpe para la economía de Japón, la misma ya venía arrastrando una serie de dificultades que mantenían el panorama económico bajo tensión. La preocupación de los japoneses por la situación económica se refleja en la tasa de suicidios que se incrementó en un 40,6% ante las dificultades para encontrar empleo. En este contexto adverso y hasta trágico, se debate la suerte del yen ¿Qué perspectivas tiene la divisa japonesa en el mediano plazo?

Mirando una gráfica de la evolución del yen frente al dólar desde el año 1997, observaba que la moneda japonesa se ha ido apreciando frente a la divisa estadounidense (aunque no de manera ininterrumpida). Si uno se guiara por la tendencia que marca la gráfica, probablemente se incline por anticipar la continuidad de dicho comportamiento a favor del yen y sin dudas, estaría cometiendo un error que puede costar caro. Es que existen factores tanto desde la economía de Japón como de EEUU que hacen pensar que a mediano plazo, la divisa nipona se debilitará frente al dólar.

Como la gráfica probablemente no sirva de mucho para anticipar el comportamiento del yen (opinión que no espero compartan los analistas técnicos), creo conveniente echar un vistazo a las variables fundamentales de la economía de Japón. En vista de los fundamentos macroeconómicos que observa la economía japonesa, las perspectivas de mediano plazo del yen no parecen ser demasiado positivas. Con un déficit fiscal difícil de revertir, una deuda pública en niveles que complican su sostenimiento e incluso ahora, con un déficit de cuenta corriente, la economía japonesa se mantendrá frágil durante varios años y dicha fragilidad se traducirá inevitablemente en fragilidad para el yen.

Las dificultades en esa economía mantendrán presionado al Banco de Japón a mantener planchada su tasa de interés de referencia que puede despertar viejos fantasmas. ¿Se viene un nuevo carry trade? Veremos, existe la posibilidad y en breve resurgirán los incentivos para hacerlo, lo cual inevitablemente atentaría contra el valor del yen.

Aunque se veía venir, causó sorpresa el resultado del superávit anual de cuenta corriente de Japón que cayó por primera vez en siete años para el año que termina en marzo, por la fuerte disminución de las exportaciones. La caída en el superávit de cuenta corriente alcanzó un preocupante 50,2%, según da cuenta el español ADN. La caída en las ventas externas hizo que la balanza comercial de Japón entrara en rojo luego de tres décadas (US$ 7.382 millones en el año fiscal cerrado en marzo del presente año).

La caída de las cuentas externas va más allá de la situación de la coyuntura internacional. Cada vez son más los que piden revisar la competitividad de los productos y servicios japoneses. Los problemas de competitividad de la economía anticiparían de este modo la continuidad del deterioro de las cuentas externas de Japón, lo cual representa una mala noticia también para la fortaleza del yen.

En Japón no queda otra alternativa que resignarse a soportar una fuerte contracción del PBI durante el presente año fiscal. La misma podría alcanzar al 3,3% según Xinhua, aunque no habría que descartar una contracción superior. Para el primer trimestre del año, según Reuters, los analistas de mercado anticiparon que esperan una contracción del PBI japonés récord de 4,2%.

Kiyohiko Nishimura, vicepresidente del Banco de Japón, ya anticipó que probablemente la debilidad económica (¿Anticipo de la evolución de la política monetaria?), se mantenga durante unos cuantos años “Una vez que una curva de retroalimentación adversa se ha iniciado, es extremadamente difícil y costoso detenerla y restablecer la confianza”. Japón tiene una experiencia reciente de una depresión económica que se iniciara en 1990 y no culminara completamente sino hasta el 2005.

Mientras la economía se hunde, las críticas sobre el plan de estímulo abundan por considerarlo orientado solamente a captar votos y no a tener un impacto real en la economía. El ministro de Economía de Japón, Kaoru Yosano se defendía de las críticas detrás de la vieja escusa del largo plazo, diciendo: “Esto no sucederá de la noche a la mañana, pero debemos avanzar hacia una economía basada en el mercado interno”. Lo cierto del caso es que la economía japonesa tiene una clara orientación a los mercados externos y difícilmente la revierta, máxime considerando el crecimiento de China que se traduce en un interesante crecimiento de demanda potencial.

Por si todos los problemas que tiene la economía japonesa fueran pocos, en estos últimos meses, el yen ha incorporado un nuevo enemigo que está logrando importantes avances. El yuan sin dudas está surgiendo para hacerle sombra a la divisa japonesa. La moneda china está apuntalada por el deseo político del gobierno chino de que esto sea así.

China está avanzando velozmente en la celebración de acuerdos comerciales en los cuales el yuan pasa a ser la moneda de intercambio. La política del gobierno chino para imponer el yuan a nivel internacional está siendo muy activa. La imposición del yuan, primero a nivel regional para luego pasar a ser divisa de referencia mundial, le quita (y le quitará) demanda a la divisa japonesa, lo cual acentuará su caída.

La competencia del yuan y los problemas de la economía japonesa que no se resolverán en poco tiempo, prácticamente condenan el destino del yen en el mediano plazo. De todos modos, para Japón ello no representa una mala noticia ya que a pesar de los dichos de fortalecer la demanda interna como objetivo del gobierno, la realidad indica que será nuevamente la demanda externa la que ayude a la economía japonesa a salir de la situación en la que se encuentra.

¿Será el futuro debilitamiento del yen un problema o una ayuda para la economía de Japón? Habría que observar cómo dicho debilitamiento incide sobre las presiones inflacionarias, pero en principio se lo puede considerar como un factor positivo para recomponer la fortaleza externa de la economía. Claro que la competitividad de Japón no se puede reducir a un tipo de cambio débil, sino que implicará reformas profundas en la economía nipona.


Sepa cómo los acontecimientos económicos y políticos pueden afectar sus ahorros.

Suscríbase aquí para recibir GRATUITAMENTE el Informe Latinforme.









¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

20 de Abril de 2009
Las familias y los empresarios chilenos, se encuentran un poco desconcertados: el Banco Central recorta fuerte su tasa de interés, el sistema bancario chileno se muestra fuerte y rentable, pero ellos tienen mayores dificultades para acceder al financiamiento. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

Dentro del esfuerzo que viene realizando el gobierno chileno por sacar a la economía de la actual situación de depresión, el Banco Central de Chile ha realizado fuertes recortes en su tasa de interés de referencia con el objetivo de aumentar la liquidez del sistema financiero para generar crédito que estimule la demanda interna. Actualmente, la tasa de interés de referencia se ubica en el 1,75% (desde diciembre de 2008, la misma fue reducida en 650 puntos básicos).

Para entender un poco el funcionamiento de la política monetaria en Chile, hay que decir que el Banco Central busca conducir la tasa de inflación y el crecimiento económico a través del manejo de la tasa de interés de política monetaria, que incide sobre ambos a través de varios factores (canales de transmisión). Actualmente, la decisión de recortar la tasa de interés cuando la economía se encuentra debilitada busca lograr lo siguiente: que el abaratamiento del costo del dinero aumente el crédito en la economía, mejore las hojas de balances de las empresas (ya que produce un aumento en el valor real de los activos) y mejore la competitividad cambiaria (ya que una menor tasa de interés debilita al tipo de cambio nominal).

publicidad

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

La generalización de la crisis a nivel mundial hace que el impacto de la política monetaria chilena sobre la demanda externa sea imperceptible. Por otra parte, a pesar de haberse abaratado el costo de fondeo, según surge de la encuesta trimestral que realiza el Banco Central de Chile, ello no se traduce en un incremento en la dinámica crediticia de la manera esperada.

En relación a lo anterior, el relevamiento dado a conocer por el Banco Central de Chile, muestra que las entidades bancarias han reducido los montos y plazos en el otorgamiento de créditos al tiempo que varias entidades han incrementado los requisitos para el otorgamiento de créditos (aunque la proporción de entidades que han incrementado sus requisitos para el otorgamiento crediticio es menor a la observada en el último trimestre de 2008).

