Posts etiquetados como ‘sachs’

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro Cuando ya la economía mundial ha comenzado su etapa de recuperación luego de la histórica crisis, el oro sigue brillando contra todos los pronósticos y va por más.

La onza de oro ya superó los US$ 1.100 dólares y los entendidos siguen corrigiendo sus estimaciones al alza. Goldman Sachs (NYSE:GS), acaba de colocar el valor estimado en US$ 1.200, condicionado a que el valor del dólar se mantenga bajo en términos del resto de las divisas internacionales.

¿Será US$ 1.200 la onza el nivel máximo que pueda alcanzar el oro? Existen elementos para pensar que no y que puede seguir creciendo más allá de este límite imaginado por Goldman Sachs.

Para poder tener una aproximación del potencial de aumento que tiene la cotización del oro, lo primero que debemos hacer es relevar los factores que pueden seguir impulsándolo al alza.

La debilidad del dólar es siempre el primer motivo que se menciona. El Economista de España, reproducía la siguiente opinión del Commerzbank: “Mientras el dólar siga su tendencia bajista, es muy improbable que el precio del oro baje de forma significativa”. Esta es una visión bastante simplificada de los factores que influyen en la cotización del dorado metal.

En relación a la cuestión del dólar vale hacer una diferenciación entre las paridades nominales y reales con respecto al resto de las principales divisas. En este sentido, si bien el dólar se encuentra en sus niveles mínimos frente a las principales monedas internacionales, la mayor tasa de inflación del último tiempo (y también esperada) en la economía estadounidense, reduce la depreciación real del tipo de cambio para los EEUU, lo cual puede hacernos pensar que todavía existe un margen no despreciable para que la divisa estadounidense continúe perdiendo valor frente al resto.

Y lógicamente que el debilitamiento del dólar, que se espera, se mantenga, ayuda al alza del precio de la onza de oro, pero hay otros factores que también tienen su cuota de explicatividad en este fenómeno.

Tal como Ainhoa Giménez de Bolságora también le apuntaba al aumento de la demanda de los países asiáticos de la mano de su recuperación económica. Con la recuperación del ritmo de crecimiento de las economías asiáticas, aumenta la demanda de oro para joyería.

De la mano del debilitamiento del dólar como moneda de reserva internacional, los banqueros centrales han comenzado desde hace ya unos cuantos meses, a diversificar en mayor medida sus reservas internacionales, aumentando no solamente la participación de otras divisas, sino también del preciado metal, siendo éste un nuevo elemento que le pone presión al precio del oro.

En la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI), le vendió al gobierno de India, unas 200 toneladas de oro (la mayor adquisición de oro de un banco central en 30 años). Este hecho no se debe interpretar como algo aislado, sino como un fenómeno que se seguirá repitiendo en el futuro.

Carolyn Cui del Wall Street Journal, recordaba que durante 18 años, los bancos centrales redujeron sus posiciones de oro en 10%, situación que para Cui ha mantenido equilibrado el mercado del metal. El cierre del 2009, encuentre probablemente a los bancos centrales cerrando sus posiciones como compradores netos, con los bancos centrales asiáticos y de los países de Medio Oriente como los principales compradores.

Para Cui, también los bancos centrales de Rusia y Brasil pueden emerger como importantes demandantes de oro ya que tienen pequeñas posiciones del metal en relación a sus reservas extranjeras totales (sólo el 4% del total de las reservas internacionales de Rusia y el 0,4% de las reservas internacionales de Brasil están en oro), lo que puede llevarlos a modificar su composición para diversificar adecuadamente sus exposiciones.

Tom Pawlicki, analista de MF Global le apunta a las muy buenas perspectivas del oro en el largo plazo: “La fortaleza de oro se mantendrá porque creemos que la Fed mantendrá bajos los tipos, por los temores sobre la situación en Irán y por el creciente interés de los inversores por el metal”.

