Posts etiquetados como ‘subprime’

Déficit fiscal en EEUU ¿Contraestímulo fiscal o solución “a la Argentina”?

Déficit fiscal en EEUU ¿Contraestímulo fiscal o solución “a la Argentina”?

Déficit fiscal en EEUU ¿Contraestímulo fiscal o solución “a la Argentina”? Un tercio de la población estadounidense se encuentra seriamente amenazada por las dificultades fiscales en los Estados donde residen, los que tendrán que ajustar seriamente su cinturón de gastos si no quieren declararse en bancarrota. ¿Contraestímulo fiscal?

Los problemas fiscales para los Estados Unidos, lejos están de atenuarse. Por el contrario, como si fuera una enfermedad, se está extendiendo entre varios estados que, liderados por California, encuentran que equilibrar sus cuentas, es una de las misiones más difíciles en el inicio de la postcrisis. ¿Ensayarán una solución a la Argentina?

A nivel del Estado nacional, el déficit público sigue en una preocupante tendencia alcista. Según daba cuenta el Wall Street Journal, las cuentas públicas arrojaron en el mes de octubre un rojo de US$ 176.360 millones casi cuadruplicando el rojo del mes de setiembre que había sido de US$ 46.000 millones y las señales de moderación y disciplina que se le reclama al gobierno de Obama, parecen quedar para más adelante.

A nivel estatal, la situación aparece en algunos casos incluso más graves que lo observado a nivel federal. Darrell Preston comentaba en un artículo para Bloomberg que los estados están cerrando el año fiscal con un déficit de US$ 250.000 millones.

La CNN dio a conocer un estudio realizado por Pew Center que revela que 10 estados se encuentran en una situación de crisis fiscal que los puede llevar a la bancarrota.

La lista del miedo la integran Arizona, California, Florida, Illinois, Michigan, Nevada, New Jersey, Oregon, Rhode Island y Wisconsin. Y en la lista siguen otros cinco estados cuya situación no es demasiado mejor a la que evidencian los aquí mencionados. Los estados más comprometidos con el déficit fiscal son California, Illinois y Arizona con un bache fiscal del 49,3% para California, 47,3% para Illinois y 41,1% para Arizona.

Seguramente muchos ciudadanos estadounidenses se estarán preguntando en estos momentos ¿Cómo es que ha llegado a esta situación de descalabro financiero en los estados?

Lo que les ha ocurrido a buena parte de los estados en problemas, lógicamente no responde a una única causa. Tampoco se puede afirmar que no tienen sus gobernantes responsabilidad alguna sobre la situación. Todo lo contrario, la falta de previsión pone a muchos estados en una situación de cuasi bancarrota.

Los problemas en sus mercados laborales con una elevada tasa de paro, que a su vez es uno de los elementos que derivan en una alta tasa de ejecuciones inmobiliarias y de quiebras de empresas, han golpeado las arcas públicas por los menores ingresos que se generan. Si a esto le sumamos los problemas en la administración de los recursos públicos que se han observado en los estados, tenemos entonces el cóctel explosivo que están sufriendo por estos momentos.

La caída en los ingresos estatales, promedió el 16,6% en el segundo trimestre del año, según el relevamiento realizado por el Rockefeller Institute. Pero tan preocupante como la caída en los ingresos fiscales es su evolución esperada para los próximos meses.

Un reporte del Securities Industry and Financial Markets Association muestra un panorama poco alentador al destacar que: “A pesar del aparente retorno del crecimiento en la economía de los EEUU, la recuperación del empleo y los salarios –dos de los factores más importantes de las finanzas de los estados- se demorarán por bastante tiempo”.

En el mes de julio el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, aplicó una solución a la Argentina, al menos temporal, para sus cuentas fiscales que consistió en la emisión de pagarés (en Argentina, las famosas cuasimonedas). En ese momento, del estado, John Chiang decía al respecto: “Los pagarés son una señal de que el estado está siendo manejado de mala manera” al tiempo que advertía sobre una posible rebaja en la nota de la deuda de California.

El caso de California es el más conocido, por la importancia que representa dentro de los EEUU. Schwarzenegger, se ha visto obligado a aplicar fuertes e impopulares recortes en el gasto público, afectando a ámbitos esenciales del llamado “Estado de Bienestar”, como los son los gastos en educación y en servicios sociales. La profundidad del bache presupuestario hace que los recortes realizados hasta el momento resulten insuficientes y se tengan que pensar en nuevas reducciones de gastos. Así y todo, el gobierno de California prevé un déficit público de entre US$ 12.400 millones y US$ 14.400 millones en 2010.

Para graficar la seriedad de los problemas financieros en otros estados, el gobierno de Arizona piensa en arrendar el edificio del Congreso para recaudar dinero, mientras que en el estado de Michigan ya se anunció la disminución de gastos en escuelas y en hospitales.

El riesgo que existe en torno a la necesidad de un fuerte ajuste fiscal por parte de una gran parte de los estados es que el mismo ajuste termine por provocar un círculo vicioso dentro de la economía y de este modo, que imponga un freno a las perspectivas de recuperación de la economía de los EEUU.

¿Qué deben hacer los gobernadores? El conflicto de ideas es importante. Lo que aparece como una medida mejor vista es que los gobiernos de los estados en problemas decidan recortar sus gastos para ajustar sus balances fiscales. El problema es que esta decisión puede profundizar la situación de recesión económica con nuevos efectos negativos sobre la recaudación. La alternativa pasa por posponer todo ajuste hasta que la economía cobre fuerza y no sufra demasiado con los recortes en los gastos.

Para Susan Urahn, directora del Centro Pew afirmaba: “Las decisiones que adopten esos estados mientras intentan salir adelante de la recesión tendrán un papel primordial en qué tan rápido se recuperará toda la nación”.

Por lo pronto, varios de los estados, para mal o para bien, ya han comenzado a actuar inclinándose por el camino de los recortes en los gastos y el aumento de sus impuestos (algo que Keynes no les hubiese aconsejado).

Scott Pattison, vocero del National Association of State Budget Officers vaticinaba que lo peor aún no llegó para los ciudadanos: “Hemos visto los peores números rojos en 10 años, y es seguro vendrán días con miles de despidos en el sector público y recortes de servicios sociales”.

¿Estará en las finanzas de los estados de EEUU el origen de una nueva recaída en la economía estadounidense? Este riesgo estará latente más allá del camino elegido por los diferentes gobiernos. La economía estadounidense debe salir cuanto antes de la situación de recesión para comenzar a implementar medidas de ajustes profundas y así comenzar a desterrar las numerosas amenazas que la rodean.

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———–

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

El nuevo pronóstico de Roubini

El nuevo pronóstico de Roubini

El nuevo pronóstico de Roubini
El economista de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, quien fuera uno de los pocos en anticipar la crisis subprime es conocido como el Dr. Catástrofe. Por eso, cada vez que está por emitir una opinión, los mercados tiemblan ante sus terribles profecías. Lo ha vuelto a hacer y le ha apuntado otra vez al mercado inmobiliario estadounidense.

Roubini prefiere que lo llamen Dr. Realista. Y en su realismo, el economista prefiere mirar aquello que el mercado se niega a hacer. Al mercado ciertamente no le resulta conveniente ser precavido. La euforia está generando importantes beneficios a los inversores que luego de la crisis que les ha hecho perder miles de millones de dólares, no quieren bajo ningún punto de vista, que se acabe este “veranito financiero”.

El mercado dio su veredicto y apuesta por una irreal recuperación económica en forma de V. “Los mercados están descontando en la actualidad una recuperación en forma de ‘V’ y tienen que empezar a descontar una recuperación en forma de ‘U’, así que podría observarse una corrección en el cuarto o primer trimestres”, decía Roubini al Wall Street Journal.

Da la sensación de que los mercados tampoco reparan en la fragilidad de la recuperación y en los riesgos que aún están latentes. La crisis dio lugar a la necesidad de una corrección en el valor de los activos, corrección que no parece que haya tenido lugar como debió haber sido.

La euforia que viven los mercados se refleja claramente en las bolsas. El índice S&P 500 aumentó 51% desde el nivel mínimo en 12 años que alcanzara en el mes de marzo pasado. El índice europeo Dow Jones Stoxx 600 por su parte, acumula un incremento del 48%. La política monetaria de alta liquidez y niveles de tasas históricamente bajas genera una oportunidad que no pueden desaprovechar los mercados para recuperar rentabilidad.