Según surge de dicho relevamiento, el 60% de las entidades bancarias encuestadas revelaron que han impuesto mayores restricciones para el otorgamiento de créditos a grandes empresas (85,7% lo habían reconocido en la encuesta del trimestre anterior), mientras que el 44% lo ha hecho para las pequeñas y medianas empresas (73,7% en el trimestre anterior). También varias entidades han incrementado sus requisitos para el otorgamiento de préstamos personales e hipotecarios (el 29,4% lo han hecho para los primeros y el 18% para los segundos).

Como se observa, el mercado crediticio en Chile siente el impacto de la crisis por el lado de la oferta. Pero también lo siente por el lado de la demanda. Es que los mayores requisitos y un panorama económico en continuo deterioro han provocado una contracción de la demanda de crédito. Según la encuesta del Banco Central de Chile, el 47,1% de las entidades observa una caída en la demanda de créditos personales, el 35,3% lo ve en los créditos hipotecarios. En lo referente al crédito a empresas, el 30% de las entidades detectó una caída en la demanda en el segmento de grandes empresas, mientras que el 22,2% lo ha observado en el de pequeñas y medianas empresas.

Si el costo de fondeo de las entidades bancarias en Chile ha disminuido fuertemente en lo que va del año: ¿Por qué las entidades bancarias se muestran menos dispuestas a prestar? Simplemente por el deterioro del contexto económico tanto interno como externo que aumenta el riesgo crediticio y obliga a las entidades bancarias a mantenerse más líquidas para evitar situaciones de tensión (que pueden provocarse por ejemplo, por la salida de grandes volúmenes de depósitos).

Lo que ocurre en el mercado crediticio de Chile es un comportamiento normal que se produce en situaciones donde se observa un aumento de la volatilidad macroeconómica.

En situaciones de estrés económico, las entidades corrigen sus diagnósticos de riesgos y buscan posiciones más conservadoras. Es por ello que acortan los plazos y reducen los montos otorgados. Adicionalmente, y a pesar de que el Banco Central de Chile haya recortado fuertemente su tasa de interés de referencia (tasa que resulta de referencia para el resto de las tasas de interés), las entidades bancarias chilenas han incrementado sus spreads. Este comportamiento se corresponde por el aumento de la prima de riesgo que las mismas perciben.

Si las acciones del Banco Central de Chile no están logrando los objetivos propuestos: ¿Se puede hablar de errores en la conducción de la política monetaria? Uno puede pensar que la poca eficacia que está teniendo el Banco Central de Chile en alcanzar sus objetivos (hacia mediados del 2008 se mostraba incapaz de controlar la inflación y en estos momentos no puede hacer demasiado para estimular a la economía), se deben a errores en la conducción de la política monetaria. Sin embargo, lo que está ocurriendo es que la herramienta con la que se vale el Banco Central de Chile, no está teniendo los efectos deseados porque en situaciones de crisis como la actual, múltiples factores inciden de manera negativa sobre la oferta crediticia. En este sentido, para que efectivamente la política monetaria incentive a la demanda interna, debe ser complementada con medidas directas que estimulen la generación de crédito.

En este sentido, hacia fines de marzo, la presidente chilena Michelle Bachelet anunció nuevas medidas de estímulo económico entre las que se mencionaban facilidades para acceder al financiamiento bancario (entre ellas, medidas destinadas a fomentar el crédito hipotecario) y medidas tendientes a aumentar la competencia en el sector (donde se contempla aumentar la capacidad de las compañías de seguros, que podrán prestar más recursos al sector privado).

Estas acciones tendientes a actuar directamente sobre el mercado crediticio, conjuntamente con otras que buscan aumentar la competitividad de las empresas chilenas, complementan en el corto plazo la eficacia de la política monetaria en Chile, al tiempo que en el mediano y largo plazo, fortalecen a la economía. ¿Tendrán estas medidas el impacto esperado en lo inmediato?

¿Por qué Perú atrae inversiones de grandes tiendas internacionales?

¿Por qué Perú atrae inversiones de grandes tiendas internacionales?

By Horacio Pozzo

feature photo A más de tres meses de iniciado el 2009, Latinoamérica se acerca cada vez más a caer en recesión. Hace unos días, el FMI confirmaba sus proyecciones que indicaban que la región no podrá saltear esta circunstancia.

El deterioro en el crecimiento económico es ya generalizado y varios de los países de la región ya han observado valores negativos en sus indicadores de crecimiento y continúan corrigiendo hacia la baja las proyecciones de crecimiento. Así por ejemplo, el pasado lunes dábamos cuenta de la fuerte contracción de la economía chilena en el mes de febrero (el Imacec arrojó una caída interanual del 3,9% y del 0,3% mensual) ” Deterioro de la economía y problemas de caja ¿Como seguirá la Argentina? “

En el artículo de ayer sobre Argentina dábamos cuenta de la contracción en la producción industrial por segundo mes consecutivo en febrero y la caída en las ventas reconocida por el 62% de los comercios relevados por el Observatorio de Comercio y Servicios PYMES ” Fuerte contracción de la economía chilena “

publicidad

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex? Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

En Brasil los analistas consultados por el Banco Central proyectaban una contracción del PBI para el presente año del orden del 0,19%. “Brasil espera contracción de su PBI”

Entre todo este contexto negativo, la economía de Perú es la que mejores perspectivas económicas observa, a pesar de que su crecimiento económico proyectado para este año es marcadamente menor al alcanzado en 2008 (en 2008 el PBI se incrementó en un 9,84% y para este año se espera un crecimiento no mayor al 5%).

La economía peruana será una de las pocas economías de la región que observará un crecimiento positivo. Pero el gobierno de Alan García no se conforma con eso y pretende llevar adelante diferentes medidas que tiendan a potenciar dicho crecimiento. Perú tiene la necesidad de crecer a muy buen ritmo para lograr mejorar de manera significativa sus indicadores sociales.

Así, mientras se espera que el Banco Central de Reserva continúe con su ciclo de recortes de tasas (hoy se espera una rebaja de 50 puntos básicos en la tasa de interés de referencia), el gobierno peruano acaba de aprobar el pasado lunes una nueva normativa para abaratar el costo del crédito e impulsar el crédito, en especial, el orientado hacia el sector de la construcción, sector clave por los beneficios que del mismo se producen hacia otros sectores de la economía. Con el menor costo de fondeo se estará estimulando la demanda interna que probablemente se verá estimulada por la fortaleza que observa la economía.

Para estimular las economías regionales, Alan García dispuso recientemente recursos por US$ 847 millones para ser destinados a proyectos de inversión sustentables. Ello se suma al plan de estímulo económico anunciado a principios de año con el objeto de sostener un buen ritmo de crecimiento económico.

La continuidad del crecimiento económico en Perú asegurará que continúe la mejora en las condiciones sociales, que si bien es lenta, no parece que vaya a detenerse (aunque podría acelerarse). Y esta mejora, que se observa, se está produciendo en Perú, intenta ser aprovechada por las empresas extranjeras.

Así por ejemplo, 12 empresas brasileñas se han mostrado en los últimos días, interesadas en invertir en el sector de la construcción una suma estimada de US$ 350 millones.

Para otras empresas ya reconocidas a nivel internacional, Perú ofrece la oportunidad de compensar la caída en las ventas en otros países de la región. Así por ejemplo, las chilenas Falabella (IPSA:FALABELLA) y Ripley (IPSA:RIPLEY), buscarán consuelo por la caída de sus ventas en Chile incrementando sus inversiones en Perú.