¿Podremos pensar también en algún componente especulativo que lleve al alza a la cotización del oro? Sin dudas existe algo de especulación en el valor del oro y lo existirá en su evolución futura. Pero a pesar del componente especulativo, existen sospechas para pensar que la cotización del metal tiene poder para seguir subiendo y para hacerlo mucho más allá de los US$ 1.200 la onza que aventura Goldman Sachs.

Esta es la opinión de alguien que no teme jugarse en sus opiniones: “Sospecho que el oro va a subir por encima de 2.000 dólares durante algún momento del mercado alcista, pero dependiendo de lo que pase en el mundo, puede ir mucho, mucho más arriba”. Lo anterior lo había expresado a principios de mes el inversor Jim Rogers quien anticipó el rally de la última década de las materias primas.

Un detalle no menor que hace notar Rogers para, en parte, justificar sus expectativas, es considerar la evolución “real” del precio de la onza de oro: “El antiguo máximo ajustado a la inflación, de 1980, estaría por encima de los 2.000 dólares ahora. Por lo tanto, llegaremos seguro ahí en la próxima década”, decía convencido Rogers.

A pesar del gran desarrollo innovativo del sistema financiero internacional que sigue creando activos de inversión, una vez más queda en claro que el oro es el activo de inversión por excelencia y por lo tanto, merece al menos un voto de confianza.

Para quienes hicieron caso a las recomendaciones que Paola Pecora, anticipándose a la tendencia, hiciera sobre metales en Valor Global, están acumulando en poco más de mes y medio un retorno del 12% que sigue en alza. ¿Más detalles? Haga click aquí

Horacio Pozzo

—————La economía y los mercados van de la mano————–

El dólar está colapsando, y con él de la mano viene la suba en commodities. ¿Cuáles son las causas de la baja del dólar y cómo podemos predecir este movimiento para ganar en los mercados? Hay que comprender nociones básicas de economía y su interrelación con los mercados financieros. El curso Economía básica para inversores, acerca los elementos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Para suscribirse al curso, puede hacer click aquí o bien pedir información a info@latinforme.com

———————————————————–

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras ¿Estará en lo correcto Goldman Sachs (NYSE:GS)? Hace ya un buen tiempo que en las charlas con mis amigos no me consultan acerca de la conveniencia o no de comprar dólares o euros. La estabilidad cambiaria existente en Argentina al menos durante el último tiempo, les ha quitado el apetito por explorar nuevas experiencias de inversión. Pero imagino y creo que esta calma aparente no debería durar demasiado y pronto podríamos volver a ver al dólar fortaleciéndose frente al peso argentino (aunque las fuerzas del mercado marquen en estos momentos otra dirección).

Probablemente, si considerara que el diagnóstico de Goldman Sachs es el correcto, debería recomendarles a mis amigos que apuesten a las monedas emergentes, aunque no estoy muy seguro de que se animen a ello. ¿Se animaría ud a invertir en reales? Probablemente sí, luego de la gran demostración de los últimos tiempos de la fortaleza de la economía brasileña. ¿Y en el peso mexicano o en la rupia indonesa y el rublo ruso? Imagino que ya ha comenzado a titubear.

El problema de muchos de los inversores que se animan a invertir en monedas de economías emergentes lo hacen luego que la tendencia comienza a revertirse, luego que la apreciación cambiaria se ha hecho demasiado fuerte. Es que el temor hace que no se decida a invertir hasta que la ira por las grandes ganancias perdidas luego del rally de dichas monedas, lo hagan decidir a participar justo en la cresta de la ola y cuando la misma comienza a perder fuerzas.

Pero en este caso, no parece que estas monedas se encuentren en sus niveles máximos en términos de las principales divisas globales. Es por este motivo que para Goldman Sachs, esas divisas emergentes tienen el potencial de aumentar su valor tanto frente al dólar como al euro en cuanto los Bancos Centrales reviertan su política monetaria laxa e inicien el ciclo ascendente de tasas.