Si el contexto está posibilitando este riesgoso crecimiento de los mercados, algo hay que hacer antes de que sea demasiado tarde. Los temores de interrumpir la recuperación económica limitan la acción de los gobiernos. Si bien no es el momento de iniciar el ciclo ascendente de tasas, dada la debilidad de las economías algo hay que hacer para impedir una nueva burbuja de activos, y ese algo pasa por darle herramientas a la regulación.

Probablemente, nuestras preocupaciones por la generación de nuevas burbujas, que se apoyan en fundamentos concretos, nos pueden ocultar una realidad que aún está latente y que se vincula con la fragilidad que persiste en la economía estadounidense, particularmente en el mercado inmobiliario. Si miramos la génesis de la crisis financiera internacional, el mercado inmobiliario estadounidense a pesar de los aparentes signos de recuperación, el mismo mantiene grandes riesgos de reversión y de nuevos episodios de crisis. “El estrés está pasando de hipotecas residenciales, que aún se encuentran en un serio problema, a los bienes raíces comerciales, donde están empezando a reconocer que van a tener enormes, enormes pérdidas”, anticipa Roubini.

——La economía para entender a los mercados———–

La economía china vuelve a la senda de vigoroso crecimiento. Ello generará grandes oportunidades para las economías productoras de commodities ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender cómo la economía determina los grandes movimientos de los mercados, llegó el curso Economía básica para inversores el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias y las de los mercados. Haga click aquí para adquirir el Curso.

—————————–

En los últimos meses, hemos presenciado una recuperación en el mercado inmobiliario. Los precios de las viviendas han subido en julio por tercer mes consecutivo, las solicitudes de hipotecas alcanzaron en el mes de setiembre su máximo en cuatro meses por la caída en las tasas de interés y el inventario de casas se ha reducido. Incluso las solicitudes de préstamos para comprar una casa, un indicador adelantado de las ventas, ha subido en setiembre al mayor nivel desde inicios de enero.

Pero lo aparente no es lo real en el mercado inmobiliario. Las ayudas que recibieron los compradores (con un crédito de US$ 8.000 para un primer comprador) que se extenderá hasta el mes de noviembre, sostienen una demanda sin fundamentos sólidos.

La debilidad del mercado laboral con una desocupación que sigue en crecimiento y los persistentes problemas en el sistema financiero estadounidense son elementos que anticipan una reversión en el comportamiento de una demanda inmobiliaria que seguirá estancada.

Parte de los problemas que existen desde el lado de la demanda en el mercado inmobiliario estadounidense, se mantienen aún ocultos generando un riesgo latente de nuevos episodios de crisis. Según un reporte de los reguladores bancarios, más de la mitad de los deudores hipotecarios con créditos renegociados en la primera mitad del último año, observan un atraso de al menos dos meses en el pago de sus cuotas un año después.

Para los próximos meses no se descartan grandes pérdidas en los créditos inmobiliarios comerciales que pongan en aprietos a las entidades financieras estadounidenses, dejando en claro además, que este segmento del sector inmobiliario lejos está de su recuperación.

Y mientras el número de viviendas sin vender habría tocado fondo, los precios estarían a punto de caer aún más, incrementando la presión sobre la economía nuevamente. Para el economista Robert Shiller de Yale University, las perspectivas son aún más oscuras.

Shiller quien fuera uno de los que anticipara la crisis en el mercado inmobiliario estadounidense, pronosticó que los precios de las viviendas demorarán bastante tiempo en recuperarse. Si bien los programas de estímulo y el plan de compra de activos de la Fed han contribuido a sostener los precios de las viviendas, los mismos, como mencionáramos anteriormente, se acabarán en poco tiempo por lo que el mercado perderá fuerzas.

Ni en el cielo, ni en el infierno. La economía estadounidense en particular, y la economía global en general, se encuentran aún en el purgatorio, limpiando sus culpas de una crisis que aún no ha terminado. Prudencia debería ser la palabra más mencionada en este final de la recesión. Si los mercados la quieren evitar, desde los gobiernos se debería implementar con medidas concretas. Además, las fragilidades y riesgos que aún persisten deben ser monitoreados de cerca y tener previstos planes de emergencia para responder a posibles nuevos episodios de crisis.

¿Se podrá consolidar la recuperación o el exceso de optimismo nos llevará a nuevas recaídas?

Horacio Pozzo

Una nueva burbuja en el horizonte

Una nueva burbuja en el horizonte

Una nueva burbuja en el horizonte
8 Octubre 2009 Sin dudas, la crisis nos ha dejado sensibilizados a todos. En todas partes, los analistas vemos nuevos riesgos de crisis y situaciones de inestabilidad. El mundo post crisis subprime se ve como una botella de gaseosa recién destapada; burbujeante al extremo.
El contexto global se presta a que sintamos miedo, ya que somos conscientes que quienes han sido los responsables principales de la presente crisis no han aprendido demasiado, sino que la han tomado como un “parate” en sus operaciones especulativas. Un año sabático (o un poco más), podríamos decir que se han tenido que tomar forzosamente aquellos genios de las finanzas que han ideado todo tipo de instrumentos financieros u estrategias financieras para obtener grandes beneficios. Pero ya están de regreso.

Hablábamos hace unos días del resurgimiento de las operatorias de carry trade (Carry Trade: las monedas más rentables para invertir), en su versión renovada que no solamente se enfocaban en monedas de países emergentes sino que incorporaban dentro del círculo especulativo a los commodities. También dábamos cuenta de una nueva forma de especulación a través de la titularización de seguros de vida que prometían generar un nuevo y peligroso boom en el sector financiero (Un nuevo negocio financiero en EEUU).

Pero las potenciales burbujas de esta nueva etapa continúan sumándose, porque el contexto es favorable para su generación y los especuladores no desean perder más tiempo para recuperar aquello que les llevó la crisis. Y estos temores sobre nuevas burbujas alcanzan también ahora al mercado de Fusiones y Adquisiciones (F&A), el cual se desplomó por la crisis y que supo ser muy atractivo hasta su estallido.

————INVERSIONES EN WALL STREET——–

Quienes tienen plata, aprovechan esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo. Acaban de salir las de octubre, las que ya están subiendo un 5%. No pierda más tiempo, haga click aquí para suscribirse.

———————————————————

Según el relevamiento que realiza regularmente el Citigroup (NYSE:C), hasta el mes de julio las operaciones anunciadas en el mercado de F&A alcanzaron un valor de US$ 1 billón (esto es, unos 680.272 millones de euros), un volumen que es un 40% inferior al observado en el mismo período del año pasado y un 60% menor al del 2007.

Con las economías en recuperación, el regreso de la confianza en las perspectivas económicas, tasas de interés de referencia en niveles mínimos históricos y mercados financieros que están saliendo de su situación de estatismo y están comenzando a generar financiamiento, las F&A comienzan a acelerarse nuevamente.

“Aunque los precios de las acciones se han recuperado desde el año pasado, todavía estamos muy lejos de los precios de hace 18 meses, lo que hace pensar que hay ciertas oportunidades”, decía Luis Riesgo, socio director de Jones Day Madrid. Está claro que aún una buena parte del sector corporativo se encuentra infravalorado como consecuencia del impacto de la crisis, pero la rapidez de recuperación que están observando las cotizaciones, hacen pensar en la posibilidad de que no se tarde mucho en eliminar las oportunidades existentes en los mercados. Es por eso que por la misma dinámica del mercado se puede llegar a la sobrevaloración de las compañías que continuarán de todos modos con el proceso de F&A en un contexto de liquidez en aumento a medida que el sistema financiero se anime a prestar más, al tiempo que los Bancos Centrales, preferirán seguir pisando el freno en las tasas de interés por temor a interrumpir de manera impopular una recuperación muy ansiada por los gobiernos.