Estas empresas están llevando adelante una estrategia de expansión regional con el objeto de aprovechar los beneficios potenciales derivados del crecimiento económico observado en los países de la región durante los últimos años. A pesar de que la crisis ha puesto un freno a dicha dinámica de crecimiento, cierto es que, en líneas generales, los países latinoamericanos continuarán creciendo a buen ritmo una vez superado este mal momento global. Y con dicho crecimiento, se continuará con la recomposición de la situación social que se traducirá en una mayor demanda potencial de bienes de consumo diversos.

Como la crisis ha impactado en las ventas de estas empresas, la nueva estrategia consiste en reorientar las inversiones en los mercados que han observado mejor performance y que cuentan con posibilidades de mantener su ritmo de expansión. Y el mercado peruano cumple con dichos requisitos.

Según un artículo publicado en el site de la “Agencia Peruana de Noticias”: “Los ingresos de los negocios de comercio minorista en Perú del grupo ligado a las familias Solari, Del Río y Cuneo (que incluye sus formatos Saga Falabella, Sodimac y Tottus) aumentaron 112% durante el cuarto trimestre del 2008, acumulando un crecimiento anual de 69,6%”.

También D&S (NYSE: DYS), de la cual tomara el control recientemente la estadounidense Walmart (NYSE:WMT), se encuentra evaluando la posibilidad de invertir en Perú. En realidad D&S ya cuenta con su plan de inversión en Perú, pero la reciente toma de control por parte de Walmart requiere que se vuelva a evaluar esta alternativa con el nuevo socio.

También Cencosud (IPSA:CENCOSUD) continúa con su estrategia de inversión en Perú. Según reconocía un directivo de Ripley: “Las ventas en Perú van bien. Evidentemente por eso Cencosud invirtió allá”.

No quedan dudas que las grandes empresas de consumo masivo están interesadas en Perú. Pero es difícil saber si este país de poco más de 28 millones de habitantes con una tasa de pobreza cercana al 36% de la población. ¿Existe espacio en el mercado peruano para que se sigan expandiendo?

Según un informe de la Cámara de Comercio de Lima: “La penetración en supermercados, grandes almacenes y tiendas por departamentos es baja y hay todavía espacio para seguir creciendo (…) porque el principal motor del crecimiento seguirá siendo la demanda interna, a pesar de la crisis”.

Por otra parte, la continuidad en la mejora de la situación social, implicará a mediano plazo, una expansión de la demanda efectiva (que por el momento sólo es demanda potencial) ampliando el mercado sobre el que operan las empresas.

La economía peruana sigue con su crecimiento y va desarrollándose. Ello genera grandes posibilidades de inversión no solamente en el sector de consumo. El sector energético, el financiero y el de vivienda son otros sectores que se muestran atractivos y que serán analizados más adelante. Perú sigue creciendo y nadie quiere desaprovechar la oportunidad.

Con las nuevas medidas: ¿Se podrá detener la desaceleración de la economía chilena?

Con las nuevas medidas: ¿Se podrá detener la desaceleración de la economía chilena?

feature photo

La economía chilena sigue desacelerándose. En realidad, no debería sorprender ya que esto era lo que se esperaba para el primer trimestre del 2009, no solamente para la economía chilena sino para la economía mundial. Preocupado por los datos económicos, el gobierno de Michelle Bachelet lanzó el pasado lunes un nuevo paquete de medidas: ¿Qué podemos esperar de las mismas?

Bajo un cielo tormentoso, en Chile no han parado de llover datos negativos de la economía. El consumo se debilita, las exportaciones se desploman, la producción se contrae y el desempleo aumenta. Un círculo vicioso contra el cual el gobierno chileno está luchando por frenar.

publicidad
Ava FX es líder mundial en forex en línea, con 50.000 clientes registrados alrededor del mundo y volúmenes de inversión por mas de $20 mil millones por mes.
· Sin comisiones ni costos.
· Spreads Fijos. Y Mínimos.
· Herramientas de Inversión de Avanzada.
La cuenta DEMO es la mejor manera de conocer el Ava Trader,
la mejor herramienta de Inversión.

Pruébela aquí

El consumo sigue mostrando signos de debilitamiento. Las ventas reales de los supermercados han observado un retroceso del 1,2% durante el mes de febrero. Por otra parte, las ventas reales minoristas registraron una contracción del 3%.

Según dio a conocer el Banco Central de Chile, hasta mediados del mes de marzo las exportaciones continuaron un 45% por debajo del nivel observado en 2008. En el primer bimestre del 2009, la balanza comercial chilena acumuló una caída del 72% en relación al mismo período del 2008.

La producción industrial sigue cayendo fuertemente. El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el dato de la producción industrial del mes de febrero, el cual anotó una caída interanual del 11,5%. Esta caída representa la mayor baja de la producción industrial desde 1990.

Por otra parte, en el mercado laboral, en el trimestre móvil diciembre de 2008 a febrero de 2009, el desempleo se incrementó al 8,5% de la Población Económicamente Activa (PEA) afectando a 619.000 trabajadores (con un impacto mayor en las mujeres para las cuales el desempleo asciende al 9,8% mientras que para los hombres es del 7,7%). Para los analistas de mercado, la tasa de desempleo podría alcanzar los dos dígitos para finales de año.

Con números en rojo por donde se quiera mirar a la economía chilena, el gobierno de Bachelet no esperó a ver los efectos del plan de estímulo económico anunciado tiempo atrás y lanzó un nuevo paquete de medidas con un claro objetivo: fomentar el crédito para las Pymes (pequeñas y medianas empresas) y las familias.

Analizando las 20 medidas contempladas en el nuevo plan de estímulo económico se observa que 9 de ellas son directamente de apoyo financiero a las empresas, mientras que las otras 11 tienen un objetivo administrativo ya que están destinadas a mejorar y facilitar los trámites para las pequeñas y medianas empresas.

Entre las nuevas medidas se destacan la ampliación de hasta tres años, el plazo para reprogramar las deudas tributarias y el fomento de una mayor competencia en el mercado de crédito.

Según estimaciones del ministro de Hacienda chileno, Andrés Velasco: “En nuestra estimación, el conjunto de estas 20 medidas podría producir alrededor de US$ 3.600 millones adicionales de crédito privado adicional”.

Más allá de los análisis que se puedan realizar sobre las mismas, hay que decir que las nuevas medidas fueron bien recibidas por los especialistas en la materia. En una nota firmada por Magdalena Winter, Bernardita Aguirre y Fernando Vial en el site chileno “Economía y Negocios”, se reproducía la opinión de José Ramón Valente, economista de Econsult, quien consideraba las medidas: “Efectivas. En el sentido de que se necesita entrar al área chica para que las cosas realmente ocurran. En ese sentido, valoro que se haga la tarea al detalle de ver dónde se está estancando el crédito para eliminar esas trabas. Aunque no son tan fáciles de entender, son súper importantes, y eso es positivo. También destaco la preocupación misma por el hecho de que fluya el crédito en la economía. Es algo importante”.

Conjuntamente con el plan de estímulo económico lanzado en el mes de enero, las medidas para recuperar el crecimiento de la economía chilena representan alrededor del 4,4% del PBI chileno.

El gobierno de Bachelet no está solo en esta cruzada por estimular la actividad económica. El brusco cambio en el contexto internacional y local, le ha permitido al Banco Central de Chile llevar adelante una política monetaria flexible mediante fuertes recortes en su tasa de interés de referencia.

En su última reunión, el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Chile, recortó su tasa de interés de referencia en 250 puntos básicos al dejarla en 2,25%. El mercado no descarta que la misma pueda ubicarse en 1,5% para finales del mes de junio. Existe un contexto económico que haría posible que esto sucediera.

