Posts etiquetados como ‘supervision’

Regulación financiera en la Unión Europea

Regulación financiera en la Unión Europea

Regulación financiera en la Unión Europea Ha llegado el turno de la Comisión Europea para proponer el nuevo modelo de supervisión financiera para los países de la Unión Europea. El gobierno estadounidense ya había presentado su proyecto de reforma del cual diera ayer mayores detalles y que promete, como en la propuesta europea, defender a los consumidores, los grandes perdedores de la crisis.

Parece que la Comisión Europea quiere tener mayores ingerencias en la supervisión financiera de los países que conforman la UE. En el nuevo modelo de supervisión europeo propuesto se contempla la creación de un Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos (CERS), el cual será el encargado de vigilar la estabilidad del sistema financiero en su conjunto y de emitir alertas y recomendaciones en caso de detectar riesgos. El CERS sólo advierte, pero la decisión de las medidas a implementar seguirá en manos de los supervisores nacionales quienes deberán comunicar las medidas adoptadas y, en caso de decidir no hacerlo, deberán dar explicaciones.

Lo positivo para el CERS es que al ser un organismo supranacional, no estará tan influenciado por presiones políticas como ocurre habitualmente. Probablemente hasta encontremos al CERS sobreactuando, al menos en sus primeros años, ya que deberá armarse de una reputación ante la sociedad.

Creo además, que uno de los temas interesantes gira en torno a la comunicación de las alertas ya que una alternativa es hacerlas públicas. Esta posibilidad tiene sus aspectos positivos aunque implique riesgos. El hacer público la detección de ciertos riesgos en el sistema financiero de alguno de los países de la UE obliga a las autoridades nacionales a implementar medidas o al menos a contar con muy buenos fundamentos para demostrar que la situación está bajo control. El riesgo que se corre pasa por la sensibilidad existente en torno a la difusión de riesgos en los sistemas financieros que puede generar inestabilidad en los mismos.

Mientras estos temas se discuten, algunos no han perdido el tiempo y ya se ha comenzado a hablar de los posibles candidatos al frente del CERS. Según da cuenta el Financial Times, el actual presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, será el presidente del organismo, que tendrá un mandato por cinco años renovables. Otro que parece, tendría un lugar asegurado es el gobernador del Banco de Inglaterra Mervin King quien sería la segunda autoridad del organismo después de Trichet.

La oferta de este papel a King supondría el reconocimiento implícito del papel de Reino Unido como el mayor centro financiero de Europa, así como la relativa importancia de los servicios financieros en la economía británica, aunque también puede ser interpretado como una señal para un mayor control del sistema financiero británico el cual ha sido fuertemente afectado por la crisis por los graves problemas de su regulación. Ciertamente, si King es nombrado segundo en el CERS, no le resultará agradable que el sistema financiero británico vuelva a tener inconvenientes, por lo que buscará asegurar que el mismo sea conducido con la mayor prudencia posible.

Uno de los factores que ha permitido que los riesgos se expandieran fue la falta de coordinación entre los reguladores de los diferentes jugadores del sistema financiero. Es por eso que la propuesta de la CE considera también la creación de un Sistema Europeo de Supervisores Financieros (SESF), formado por tres nuevas autoridades para los sectores de banca, bolsa y seguros, que tendrán nuevas competencias, una propuesta interesante por el hecho de generar un ámbito concreto en donde los reguladores puedan considerar los riesgos particulares de cada componente del sistema financiero y la transferencia de riesgos entre los mismos.

La propuesta de reforma del sistema financiero realizado por la CE apunta a adaptarse a la creciente internacionalización del sector y a mejorar la respuesta ante hipotéticas crisis. Es una respuesta a las fallas en la supervisión que permitieron que la crisis siguiera su curso. La clave pasará por saber si es lo suficientemente flexible como para detectar nuevas modalidades de crisis.

Desde el otro lado del Atlántico, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, exponía ayer en el Congreso la propuesta del Gobierno de Estados Unidos para la reforma del sistema financiero, en vísperas de la cumbre del G-20. En el día de ayer, Geithner anunciaba la creación de un organismo supervisor nacional de bancos para evitar que las firmas financieras escapen del control del Gobierno.