A pesar de los temores en torno a una posible nueva burbuja, detrás del mercado de Fusiones y Adquisiciones existen compañías que persiguen ambiciosos planes de expansión global para aprovechar las oportunidades que los cambios en la economía mundial están generando. Dentro de las compañías más aventureras en este nuevo mundo de F&A, las estadounidenses se han mantenido al tope de la actividad. Mark Barnes, ejecutivo de KPMG se refería así a la performance observada en las compañías estadounidenses en el primer semestre del año: “Aunque las empresas estadounidenses se han visto fuertemente afectadas por la desaceleración económica, su continua disposición para ingresar a los mercados emergentes dan señales de su comprensión de que la presencia internacional es clave para una empresa del siglo XXI”.

Según KPMG, las empresas estadounidenses realizaron 88 adquisiciones en mercados emergentes o de rápido crecimiento, principalmente en Europa Central y del Este, seguido por China, cifra inferior a los 122 acuerdos alcanzados en el segundo semestre del año pasado, cuando China era el mayor país para este tipo de acuerdos.

A pesar de la caída en el primer semestre del año, la tendencia muestra signos de reversión en las F&A e incluso, hasta se están observando movimientos de empresas importantes como Kfrat (NYSE:KFT) que ofertó para adquirir Cadbury (NYSE:CBY), Deutsche Telekom (NYSE:DT) por Sprint Nextel (NYSE:S). También recibió ofertas de compra National Express, se está avanzando en la esperada fusión entre Iberia y British Airways y se hizo público el interés de fondos soberanos por eléctricas como Areva o AES Corporations (NYSE: AES). La lógica indicaría que en este período de recuperación, lo normal sería ver F&A de empresas de tamaño medio dadas las dificultades de financiamiento para realizar grandes adquisiciones.

No hay un único motivo que esté llevando a las compañías a evaluar la posibilidad de una fusión o realizar una adquisición. La motivación de unirse al rival puede ser una necesidad para sobrevivir. Como les comenté, la crisis ha desplomado en muchos casos, de un modo injusto los valores de las compañías, afectando en varios casos, la salud financiera de las mismas por lo que muestran una mayor disponibilidad a ser adquiridas o están evaluando la venta de activos no estratégicos para reducir deuda y reforzar el negocio. Hay empresas que en estos momentos están a la búsqueda de estas gangas buscando garantizar el crecimiento en un entorno de márgenes cada vez más reducidos.

William Davies, de Threadneedle anticipa algo que ocurrirá en el mercado: “Las complicadas condiciones operativas hacen prever que muchas compañías con problemas pero con activos interesantes se conviertan en objetivos de sus rivales”.

Para Azad Zangana, economista europeo de Schroders, las compañías están con mayor oxígeno como para salir de compras: “Las empresas se encuentran en una situación más holgada después de meses de desapalancamiento. Los ajustes ya se han hecho en gastos. Ahora toca mirar al futuro y las fusiones son una forma de dar impulso a la actividad”.

Para José Urquiza, director de desarrollo de negocio de Mercer, el mercado tropieza con la dificultad de determinar el valor de una compañía luego de una situación de crisis como la vivida: “En situaciones normales es fácil analizar el valor de la empresa y las expectativas de crecimiento pero hoy con el consumo cayendo y las batallas de precios es difícil”.

Más allá de las dificultades observadas, el mercado de F&A tiene todo para recuperarse y crecer con fuerza. Los banqueros centrales ya han manifestado que mantendrán las tasas al menos por lo que resta del año. La política ascendente de tasas no parece que vaya a iniciarse en breve e incluso se puede esperar que sea suave, por lo que la economía global vivirá de un período de gran liquidez que estimulará aún más a este mercado. El riesgo de sobrevaloración de las compañías estará presente y no será un riesgo despreciable. ¿Quién se encargará de disciplinar al mercado?

Horacio Pozzo

—————La economía y los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año . La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña . ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso Economía básica para inversores, el cual le brindará los elementos elementales para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias.

Precio promocional hasta el 23 de octubre: US$150. Más detalles aquí .

——————————————————————–

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis Si tengo que elegir un punto clave para que la recuperación de la economía estadounidense cobre fuerzas, el mismo sería el sistema financiero. Claro que podría decir también, el mercado inmobiliario, pero entiendo que el rol del sistema financiero es vital para volver a poner en marcha el motor de la economía de los EEUU.

Dentro del sector financiero estadounidense, las entidades bancarias no logran sacarse de encima los problemas generados por la crisis subprime. La cantidad de bancos que han caído en el 2009 no solamente refleja los problemas aún existentes sino también es una señal de alerta aún encendida.

En lo que va del año, han caído 95 bancos en los Estados Unidos. En el 2008 solamente (digo solamente teniendo en cuenta lo que está pasando actualmente) cayeron 25 entidades. Y tan sólo 3 cayeron en el 2007 cuando la crisis tuvo su punto de partida.

Cuando una entidad bancaria cae en los EEUU, los depositantes tienen la tranquilidad que les brinda la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés). En realidad tenían la tranquilidad brindada por FDIC ya que las últimas informaciones dadas a conocer dan cuentan que la agencia se está quedando sin dinero.

FDIC debe buscar financiamiento para hacer frente a los problemas que tiene el sector bancario estadounidense. El fondo, que tenía hace un año US$ 45.000 millones ahora cuenta solamente con US$ 10.400 millones y sigue cayendo.

Los ahorristas ya se han comenzado a preocupar y la acción para llevarles tranquilidad debe ser tan rápida como contundente, si no se quiere sufrir una nueva ola de agitaciones en el sector bancario de los EEUU.

Cuando se inició la crisis, la FDIC garantizaba los depósitos individuales en hasta US$ 125.000, pero para llevar tranquilidad a los depositantes y evitar así posibles corridas que hubieran generado un pánico generalizado, se decidió incrementar dicha garantía hasta los US$ 250.000, de manera temporal hasta que se superaran las turbulencias. Pero con la caída de tantas entidades bancarias, en estos momentos el incremento de las garantías no parece ser suficiente para tranquilizar a los depositantes.

El pasado martes, el directorio de la FDIC se reunió para hacer caer una lluvia de ideas. En dicha lluvia surgió la idea no muy original y poco comprometida, de armar una comisión de emergencia, para que sólo algunos se preocupen por resolver un tema altamente sensible y clave para la estabilidad del sistema bancario estadounidense.

¿Cómo se puede hacer para que los ahorristas confíen en el sector bancario si las entidades siguen cayendo y no existe una adecuada capacidad de respuesta por parte del Estado ante los depositantes?

Los ahorristas en EEUU están viviendo en alguna medida (aunque con un menor grado), los problemas que han enfrentado los ahorristas argentinos de no tener un lugar seguro para resguardar sus ahorros. Al menos la baja tasa de inflación y un nivel delictivo, relativamente bajo allí, hacen que el colchón sea una alternativa más viable que en la Argentina.

Una encuesta realizada por la encuesta FT/Harris revela el estado de situación en el que se encuentran los ahorristas (el relevamiento se hizo tanto en EEUU como en Europa). El ahorrista norteamericano siente en estos momentos una gran incertidumbre sobre dónde colocar su dinero. Y la opción del sistema bancario está cada vez menos entre las preferencias de los ahorristas.

Según refleja El Cronista, en dicho relevamiento cuando se preguntó a los consultados en quién confían más para cuidar de sus ahorros e inversiones, la mayoría respondió que en ellos mismos. Los bancos y las compañías hipotecarias ocuparon un distante segundo puesto, y muy pocos se encomiendan a una firma de inversiones o un agente de bolsa”.

En estos momentos, existen en el sistema bancario estadounidense, alrededor de 400 entidades con un riesgo no menor de quebrar. ¿Qué haría ud. si supiera que la entidad bancaria en la que confió sus ahorros corre serio riesgo de cerrar? Afortunadamente este pánico no ha llegado aún hasta los depositantes estadounidenses, pero el riesgo está latente.

Estas entidades en peligro de caer esperan con ansias que la recuperación de la economía se vea reflejada en la mejora de sus carteras crediticias, que es el factor principal de riesgo para su sobrevida.

Esto que parece una situación de gran preocupación tanto para depositantes como para entidades bancarias en EEUU está generando una gran sonrisa a varias entidades bancarias extranjeras entre las que se encuentran el Santander (NYSE:STD) y el BBVA (NYSE:BBV), que sobrevuelan sobre las posibles víctimas, para realizar nuevas adquisiciones y consolidar la presencia que tienen en el sector bancario estadounidense. Esta situación de crisis es una oportunidad que no pueden dejar pasar estos bancos españoles, y que de hecho, no dejarán pasar.