Es que el debilitamiento de la actividad económica se está produciendo en un contexto de fuerte desaceleración de las presiones inflacionarias. Prueba de ello, en el mes de febrero, la variación interanual de la tasa de inflación minorista descendió a un 5,5%, tras haber tocado en el mes de octubre del 2008 un 9,9% (el máximo anual desde 1994). Los analistas de mercado han estimado recientemente que la inflación minorista bajaría a un 2,3% a diciembre de este año

El mismo presidente del Banco Central de Chile, José De Gregorio, confirmó la semana pasada que la entidad no descarte nuevos recortes en su tasa de interés de referencia: “No se descartan y es probable que sigan ocurriendo bajas de tasas, pero de ritmo, de magnitud, va a ser mucho mas acorde con la tradición de nuestros movimientos de tasas, antes de lo que ocurrió en el primer trimestre”

¿Qué se puede esperar de las nuevas medidas de estímulo económico?

Si bien las Pymes y el consumo familiar son claves para toda economía, el contexto de desaceleración económica que vive Chile hace pensar que las medidas puedan producir un impacto significativo en recuperar la demanda interna. Las familias se sienten temerosas de perder sus empleos en un mercado laboral cada vez más hostil, mientras que las Pymes son comúnmente vulnerables a caer en las crisis por lo que, en su mayoría, priorizarán el buscar mantener un buen nivel de liquidez y por ende, relegarán cualquier proyecto de inversión a pesar de tener acceso al financiamiento necesario.

El estímulo al consumo familiar y a la demanda de crédito para inversión de las Pymes, tendrá lugar en cuanto comience a mejorar el entorno económico. Es por ello que no se puede esperar que a través de este paquete de medidas se impulse la recuperación de la economía de Chile, aunque sí pueden contribuir a acelerarla en cuanto dicha recuperación comience a ganar fuerza.

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

Buenos Aires, Argentina

2 de marzo de 2009

Hasta el estallido de la crisis la política monetaria ocupaba un rol central en el control de la dinámica tanto de la inflación como del crecimiento económico. Las políticas monetarias de metas de inflación se habían expandido con gran éxito y cada vez más países la adoptaban.

En Latinoamérica, la mayoría de los Bancos Centrales aplican una política monetaria de metas de inflación, en donde el Banco Central de Chile ha sido precursor. También aplican este tipo de política monetaria Brasil, México, Perú y Colombia, entre las principales economías de la región. Argentina, que es otra de las principales economías de la región, aplica una política monetaria basada en agregados monetarios como meta intermedia, justificada en la debilidad de los canales de transmisión de la política monetaria que no permite otro tipo de estrategia.

La política monetaria de metas de inflación, que consiste, a grandes rasgos, en anunciar un nivel objetivo de inflación el cual buscará ser alcanzado por la autoridad monetaria, ha sido de gran utilidad en Latinoamérica para restaurar la credibilidad en los banqueros centrales. La historia de la región de altos niveles inflacionarios con no pocos episodios hiperinflacionarios ha generado la necesidad de reconstruir credibilidad.

Sin embargo, la crisis ha generado un fenómeno inesperado para los banqueros centrales no solamente en los países desarrollados, sino también en Latinoamérica: la incidencia de la política monetaria para controlar la dinámica inflacionaria y reducir el impacto de la crisis ha sido mínima. Este fenómeno se ha observado tanto en las economías desarrolladas como en aquellas en desarrollo en general y en las economías latinoamericanas en particular.

La explicación de la poca incidencia de la política monetaria en el control de la inflación y en el estímulo económico se encuentra en la magnitud de los shocks externos que afectaron a las economías. Así por ejemplo, los banqueros centrales poco pudieron hacer para frenar la aceleración inflacionaria frente al alza de los precios internacionales de la energía y los commodities agrícolas por lo que en medio de la crisis, las economías experimentaron niveles de inflación no vistos desde hacía varios años.

Hacia finales del 2008, con la economía global cayendo en una profunda desaceleración, las presiones inflacionarias cedieron fuertemente y, sin que los banqueros centrales hicieran mucho al respecto, la tasa de inflación comenzó a bajar fuertemente hasta reacomodarse en niveles por debajo de la precrisis en muchos casos. El escenario actual muestra a varias economías desarrolladas con riesgo de deflación.

Durante la mayor parte del 2008 la incidencia de factores externos sobre las economías latinoamericanas hizo que la tasa de inflación se comportara al alza a pesar de la política monetaria restrictiva llevada adelante por las economías de la región que aplican metas de inflación.

Pero del mismo modo como las presiones inflacionarias externas impulsaron al alza a la tasa de inflación, la incidencia del factor externo a partir del cuarto trimestre de 2008 influyó significativamente en la desaceleración de la dinámica inflacionaria lo cual les permitió a los banqueros centrales latinoamericanos iniciar el ciclo de recortes de tasas de interés para apuntalar a las economías afectadas por la crisis financiera internacional.

Esta política monetaria más laxa no está logrando hasta el momento los resultados esperados dado el debilitamiento observado en los canales de transmisión de la política monetaria. Sin embargo, esta no es la única preocupación vinculada a la dinámica de la política monetaria en los países latinoamericanos. El ciclo de recortes de tasas está reduciendo el diferencial de tasas existente con las principales economías mundiales, lo cual está afectando el tipo de cambio, aumentando el riesgo inflacionario.

Así por caso, en su última reunión de política monetaria, el Banco Central de Chile realizó un recorte de 250 puntos básicos en su tasa de interés, la cual ubicó en 4,75%, y no se descartan nuevos recortes. El Banco Central de Brasil por su parte, recortó la tasa Selic en 100 puntos básicos en su última reunión. En el caso del Banxico, la tasa de interés de referencia sufrió un recorte de un cuarto de punto, ubicándose en 7,5% aunque los recortes continuarán dada la debilidad observada en la economía mexicana. El Banco de Reserva de Perú, redujo sorpresivamente su tasa de interés a 6,25% en febrero (25 puntos básicos), mientras que el Banco Central de Colombia recortó el viernes pasado su tasa de interés de referencia en 100 puntos básicos llevándola al 8%.

Si observamos la evolución del tipo de cambio en los países latinoamericanos, encontramos que desde setiembre de 2008 en todos los casos, han sufrido una depreciación respecto a la moneda norteamericana, aunque en algunos de ellos, dicha depreciación ha sido muy pronunciada. Tal es el caso de México, Brasil y Colombia. En el caso de México, el dólar pasó de cotizar a $ 10,28 al principio de setiembre a $ 15,09 hacia fines de febrero del 2009. En Brasil el dólar pasó de cotizar a R$ 1,632 a R$ 2,313, mientras que en Colombia, el tipo de cambio pasó de $ 1.934,24 a 2.544,53 en el mismo período.

El debilitamiento observado en los tipos de cambio no ha sido de utilidad para generar una mejora en las economías vía el sector externo y para colmo implica un riesgo inflacionario por el traslado del debilitamiento de la moneda local hacia precios internos. Además, refuerza el desincentivo para los capitales extranjeros pudiendo profundizar la salida de los mismos de los países de la región, debilitando aún más los tipos de cambio.

¿Qué deben hacer los banqueros centrales latinoamericanos ante la ineficacia observada en sus políticas monetarias y los mayores riesgos de inestabilidad que las mismas generan? La ineficacia observada en el último tiempo en la política monetaria hace necesaria la existencia de un replanteamiento de las acciones de política monetaria que se están llevando adelante. Probablemente la continuidad de los recortes en la tasa de interés de referencia de los países de la región no sea la solución para evitar la continua desaceleración en el crecimiento. Quizás sea más conveniente que los banqueros centrales trabajen en otro tipo de mecanismos que faciliten la generación de crédito en las economías para apuntalar de esta manera a una demanda interna que aparece debilitada.

¿Existe riesgo de estallido inflacionario en las economías de la región producto del debilitamiento cambiario? La debilidad de la economía global y de las economías de la región, hace improbable que se produzca un fuerte efecto traslado hacia precios internos del debilitamiento cambiario. Sin embargo, los tipos de cambio excesivamente débiles implicarán un mayor nivel de inflación a futuro (especialmente en cuanto la economía global comience a recuperarse), que obligará a los Bancos Centrales a una política monetaria más estricta.