En líneas generales, las propuestas regulatorias de la CE y de los EEUU apuntan a evitar el arbitraje regulatorio que le permitió al sistema financiero generar posiciones de altísimo riesgo sin ser advertidos por ello, al tiempo que se promete una supervisión más estricta que limitará el margen de acción de las entidades financieras.

La propuesta de reforma estadounidense sin embargo, aparece como más estricta en varios aspectos. La existencia de una agencia explícita de protección del consumidor financiero que propone el gobierno de Obama limitará que las entidades se sobrepasen imponiendo cargas excesivas sobre sus clientes. La decisión de obligar a las entidades bancarias a mantener un mayor volumen de reservas, y aumentar la vigilancia del mercado de derivados (el ámbito en donde se desarrolló el núcleo de la crisis) son otros dos elementos que limitarán el riesgo sistémico.

Si bien aún restan conocer más detalles para comprender las implicancias de la propuesta de la CE sobre la regulación de su sistema financiero, creo que no debería ahorrar dureza en la nueva propuesta regulación. Mientras la crisis aún está fresca en la mente de todos, hay que aprovechar para reformar al sistema financiero ya que existe una mejor predisposición para el cambio. Es preferible ahora excederse en lo restrictivo que no aprovechar la oportunidad y mantenerse tolerante ante un sistema financiero que demostró no ser disciplinado. Los reguladores deben entender que para flexibilizar los requisitos habrá tiempo en el futuro, pero no para restringirlos más, sobre todo en tiempos de bonanza en donde la percepción de la crisis está muy lejos en el horizonte.

No sé si lo habrán notado, pero las propuestas de reformas tanto en Europa como en EEUU contemplan la creación de varias agencias que supervisarán al sistema financiero. Hay que tener en cuenta que además existe un compromiso por el momento implícito, de coordinación internacional en la supervisión del sistema financiero para advertir posibles transferencias de riesgos. A toda esta nueva estructura regulatoria hay que agregarle el nuevo rol del Fondo Monetario Internacional (IMF), de velar por la estabilidad financiera internacional, para lo cual estará facultado para advertir a los países sobre situaciones de riesgos excesivos. Cuando uno observa toda esta estructura en su conjunto se encuentra ante la presencia de un nuevo problema.

Es que la estructura de regulación y supervisión de los sistemas financieros terminará alcanzando un nivel de complejidad y de duplicación de funciones tal que probablemente se puedan generar conflictos que terminen por afectar aquella estabilidad financiera que tanto pretenden proteger.

Imaginemos qué puede ocurrir si por ejemplo, existen diferencias en la apreciación de la situación de estabilidad del sistema financiero europeo entre el FMI y los nuevos organismos supranacionales de Europa. Los inversores probablemente no esperen a saber quién tiene la razón y buscarán deshacer aquellas posiciones que impliquen cierto riesgo desestabilizando de este modo a los mercados y dando lugar a lo que los economistas conocemos como “la profecía autocumplida”.

Hay que reconocer que cada propuesta apunta a solucionar fallas en la regulación y supervisión que permitieron la generación de la crisis, pero ¿No estaremos generando una estructura regulatoria altamente inestable y con grandes dificultades para adaptarse a la evolución de los sistemas financieros?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Podrá la Fed regular al sistema financiero sin causar otra crisis?

¿Podrá la Fed regular al sistema financiero sin causar otra crisis?

¿Podrá la Fed regular al sistema financiero sin causar otra crisis?
21 Julio 2009 La recesión en la economía estadounidense, lentamente está viendo su final. En el día de ayer se divulgó la lectura del índice para Estados Unidos de los indicadores económicos anticipados que subió un 0,7% en el mes de junio superando las expectativas del mercado. Y con el comienzo de la recuperación económica, el debate en torno a la regulación del sistema financiero estadounidense, vuelve al centro de la escena.
La respuesta del gobierno de Barack Obama, ha sido actuar sobre el corazón del problema y modificar la regulación de las entidades que componen el sistema financiero, en donde la Reserva Federal de los EEUU adquiría un nuevo rol.