De todos modos, si quiere darle una mayor rentabilidad a sus inversiones, puede recurrir a Paola Pecora que a través de Valor Global le está haciendo ganar 18% a quienes han confiado en sus recomendaciones. Puede hacer click aquí para más detalles

Horacio Pozzo

—————La economía para entender a los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso elemental de economía el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Escríbanos a info@latinforme.com y obtenga su curso a precio lanzamiento promocional hasta el 23 de octubre.

——————————————————————–

La crisis de la deuda y la próxima recesión mundial

La crisis de la deuda y la próxima recesión mundial

La crisis de la deuda y la próxima recesión mundial ¿Qué es más importante: los grandes desbalances existentes en la economía mundial o los problemas en la regulación del sistema financiero internacional? Esta pregunta que formulo aquí no es un pensamiento, sino que es la discusión inicial que surgiera en la reunión del G-20 entre el presidente de los EEUU, Barack Obama y la canciller alemana Angela Merkel. Mientras Obama priorizaba el abordaje de los desequilibrios como tema clave, Merkel pedía concentrar las fuerzas en las reformas regulatorias.

Seguramente ud. antes de leer este artículo y sin dudarlo, diría que lo más importante, en caso de tener que poner prioridades, es dar una respuesta regulatoria inmediata a la indisciplina de los mercados que ya están nuevamente haciendo de las suyas y buscando aumentar la rentabilidad sin importar los riesgos incurridos.

La política fiscal salió al rescate de las economías castigadas por la crisis financiera internacional y a través de los programas de estímulo económico buscó limitar dentro de lo posible este mal momento. Pero como se dice comúnmente, “nada es gratis en la vida”, luego de la crisis volverá para pasarle “la cuenta” a las economías.

Los memoriosos recordarán que la crisis de Latinoamérica de la década del 80´ se produjo a partir de la elevada carga de la deuda externa. Las economías, comandadas en su mayoría por gobiernos militares, aprovecharon la oferta de crédito de los grandes bancos europeos y estadounidenses, con un extremadamente elevado volumen de recursos producto de los depósitos que los países petroleros hacían de sus ingresos.

“Los problemas de la deuda pública es un tema de países subdesarrollados”, se solía escuchar hasta hace muy poco tiempo. Es que la raíz del problema, según los especialistas internacionales, era la indisciplina de gobiernos que no lograban poner en orden las cuentas tanto por incapacidad como por ineficiencia en el aparato estatal y hasta por corrupción.

La crisis nos ha demostrado que en esencia, no existen demasiadas diferencias entre países desarrollados y en desarrollo. Sólo la situación por las que atraviesan las economías condiciona el comportamiento de los gobiernos. Siguiendo este pensamiento, no nos tendrían que haber asombrado varias situaciones ocurridas en el mundo desarrollado durante esta crisis y que son típicas de economías en desarrollo: los corralitos financieros a la “Argentina”, las cuasimonedas en California, la estatización de pasivos privados.

El mundo desarrollado está cerca de dejar atrás la dolorosa crisis subprime, pero no de dejar atrás los problemas, ya que se debe preparar a un nuevo desafío: recomponer la situación fiscal de las economías y enfrentar la pesada carga que les impondrá el incremento de la deuda pública.

Mientras el Fondo Monetario Internacional (IMF), sigue empecinado en sugerir la aplicación de políticas de estímulo fiscal para acelerar la salida de los países desarrollados de la situación de recesión en la que se encuentran, el stock de deuda pública de estos países sigue en continuo ascenso lo que ha comenzado a despertar voces de advertencia sobre lo que puede llegar a ocurrir.

En mis artículos es muy común que critique la política económica de Venezuela, y motivos no creo que me falten para ello. Pero hay algo que debo reconocer es que a pesar del derroche de recursos petroleros que Chávez ha hecho en el país, su indisciplina para con el gasto público no lo ha llevado a un irracional incremento de la deuda pública que representaría para el país un pasaje directo hacia una crisis (la cual entiendo que de todos modos tendrá lugar en Venezuela por las altas inconsistencias de política económica). La deuda pública de Venezuela apenas supera el 20% en términos de su Producto Bruto Interno (PBI) y se espera que alcance 21,2% hacia finales de 2010. Los países latinoamericanos muestran en líneas generales, niveles de deuda pública sostenibles en términos del PBI, variable que sirve para determinar la capacidad de generación de riquezas de un país (Brasil y Colombia, por ejemplo, observan una deuda del 42,5% y 47,8% en términos del PBI, respectivamente).

Totalmente diferente es lo que está ocurriendo en buena parte de los países desarrollados. En Inglaterra, la deuda pública se ubica actualmente en torno al 54,8% de su PBI. Para peor, las proyecciones para 2010 anticipan que la deuda pública bruta en Inglaterra alcanzará al 66,9% del PBI.

Pero si le preocupa el volumen de deuda de Inglaterra, debo decirle que aún no les cuento lo peor. Tomemos un respiro y veamos estos números de deuda pública a PBI que surgen de las estadísticas del FMI: Francia tiene una deuda pública del 74,9% (80,3% se espera que llegue a fines de 2010), Alemania 79,4% (86,6% para 2010), Italia 115,3% (121,1% para 2010), EEUU 86,98% (97,5% para 2010) y Japón 217,2% (y 227,4% en 2010).

El incremento en la deuda pública de las economías desarrolladas ha sido realmente asombroso. En un artículo en Cinco Días, Marcos Ezquerra comenta el asombroso caso de España que ha pasado a tener una deuda del 36,2% del PBI en 2007 al nivel actual cercano al 60% en términos del producto.

¿Se pueden pensar que estos niveles de deuda son sostenibles? La reputación con la que cuentan las economías desarrolladas les da por el momento margen para convivir con estos niveles de deuda que hubieran desatado ya mismo una crisis en economías emergentes. Pero el capital reputacional con el que cuentan las economías es efímero y debe ser reforzado con un cambio urgente en la política fiscal que tienda a revertir los déficits de manera urgente.

Kenneth Rogoff, quien fuera economista jefe del FMI, se animó a anticipar la próxima crisis: “Es muy probable que la deuda pública sea el detonante de la siguiente crisis”.

Los gobiernos de los países desarrollados se encuentran actualmente en una dura encrucijada. Las advertencias realizadas por personalidades como Rogoff chocan con la necesidad de mantener una política fiscal expansiva para sostener la recuperación económica. Una política fiscal que busque achicar el déficit puede llevar a las economías a revertir la recuperación para volver a un contexto recesivo. En este contexto toma mayor valor el pedido de Obama de enfrentar los desequilibrios globales y pedir un mayor compromiso a países como China que tienen la capacidad de contribuir al equilibrio global.

Imagino que habrá que esperar hasta el 2010 en donde la recuperación haya comenzado a tomar fuerza para saber qué dirección tomarán los países desarrollados en el manejo de la política fiscal. Si bien la coordinación de políticas a nivel internacional sería el mejor resultado, al menos considero que sería positiva alguna señal de disciplina fiscal por parte de las economías más comprometidas.

Una reflexión final: el hombre es el único animal que tropieza dos veces (y muchas más) con la misma piedra. Como si fueran conejitos de india, los países subdesarrollados advirtieron con su experiencia pasada, muchas de las situaciones por las que está atravesando el mundo desarrollado que no ha sabido capitalizar la experiencia ajena. ¿Soberbia o incapacidad? ¿Cuándo les “sugerirá” el FMI a estas economías que cuiden la disciplina fiscal como lo hizo con los países latinoamericanos?

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

Un nuevo negocio financiero en EEUU

Un nuevo negocio financiero en EEUU

Un nuevo negocio financiero en EEUU “Lamentablemente, hay gente en la industria financiera que está malinterpretando este momento. En vez de aprender las lecciones de Lehman y de la crisis de la cual aún nos estamos recuperando, prefieren ignorarlas”, Barack Obama en su discurso por el aniversario de la quiebra del gigante financiero.

Los ejecutivos bancarios no solamente estaban aburridos en el último tiempo con la estabilización de la crisis y el poco volumen de negocios de sus entidades, sino que habían comenzado a sentir preocupación por los flacos bonus de fin de año que recibirían. El sueño de un gran yate y un avión privado de última generación, tendrían que ser sustituidos por, quizás, una pequeña embarcación y por una avioneta a no ser que surjan nuevas ideas para recuperar la rentabilidad perdida.