Si bien el riesgo inflacionario existe en el mediano plazo, en el corto plazo, algunas economías podrían enfrentar el riesgo de deflación. En los últimos meses, se ha registrado deflación mensual en las economías de Chile, Brasil y Perú. En México, desde la Secretaría de Economía se espera que la economía caiga en deflación. ¿Entonces el riesgo deflacionario de corto plazo hace que resulte conveniente continuar con los recortes en la tasa de interés de referencia? No necesariamente. El problema pasa por el debilitamiento tanto de la demanda externa como interna de las economías de la región. La política monetaria no se ha mostrado eficaz en recuperar a ninguna de ellas. Por lo tanto, no existe seguridad de que nuevos recortes en las tasas de interés de referencia eviten el riesgo de deflación.

Los banqueros centrales latinoamericanos ingresan nuevamente a un escenario complejo en el cual sus acciones de política no logran el impacto deseado y amenazan con producir efectos indeseados. ¿Será el momento de un profundo replanteo en las mismas?

¿Ayuda o genera riesgos el nuevo recorte de tasas en Chile?

¿Ayuda o genera riesgos el nuevo recorte de tasas en Chile?

Buenos Aires, Argentina

16 de febrero de 2009

El pasado jueves, el Banco Central de Chile sorprendió al mercado con un inédito recorte de tasas de 250 puntos básicos. Con dicha decisión, se llevó la Tasa de Política Monetaria (TPM), desde los 7,25% a su nuevo nivel en 4,75%.

El nivel actual de la tasa de interés de referencia no se observaba desde hace tres años y hasta hace poco tiempo era inimaginable que lo alcance considerando las presiones inflacionarias que afectaban a la economía (principalmente de origen externo).

Según explicaba el Banco Central de Chile en el comunicado de anuncio de su decisión: “Esta decisión se fundamenta en la perspectiva de una caída significativa de la inflación y adelanta la convergencia de la tasa de política a un nivel coherente con el entorno macroeconómico actual y sus riesgos”.

El débil crecimiento de la actividad económica en el mes de diciembre de 2008 (de tan sólo el 0,5%), junto con la fuerte desaceleración observada en la tasa de inflación minorista que en el mes de enero registró una caída histórica del 0,8%, fueron dos de los principales motivos considerados por la autoridad monetaria para identificar el brusco cambio producido en el contexto económico y que determinó la necesidad de una acción rápida y contundente.

Desde el mercado una de las lecturas que se ha hecho al respecto apunta a los temores de deflación que existe entre las autoridades del Banco Central ante la fuerte contracción económica. En relación a esto, David Duarte, analista de la firma 4CAST opinaba: “Realmente, esto apunta a lo que yo creo es un gran temor a una deflación y una recesión y a la necesidad de coordinar esto con estímulo fiscal lo más pronto posible”. Lógicamente, una posible deflación de precios en la situación en la que se encuentra la economía chilena podría agravar significativamente la situación de la misma, lo cual justifica que se realicen todos los esfuerzos necesarios por evitarla.

Intentando identificar qué dirección tendrá la política monetaria en Chile durante los próximos meses y considerando que lo más probable tanto en la economía chilena como a nivel mundial para los próximos meses sea que continúe el deterioro en el contexto económico, se puede afirmar que todavía quedarían por producirse nuevos recortes en la tasa de interés de referencia del Banco Central de Chile.

Si uno analizara el fuerte recorte de tasas realizado (y los recortes futuros) en función de la necesidad de apoyar a la política fiscal expansiva llevada adelante por el gobierno chileno para mantener el ritmo de crecimiento económico, entonces dicho recorte tiene una mayor lógica ya que potenciaría el poder de la política fiscal.

Con el nuevo nivel de tasas de interés se pretende aumentar el nivel de liquidez del sistema financiero para que el mismo genere el financiamiento necesario para la actividad privada (consumo de las familias e inversión).

Pero esta relación no es tan sencilla. No se puede pretender que solamente con este no menor recorte en la tasa de interés de referencia el crédito se reactive. Los canales de transmisión de la política monetaria, tanto en Chile como en el resto de las economías, se encuentran muy debilitados.

Los temores de las familias de perder el empleo debilitan el consumo, las pobres perspectivas económicas, desincentivan a las empresas a invertir. Por el lado de las entidades bancarias, el mayor riesgo de impago de los créditos conjuntamente con la necesidad de mantener un mayor nivel de liquidez ante un contexto volátil, las hace menos proclives a prestar. Adicionalmente, el débil contexto interno le quita de un modo significativo, poder al canal cambiario.

En relación a la cuestión cambiaria, el fuerte recorte de tasas y la continuidad de dicha dirección en la política monetaria, aumentan las perspectivas de depreciación del peso chileno, lo cual podría traer consecuencias negativas en materia inflacionaria.

Hasta el momento, no se está reflejando este comportamiento en el mercado cambiario sino todo lo contrario, el peso chileno cerró en la jornada del viernes y luego de una fuerte alza, en su mayor nivel de los últimos cuatro meses en relación al dólar al intercambiarse en $ 578,5 por dólar la punta vendedora. Este comportamiento del tipo de cambio obedece a una sobreoferta de dólares en el mercado ya que existe un cambio de cartera por parte de los inversionistas que están tomando posiciones en instrumentos de renta fija.

No obstante el comportamiento observado en el tipo de cambio, las probabilidades de que el mismo retorne su senda de depreciación, se incrementarán en tanto y en cuanto no mejoren las perspectivas de crecimiento de la economía chilena. Adicionalmente, la expectativa del mercado de nuevos recortes de tasas afectaría negativamente al valor del peso chileno. La debilidad mencionada en los canales de transmisión de la política monetaria conjuntamente con el rezago que tiene su accionar para incidir en la economía real, hacen que se espere un resultado mínimo en el corto plazo de la decisión de recortar la tasa.

La mejora en las perspectivas económicas de Chile, queda entonces en lo inmediato, en manos de lo que se pueda lograr con el paquete de estímulo económico.

El escenario que aparece como más probable en la economía chilena es que los efectos de la política fiscal (y algo de la política monetaria) sobre la recuperación económica, comiencen a observarse hacia mitad de año.

Hasta llegar a la reversión en la desaceleración económica, se deberá trabajar en mantener la estabilidad cambiaria (quizás hasta tenga que intervenir el Banco Central como lo había hecho el año pasado para evitar la continuidad en la apreciación del peso) y manejar las expectativas del mercado evitando que la misma genere comportamientos desestabilizadores.

Por el lado del Banco Central, antes de continuar recortando su tasa de interés de referencia, la opción más eficaz será trabajar en lograr que el sistema bancario genere financiamiento. El fortalecimiento de los canales de transmisión de la política monetaria y no nuevos recortes, es la clave para que la misma ayude a la recuperación económica.

La economía chilena tiene que superar estos meses manteniendo la estabilidad de las variables económicas claves. Luego de ello, Chile podrá comenzar a recuperar, al menos en parte, su ritmo de crecimiento económico sin mayores dificultades.

¿Qué tan bueno resultaría la creación de un “banco malo” para salir de la crisis?

¿Qué tan bueno resultaría la creación de un “banco malo” para salir de la crisis?

Buenos Aires, Argentina

29 de enero de 2009

Ayer, luego de bastante tiempo, volvió la euforia a los mercados de la mano de una buena noticia proveniente de los Estados Unidos y que podría acelerar la salida de la economía global de la situación de recesión en la que se encuentra.