Entiendo y encuentro razonable que apostar por el fortalecimiento de la rupia indonesa o el rand sudafricano e incluso, el rublo ruso dado el alto desconocimiento de sus economías, es una apuesta verdaderamente arriesgada incluso aunque se los recomiende un operador de vasta experiencia en el mercado. Es por este motivo que me voy a referir a las dos monedas conocidas a nivel regional considerando la siguiente frase que muchos ya conocerán: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Si nos concentramos en el peso mexicano y en el real brasileño y analizamos la salud de sus economías, parece claramente más probable que el Banco Central de Brasil inicie con mucha más antelación el ciclo ascendente de tasas en relación a las perspectivas del Banco de México.

Probablemente la relación cambiaria entre el dólar, el yen y el euro, se encuentren en un nivel que se puede considerar de equilibrio. Ello en un contexto en el que no se espera durante al menos lo que queda del año, cambios en la política monetaria ni una vigorosa recuperación de sus economías, hace pensar que dichas relaciones cambiarias se mantendrán con estrechos rangos de variación. Esto permite evaluar la evolución de las monedas emergentes frente a las principales divisas internacionales con la simple evaluación de una de ellas.

Es así que si uno presta atención a la cotización actual del peso mexicano frente al dólar encontrará que se ubica en los $ 13,5 por unidad de la moneda estadounidense, bastante alejada de su máximo de $ 9,87 de principios de agosto de 2008. La debilidad de la economía que no parece revertirse por unos cuantos meses, obliga al gobierno de Felipe Calderón a ensayar un ajuste fiscal para evitar comprometer aún más la situación de las cuentas públicas, hace difícil imaginar una apreciación cambiaria significativa que tenga lugar en un corto e incluso mediano plazo.

En cambio, en el caso del real brasileño, la sorprendente recuperación de la economía brasileña hace pensar que no se estaría demasiado lejos de observar el inicio del ciclo ascendente de tasas de interés las cuales se ubican actualmente en su mínimo histórico. El dólar en Brasil se ubica por estos momentos alrededor de los R$ 1,79, lejos de los R$ 1,556 de principios de agosto de 2008, nivel que no es del agrado de las autoridades del Banco Central de Brasil, que están decididas a intervenir en el mercado cambiario para frenar las presiones sobre su moneda, siempre y cuando las presiones inflacionarias se mantengan contenidas y el mercado siga confiando en el compromiso de la autoridad monetaria para con la estabilidad de precios.

Las presiones inflacionarias en una economía brasileña que viene recuperando con fuerza no solamente su crecimiento económico sino también su nivel de empleo, no deberían tardar demasiado en salir a la luz.

Pero a pesar del efecto que las expectativas inflacionarias puedan tener sobre las expectativas cambiarias, probablemente el real brasileño no se aprecie todo lo esperado por intervención de las autoridades de Brasil. Sin embargo, seguramente el influjo de capitales que seguirá recibiendo su economía ante el atractivo que sus muy buenas perspectivas de crecimiento generan, impactarán en el mercado accionario y especialmente en sus cotizantes con mayores potencialidades de crecimiento.

Las compañías brasileñas verán aumentado su valor en dólares tanto por lo que se pueda apreciar el real como por la mayor demanda de sus acciones. En estos momentos los inversores miran hacia las compañías brasileñas con un alto potencial de crecimiento. Pienso entonces en las acciones de las entidades bancarias como las del Itaú Unibanco (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), o en nuestra archiconocida JBS (BVSP:JBSS3), del rubro alimenticio.

Más allá de si Goldman Sachs está en lo cierto o no (para los que se quieran animar, la recomendación es tomar posiciones largas de una canasta que contenga a estas monedas frente al euro, el dólar y el yen), las conclusiones nos llevan nuevamente a fijar la vista en la economía brasileña y su mercado accionario el cual tiene un gran potencial para crecer y muchas posibilidades de seguir haciéndolo en los próximos meses.