Si hay algo que deben aprender los reguladores del sistema financiero es que la ambición del mercado por las ganancias hace que las crisis no sirvan de lección para su disciplinamiento. Los beneficios de las posiciones riesgosas resultan demasiado atractivos como para mantener la indiferencia y la utilidad marginal que producen los beneficios pareciera ser creciente.

El sistema financiero (ni los grandes hombres de negocios que lo conforman), no repara en el daño causado a la economía, en la que produjo una fuerte destrucción de riqueza de familias que han dedicado toda una vida para asegurarse su retiro, ni tampoco en el ejército de desocupados que apenas pueden asegurarse la subsistencia. La ambición por la rentabilidad se plantea como un objetivo a lograr a cualquier precio.

Cuando aún la regulación del sistema financiero estadounidense sigue luchando por reformarse para responder a la crisis pasada, esto es, para corregir los errores que permitieron la crisis, el sistema financiero ya le sacó ventaja y se está volviendo hacia la carrera por la rentabilidad con nuevas ideas.

La habilidad del mercado para saltear los obstáculos impuestos por la regulación hace necesario considerar que no alcanza con la propuesta de reforma de la regulación del sistema financiero para evitar crisis. Es necesario asegurar los mecanismos para que dicha regulación se adapte con la mayor velocidad a los cambios que se producen en los mercados financieros. Es una condición básica ya que de modo contrario, la regulación siempre correrá detrás por varios cuerpos de las innovaciones financieras.

Hasta hace poco, la vida de las personas no valía demasiado para el sistema financiero, hasta que descubrió que puede beneficiarse de los seguros que se arman en torno a ellas.

Los mercados le habían tomado el gustito a las ganancias abultadas que les permitiera disfrutar los diferentes activos tóxicos hasta el estallido de las subprime y es por eso que para rememorar viejas épocas, según The New York Times, se han enfocado en la titulización de los acuerdos a los que llegan aseguradoras y asegurados con respecto a los seguros de vida.

¿En qué consiste el negocio? Los banqueros están interesados en comprar acuerdos que cierran las entidades con sus clientes enfermos o más mayores. Se trata de que los titulares de la póliza la revendan por una cantidad determinada que depende de la expectativa de vida de cada uno. Así que si ud es uno de los asegurados, el hecho de saber que le queda poco tiempo de vida puede resultarle paradójicamente para sus seres queridos una muy buena noticia.

Con los seguros de vida en su poder, los banqueros pueden convertirlos en titulizaciones del mismo modo que se ha hecho con las hipotecas y otros tipos de deuda. Dichos títulos serán adquiridos por inversores que apuestan a la muerte de los asegurados.

El sistema resulta sin dudas perverso ya que cuanto más rápido vivan unos, mejor podrán vivir otros. Y si bien no se ha puesto en funcionamiento este mercado, ya que se encuentra en una etapa de estudio, el gran interés que ha despertado promete transformarlo en el nuevo fenómeno del sistema financiero norteamericano.

Lo que para los inversores puede representar una más que interesante oportunidad de ganancias, sembrará las semillas de una nueva crisis financiera a menos que esta vez, los reguladores puedan llegar a tiempo y frenar el desborde por el riesgo que el atractivo de las ganancias generará. Ya los técnicos en seguros afirman que este tipo de titularizaciones en torno a los seguros de vida, terminará provocando precios al alza en las pólizas, lo cual no hace otra cosa que perjudicar a los propios asegurados y afectar a un mercado que busca dar tranquilidad a las familias en casos de pérdida familiar.

Si uno deja volar la imaginación, puede anticipar todo el conjunto de nuevos activos que se podrán generar en torno a las titularizaciones de los seguros de vida. Incluso, la posibilidad para el asegurado de poder hacerse del dinero antes de que el trágico evento ocurra puede llevar a provocar un nuevo boom de consumo con fundamentos frágiles. La posibilidad de que un gran número de estadounidenses apuesten a los seguros de vida como una forma de hacerse de dinero inmediato no se debería descartar.

Lo bueno (por el momento) dentro de lo peligroso de la situación es que de los US$ 26 billones que mueve el mercado de seguros de vida en los EEUU, solamente US$ 500.000 millones pueden ser titularizados. De todos modos el riesgo está latente y no nos tendría que extrañar la reformulación de gran cantidad de seguros de vida para que puedan ser titularizables y atractivos, incrementando varias veces el negocio potencial, ello sin mencionar la numerosa cantidad de derivados que se pueden generar en torno a los seguros de vida.

Mientras el negocio de los seguros de vida está naciendo, la política monetaria, que mira hacia el crecimiento de la economía, sigue siendo expansiva generando un terreno fértil para el crecimiento de esta posible burbuja.

“Necesitamos reglas estrictas para evitar los riesgos sistémicos que nos arrastraron a una de las peores crisis”, decía Barack Obama. Pero mientras tanto la reforma por la regulación del sistema financiero sigue en medio del debate sin una inmediata resolución. ¿Reaccionarán los reguladores a tiempo para impedir el desarrollo de una nueva burbuja especulativa? Ante la cercanía de la crisis subprime, uno debería esperar que sí, pero la multiplicidad de veces que no lo han hecho, generan una gran duda y crecientes temores.

Nos encontraremos nuevamente el próximo lunes,

Horacio Pozzo

Horacio Pozzo es Master en economía por la Universidad Nacional de La Plata.

——————– VALOR GLOBAL +40% EN 50 DÍAS—————

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global, no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 40% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de septiembre. ¡Ya pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

———————————————————————

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Para que la economía norteamericana recupere la senda de crecimiento, el consumo de las familias es el elemento vital que debe ser estimulado. Pero hoy por hoy, las familias estadounidenses están con demasiadas preocupaciones como para pensar en consumir. Y una de las tantas preocupaciones son las deudas de consumo que se están tornando difíciles de cancelar, en un contexto en donde el uso de tarjetas es tan intenso que el plástico ya parece “goma”.

Uno de los elementos que ayudó a la recuperación de Argentina luego de la crisis del 2001 fue el estímulo al consumo mediante financiaciones. Las tiendas minoristas encontraron en el uso de las tarjetas y en las “cómodas cuotas”, la forma de reactivar la demanda. También los bancos encontraron en el segmento de créditos personales y con tarjeta de crédito, el nicho a explotar para volver al ruedo.

La generación de financiamiento mediante tarjetas de crédito es un recurso importante para el consumo en la economía estadounidense. Pero las esperanzas de reactivación de las financiaciones mediante el uso del plástico han chocado con la visión de la calificadora de riesgos Standard & Poor’s para este mercado en el que los créditos incobrables de tarjetas de crédito comenzarán a multiplicarse.

S&P cuenta con un índice de calidad de tarjetas de crédito, el cual mide los préstamos que los bancos no esperan que sean pagados. En el mes de julio, dicho índice cayó a 9,8% luego de alcanzar su récord máximo de 10,4% del mes de junio. Pero esta mejora en el índice de S&P no dejaba demasiado margen para el optimismo cuando se considera que sus factores explicativos han sido el cambio en el comportamiento de los consumidores que han optado por una actitud más precavida, y los dólares adicionales provenientes del plan de estímulo fiscal que fueron utilizados por las familias para pagar viejas deudas.

Si bien la economía estadounidense día a día va confirmando su lento y suave retorno hacia la senda de crecimiento, aún persiste el deterioro en el mercado laboral que sigue impulsando la tasa de desempleo al alza.

La mayor precariedad laboral es uno de los factores señalados a la hora de predecir el alza en los niveles de incobrabilidad de las tarjetas de crédito. El aumento del desempleo que en el mes de agosto alcanzó al 9,7% de la Población Económicamente Activa (PEA), en los EEUU, marcando su mayor nivel en 26 años, impactará en los resultados de las compañías de tarjetas de crédito como generalmente lo hace en situaciones similares.

Si la persistencia del desempleo es un elemento que puede complicar en parte el porcentaje de financiaciones incobrables, el aumento del mismo definitivamente agrava la situación. Y es precisamente un comportamiento ascendente del desempleo que S&P está anticipando y que probablemente alcance un nivel entre 10,4% y 12,7%, en los próximos 12 a 24 meses.