Es que, más allá del mantenimiento de la tasa de interés de referencia por parte de la Fed y de la aprobación del plan de estímulo por parte de la Cámara de Representantes, ha cobrado fuerza la posibilidad de la creación por parte del gobierno estadounidense de un “bad bank” o entidad que adquiera la mayor parte de los activos tóxicos de los bancos, la cual limpiaría los balances de las entidades bancarias y de este modo apuntalaría la estabilidad de los mismos poniéndolas en condiciones de comenzar a reactivar el circuito crediticio.

Vale la pena recordar que esta idea de creación de un “banco malo” que adquiera los activos tóxicos de las entidades bancarias ya fue utilizada por las autoridades escandinavas en la resolución de la crisis bancaria del año 1991.

Dicho “banco malo” en la propuesta para los EE.UU. estaría gestionado por la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC en sus siglas en inglés), entidad presidida por Sheila Bair, quien sería la encargada de adquirir de las entidades financieras estadounidenses aquellos activos afectados por las ‘hipotecas subprime’.

Una vez adquiridos dichos activos tóxicos, la FDIC asegurará los mismos mediante una emisión de bonos garantizada por la propia institución. Así la FDIC limpiaría a las entidades de activos tóxicos eliminando con ello los riesgos de crisis a los que están sometidas actualmente las entidades financieras estadounidenses.

Pero para concretar dicha “limpieza” de las entidades financieras, una de las cuestiones claves que se deberá analizar con cuidado, y que resultará esencial para que la iniciativa funcione, es la manera en que la FDIC valorará los activos tóxicos de los bancos en el momento de adquirirlos. En relación a este tema, el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha dado tres posibilidades que se están considerando: valorarlos tal y como el mercado está valorando activos similares, usar modelos de valoración utilizados por firmas independientes o buscar una valoración por parte de los supervisores financieros.

Considerando la metodología de valuación y su relación con el verdadero valor de mercado de los activos tóxicos, se identifican dos variantes para esta modalidad de banco malo: la del buen banco malo y la del mal banco malo. La primera alternativa es la que menores costos generaría y se encuentra más alineada con los objetivos de buscar un comportamiento prudente de las entidades financieras frente al riesgo. Es que en dicha variante el banco malo adquiere los activos a su valor de mercado obligando a los bancos a amortizar dichos activos y a limpiar sus balances. Del resultante, aquellos bancos que resulten ser insolventes son recapitalizados, nacionalizados o liquidados por el Estado.

En la variante de mal banco malo, el banco malo compraría los activos tóxicos a precios inflados (por encima de su valor de mercado) para que las entidades bancarias puedan empezar cuanto antes a prestar dinero nuevamente. Esta alternativa aparece como atractiva para los gobiernos ya que aceleraría el proceso de recuperación de las economías (al reactivar el canal crediticio), pero generaría perversos incentivos para las entidades bancarias a futuro además de implicar un mayor costo fiscal (e incluso grandes cuestionamientos por parte de la población).

Sobre estas alternativas, según la visión de David Roche, quien ha sido durante muchos años jefe de estrategia de Morgan Stanley y ahora presidente de su firma independiente: “Si no se adopta la solución del buen banco malo, el sistema seguirá tan corrupto como antes. Los activos malos seguirán chupando recursos del sistema económico en forma de prestatarios zombis, mala distribución y precio distorsionado del capital, deuda pública y déficits presupuestarios”.

Pero más allá de la modalidad que adopte dicha propuesta (aunque esto no sea un tema menor), lo cierto es que la creación de dicha entidad aumenta las posibilidades de una más rápida recuperación de la economía estadounidense ya que sacaría al sistema financiero estadounidense de la lucha por sanear sus estados contables y lo pondría en condiciones de poder generar crédito para el consumo y la inversión productiva.

Con un sistema financiero recuperado y tasas de interés históricamente bajas, la economía estadounidense, altamente dependiente del consumo doméstico, podrá acelerar su recuperación y ello representa una más que buena noticia para el resto de las economía mundiales.

El impacto positivo de la creación de dicho banco malo incentivará a otros hacedores de políticas a adoptar esta propuesta de resolución de la crisis. De este modo, un resultado positivo en la aplicación de la metodología de resolución en los EE.UU. podría inducir al Banco Central Europeo a tomar una medida similar que beneficiaría al sistema financiero de la eurozona.

Por lo pronto, lo que se puede afirmar es que esta propuesta ha traído un poco de esperanzas para que las economías puedan enfrentar la crisis y acelerar la salida de la crisis.

Pero hay que ser conscientes que tanto esta nueva propuesta de resolución como las medidas adoptadas anteriormente por los gobiernos, producirán incentivos perversos a futuro en el comportamiento de las entidades financieras sobre lo cual se deberá trabajar seriamente.

La otra cuestión sobre la que se deberá trabajar es sobre la solidez de la macroeconomía principalmente en los países desarrollados. Entre otras consecuencias, la crisis ha obligado a las economías desarrolladas a incurrir en grandes costos fiscales para atenuar su impacto, que implicarán un mayor peso de la deuda a futuro. Estas economías saldrán de la crisis golpeadas y requerirán de acciones urgentes para evitar la continuidad en el deterioro de sus variables macroeconómicas que puedan hacerlas nuevamente vulnerables a shocks adversos.

El gobierno de Lula da pelea ante la crisis. ¿Lo ayudará hoy el Banco Central?

El gobierno de Lula da pelea ante la crisis. ¿Lo ayudará hoy el Banco Central?


Buenos Aires, Argentina

21 de enero de 2009

Ya en un artículo de la semana pasada ¿Podrá Lula revertir el panorama negativo de la economía brasileña en 2009? les hablaba acerca de los inconvenientes por los que está atravesando la economía brasileña, con una fuerte caída en el nivel de actividad, un salto no menor en el nivel de desempleo y perspectivas desalentadoras para el sector externo.

El deterioro de las perspectivas económicas en Brasil han afectado los planes de inversión de las empresas profundizando aún más la desaceleración económica. Según da cuenta el site argentino “El Cronista”, a causa de la inestabilidad financiera mundial, más de 30 empresas brasileñas y extranjeras suspendieron o postergaron sus inversiones en ese país, por un total de US$ 28.000 millones. Vale decir que la suspensión en los planes de inversión no responde a problemas en la economía brasileña sino a los problemas en la economía mundial hacia donde apuntaban dichas inversiones.

La situación mantiene en alerta al gobierno brasileño que con el objeto de compensar el impacto negativo de la disminución de los planes de inversión, el menor consumo interno y la menor demanda externa se encuentra estudiando la posibilidad de lanzar nuevos programas de estímulo en sectores claves como construcción civil, agronegocios e industria automotriz. Por otra parte, desde el gobierno brasileño se está evaluando incrementar el financiamiento de emprendimientos en siderurgia e infraestructura.

Desde el lado de la política monetaria, la cual cobra relevancia en este momento de crisis por su capacidad para estimular a la demanda interna, hoy se conocerá la decisión del Comité de Política Monetaria del Banco Central de Brasil acerca de su tasa de interés de referencia. Desde el mercado ya se ha anticipado un recorte de al menos 50 puntos básicos. Para el mercado, la política monetaria será menos rígida durante este año de lo que se preveía a principios del mismo.

En relación al comportamiento de la política monetaria en 2009, en el sondeo semanal que realizara el pasado lunes el Banco Central de Brasil, el mercado redujo sus proyecciones de tasa de interés e inflación para la economía brasileña bajando la tasa Selic, a finales del 2009, a un 11,25%, desde un 11,75%. Sobre la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), la previsión para este año se redujo a un 4,8%, desde un 5% (la meta del Banco Central de Brasil se ubica en el 4,5% con dos puntos porcentuales de tolerancia hacia ambos lados).