Y mientras intentamos indagar qué compañías de Brasil pueden darnos una buena oportunidad de ganar unos dólares extras, Paola ya les ha permitido ganar a los suscriptores de Valor Global, un 35% más de lo invertido en apenas tres meses, al aconsejarles una compañía brasileña de gran suceso en los últimos tiempos y una de las mayores compañías a nivel global, que cuenta con mejores perspectivas a futuro que la hacen seguir destinando miles de millones de dólares en nuevos proyectos de inversión. Si le interesa conocer sobre ésta compañía y otras alternativas de inversión que rinden un 60%, haga click aquí.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Cómo evitar que el High Frequency Trading arruine nuestro portafolio

Cómo evitar que el High Frequency Trading arruine nuestro portafolio

Cómo evitar que el High Frequency Trading arruine nuestro portafolio

Por Paola Pecora

La manipulación en los mercados bursátiles existe desde siempre, salvo que con distinto nombre y modus operandi cada vez. Desde la vulgar y arraigada información confidencial de la que ningún mercado se salva (dado muy frecuentemente en los mercados periféricos donde grandes fortunas se han creado gracias a ella) hasta la última novedad en Wall Street (que no es tal): el High Frequency Trading (HFT) o trading de alta frecuencia. Como su nombre deja adivinar, se trata de operatorias muy frecuentes y repetitivas en su forma, pero no su contenido.

¿Y por qué surge a la luz del inversor común esta metodología de trading? Para que toda historia sea vendible, necesita tener un componente policial: en este caso el robo de un código a nada menos que Goldman Sachs (NYSE:GS).

“Es la última moda en Wall Street”, señalaba Charles Duhigg en The Times, “una forma para un puñado de traders de dominar el mercado accionario, espiar las órdenes de los inversores, y, según los críticos, mismo sutilmente manipular los precios de las acciones. Se llama High Frequency Trading -y de golpe es una de las operatorias de las que más se habla y es una fuerza misteriosa del mercado”.

Todo negocio tiene sus riesgos, y algunos están más expuestos que otros, saber ubicar y conocer esos riesgos ya constituye un paso adelante para defendernos.

La mayoría de los inversores no conoce que estas maniobras de firmas de inversión de Wall Street -léase Goldman Sachs- pueden estar afectando sus carteras de inversión.

El HFT es lo que comúnmente conocemos en el mercado por “Algorithmic Trading”. Que equivale a “trading algorítmico” también llamado “trading automático” o “black box trading”, mismo muchos lo han apodado “robo trading” (el lenguaje anglosajón cuando busca enfatizar un concepto utiliza la lengua hispana).

¿De qué se trata el HFT? El HFT es la utilización de programas de software con estrategias cuantitativas que, siguiendo determinadas pautas se disparan e ingresan al mercado como órdenes tanto de compra como de venta con fuerte volumen. Estos programas se valen de fórmulas algorítmicas que responden a distintas variables: precio, cantidades, horarios, mercados y productos subyacentes y pueden dispararse automáticamente cuando la operatoria en una determinada acción alcanza determinadas condiciones (cuando un determinado precio rompa un determinado nivel, o que determinado volumen sea superado, o que un índice de mercado rompa un nivel determinado, entre otros). Las computadoras gatillan así órdenes luego de recibir información electrónicamente. Movimientos absolutamente imperceptibles para los inversores comunes, y que aunque lo fueran, nada podrían hacer porque la velocidad con que se efectúan esas transacciones es de fracciones de segundos. Las computadoras deciden, como si fuera un humano, cuándo comprar y cuándo vender. Los humanos ingresaron la información y las programaron para que bajo determinadas condiciones, actúen. Bancos de inversión, hedge funds, pero también fondos de pensión (alrededor de un 25%) y fondos mutuales utilizan este sistema para capturar oportunidades de ganancias operando antes que el resto del mercado, y especialmente de la competencia.