En el mes de junio, se dio a conocer la propuesta de reforma del sistema financiero elaborada por el gobierno de Obama en donde la Reserva Federal recibía nuevos poderes, ayudado por el Tesoro y varias agencias más, para supervisar las grandes firmas financieras cuyo potencial colapso pudiera amenazar al sistema.

En el informe denominado “Reconstruyendo la Regulación y la Supervisión Financiera”, el gobierno contempla que la Fed deba además vigilar más de cerca los riesgos sistémicos de los mercados financieros, pedir informes a las entidades financieras para ver si cumplen con los requerimientos de capital mínimos exigidos y supervisar las matrices y filiales de todas las empresas financieras, incluidas aquellas que pertenecen a mercados no regulados o que se encuentran en el extranjero. Además, la Fed tomaría el control de la regulación de mercados que antes carecían de regulación (los denominados over the counter), como los derivados y de titulización.

En el mayor poder que la reforma del sistema de regulación y supervisión le da a la Fed no se agota la reforma sino que va mucho más allá, reconsiderando aspectos tales como la protección del consumidor financiero o las retribuciones a los altos directivos.

Sin embargo, los mayores cuestionamientos que se han escuchado se vinculan al mayor poder de la Fed y no son pocos los que plantean sus objeciones a su nuevo rol. Ente ellos, el Grupo de Trabajo de Inversores (liderado por los ex presidentes de la Comisión de Valores William Donaldson y Arthur Levitt), el cual reúne a algunos de los administradores de dinero más grandes del país, se ha manifestado a favor de la creación de un organismo independiente que actúe como vigilante del manejo de riesgos a lo largo del sistema financiero.

El organismo propuesto -la Junta de Supervisión de Riesgo Sistémico o SROB- tendría personal permanente e independencia de las agencias del Gobierno y las instituciones financieras, lo cual tiene como aspecto positivo el no estar sometido a otro tipo de intereses pero por su diseño, tendría dificultades para coordinar las acciones con el resto de los organismos implicados en la estabilidad del sistema financiero.

También de parte del Senado estadounidense la idea de una Fed reguladora del sistema financiero genera resistencia ya que se considera que la Reserva Federal cumple demasiadas funciones (se ocupa de la política monetaria, la banca internacional, la protección de los consumidores y el rol de prestamista de último recurso) como para desarrollar un rol más. En este sentido, se debe reconocer que la multiplicidad de funciones puede quitar efectividad a los objetivos principales dado que la Fed debe encontrar un balance entre todos ellos para lo cual cuenta con limitados instrumentos.

Ciertamente no debería extrañar las polémicas que genera la posibilidad de un mayor poder para la Fed, máxime considerando la pobre performance que ha tenido en prevenir el desarrollo de la crisis. Es que si se lo quiere ver de este modo ¿Qué mejor forma de regular al sistema financiero tenía hasta el momento la Fed que hacerlo a través de una política monetaria lo suficientemente prudente como para evitar el surgimiento de burbujas financieras?

Desde el Grupo de Trabajo de Inversores, se apunta a la pérdida de confianza generada por los errores cometidos durante la crisis por la Fed: “La credibilidad (de la Fed) ha sido empañada por las ligeras políticas de crédito que adoptó y la floja supervisión reguladora que permitió a los instituciones elevar el apalancamiento de sus hojas de balance”. En este sentido creo que es comprensible el planteo ya que la pérdida de confianza acerca de la capacidad de la Fed de regular al sistema financiero puede aumentar la sensibilidad en momentos de mayor agitación en los mercados, produciendo una sobre reacción que afecte en primer lugar, a las entidades menos confiables.

Pero si el gobierno de Obama, decidió confiar en la Reserva Federal para otorgarle significativos poderes para la regulación del sistema financiero es porque ha considerado que las ventajas que ello traía aparejado superan ampliamente sus desventajas. Una de las ventajas principales atribuidas a la integración de funciones en un único cuerpo es la de acelerar la capacidad de reacción ante situaciones de crisis.

Por otra parte, la Fed en sus decisiones de política monetaria, tendrá desde ahora en más, un mayor cuidado acerca de la incidencia de la misma sobre el manejo de los riesgos del sector financiero. En este sentido, probablemente la autoridad monetaria esté menos dispuesta a mantener la tasa de interés de referencia en sus mínimos por mucho tiempo más de modo tal de no permitir la generación de nuevas burbujas en los precios de los activos financieros.