Desde algunos sectores, se reclama que el Banco Central de Brasil lleve adelante una política monetaria más agresiva aún de la que espera el mercado con el objeto de estimular la economía. Así por ejemplo, Benjamin Steinbruch, vicepresidente de la influyente Federación de Industria de Sao Paulo (Fiesp), decía que: “El BC debe tener coraje y realizar un corte de por lo menos 1,75 puntos porcentuales en la tasa básica. Ya no hay más disculpas para la ortodoxia”.

Ante la crisis, el gobierno de Lula busca aprovechar las relaciones con países con características complementarias a la economía brasileña, para evitar el debilitamiento de las relaciones comerciales en un momento en donde se hace urgente sostener la demanda externa. Uno de estos países con los que Brasil está buscando reforzar su alianza estratégica es China. Es así que, para la segunda mitad del año, el presidente brasileño, Lula da Silva visitará el país oriental junto con una comitiva de empresarios quienes exhibirán las ventajas competitivas de la economía brasileña.

Vale remarcar que para Brasil, el mercado chino es de gran importancia en lo referente a las exportaciones de commodities tales como el acero y la soja, por lo que es de gran importancia estrechar lazos con dicha economía para sostener la demanda de dichos commodities.

El ministro de relaciones exteriores de Brasil, Celso Amorín confirmó que como parte de la alianza de los dos países, se buscarán realizar inversiones conjuntas en energías renovables, como la producción de etanol y la investigación científica para el desarrollo de etanol de segunda generación, así como la industrialización de la soja para producir aceite.

Si bien la economía brasileña se encuentra enfrentando inconvenientes, los mismos han afectado la performance económica del país en el corto plazo aunque no lo han hecho con las perspectivas económicas de mediano y largo plazo.

Es que el gobierno brasileño viene llevando adelante una política económica ordenada que preserva la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos.

Y una muestra de la confianza acerca de la fortaleza de mediano y largo plazo de la economía brasileña lo representa la reciente aprobación por parte del Senado de Brasil para la creación del Fondo de Riqueza Soberano (FRS), que será de aproximadamente US$ 14.000 millones y que le permitirá al país adquirir activos externos y compañías extranjeras. Sin dudas, la creación de este fondo soberano tendrá implicancias geopolíticas no menores para Brasil y demuestra hacia dónde se orienta la visión del gobierno de Lula da Silva.

La fortaleza de los fundamentales macroeconómicos en el mediano y largo plazo de la economía brasileña así como el potencial de desarrollo de sus mercados internos no pasa desapercibido por las empresas que tienen como área de acción dicho mercado interno. Es que las empresas son conscientes del potencial de desarrollo que posee la economía brasileña una vez superada la crisis lo que las lleva a tomar decisiones estratégicas para reposicionarse y estar preparadas para ganar volumen y participación en el mercado. De hecho, antes de que la misma afectara de esta manera tan profunda al país latinoamericano, el mismo emergía como una de las futuras potencias mundiales, con un presidente que exhibía las ambiciones de desarrollo del país (y que de hecho, no ha renunciado a ello).

Una de las entidades que sigue apostando fuerte a la economía brasileña a pesar de su desaceleración en el crecimiento es el Banco Santander (BVSP:SANB3; NYSE:SAN). El Banco Santander se muestra convencido del potencial de crecimiento que puede lograr en Brasil una vez superadas las turbulencias de la crisis. Es por ello que el presidente de la entidad a nivel mundial, el español Emilio Botín, confirmó los planes de la entidad bancaria de invertir 2.558 millones de reales (alrededor de US$ 1.100 millones) hasta 2010 en Brasil, a pesar de la crisis financiera internacional.

En declaraciones de Botín al respecto: “Brasil es un gran país que une un mercado fantástico a un potencial agrícola, mineral, tecnológico, industrial y de servicios que lo vuelven, sin duda, una de las más promisorias potencias a nivel mundial”.

Durante dicho período, Santander buscará lograr la apertura de 400 nuevas agencias así como ampliar y mejorar la gama de servicios que ofrece.

Para el Banco Santander resulta clave aprovechar este período de incertidumbre para crecer y reposicionarse en un mercado con gran potencial de desarrollo. La apuesta no deja de resultar interesante y puede generarle grandes beneficios a la subsidiaria de la entidad financiera española.

La Fed y una decisión arriesgada no solamente para los EE.UU.

La Fed y una decisión arriesgada no solamente para los EE.UU.

Buenos Aires, Argentina
19 de diciembre de 2008

El pasado miércoles, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) había sorprendido al mercado y anunciaba un drástico recorte de su tasa de interés de referencia llevándola a una banda de entre el 0% y el 0,25%. Este nivel de la tasa de interés de referencia es el nivel más bajo que registra la misma en su historia.
Esta decisión no es menor ya que tiene implicancias no solamente para la economía estadounidense, sino también para la economía mundial en general, y para las economías latinoamericanas en particular.
La decisión de recortar de esta manera las tasas de interés de referencia, más allá de la reducción en sí del costo del fondeo para las entidades bancarias a las que se les asegura un acceso al financiamiento en mejores condiciones, es en sí mismo una señal de que la Fed está decidida a actuar con toda su energía para recuperar a la economía a través de la recuperación del sistema financiero.
Pero también, este recorte de tasas es una clara señal de la situación en la que se encuentra la economía estadounidense. La misma enfrenta un continuo deterioro y requiere sí o sí de una pronta recuperación del consumo de las familias. Y para ello, es vital recuperar la capacidad del sistema financiero de generar financiamiento.
Con el actual nivel de tasas de interés, la Fed se queda sin un instrumento de política monetaria el cual ha utilizado al máximo en poco más de un año buscando descomprimir la situación del sistema financiero estadounidense. De ahora en más, lo que le queda a la Fed es trabajar en otro tipo de mecanismos para facilitar la provisión de liquidez al sistema financiero.
La poca eficacia observada durante todo el ciclo de recorte de tasas muestra que esta política no logra solucionar el verdadero problema del sistema financiero estadounidense.
La decisión de la Fed tuvo un impacto casi inmediato en la cotización del dólar que se ha visto debilitado frente a las principales divisas. En relación al euro, la divisa de la eurozona se ha fortalecido en la semana en alrededor de un 10% respecto a la moneda americana. El dólar también se ha visto debilitado frente a las monedas latinoamericanas.
Pero la incidencia sobre los tipos de cambios nominales no es ni será el único efecto que este recorte de tasas decidido por la Fed tendrá sobre las economías latinoamericanas.
¿Qué implicancias puede tener esta decisión de la Fed para Latinoamérica?
Como ocurre generalmente con este tipo de decisiones, se pueden dividir los efectos entre los que son de impacto inmediato de aquellos que pueden producirse en un lapso mayor.
Como se mencionó anteriormente, lo que se observa en el corto plazo es un impacto sobre los tipos de cambio haciendo que las monedas latinoamericanas se aprecien en relación al dólar. Pero la mejora en el valor de las monedas no ha sido el único efecto. También ha implicado un aumento en el valor de los activos financieros latinoamericanos, en especial de los títulos públicos.
La razón del incremento en el valor de los títulos públicos latinoamericanos radica en que los inversores ante la tasa mínima que se pagan por los bonos del Tesoro norteamericano se están dirigiendo a inversiones con un mayor nivel de retorno. Esto se posibilita por la relativa estabilidad temporal de los mercados.
Según la opinión de Enrique Alvarez, jefe de estrategia de deuda latinoamericana de IDEAglobal en Nueva York: “Lo que la Fed está haciendo es forzando a los inversores a buscar rendimientos en otras partes, lo que los obliga a agitar el espectro del rendimiento y el del riesgo”.
Es en función de lo anterior que para Latinoamérica el recorte de tasas por parte de la Fed podría representar además un ingreso de capitales que hasta hace poco tiempo era impensado para 2009. De todos modos esta probabilidad de ocurrencia no se puede decir que sea considerable ya que el resurgimiento de las turbulencias y los temores en los mercados pueden acabar con el atractivo generado por el diferencial de retornos.
La debilidad del dólar puede generar más de un problema para las economías latinoamericanas. Más allá de que la apreciación relativa del tipo de cambio para Latinoamérica pueda incidir negativamente en el comercio con los EE.UU., un dólar débil puede alentar al alza a los precios de los commodities produciendo presiones inflacionarias para las economías latinoamericanas.
Así la política monetaria de los bancos centrales de Latinoamérica se encontraría bajo tensión al tener que decidir entre enfrentar las presiones inflacionarias o contribuir a la recuperación de la economía.
Por otra parte, en caso de resultar exitosa la política monetaria en lograr la recuperación del sistema financiero estadounidense y con éste, a la economía, ello implicará inmediatamente un beneficio para Latinoamérica en general y para las economías más vinculadas con los EE.UU. en particular, tanto de manera directa (a través de lo que implicaría que la economía estadounidense se recupere) como de manera indirecta (vía efecto sobre los mercados financieros y el resto de las economías desarrolladas).
En materia de precios, por el momento a la economía estadounidense la invade la amenaza deflacionaria, pero el nivel de tasas de interés de referencia, históricamente bajo, puede dar lugar a fuertes presiones inflacionarias una vez que la economía deje atrás el contexto recesivo y comience su recuperación. Ello podría dar lugar a un proceso de bruscas alzas en las tasas de interés que pueden generar movimientos desestabilizadores para las economías latinoamericanas que deberán estar preparadas para este tipo de situaciones.
Como se puede observar, la decisión de llevar la tasa de interés de referencia a niveles neutros por parte de la Fed tiene implicancias no menores para las economías latinoamericanas, al incrementar la inestabilidad del contexto económico.
Se abre de este modo un amplio abanico de resultados posibles para las perspectivas económicas de la región en función de los factores que resulten predominantes. Es por ello que queda en el aire la siguiente pregunta que sólo el transcurrir de los meses podrá responder ¿Habrá sido beneficioso para Latinoamérica el nuevo recorte de tasas en los EE.UU. o representará una nueva serie de problemas?