Las estimaciones realizadas sobre los resultados de este segmento crediticio hacen prever que las pérdidas de las tarjetas de crédito podrían trepar entre 10,5% y 13,0%, siguiendo la evolución del desempleo. Creo incluso que la situación podría agravarse aún más.

En este contexto, el mercado de tarjetas de crédito viene desinflándose, pero a pesar de ello, el mismo está sobredimensionado. Del mismo modo que ocurrió con las hipotecas subprime, se puede decir que existen tarjetas de crédito subprime ya que han sido otorgadas sin una información financiera fehaciente de los usuarios de tarjetas de crédito a los que se les ha permitido endeudarse sin restricciones. Estos usuarios no han dudado en usarlas y las consecuencias negativas en este contexto adverso se seguirán observando.

Es cierto que las financiaciones con tarjetas de crédito vienen cayendo. Acumulan al mes de julio su sexta baja (desde 1991 que no se observaba algo semejante) y en dicho mes, según los datos de la Fed, las financiaciones con tarjetas se contrajeron un 10,4% en términos interanuales, con un monto de US$ 21.500 millones menos de financiaciones en relación al mes de julio. La magnitud de la contracción preocupa ya que no se había registrado una caída de tal magnitud desde que comenzó a publicarse esta estadística, en 1943.

Si bien la caída en las financiaciones con tarjeta preocupa por su impacto en las perspectivas de recuperación económica, preocupa aún más la situación de buena parte de los deudores. Las autoridades de los EEUU recientemente reconocieron ante el Centro para la Responsabilidad Crediticia, sus preocupaciones por el uso excesivo de las tarjetas de crédito que le están dando las familias. Según Eric Halperin, director del CRC: “Si los bancos permiten que el tenedor de tarjetas se exceda más de la cuenta, las personas tendrán que pagar más de lo que sus presupuestos personales le permiten”.

Ante esta situación de excesivo sobregiro, la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos está considerando introducir una mayor regulación a los bancos en torno a no permitirles que los usuarios se sobregiren en exceso ya que el riesgo de un colapso en este segmento de financiaciones es significativo y puede llevar a la economía estadounidense a dibujar la tan temida W.

Ante el aumento del riesgo de impago en el segmento de tarjetas, la oferta de financiamiento probablemente modifique su postura aumentando el costo financiero y endureciendo las condiciones de financiamiento lo que terminará por restringir el fondeo del consumo impactando negativamente en las perspectivas económicas.

Pero hay más en este contexto negativo y se relaciona a las modificaciones regulatorias que impondrán a partir de febrero un tope en las comisiones y tasas de interés que las compañías de tarjetas de crédito pueden aplicarle a sus clientes. Antes que dichos topes entren en vigencia está latente la posibilidad de que las emisoras de tarjetas decidan incrementar dichos cobros, máxime ante este contexto más riesgoso.

Esta situación por la que atraviesa este segmento de financiaciones representa sin dudas, una muy mala noticia para grandes compañías como American Express Co (NYSE:AXP), Bank of America Corp (NYSE:BAC), JPMorgan Chase & Co (NYSE:JPM), Citigroup Inc (NYSE:C), Capital One Financial Corp (NYSE:COF) y Discover Financial Services (NYSE:DFS), que componen cerca de 80% de la industria de las tarjetas de crédito.

Ante la caída de la rentabilidad de las tarjetas, el lunes de la semana pasada, el Citigroup decidió desprenderse de tres carteras de tarjetas de crédito por un valor de US$ 1.300 millones, como parte del plan del banco para deshacerse de negocios que le causan enormes pérdidas. Citi Holdings seguirá gestionando esas participaciones durante la primera mitad de 2010: “Hasta que los compradores asuman los servicios de atención al cliente”.

El sistema financiero estadounidense ha perdido en lo que va del año 89 instituciones financieras. El pasado viernes cayeron cinco entidades regionales y prometen no ser los últimos. Pero a pesar de ello, la situación del sistema en su conjunto parece haberse estabilizado ¿Será el segmento de tarjetas de crédito el que le vuelva a dar un revés al sistema financiero estadounidense poniéndolo en riesgo de padecer un nuevo episodio de crisis?

Horacio Pozzo

Horacio Pozzo es Master en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

BBVA, gran ganador de la crisis

BBVA, gran ganador de la crisis

BBVA, gran ganador de la crisis Mientras la crisis de activos tóxicos golpeaba con dureza al sistema financiero estadounidense y se extendía a Europa encontrando a Inglaterra como su objetivo principal, la banca española logró mantenerse a salvo de lo que estaba sucediendo gracias a la, en su momento criticada, regulación prudencial del Banco de España.

Y si bien el sector bancario español resultó afectado de un modo indirecto a través del deterioro de la economía que se tradujo en un aumento en la morosidad de la cartera crediticia, las entidades españolas están gozando de una muy buena salud que se refleja en sus resultados del semestre y que además, les está permitiendo ser protagonistas en esta nueva etapa para el sistema financiero internacional.

Como les comentara en un artículo reciente “El nuevo escenario del sector bancario internacional”, el sector financiero internacional está viviendo un proceso de transformación en el cual aquellas entidades que han mantenido una posición sana no contaminada con la fiesta de los activos tóxicos están tomando la iniciativa y, como si fuera una venganza del destino para las demás entidades, han decidido salir en búsqueda de un mayor protagonismo internacional poniendo bajo amenaza la porción de mercado de aquellas entidades que han participado de la fiesta de los activos tóxicos y que hoy sólo pueden preocuparse por mantenerse en pie y sanear sus estructuras.

En este nuevo escenario, las principales entidades españolas, que en la década del ‘90 han apostado por Latinoamérica están en una avanzada sobre el mercado estadounidense, que promete nuevos capítulos en los próximos meses.

La crisis financiera internacional se dio en un momento histórico particular en donde varias economías emergentes se encontraban creciendo con fuerza y comenzando a codearse con el primer mundo. Entre estos países se encuentran Brasil y China. La crisis financiera internacional no afectó significativamente la trayectoria de dichas economías ni la salud de sus entidades financieras. Es por este motivo que las entidades bancarias brasileñas se encuentran a la expectativa de oportunidades de expansión internacional. Desde China, los fondos soberanos han mostrado un protagonismo inicial en el estallido de la crisis, aunque en estos momentos se encuentran un poco apagados (pero no se puede descartar una nueva avanzada de los mismos).

Volviendo a la estrategia de los principales bancos españoles, la estrategia de internacionalización agresiva que está llevando adelante el Santander (IBEX35:SAN;NYSE:STD) y que comentáramos hace poco más de un mes “El Santander a la conquista del mundo“, está siendo imitada por el BBVA (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB). ¿Pretende el BBVA llevar su competencia nacional con el Santander a la arena global? Sin dudas, éste no es el interés del BBVA, sino aprovechar las oportunidades de crecimiento que el mundo de la pos crisis le ofrece.

La destrucción que la subprime ha provocado en el sector bancario estadounidense no se termina de observar en toda su magnitud hasta el momento. Probablemente, muchos ciudadanos estadounidenses estén en estos momentos pasando por la puerta de varias (de las miles que existen) de las pequeñas y medianas entidades bancarias que operan en los EEUU sin sospechar el terrible esfuerzo que están haciendo para mantenerse en pie.

En este contexto, el presidente de BBVA, Francisco González, confirmaba en el día de ayer que la entidad está buscando realizar adquisiciones tácticas de entidades en la mitad sur de los Estados Unidos. La numerosa cantidad de entidades con dificultades hace de Estados Unidos un país que ofrece gran cantidad de oportunidades para la estrategia de expansión del BBVA.

González dejaba en claro que la nueva etapa del BBVA en EEUU es más agresiva: “Está claro que este banco tiene que ampliar las miras y tener más ambición. Ahora vamos a dar un impulso. Vamos a cambiar de marcha”.

Como si fuera una “feria americana”, en donde las personas pueden comprar prendas a muy bajo valor, el BBVA anda revoloteando por los EEUU a la búsqueda de ofertas tentadoras. Según el Wall Street Journal, González visitó hace unos meses a la presidenta de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos de Estados Unidos (FDIC), Sheila C. Bair, para asegurarse de que la agencia los tenía en mente a la hora de vender activos que recibe de bancos estadounidenses en suspensión de pagos.