Otro punto a favor de permitir que la Fed tenga un mayor compromiso en lo referido a la regulación del sistema financiero, tiene que ver con “aquello que sabe, que saben las entidades bancarias”. ¿Qué quiere decir esto? La crisis generó un antecedente en relación al accionar de la Fed. La Reserva Federal salió al rescate del sistema financiero con grandes inyecciones de liquidez y salvatajes conjuntos con el Tesoro de los EEUU. Ello ha generado problemas de riesgo moral que aumentan para el futuro las preferencias de las entidades financieras por posiciones de mayor riesgo a las recomendadas. Es por ello que el incentivo de la Fed es realizar una exhaustiva supervisión y regulación del sistema financiero de modo tal de evitar que el mismo tome posiciones de riesgos desmedidas.

Cuando aún no está definida la nueva estructura de regulación y supervisión del sistema financiero estadounidense, la capacidad de la Fed está puesta en duda. La propuesta del gobierno tiene aspectos positivos como negativos. ¿Se contribuirá con esto a garantizar la estabilidad del sistema financiero estadounidense o se estarán sentando las bases de la nueva crisis?

Horacio Pozzo

Inversión Independiente

La historia podrá mostrar que la Fed ayudó a evitar una Gran Depresión en 2008, pero los pasos radicales que tomó a lo largo del camino la hacen más vulnerable políticamente de lo que ha sido en décadas. Durante sus 96 años de historia, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha atravesado por un puñado de momentos de transformación.
El actual es uno de ellos, este es el momento que deben aprovechar los Inversores Individuales para lograr la independencia financiera. Paola Pecora nos cuenta aquí las opciones de inversión que más de 4000 Latinoamericanos ya están aprovechando. No pierda más tiempo y aprenda a invertir y conviértase en un inversor PREMIUM ahora.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Por qué no funcionará la reforma del sistema

Por qué no funcionará la reforma del sistema financiero estadounidense

Por qué no funcionará la reforma del sistema financiero estadounidense “Mi Gobierno propone una reforma radical del sistema de regulación financiero, una transformación a una escala no vista desde las reformas que siguieron a la Gran Depresión”. Barack Obama en el discurso de anuncio en la Casa Blanca.

Se acerca el tiempo en donde los sistemas financieros comiencen a reactivar la rueda crediticia, pero para que ello no se transforme en una nueva oportunidad de crisis, es necesario que los mecanismos de regulación y supervisión funcionen a la perfección.

—– ADELANTO ESPECIAL—–

¿Cómo comenzar a invertir en Bolsa?

Antes que nada usted necesita manejar las herramientas clave para invertir. Esté atento al próximo lanzamiento de nuestra newsletter con recomendaciones de compañías y a nuestros reportes educativos de inversión que le explicarán paso a paso cómo acercarse a su independencia financiera invirtiendo en las Bolsas de Valores.

Haga click aquí para seguir leyendo…

——————-

Es por eso que el gobierno de Barack Obama lanzó una histórica reforma del sistema financiero. Y una de las claves de la reforma está en la frase del discurso de Obama: “Nadie tenía la responsabilidad de proteger al sistema en su conjunto, de los riesgos que vinculaban a las firmas”.

Antes de empezar, no puedo evitar manifestar mis reparos acerca de la eficacia que pueda tener el nuevo sistema de regulación y supervisión en el objetivo de mantener bajo control los riesgos del sistema financiero sin derivar en riesgos extremos e irresponsables que puedan terminar en crisis. No es que sea pesimista, pero para confiar, no queda otra alternativa que evaluar los nuevos sistemas en funcionamiento.

Es más, me arriesgaría a decir que será clave para determinar la capacidad y calidad del sistema de regulación y supervisión que tenemos que esperar hasta verlos funcionar en tiempos de una gran bonanza. Digo esto porque son tiempos en donde de manera inconsciente se relajan los controles regulatorios y de supervisión, y es ahí donde se engendran las peores crisis.