¿Será efectivo un nuevo recorte de tasas por parte de la Fed?

¿Nuevo recorte de tasas por parte de la Reserva Federal? Es una semana muy cargada en cuanto a indicadores económicos, y no se esperan muy buenas noticias al respecto. La intención de llevar la tasa al nivel de 1%, ¿atacará los efectos que en sus anteriores intervenciones no ha logrado paliar? Qué semana…

Que la Reserva Federal de los Estados Unidos vuelva a recortar sus tasas de interés de referencia, luego de hacerlo en varias ocasiones desde el mes de setiembre del año pasado, mientras la crisis continuaba con su desarrollo sin prestarle atención a estos esfuerzos de la Fed, pareciera entonces que no resultará muy relevante que digamos.
Pero un nuevo recorte de tasas por parte de la Reserva Federal estadounidense, podría tener esta vez otro tipo de implicancias ya que se suma a un conjunto de acciones realizadas con el Tesoro de los EE.UU. para, en primer lugar, contener la crisis del sistema financiero norteamericano y luego, comenzar a darle impulso a la economía que podría declararse en breve, en recesión.
En relación a las expectativas sobre qué hará la Reserva Federal, la mayoría de los analistas del mercado descuentan que la Fed realizará un nuevo recorte de tasas, luego de la reunión que mantendrá el Comité de Mercado Abierto de la Reserva entre el día de hoy y el de mañana. El mercado espera que la tasa de interés de referencia, que se ubica actualmente en el 1,50%, sufra un recorte de 50 puntos básicos para pasar a ubicarse en el 1,00%.
Esta expectativa de recorte se apoya en el pesimismo que aportan los datos económicos que se van conociendo y aquellos que están por salir a la luz. Es así que el próximo jueves, el Gobierno estadounidense divulgará las estimaciones preliminares de la actividad económica durante el tercer trimestre del año y la mayoría de los analistas creen que el dato mostraría una contracción del 0,5%. Posteriormente, el próximo viernes, se darán a conocer los datos sobre el gasto y los ingresos personales, que tampoco arrojarían buenas noticias. Ello refuerza la necesidad de este nuevo recorte de tasas, ante los problemas económicos y el alejamiento de las presiones inflacionarias.
La preocupación por la situación económica en los EE.UU. hace que incluso parte del mercado espere que el recorte de tasas que realizaría la Fed, supere los 50 puntos básicos. El mercado le asigna una probabilidad del 26% a que la Fed decida un recorte de 75 puntos básicos. De producirse, representaría un suceso histórico ya que por primera vez en más de 50 años, la tasa de interés de referencia se ubicaría en dicho nivel.
Pero: ¿Por qué este nuevo recorte de tasas podrá tener un impacto diferente y más persistente al que tuvieron los recortes anteriores?
Vale decir que en primer lugar, las bajas tasas de interés no han hecho hasta el momento demasiado para activar el crédito, dado que los bancos están renuentes a otorgar préstamos debido a su propia necesidad de capital a corto plazo. Pero este nuevo recorte de tasas encuentra en el plan de salvataje a un aliado clave para que genere un impacto positivo en este aspecto.
El nuevo recorte de tasas generará una reducción adicional de las tasas del mercado crediticio, que mantienen una estrecha relación con la tasa de interés de referencia, y ello animará una mayor demanda de crédito.
Además, la Reserva Federal anunció en el día de ayer que comenzará a otorgar préstamos a compañías del país, para de este modo calmar los nervios en los mercados de deuda de corto plazo y asegurarles a las empresas un acceso seguro al financiamiento. La tasa de interés que aplicaría la Fed en este caso rondaría entre el 2% y el 4% y representaría un vital aporte para el mercado de deuda de corto plazo.
Ello servirá para asegurar que una porción de la demanda de financiamiento esté cubierta. Ademas generaría un efecto positivo en la confianza de los inversionistas en las deudas de corto plazo lo cual podría contribuir a recuperar la oferta de financiamiento.
Con el sistema financiero contenido de posibles nuevos shocks, lo cual aporta también para restituir la confianza del mercado, el gobierno de los Estados Unidos, se encuentra analizando un nuevo plan de reactivación económica para de este modo, poder retornar lo más rápido posible a la senda de crecimiento.
Sobre este posible plan, Ben Bernanke había opinado hace unos días que: “Idealmente, un plan presupuestario no solamente estimularía el gasto global y la actividad económica, sino que debería tener también como objetivo solventar ciertos factores que tienen el potencial de prolongar o incrementar la desaceleración económica”.
En resumidas cuentas, la multiplicidad de acciones que tanto el Tesoro de los EE.UU., como la Reserva Federal están llevando adelante para recuperar a la economía, hacen que este posible nuevo recorte tenga mayores probabilidades de torcer el humor del mercado y generar de este modo un efecto positivo en términos de actividad económica.
Pero este nuevo recorte plantea un interrogante sobre las perspectivas del dólar frente al euro: ¿Puede el posible recorte de tasas de la Fed debilitar al dólar frente al euro? Posiblemente no sea éste el motivo si es que el dólar llegara a perder fuerzas frente al euro, ya que el presidente del Banco Central Europeo confirmó la posibilidad de que el BCE también lleve adelante un recorte de tasas en su reunión del 6 de noviembre.
El posible nuevo recorte de tasas del BCE además de favorecer al dólar frente a la divisa europea, representaría un nuevo aporte, no solamente para la recuperación de la economía de la eurozona, sino también para la recuperación de la economía estadounidense ya que ayuda a torcer las expectativas sobre las perspectivas económicas mundiales.
La recuperación económica pasó a ser el eje central de los esfuerzos de la Fed y es por ello que todos los esfuerzos que realizan se orientan a dicho objetivo. ¿Tendrá esta vez el posible recorte de tasas de interés un efecto duradero?
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo


AgenciaBlog