Hace tres años, el 30% de las transacciones en EEUU eran efectuadas a través de programas algorítmicos. Hoy, el 70% del volumen en EEUU es efectuado a través de estos programas. También es utilizado en mercados europeos, y en acciones, derivados, monedas, ETFs.

Las firmas que se valen del HFT, que representan alrededor del 2% de las alrededor de 20.000 firmas de trading operando en las Bolsas de EEUU, representan el 73% de todo el volumen accionario en EEUU. No solo Goldman lleva a cabo este negocio para cartera propia. Cientos de pequeños propietary traders (que operan cartera propia) lo hacen, proveyendo de liquidez a las plazas, como buenos especuladores que en definitiva son.

Se estima que GS obtiene el 25% de sus ganancias a través del HFT.

Por qué salta esto ahora en las tapas de los medios financieros… por culpa de Sergey Aleynikov, un ex programador de Goldman Sachs que robó los códigos algorítmicos ultra secretos de las computadoras de Goldman. Estos códigos son joyas preciosas, pero hay que saberlos utilizar. Como quien roba una bomba atómica y no sabe hacerla detonar, puede convertirse en un artefacto inútil. Se necesitan determinadas condiciones: los servidores deben estar interconectados a escasos metros de los de las Bolsas (las Bolsas alquilan esos espacios, y la puja por ellos es feroz, convirtiéndose en ganancias exquisitas para esas bolsas), deben contar con una plataforma determinada (recepción electrónica de información financiera, con creación automática de órdenes ruteadas en microsegundos). Además, estos códigos tienen un tiempo de vencimiento: mientras que las estrategias generales del HFT permanecen a través del tiempo, las micro-estrategias más cortoplacistas varían constantemente: las correlaciones matemáticas se van modificando con la dinámica del mercado y los códigos deben ajustarse. Bajo alta volatilidad, las relaciones de estas estrategias pueden apenas durar segundos. O sea que Aleynikov se alzó con un código que no le va ya a servir para mucho. Los competidores que obtienen estos códigos secretos pueden hacerle perder a la firma propietaria millones de dólares. Se puede seguir la estrategia o jugarle en contra, arruinando la estrategia inicial.

La volatilidad últimamente generada estos años es producto de la operatoria con algoritmos. Y esa volatilidad, es absorbida por los inversores comunes, traduciéndose en pérdidas en sus portafolios.

Tenemos modo de defendernos de estos algoritmos que generan la manipulación del mercado. En primer lugar, las acciones que son tradeadas por estos programas son las de mayor liquidez, las blue chips. Podemos evitarlas y volcarnos a las de mediana y baja capitalización.

Otro modo es Utilizando las herramientas de inversión como el análisis fundamental y siguiendo la solidez de las compañías a largo o mediano plazo para invertir, así como el análisis técnico, viendo el comportamiento dinámico del mercado en tiempo real, siguiendo volúmenes y precios atentamente.

El HFT puede tener un efecto devastador sobre quienes hacen daytrading (es decir abrir y cerrar posiciones en minutos o en el día), no así sobre quienes operan el largo plazo.

Estando alertas y siguiendo estas pautas de inversión, podremos ganarles a los estrategas de Wall Street. Cuando acá el “ganarles” significa apenas que el HFT no nos arruine nuestra cartera.

Hasta el próximo viernes,

Paola Pecora

————-NUESTROS SUSCRIPTORES GANAN 17% EN BOLSA—–

Quienes se suscribieron a nuestra newsletter de inversión Valor Global en julio, ya llevan un 17% de ganancias, habiendo cubierto varias veces el costo de la newsletter. Una de las últimas recomendadas la semana pasada, ha subido un 20%, es una de las más importantes minoristas de EEUU. Y lo más importante: esta empresa tiene mucho más margen de suba, y duplicará su valor actual en los próximos meses. ¿Quiere conocer cuál es, así como el resto del portafolio de Valor Global y beneficiarse con las recomendadas que saldrán pronto para el mes de septiembre? Haga click aquí


AgenciaBlog