El BBVA hace unos años que opera en los EEUU. En 2004, compró Laredo National Bancshares Inc. para aprovechar la gran población latina en Texas y un auge en las remesas hacia México. Dos años después, absorbió dos pequeños bancos de Texas. En 2007, la entidad compró por US$ 9.600 millones Compass Bancshares Inc., un banco de Alabama que posee unas 650 sucursales. En el primer semestre, BBVA registró utilidades de 85 millones de euros en EEUU, 48% menos que un año antes. Si bien las inversiones en EEUU no han dado hasta el momento los beneficios esperados, la entidad se encuentra muy esperanzada sobre el futuro de las operaciones en el país.

Quizás muchas entidades tildaban al BBVA como un “banco aburrido”, ya que en lugar de formar parte de la fiesta de los subprime y los derivados, prefirió (en parte, también por regulación), mantenerse en el buen camino de la actividad tradicional de las entidades bancarias que es la captación de depósitos y el otorgamiento de créditos. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón y ahora va por la revancha. Para Carlos Peixoto, analista de BPI en Portugal: “(BBVA) es uno de los grandes ganadores de esta crisis”.

En los EEUU, no son pocos los que apuestan a que el BBVA surgirá en breve como un postor serio para bancos de tamaño medio. Ya hay posibles entidades que el BBVA podría adquirir. Aunque no se ha confirmado, Colonial Bank, la filial de Colonial BancGroup Inc., que la semana pasada pasó a manos del gobierno estadounidense (en la que constituye la sexta mayor quiebra de un banco en la historia de EE.UU.) puede pasar a manos de la entidad española.

Para el BBVA, la expansión en los EEUU le permitirá reducir su alta dependencia de sus operaciones en México (a través de Bancomer) y España, dos economías fuertemente afectadas por la crisis y con no muy buenas perspectivas de recuperación. Según estima el propio presidente del BBVA, España no se recuperará antes del segundo semestre de 2010. En el caso de México, la economía profundizó su caída en el segundo trimestre del año a consecuencia del impacto del el brote de influenza H1N1.

José María García-Meyer, que está a cargo de las operaciones del BBVA en EEUU decía: “El segundo gran paso del banco (en EE.UU.) podría ser California”.

Mientras Santander y BBVA siguen en su avanzada en los EEUU, la consultora KPMG estimó que los bancos británicos podrían registrar pérdidas en sus complicadas divisiones minoristas en el segundo semestre del 2009, por las altas previsiones y la elevada competencia. Para colmo, un sondeo entre las entidades, da cuenta de una tendencia creciente en los activos tóxicos sin garantías (que incluyen a las tarjetas de crédito y los préstamos), que no alcanzaría su nivel máximo sino hasta 2010 o quizás después. ¿Será el sector bancario estadounidense otra oportunidad para que la banca española siga con su avanzada internacional?

Horacio Pozzo

——————– VALOR GLOBAL +17% EN 45 DÍAS —————

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global , no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 17% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos . ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

El nuevo escenario del sector bancario internacional

El nuevo escenario del sector bancario internacional

El nuevo escenario del sector bancario internacional
14 Agosto 2009 El sector bancario a nivel internacional está elaborando su estrategia luego de la crisis. La caída de entidades de prestigio mundial no solamente ha dejado un hueco que ocupar, sino que ha dejado un antecedente y una mancha contra la cual, las entidades sobrevivientes deberán luchar.
La crisis ha cambiado la estrategia de las entidades bancarias en todo el mundo. Les ha marcado un antes y un después que resultará positivo para algunas y negativo para otras. Y mientras un grupo de entidades aprovecha la crisis para crecer a nivel global, otras tendrán que trabajar para reducir la vulnerabilidad provocada.

Mi primera impresión, es que las entidades con cierto grado de involucramiento en la crisis, desde ahora en más buscarán seguir una estrategia de cuidar su buen nombre para recomponer la confianza del público hacia ellas, mientras que para aquellas entidades con operaciones internacionales (o que pretenden expandirse internacionalmente), que han logrado mantenerse al margen, se encuentran ante una posibilidad única de crecimiento y de aumento de su participación de mercado que quieren aprovechar.

Los movimientos en el sistema bancario no solamente se están produciendo en las economías desarrolladas, principales afectadas por la suprime, sino también en el resto de las economías producto de este replanteo en la estrategia global de las entidades financieras.

Según un artículo de La Nación en el propio sector financiero se reconoce que, “después de la crisis internacional, muchos de los grandes grupos extranjeros estarían buscando reducir su presencia en países que no son centrales para su negocio o en donde los riesgos de la operación son un poco más elevados”.

El contexto actual, con el advenimiento de la recuperación económica que viene de la mano de una mayor disponibilidad de recursos en los mercados, ha decidido a varias entidades, a llevar a cabo esta estrategia de reducción de las operaciones riesgosas, que probablemente haya sido decidida tiempo atrás pero que no resultaba conveniente concretar por la falta de ofertas adecuadas en el mercado y para no generar señales negativas sobre la salud de dichas entidades.

La lógica de estas entidades extranjeras que buscan limitar el nivel de operaciones riesgosas se vincula principalmente a la estrategia de alejar el nombre de la entidad de cualquier posibilidad de situaciones de estrés. Imagínense si una entidad X que estuvo afectada por los activos tóxicos se viera involucrada en el corto plazo con una situación problemática en alguna de sus unidades de negocios menores, el impacto que puede llegar a tener en el conjunto de la entidad. No es un riesgo que se justifique.

Una de las entidades que ha decidido reducir sus operaciones de riesgo es el BNP Paribas. En Argentina, la filial del BNP Paribas tiene el cartel de venta aunque sus autoridades lo nieguen. Hay tres entidades internacionales que pugnan por el negocio del BNP y que son el Itaú Unibanco (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), el HSBC (NYSE:HBC) y el Standard Bank (PINK:SBGOY).

El BNP Paribas no toma esta decisión por encontrarse en una situación problemática. Lejos de ello, la entidad a nivel global logró ser en la primera mitad del año, la segunda entidad europea de mayores ganancias, con un resultado positivo de 3.162 millones de euros. Incluso su filial argentina, que cuenta con 17 sucursales y 29 cajeros automáticos, ha logrado en el primer trimestre del año, una utilidad de US$ 4,9 millones.

Mientras algunas entidades como el BNP reducen sus operaciones riesgosas a nivel mundial, la banca brasileña está creciendo con fuerza y vive un proceso de adquisiciones y fusiones puertas adentro, apuntando en una segunda etapa con avanzar hacia la internacionalización de las entidades, en un principio, a nivel regional. El Itaú Unibanco, segundo banco latinoamericano y octavo en todo el continente, con activos por US$ 305.600 millones, está buscando profundizar su crecimiento en los países de la región y es por ello que ha mostrado el mencionado interés por los activos del BNP en Argentina.

El sector bancario estadounidense se encuentra en una situación de fragilidad que abre oportunidades de crecimiento para entidades extranjeras, tales como el Santander. Si bien las principales entidades financieras de los EEUU ya se encuentran bastantes restablecidas, aún no han logrado normalizar su capacidad de generación de intermediación, lo cual les hace perder parte del mercado.

En el sector bancario estadounidense, el riesgo persiste entre las entidades más pequeñas cuya debilidad puede hacerlas presa de entidades extranjeras. La comisión del Congreso que supervisa el programa de rescate financiero por US$ 700.000 millones del Tesoro de los Estados Unidos, reconoció ayer que las entidades pequeñas (con activos entre los US$ 600 millones y US$ 1.000 millones), necesitarán entre US$ 12.000 millones y US$ 14.000 millones para hacer frente a sus préstamos morosos. Según el informe de la comisión, dirigida por Elizabeth Warren: “Necesitarán reunir mucho más capital, ya que las pérdidas calculadas rebasarán los beneficios y reservas previstos”. Esta situación llevará a una caída en el total de entidades bancarias y un aumento de la participación de la banca extranjera.

En España, según Prensa Latina, el sector bancario apunta a la eficiencia y es por ello que los cinco principales bancos del país (Banco Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular) han reducido su personal y número de sucursales. La mayor eficiencia y el aumento de la actividad produjeron que el Santander y el BBVA sean la primera y tercera entidad de mayores beneficios durante la primera mitad de 2009 en Europa.

El Santander ha logrado una ganancia de 4.500 millones de euros en la primera mitad del año, quedando segundo a nivel mundial detrás del Bank of America (NYSE:BAC) que ha logrado beneficios por 5.263 millones de euros. El BBVA (IBEX35:BBVA) obtuvo el tercer lugar en Europa con un beneficio de 2.799 millones de euros.

Para Santander y el BBVA no importan tanto las ganancias alcanzadas como la capacidad que muestran para poder continuar con su política de expansión internacional para seguir creciendo entre las principales entidades bancarias del mundo.

En donde se esperan importantes cambios es en el sector bancario es en China, país que se comprometió con EEUU, según Pueblo en Línea, a profundizar la reforma de su sistema financiero y promover una intermediación financiera más eficiente en apoyo a la demanda interna. Como parte de esta iniciativa, China promoverá la liberalización de las tasas de interés y el financiamiento al consumidor. Estas iniciativas son el inicio de una mayor apertura que permitirá en el futuro una mayor competencia en dicho mercado de entidades extranjeras.

El sector bancario enfrenta un escenario totalmente distinto luego de la crisis. Nuevas entidades han surgido en el contexto internacional y otras han desaparecido. Mercados que parecían impenetrables hoy se muestran más permeables, mientras otros estarán atrayendo las miradas.

Horacio Pozzo

————-NUESTROS SUSCRIPTORES GANAN 17% EN BOLSA—–

Quienes se suscribieron a nuestra newsletter de inversión Valor Global en julio, ya llevan un 17% de ganancias, habiendo cubierto varias veces el costo de la newsletter. Una de las últimas recomendadas la semana pasada, ha subido un 20%, es una de las más importantes minoristas de EEUU. Y lo más importante: esta empresa tiene mucho más margen de suba, y duplicará su valor actual en los próximos meses. ¿Quiere conocer cuál es, así como el resto del portafolio de Valor Global y beneficiarse con las recomendadas que saldrán pronto para el mes de septiembre? Haga click aquí

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco Mientras la economía brasileña sigue con su recuperación, miramos de reojo las denuncias de corrupción que se han lanzado en el último tiempo contra el titular del Senado brasileño, José Sarney y que amenazan con salpicar a Dilma Rousseff, pre-candidata a la presidencia en 2010 por el Partido de los Trabajadores (PT), el partido del presidente Lula da Silva.

Lo positivo hasta el momento de esta cuestión tan incómoda para el gobierno de Lula (si es que se puede rescatar algo cuando surgen sospechas de hechos de corrupción) es que los diferentes partidos políticos de Brasil han evitado las acusaciones cruzadas y el generar confusión en la opinión pública, actitud que hubiera agitado innecesariamente el contexto político brasileño. Creo que esto es un hecho de madurez en la política de Brasil, acorde a los objetivos de desarrollo que el país persigue.

Más allá de lo político, Brasil está volviendo a la senda del crecimiento. En un artículo de hace poco más de un mes atrás: ”¿Terminó la crisis para Brasil?” hablábamos de los signos positivos que exhibía la economía de Brasil y que alentaban las expectativas de recuperación. Estos signos han sido percibidos por los inversores que han regresado al mercado de valores brasileño.

El fuerte crecimiento que ha observado el Bovespa tiene todas las posibilidades de continuar. El Citi (NYSE:C), ha modificado al alza sus expectativas sobre algunos de los índices bursátiles de la región entre los que se encuentra el Bovespa, para el cual incrementó su proyección hasta los 65.000 puntos. Actualmente, el índice de acciones brasileño se encuentra en los 55.650 puntos. De cumplirse la proyección del Citi, el Bovespa ganaría un 16,8% para lo que queda del año, porcentaje que si bien estaría medido en reales, se puede considerar cuasi asegurado en dólares dada la tendencia hacia la apreciación que observa la moneda brasileña.

El Bovespa seguirá con tendencia positiva para lo que queda del año y las entidades financieras que lo componen tienen altas probabilidades de lograr un muy buen cierre de año acompañando a la recuperación económica de Brasil. Una de las entidades bancarias de Brasil sobre la que tenemos una alta consideración es el Itaú Unibanco Holding SA (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), quien anunció en la jornada de ayer los resultados del segundo trimestre, los cuales arrojaron una caída en las ganancias por debajo de lo esperado por el mercado.

La ganancia neta de la entidad, excluyendo de la misma la venta de su participación en las procesadoras de tarjetas de crédito Visa Inc y VisaNet, cayó a R$ 2.430 millones de reales (unos US$ 1.310 millones), desde los R$ 2.840 millones del mismo período de 2008.

______________________________

¿Cómo podemos sacar provecho como inversores de esta fuerte suba que se avecina para el índice Bovespa de Brasil y del resto de las Bolsas emergentes? No esperaría un minuto más, cuando la recuperación económica mundial sea tapa de los diarios, ya el smart money (grandes inversores) habrá ingresado y hecho subir los precios y cuando nos demos cuenta, ya no encontraremos los precios baratos de ahora. Es el momento de invertir y oportunidades como estas pocas veces en la historia se repiten.

______________________________

La caída en las ganancias del Itaú Unibanco en dicho trimestre fue del 14% interanual y dicha performance se explica por un aumento en las provisiones por cartera vencida fruto de un incremento de la morosidad. Este resultado no genera preocupación ya que responde a la lógica evolución de una economía fuertemente afectada por la crisis financiera internacional.

Si bien ayer el pesimismo invadió a los inversores que hicieron que las acciones cayeran un 1,70% (3,59% cayó la cotización de su ADR), el panorama que se le presenta a la entidad para los próximos meses es muy positivo, por lo que no existe mayor justificación para que la cotización de sus papeles inicie una tendencia a la baja.

Un elemento positivo de la estrategia del Itaú Unibanco ha sido que la entidad continuó generando financiamiento (los créditos crecieron un 15,1% interanuales), a pesar del panorama negativo que sobre la economía local generaba el contexto externo (que golpeara fuertemente a la industria brasileña y a la población generando un sensible aumento de la desocupación). Esta estrategia de continuar generando financiamiento le permite a la entidad mantener, si no es incrementar, su participación en un mercado bancario que se prepara para una fuerte competencia. Esta estrategia justifica el riesgo.

Si bien la tasa de morosidad, (esto es, los préstamos que llevan 90 días impagos como porcentaje del total de deudas), se elevó al 5,4%, desde un 4% observado 12 meses atrás, dicha mala calidad de cartera parece haber llegado a su máximo, por lo que en los próximos meses, conjuntamente con la mejora de la economía, dicho porcentaje tenderá a bajar, mejorando los resultados futuros de la entidad.

El propio presidente ejecutivo de la entidad, Roberto Setubal, se mantiene optimista al confiar su expectativa de que los niveles de morosidad, que según él, ya están mejorando, vuelvan a los índices del 2008 durante el próximo año.

No solamente el aumento de la morosidad afectó a la rentabilidad del Itaú Unibanco. La apreciación del real (en relación al dólar y a la mayoría de las monedas latinoamericanas), es un elemento que también ha afectado negativamente al valor de la entidad en su conjunto dadas las operaciones que la misma posee en otros países de la región, en especial, en Argentina, Paraguay y Uruguay. En Argentina, el tipo de cambio no solamente no se apreció sino que por el contrario, se ha depreciado.

La mejora progresiva en las economías de la región en donde Itaú Unibanco tiene operaciones, conjuntamente con la agresiva política crediticia de la entidad en Brasil logrará obtener sus frutos en los próximos meses. Y más allá de la mejora que se puede esperar en sus resultados en lo que queda del año, creo que la estrategia de la entidad de largo plazo es la clave para tenerle paciencia a sus papeles ya que la entidad no solamente buscará seguir creciendo en Brasil sino profundizar su internacionalización.

El Itaú Unibanco es la entidad financiera de Brasil, preferida por JP Morgan (NYSE:JPM), entidad que elevó su recomendación sobre sus acciones a “aumentar cartera” el pasado lunes. ¿Seguimos confiando en el Itaú Unibanco?

Horacio Pozzo

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, y que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com para mayores detalles. Comentarios sobre éstos y otros artículos y noticias de la actualidad financiera y económica en www.latinforme.com


AgenciaBlog