De todos modos, no debemos apresurarnos ya que no le será para nada fácil al gobierno de Obama concretar la reforma planeada en el sistema financiero. El nuevo rol que se pretende de la Reserva Federal es el punto que mayor resistencia ha estado generando en el Congreso estadounidense, incluso hasta en los legisladores oficialistas.

Que la FED sea la encargada de la regulación de las principales entidades financieras estadounidenses y responsable de proteger a la economía del riesgo sistémico del sistema financiero, son elementos que considero positivos ya que permiten una mayor rapidez de acción en situaciones de crisis. Con este cambio, el organismo encargado de custodiar la salud de las principales entidades del sistema financiero es el mismo que las asistirá en caso de crisis, evitando la coordinación de varios organismos para ello.

Estas modificaciones hacen más responsable a la FED en la conducción de su política monetaria por los incentivos negativos que puede generar (y que han generado), que afectan a su nueva función.

Este nuevo rol de la Fed no le ha caído para nada bien al republicano Richard Shelby quien, según el Financial Times, cuestionaba la propuesta porque la misma presentaba: “Una grosera visión inflada acerca de la experiencia de la Fed”.

Legisladores tanto demócratas como republicanos de la comisión de Bancos del Senado se oponían a la iniciativa argumentando que la Fed sólo se debe encargar de la política monetaria. El senador Demócrata por el Estado de Connecticut, Christopher John Dodd se resiste a que la Fed tenga el poder de controlar a las entidades financiera, y dice el New York Times: “El Sr. Dodd dijo que otorgándole a la Fed un nuevo rol como regulador global del riesgo, podría también comprometer su status de independencia y generar un conflicto con su mandato de controlar la inflación”.

La propuesta de reforma no termina allí y contempla la creación de un organismo que se encargaría de supervisar el riesgo económico a nivel general y otro que se enfocaría en la seguridad de los productos financieros para los consumidores. En principio uno puede pensar que son dos medidas interesantes aunque habrá que ver en la práctica el poder que se les concede para que se transformen en elementos contenedores del riesgo. En este sentido, si por ejemplo, dichos organismos sólo advierten sobre riesgos, puede ocurrir que en los booms económicos no sean muy tenidos en cuenta. Esto es lo que le sucedió al mismo Alan Greenspan quien reconoció que le habían advertido sobre los riesgos de las subprime pero que los subestimó.

Será necesario asegurar que estos organismos cuenten con un adecuado nivel de flexibilidad para que puedan adaptarse a la evolución de los instrumentos financieros que irán surgiendo con mayores niveles de complejidad en su ingeniería. En caso de que el nivel de complejidad logrado por los nuevos instrumentos resulte inalcanzable para la comprensión en materia de riesgos esto haría más difuso el valor de dichos organismos.

Otras dos medidas apuntan directamente a las entidades financieras y que limitarán la sobre expansión del sistema financiero. El exigir un mayor nivel de capital adicional ante un mayor riesgo y obligar a las entidades que mantengan un cierto porcentaje de los créditos hipotecarios que generaron, limitarán la multiplicación del volumen de negocios de esas entidades. En este sentido, la regulación deberá encontrar el equilibrio de no ser extrema al punto de limitar en exceso la generación de financiamiento.

Esta reforma trae además malas noticias para las calificadoras de riesgos ya que contempla medidas tendientes a evitar que se generen conflictos de intereses. Durante la crisis, las calificadoras que se encargaban de evaluar la calidad de los nuevos activos se beneficiaban con su crecimiento, y es por eso que de ser posible, obviaron cualquier elemento que pudiera afectar su calificación y de su propio negocio. Por otra parte, es positivo que se busque generar una mayor transparencia en el mercado aunque la experiencia muestra que este objetivo es difícil de alcanzar.

El gobierno de Obama demuestra con esta reforma que aprendió los peligros derivados del sistema financiero. Un mayor control sobre mercados exóticos y mercados de deuda, es lo que viene también con la reforma.

Equilibrio, regulación y libre mercado, y un mayor nivel de cobertura del sistema financiero son los objetivos de la propuesta de reforma. Además un objetivo no menor de la reforma es insertarla en la estructura de regulación y supervisión internacional. La propuesta suena interesante, pero primero para confiar, mejor verla en funcionamiento.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog