Posts etiquetados como ‘rescate’

Una bomba en la Reserva Federal

Una bomba en la Reserva Federal

Una bomba en la Reserva Federal “Ben abordó con calma y sabiduría un sistema financiero al borde del colapso; tanto con una acción valerosa como con ideas no ortodoxas que nos ayudaron a poner los frenos en nuestro desplome económico”, Barack Obama, al nominar a Bernanke para un nuevo mandato al frente de la Fed.

Ben Bernanke no tuvo ni siquiera tiempo para celebrar. Su vida diaria desde que está al frente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, transcurre de la misma manera: corriendo para todos lados apagando incendios cuyo foco de origen se encuentra en la gestión de Alan Greenspan.

El presidente de los EEUU Barack Obama, confirmó a Bernanke para un nuevo mandato por cuatro años al frente de la Fed. Pero en lo que tenía que ser un día de celebración, se opacó por la decisión de un tribunal norteamericano (un juzgado federal de Manhattan), de obligar a la Reserva Federal a hacer públicas las ayudas concedidas a los grandes bancos y compañías de EEUU que han participado en su programa de rescate financiero.

A la juez Loretta Preska no le resultó convincente la lógica explicación de Bernanke acerca del posible impacto negativo que puede tener para las entidades asistidas, que se de a conocer dicha situación. ¿Usted confiaría sus ahorros a una entidad que ha tenido que ser asistida ante el riesgo de caer? Personalmente, lo pensaría dos veces antes de hacerlo y es por eso que considero razonable el argumento de Bernanke, aunque entiendo también que la discrecionalidad debe tener límites.

Ciertamente el secreto que rodea a toda la operatoria de asistencia que se le brindara al sistema financiero estadounidense genera una gran inquietud ya que no existe claridad acerca del volumen de ayuda que ha requerido cada una de las entidades ni los activos que fueron aceptados como colaterales a cambio de las asistencias. Ni los propios accionistas de las entidades bancarias están informados si su entidad ha sido asistida o no, lo cual puede generar sospechas en entidades que no han requerido de ayuda.

¿Puede esta incertidumbre afectar al sistema en general? Probablemente esté limitando su recuperación, pero quizás sería mayor el daño para el sistema si se conociera la identidad de los bancos asistidos. El riesgo de corridas bancarias es concreto y no se puede desestimar. Como si fuera una profecía autocumplida, las entidades que han tenido inconvenientes podrían caer si los depositantes descubren que a quienes confían sus ahorros han corrido peligro de sobrevida, ya que nadie les asegura que no volverán a pasar por una situación similar.

La agencia de noticias Bloomberg ha sido uno de los medios que ha llevado al ámbito judicial la disputa por la difusión del accionar de la Fed amparándose en el derecho del pueblo a estar informado sobre las acciones del gobierno. El argumento es válido pero el momento en el que se realiza dicho planteamiento no parece ser el más adecuado, cuando aún la crisis no ha abandonado a un sistema financiero herido de gravedad.

Muchos contribuyentes se han quejado por la utilización de los recursos públicos para rescatar a entidades bancarias en problemas producto de acciones altamente riesgosas e imprudentes. No es que me quiera poner del lado de las entidades bancarias, pero creo que en medio de esta circunstancia, la mejor solución era evitar la caída del sistema bancario estadounidense. Probablemente deban mejorarse los mecanismos de castigo para quienes incurren en acciones de alto riesgo aprovechando que el castigo es limitado y las ganancias potenciales extraordinarias.

Mientras este debate se inicia en torno a la transparencia de las acciones de la Fed, todavía el sistema bancario estadounidense tiene a varias entidades por “digerir”. Los próximos meses serán bastante agitados para el sistema bancario estadounidense según Dick Bove, de Rochdale Securities, ya que un conjunto de entre 150 a 200 entidades podrían presentar concurso de acreedores.

Entidades extranjeras entre las que se encuentran el Santander (IBEX35:SAN;NYSE:STD) y el BBVA (IBEX35:BBVA; NYSE:BBV), están volando por encima de sus “víctimas”, para continuar con su plan de expansión en tierras estadounidenses. Pero la cantidad de potenciales adquirentes de entidades en problemas es insuficiente para la gran cantidad que atraviesan por esta situación. El pasado viernes, el BBVA se quedó con el Guaranty Financial Group de Texas, entidad que protagonizó la segunda mayor quiebra del año.

Bove confía que en la próxima semana, el Fondo de Garantía de Depósitos relaje sus exigencias y permita a las firmas de capital de riesgo, adquirir los activos bancarios ya que: “El principal problema en este momento es encontrar firmas sanas que estén dispuestas a comprar bancos en problemas”.

Los problemas que los rescates de entidades bancarias le han generado al titular de la Fed por los múltiples cuestionamientos no terminan allí. Allan H. Meltzer de CNN Expansión advierte sobre el riesgo inflacionario que se producirá en los próximos meses a consecuencia de los grandes volúmenes de dólares aplicados al sistema financiero para evitar su colapso. Algunos estudios anticipan que puede llevar cerca de dos años lograr que la política antiinflacionaria entre en funcionamiento ¿Llegará a tiempo para contener las presiones inflacionarias y para evitar la próxima burbuja especulativa?

Las perspectivas no son muy positivas que digamos. El panorama es más oscuro aún como les comentara en el artículo de ayer “¿Se cae China?“, ante la decisión del gobierno chino de reducir la exposición de las reservas internacionales al dólar estadounidense, generando presiones hacia su debilitamiento y consecuente impacto negativo en el precio de los commodities.

Si bien los problemas de varias entidades bancarias estadounidenses y los requerimientos sobre la publicidad de las ayudas son motivo de preocupación para Bernanke, mucho más lo es el proyecto de ley HR 1207 elaborado por el congresista republicano por Texas, Ron Paul, a través del cual se busca auditar los libros contables de la Reserva Federal y que logró a principios del mes de junio reunir las firmas de otros 218 congresistas para que sea debatido, según da cuenta Libertad Digital.

A raíz de la crisis subprime, los pasivos de la Reserva Federal estadounidense, se incrementaron con fuerza, tanto los que se encuentran dentro del balance como aquellos que están fuera del mismo (los primeros se triplicaron y los segundos se multiplicaron por diez).

La aprobación por parte del Congreso estadounidense del proyecto de Ley de Ron Paul, promete generar un impacto profundo en la Reserva Federal y por ende en su política monetaria y para con el sistema financiero. El mayor control implicará la pérdida de una discrecionalidad necesaria en tiempos de crisis lo que obligará a la Fed a optar por una postura más conservadora y prudente en tiempos de bonanza.

Bernanke ha sido nominado para continuar al frente de la Fed, sólo que ahora tendrá más responsabilidades (ya que no puede culpar a Greenspan) y muy probablemente, menos libertades ¿Tiene motivos para celebrar?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

3 Junio 2009 La caída de General Motors (NYSE:GM) es la consecuencia de haber desoído las múltiples señales que alertaban sobre la necesidad de un cambio profundo en la estructura de negocios de la automotriz. GM pudo sobrevivir en los últimos años, gracias al muy buen contexto económico que disfrutaba la economía estadounidense en particular y mundial en general. Sólo la fuerte fragilidad de la compañía quedó claramente al descubierto con el advenimiento de la crisis.
A 75 centavos de dólar, las acciones de GM siguen estando sobrevaluadas. ¿Recuerdan cuando sus acciones habían alcanzado los US$ 93,62 hacia finales de abril del 2000? ¿Cómo logró la compañía destruir su valor en menos de diez años? Seguramente lo ocurrido por GM será un caso de estudio en las carreras de negocios. La debacle de GM representa una de las mayores quiebras industriales en la historia de Estados Unidos.

La inmensidad del gigante que ha caído se hace evidente cuando se observa que su deuda es mayor a toda la deuda pública de Argentina. La compañía tiene pasivos por US$172.810 millones y solamente US$82.290 millones en activos. Y como en contabilidad, Activo menos Pasivo es igual a Patrimonio Neto, este último componente es negativo en el balance de GM y por varios miles de millones de dólares.

——————– Adelanto Especial LATINFORME DIARIO ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

¿Demasiado grande para caer? “GM Colapsa en los brazos del gobierno” titulaba el Wall Street Journal. Claro que GM es demasiado grande para caer, y es por eso que Obama había decidido que serán los contribuyentes estadounidenses quienes aportarán más dinero a una empresa que ha estado con ellos durante 100 años produciendo vehículos. GM ya recibió US$ 20.000 millones y recibirá US$ 30.000 millones más. Dicho dinero saldrá del ya casi olvidado, fondo de rescate del sistema financiero creado por un valor de US$ 700.000 millones.

El inmenso pasivo al que debe hacerle frente GM hace que todos los esfuerzos por recuperar a la compañía, parezcan insuficientes. Durante el fin de semana, GM obtuvo el apoyo de los tenedores de un 54% de sus bonos de deuda por US$ 27.000 millones, que a cambio ofrecieron su apoyo a los planes del gobierno de Estados Unidos. A pesar de este canje de deuda y del nuevo aporte del gobierno estadounidense, nadie puede asegurar que GM no necesite de más dólares para poder sobrevivir. Y a mi juicio, es muy probable que requiera de nuevos fondos.

La ineficiencia en GM queda evidenciada en las medidas de reestructuración que se llevarán adelante: eliminación de marcas con poco poder, reducción en el número de concesionarios (un recorte de alrededor de 2.600 distribuidores), que se encontraban en un número excesivo, reducción en el número de personal (con la eliminación de alrededor de 21.000 empleados -la tercera parte del total- y recortes jubilatorios) y la transformación en la producción hacia la especialización en otros segmentos de mercados que incorporen además automóviles con consumo de combustible más eficiente y el uso de energías renovables. Para Obama, GM resurgirá del capítulo 11 “Más fuerte y más competitiva”. Ahora bien, ¿Logrará alcanzar una fortaleza y competitividad suficiente como para recuperar su rentabilidad? Desde el 2004 que la compañía no presenta un balance con resultados positivos.

La recuperación de la rentabilidad en los balances de la compañía será una tarea más que ardua y probablemente demande un largo tiempo. Es que existen múltiples factores que atentan contra los beneficios futuros esperados de la compañía.

Varios factores que golpean las perspectivas futuras de GM se vinculan a la demanda esperada. Es un hecho que la crisis implicará un corrimiento hacia adentro de la curva de demanda del consumidor estadounidense. Nuestra familia estadounidense representativa (que bien podrían ser los Simpson), cuando tiempo atrás no soportaba tener el mismo vehículo durante más de cinco años, ahora considerará que el mismo no está en tan mal estado después de todo. Y hasta el factor afectivo puede ser una buena excusa para prolongar por más tiempo su uso.

Sobre la visión de GM como marca, habrá que ver cómo la quiebra impacta en los consumidores, ya que puede implicar que desde ahora en más no sea tan bien vista y pierda puestos entre las preferencias de los estadounidenses.

La demanda de vehículos en EEUU no solamente se contraerá sino también podría observar un cambio en su composición con una mayor participación de los segmentos más económicos. El impacto de la crisis en la riqueza familiar puede ser determinante en este tipo de consumo. Con un efecto menos prolongado en el tiempo, también el mercado automotriz mundial se ubicará bien por debajo de los volúmenes pre crisis.

Otra noticia negativa para la demanda esperada de automóviles de GM, se vincula a la potencial pérdida de mercado que GM experimentará en manos de sus competidores tanto en los EEUU como a nivel mundial. La crisis por la que atraviesa la compañía le ha quitado capacidad de reacción (lo que se suma a que GM se encuentra atrasado en el desarrollo de la nueva generación de vehículos). Ya, automotrices como Toyota, Honda, Nissan y Hyundai han picado en punta en el nuevo contexto del mercado automotriz internacional y avanzarán sobre la participación de mercado de la gigante estadounidense. Fiat se reposicionará estratégicamente a nivel mundial luego de la toma de control de Chrysler, mientras Ford (NYSE:F), la menos afectada de las tres gigantes de Detroit ya planea incrementar su producción en una acción agresiva.

La quiebra de General Motors, en principio parece un hecho alejado de la realidad latinoamericana, pero claramente ello no es así. El anuncio del cierre de 14 plantas por parte de la compañía en distintos estados de los EEUU, generó un principio de intranquilidad en los países de la región, en donde la compañía tiene una parte importante de sus operaciones.

Todos los medios periodísticos latinoamericanos se hacían eco de la quiebra de GM pero centraban su atención en cómo dicho acontecimiento afectaba las inversiones de la gigante en sus respectivos países. Así fueron respirando aliviados en Argentina, Brasil, Chile, Perú y, en especial, México, al recibir la confirmación de que todo sigue igual por dichas tierras.

¿Riesgos u oportunidades? Toda quiebra genera temor. Pero en la crisis, surgen también las oportunidades y uno de los países que más beneficiados se podrían ver es México.

La economía mexicana tiene amplias ventajas para que la compañía analice la posibilidad de incrementar sus operaciones en dicho país. Esta decisión podría implicar riesgos ya que se estaría aumentando la producción en un país que aún no es lo adecuadamente estable en términos macroeconómicos. Esta inestabilidad hace que no se puedan estimar adecuadamente los retornos de las inversiones en el país. ¿Le caerá bien la crisis de GM a México o deberá conformarse con que todo siga igual?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

feature photo

¿Irá finalmente General Motors (NYSE:GM) a la quiebra? La compañía lucha por lograr su reestructuración sin tener que recurrir al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos. Un nuevo rescate de la firma, que ya recibió US$ 16.000 millones del gobierno, no sería del agrado de los contribuyentes, pero su quiebra puede provocarle a la economía estadounidense mayores costos que los imaginados.

La situación de GM preocupa no solamente a los estadounidenses, sino también a aquellos países en donde la compañía tiene operaciones.

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa

todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

Las reuniones no cesan entre los directivos de la GM y miembros del gobierno. Por lo pronto, éste ya le ha solicitado que comience a ordenar la documentación necesaria para el procedimiento de solicitud de quiebra.

¿Qué se puede hacer para salvar a GM? Es una de las preguntas más difíciles de responder en estos momentos. ¿Quiebra quirúrgica? Es una de las alternativas que se están planteando y consistiría en la suspensión inmediata de pagos con la posterior creación de una empresa más pequeña con los activos más rentables de la compañía (donde estarían las marcas Chevrolet, Cadillac y GMC), siendo liquidados el resto de los activos (incluidas las marcas Saturn, Saab y Hammer).

Estas marcas estratégicas de GM, mencionadas en el párrafo anterior, están siendo sometidas a un proceso de reestructuración para poder aumentar su rentabilidad y eficiencia tal como lo había solicitado el gobierno de Barack Obama.

La alternativa de la “quiebra quirúrgica” es una alternativa seriamente considerada por el nuevo consejero delegado, Fritz Henderson, quien además considera necesario reducir la red de concesionarias en los Estados Unidos para adecuarla al nuevo tamaño que alcanzaría la compañía.

A pesar de que para muchos, la quiebra de GM es algo inminente, aún no está todo dicho. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama sigue negociando las condiciones para volver a salvarla de la quiebra. Obama pretende que GM se encargue de la reducción de su deuda no asegurada (por valor de alrededor de US$ 28.000 millones) y de las obligaciones financieras con sus trabajadores (estimada en otros US$ 20.000 millones). En relación a lo primero, el Grupo Presidencial del Automóvil (GPA) de Estados Unidos envió recientemente una comisión de 15 personas para lograr un acuerdo con los acreedores y transformar la deuda no asegurada en acciones de la compañía (por un porcentaje que iría del 10% al 20%).

Actualmente, la deuda de General Motors, incluyendo los préstamos recibidos por el gobierno norteamericano, supera los US$ 60.000, cifra que para considerada por Henderson, resulta insostenible. Para colmo, las perspectivas de ventas de la compañía son, por lógica, más que negativas en un contexto de profunda recesión global, lo cual le dificulta la generación de recursos. Está claro que en este panorama, la supervivencia de GM resulta más que complicada.

La fecha clave para GM es el 1 de junio, día en que vence el plazo dado por el presidente estadounidense para que la firma consiga cerrar los detalles de su reestructuración. Dicha fecha es la que muchos señalan como el día en que GM entrará en quiebra.

Y por si los problemas de solvencia de la compañía no fueran suficientes, GM tendrá que revisar alrededor de 1,5 millones de vehículos en Estados Unidos al descubrirse un problema que puede provocar incendios en el compartimento del motor.

Que GM quiebre puede representar un grave impacto para la economía estadounidense. Y este impacto negativo se produciría tanto de un modo directo como indirecto. Es que más allá de las potenciales pérdidas de empleos y quiebras de empresas proveedoras que puede generar, este hecho volvería a sembrar el contexto económico de incertidumbre provocando un impacto directo sobre la recuperación de la economía estadounidense.

La potencial quiebra de GM también tendría su impacto negativo sobre Europa. Una eventual quiebra de General Motors que podría derivar en la liquidación de las firmas automovilísticas Opel y Vauxhall, generaría un impacto de 19.000 millones de euros en el continente durante el período 2009-2011, según las estimaciones realizadas por la propia General Motors Europe. Alemania sería el país más afectado por esta situación dado que allí se encuentran establecidas la sede de Opel como así también la mayor parte de sus plantillas y de sus fábricas.

En México, también se sentiría el impacto. Allí, GM genera 10.000 puestos directos y 40.000 indirectos de trabajo. Si bien preocupa la situación de la compañía, por otra parte se sabe que la filial mexicana es de las filiales más rentables dados sus bajos costos de producción (reducidos además en el último tiempo por el debilitamiento del peso mexicano). GM cuenta en México con cuatro complejos industriales, un edificio corporativo, un centro de pruebas y otro de ingeniería.

El impacto negativo para México sería principalmente a corto plazo por la eventual suspensión de pagos que surgiría de la compañía, y que afectaría a los autopartistas mexicanos. Incluso para México, la crisis de GM en particular, y del sector automotriz estadounidense en general, podría tener efectos positivos al provocar una posible relocalización de plantas en territorio mexicano. De todos modos, este potencial impacto de corto plazo sobre los autopartistas mexicanos puede derivar en consecuencias graves para muchos de ellos en tanto y en cuanto no cuenten con la suficiente fortaleza financiera como para soportar el cese de pagos de GM.

En vista de los elevados costos que podría implicar una potencial quiebra de GM, está claro que la compañía no va a quedar sola en esta lucha por la supervivencia en épocas de aguas turbulentas. El aporte del gobierno de los Estados Unidos estará a la orden del día en caso de que GM lo necesite. ¿Será el último esfuerzo que el gobierno estadounidense deba hacer para que la recuperación económica dé inicio sin mayores obstáculos?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

A comprar euros antes que Wall Street

A comprar euros antes que Wall Street

Buenos Aires, Argentina
12 de marzo de 2009

Duró poco la luna de miel con Obama. El ciudadano común aún lo apoya pero la Academia ya no. Ni tampoco Wall Street, que tiene poca paciencia y ve qu el gobierno pierde credibilidad con cada nuevo intento de megaplan de rescate.
El Wall Street Journal acaba de publicar una encuesta de popularidad del nuevo presidente de Estados Unidos, y de ella surge que el 60% de la población lo aprueba. “Pero la mayoría de los 49 economistas encuestados dijeron que no están satisfechos con las políticas económicas de este gobierno”.
Le han otorgado al presidente de EEUU una nota de 59 sobre 100. El secretario del Tesoro, Geithner, recibió una peor nota, 51. Quien mejor nota sacó fue el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, con un 71.
Los economistas no están de acuerdo con el monto del plan de estímulo económico por US$ 787.000 millones. El economista Paul Krugman dice que ese monto no basta para afrontar la magnitud de la recesión, que se necesita un plan por US$ 3 billones (difícil que el Congreso lo hubiera aprobado, sin embargo, pero aún así le valió una reprimenda del jefe de Gabinete, Rahm Emanuel). El 43% de los economistas consultados por el WSJ dice que a los US$ 787.000 millones hay que sumarle otros US$ 500.000 millones. Y otros son directamente escépticos respecto de la necesidad de un paquete de estímulo.
Pero los montos no son lo que los economistas más critican, sino las demoras en activar determinadas partes del plan para rescatar a los bancos y para reactivar la economía. “Prometieron mucho y cumplieron poco”, dijo Stephen Stanley de RBS Greenwich Capital. “El secretario Geithner planeó un gran discurso y terminó con apenas un diseño vago. La incertidumbre se cierne sobre nuestras cabezas”.
Al mercado no le gustó el discurso de Geithner del 10 de febrero, y el S&P500 se lo comunicó, bajando un 4,5% ese día. Desde entonces pierde casi un 20%, en clara muestra de desaprobación e incomodidad con las medidas económicas. WST tuvo el martes una fuerte suba que no lograba desde fines de noviembre, luego de que se filtrara el contenido de un memo interno del Citigroup, de que Bernanke pidiera mayor regulación para el sistema financiero, y de que surgieran rumores de la reimplementación de la norma ‘uptick’. El mercado no sube cuando hay anuncios económicos por parte del gobierno.
Había gran exectativa con este equipo económico, y antes de asumir, tres cuartos de los encuestados señalaba que era mejor que el equipo saliente de Bush. Pero hoy el Secretario del Tesoro es peor visto que su antecesor, Paulson, quien recibió una nota de 57, en enero pasado.
Las críticas crecen, y visto que los primeros meses son los de mayor enamoramiento de la población con su nuevo presidente, no pasará mucho tiempo hasta que la opinión de los economistas llegue al público en general ante la profundidad de la crisis y el poco efecto de las medidas. Obama ha dinamitado este período y el tiempo que viene será aun más complicado.
En Europa tampoco hay aceptación de las medidas de reactivación propuestas, los mercados siguen en baja y no parecen haber medidas ni fondos que alcancen. Pero en los países de la UE los presidentes están en ejercicio desde antes que Obama.
Y cuando comiencen a bombardearnos menos tímidamente desde la prensa y los analistas con el déficit de presupuesto sin precedentes de EEUU para este año, de US$ 1,75 billones (cuatro veces el PBI argentino y el equivalente al PBI español), que representa el 12,3% del PBI, siendo el mayor déficit desde la Segunda Guerra, el dólar será el último de los refugios.

Publicidad
¿Es posible ganar dinero online sin tener conocimientos previos en el mundo de las inversiones e incluso sin invertir un solo centavo?

Sí, Forex es un sistema de inversión online accesible a todo tipo de personas con o sin conocimiento del mercado Forex.
Descubre porque hay muchas personas haciendo grandes fortunas en Internet. ¡Una Gran Oportunidad Financiera! Gratis
AQUÍ


Señala Libertad Digital: “El primer Presupuesto de Obama ya está recibiendo las primeras críticas sociales. Los ciudadanos apelan al espíritu de la rebelión contra Inglaterra en 1773 en las fiestas tradicionales del té y varios Estados tachan de ilegal el derroche de gasto público y la subida de impuestos. Este año los contribuyentes norteamericanos han aprovechado una de las fiestas liberales por antonomasia para mostrar su claro rechazo a la política económica del nuevo presidente de EEUU, Barack Obama.
“No es de extrañar, ya que ha triplicado el déficit fiscal que le dejó su predecesor George W. Bush, además de aprobar un plan de que elevará los impuestos en un billón de dólares. Los presupuestos de Obama costarán más de 1.000 millones al día durante diez años, un gasto que deberán pagar, tarde o temprano, los ciudadanos.”
Sheryl King, economista de Merrill Lynch, a Reuters: “Los intentos de reparar la banca y los mecanismos de préstamos realizados por la nueva Administración hasta ahora sugieren que, como muy tarde en 2010, la economía de EEUU entrará en una segunda fase recesiva que será muy larga”.
Las inyecciones a instituciones financieras que no deberían estar operando, se acumulan, las automotrices necesitan más fondos, el déficit presupuestario de EEUU seguirá creciendo y comenzará pronto a escucharse cada vez acerca de la inutilidad del dólar como moneda, por más que los inversores mundiales sigan hoy comprando Treasuries o guardando sus dólares debajo del colchón.
Cuando la luna de miel con Obama termine, y quede definitivamente evidenciado que este presidente tiene más de Chance Gardener que de Franklin Delano Roosevelt, quedará a la vista la fragilidad futura del dólar ante una emisión monetaria descontrolada.
Es hora de apostar al euro, antes de que Wall Street nos sugiera hacerlo.
Si no operamos Forex, podemos comprar el ETF CurrencyShares Euro Trust ( NYSE:FXE ) que sigue la evolución del euro.

  • Comentarios
  • 2 votos

Asume Barack Obama: La última esperanza para sacar a la economía estadounidense de la crisis

Asume Barack Obama: La última esperanza para sacar a la economía estadounidense de la crisis

Buenos Aires, Argentina

17 de enero de 2009

El próximo martes 20 de enero, el presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama tomará posesión del poder y con ello se abre una nueva para el país del norte de América. Obama será así el 44° presidente de los Estados Unidos.

No la tendrá para nada fácil el primer presidente de color de los Estados Unidos. La economía sumida en una de sus peores recesiones con el agregado de un enorme déficit fiscal de difícil reducción y de un rojo en la cuenta corriente tan preocupante como el déficit fiscal.

Pero Obama ya ha tenido su primer triunfo político aún antes de asumir y ello alimenta la ilusión de que contará con un amplio apoyo para poder llevar adelante las medidas económicas que considere necesarias para sacar a la economía estadounidense de la actual recesión. Es que el Senado estadounidense desbloqueó los US$ 350.000 millones restantes del plan de salvataje del sector financiero, requerido por Barack Obama para estimular el crédito inmobiliario.

La economía estadounidense requiere de un nuevo impulso para salir de su situación de recesión. Para estimular a la economía estadounidense, Obama piensa en una serie de medidas por US$ 825.000 millones con los que espera generar cuatro millones de empleos. En este sentido, ya existe acuerdo entre el equipo económico del presidente electo y la Cámara de Representantes y comprende una combinación de consumo con recorte de impuestos y asistencia alimentaria y médica. En líneas generales el plan incluye menos exenciones fiscales para las empresas y más ayuda a los estados.

Ben Bernanke, deseoso por llevar “agua para su molino”, consideró en un discurso pronunciado ayer en la London School of Economics, que este plan de estímulo económico podría ser insuficiente y que el gobierno podría verse obligado a inyectar capital adicional en bancos y firmas financieras.

Es cierto que el sistema financiero norteamericano deberá ser un sector que el nuevo presidente debe apuntalar, en un principio para despejar cualquier temor de crisis para pensar ya en lograr que el mismo reactive su capacidad de generar financiamiento para la economía, algo vital para que pueda concretarse la recuperación de la misma.

Si bien las esperanzas acerca de la recuperación de la economía estadounidense se apoyan en los esfuerzos que pueda realizar el gobierno electo, el resto de las economías pueden incidir positivamente para impulsar dicha recuperación.

A favor Obama es que contará con un contexto internacional más proclive a colaborar para lograr la recuperación de la economía global sin tener que depender dicha recuperación exclusivamente de los esfuerzos realizados por los EE.UU.

En este sentido, los principales Bancos Centrales del planeta vienen desarrollando un ciclo de recorte de tasas que aporta liquidez al sistema financiero mundial reduciendo posibles tensiones y facilitando la posible reactivación de la generación de financiamiento. Este ciclo de recortes de tasas, también se observa en la mayoría de las economías emergentes.

Por otra parte, en gran parte de los países del planeta (tanto desarrollados como emergentes), vienen apuntalando a sus economías a través de una política fiscal expansiva.

De este modo, con el impulso realizado en el resto de las economías se estará apoyando la recuperación del crecimiento económico de las mismas que implicarán un beneficio para la economía estadounidense.

Luego de comenzar a resolver los problemas más urgentes de la economía estadounidense, deberá Obama hacer frente a otros problemas tales como aquellos que inciden principalmente sobre Latinoamérica como lo son la aprobación de los TLC (todavía pendiente de aprobación se encuentra el TLC entre los EE.UU. y Colombia) y la reforma inmigratoria (existen alrededor de doce millones de inmigrantes que esperan una reforma que los incorpore legalmente a los EE.UU.).

La reforma inmigratoria no es un tema menor en una época de pérdidas de empleos que ponen recelosos a los estadounidenses de los inmigrantes ilegales que les quitan su trabajo.

El principal problema que tendrá frente así Obama y del que quizás poco podrá hacer durante su gestión es el de lograr ordenar las cuentas fiscales del país. La situación fiscal de la economía estadounidense es muy frágil. En este sentido, según el Foro Económico Mundial, Estados Unidos se encuentra al borde de un problema fiscal, resultado del millonario rescate financiero que está erogando. En el reporte anual Riesgos Globales 2009 se leía: “Resulta peligroso tratar de remediar un problema inmediato, sin poner remedio a sus causas. Es igual que sembrar las semillas de nuevos problemas que podrían lesionar en el futuro próximo”.

Para este año y por el momento, se espera que el déficit fiscal en los EE.UU. ascendería a los US$ 1,2 billones. Lo preocupante es que este déficit podría ser aún mayor dada la necesidad de una política fiscal expansiva para sacar a la economía de la recesión.

Un signo positivo en materia fiscal es que Obama piensa en su solución en el largo plazo (dado que en el corto plazo existen urgencias que hacen imposible ordenar el balance fiscal). Es así que Obama, pretende convocar una “cumbre de responsabilidad fiscal” en el mes de febrero para analizar posibles soluciones a los problemas económicos a largo plazo. De esta cumbre participarían los principales legisladores encargados de asuntos económicos en el Congreso y expertos de grupos ajenos a la política

Si bien la economía estadounidense estará atravesando grandes dificultades en el corto plazo, la llegada de Obama renueva las esperanzas de que la economía de los EE.UU. comience a disciplinarse y evite de este modo encaminarse a una situación irreversible.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

¿ La mayoría de los grandes bancos de EEUU está en quiebra?

¿La mayoría de los grandes bancos de EEUU está en quiebra?

Buenos Aires, Argentina
17 de diciembre de 2008

¿Qué se puede hacer ante la crisis del sistema financiero estadounidense?
Mucho se ha discutido sobre la responsabilidad que les cabe a las entidades financieras estadounidenses por la crisis en el mercado de hipotecas subprime. Pero casi ha existido unanimidad acerca de la necesidad de que el gobierno de los EE.UU. intervenga para rescatar a las entidades financieras evitando de este modo un colapso generalizado muy dañino para la economía estadounidense.

Así el gobierno de George Bush ha estado destinando miles de millones de dólares en rescatar a las entidades financieras en problemas (salvo a Lehman Brothers que por mala fortuna requirió de ayuda oficial en el único momento en que el gobierno estadounidense no estaba dispuesto a otorgarla).

El pueblo estadounidense sin mayores manifestaciones, ha sido testigo de cómo el dinero de sus impuestos iba a parar a manos de aquellos que irresponsablemente llevaron a la economía a la actual situación de crisis, sin ser castigados por ello. La única protesta que se oyó al respecto se produjo con el megaplan de rescate de activos financieros por US$ 700.000 millones.

Ante esta situación en donde muy pocos se manifiestan abiertamente en contra de la asistencia oficial a las entidades en problemas, me llamó mucho la atención una entrevista realizada por el site español “Libertad Digital” a Jim Rogers, presidente de Rogers Holdings, con base en Singapur, y cofundador con George Soros del fondo de inversión Quantum, en donde criticaba duramente la acción del gobierno estadounidense y alertaba sobre la salud de las grandes entidades financieras.

Rogers en dicha entrevista fue terminante sobre la salud de los grandes bancos estadounidenses: “La mayoría de los grandes bancos de EEUU están en quiebra”.

Además Rogers manifestó que a su entender los esfuerzos del Gobierno por salvar al sector financiero son erróneos, ya que beneficia a las entidades menos eficientes. Para Rogers, es una situación indignante y moralmente escandalosa.

Creo que la entrevista a Jim Rogers da lugar a la reflexión, la cual no ha tenido demasiado espacio ante la urgencia de los acontecimientos.

La actual crisis financiera internacional, además de los enormes costos que está implicando para la economía global, está engendrando problemas a futuro por las decisiones de política económica que se han llevado a cabo con el objeto de limitar su magnitud.

Para Rogers, los gobiernos envían una señal peligrosa a las entidades financieras: “Les están diciendo a los bancos: no tenéis por qué revelar vuestra situación. Podéis continuar empleando un balance falso… Todos estos agentes están en situación de quiebra”.

Si bien los rescates a las entidades financieras en problemas tuvieron como objetivo evitar una crisis de mayor magnitud para el sistema financiero y la economía real, no dejó de ser una señal totalmente negativa hacia el mercado ya que alienta a que las acciones irresponsables se repitan a futuro (lo que los economistas conocemos como riesgo moral).

Y el razonamiento es lógico para los directivos de las instituciones financieras: “Si no me castigan cuando tengo un comportamiento peligroso, si me ayudan cuando estoy en problemas, entonces voy a elegir posiciones riesgosas que me den ganancias ilimitadas y pérdidas acotadas”.

Así el panorama para el sistema financiero estadounidense encuentra a sus entidades con graves problemas en el presente y con una distorsión de incentivos para el futuro.

Mientras tanto la Fed continúa recortando la tasa de interés para ayudar a la recuperación de la economía norteamericana a través de la recuperación del sistema financiero. Pero el sistema financiero estadounidense no logra recuperarse de la crisis que él mismo ha generado.

Es por ello que las perspectivas de recuperación de la economía estadounidense no se apoyarán en la política monetaria y su incidencia sobre la capacidad del sistema financiero para activar el aparato productivo a través de la generación de crédito.

La política fiscal expansiva aparece en estos momentos como el elemento clave para la recuperación económica de los EE.UU.

Con este panorama, Barack Obama sabe que tiene varios desafíos por delante, pero de los que se podrá ocupar una vez que la economía supere la situación recesiva. El primero es lograr una reducción gradual en el déficit fiscal que contribuirá a reducir también la brecha externa negativa. Su segunda tarea se relaciona con fomentar una más efectiva regulación y supervisión del sistema financiero estadounidense para limitar comportamientos sesgados hacia el riesgo que puedan producir nuevos episodios de crisis.

Considero que el gobierno estadounidense así como le ha exigido al sector automotriz una profunda reestructuración, debería también exigírselo a las entidades que conforman el sistema financiero norteamericano.

Es así que una mayor regulación y supervisión con una mayor autodisciplina y transparencia de mercado aparecen como elementos claves para recuperar la fortaleza del sistema financiero de los EE.UU.

La crisis actual representa problemas presentes y a futuro. ¿Estará en condiciones el gobierno estadounidense de resolver los primeros y en evitar que los últimos tengan posibilidades de producirse?

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

¿Qué señales hay detrás del rescate del Citigroup?

Citigroup compra Wachovia, despiede gente, ahora lo ayudan…”Demasiado grande para caer”… esta vez le tocó al gobierno de Estados Unidos salir en ayuda del Citigroup. La nota completa en este informe de latinforme <a href=” Compartir

  • Sin votos
  • El recorte de tasas coordinado: ¿Recortará los problemas en el sistema financiero internacional?

    Baja de tasas conjunta por varios Bancos Centrales. Nacionalizaciones, congelamiento de depósitos, desesperados rescates financieros, baja de tasas colectiva… cuando la crisis es en casa, todas las medidas –mismo las desaconsejadas hacia terceros países en crisis- son buenas.

    Si había algo que resultaba muy difícil de prever era que el Banco Central Europeo decidiera realizar un recorte de tasas de interés. Si había algo más difícil de prever es que dicho recorte sería de 50 puntos básicos. Y si se quiere, algo mucho más difícil aún, era prever que dicho recorte de 50 puntos básicos se realice fuera de las reuniones prefijadas del BCE para evaluar la marcha de los precios en la eurozona y tomar las decisiones que se consideren en consecuencia.
    ¿Se dieron cuenta que, al fin y al cabo, no existe tanta diferencia entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo en lo que se refiere a las decisiones de política económica en situaciones de crisis?
    Las economías desarrolladas han pasado décadas criticando las decisiones tomadas por los países en desarrollo en medio de sus crisis. Hoy, los países del primer mundo están tomando las mismas medidas sin considerar las consecuencias que ello pueda tener en el futuro, aunque ello parece no importarles.
    Los últimos días estuvieron, sin dudas, cargados de noticias impactantes. Tanto fue el caudal de noticias que uno no terminaba de digerirlas, que inmediatamente aparecían otras de similar magnitud. Así por ejemplo, mientras en Islandia se instauró un corralito bancario (quizás, asesorados por algún argentino), en Inglaterra se decidió la nacionalización parcial de la banca privada en un plan estimado en 60.000 millones de euros. Nacionalización, rescates, mayores garantías para los depósitos bancarios, préstamos directos de la Fed a las empresas, etc, etc, todo sirve cuando no existe una clara solución para detener esta crisis.
    En este contexto, resultaba imperiosa una medida que genere un gran impacto en los mercados, los cuales no mostraron una reacción positiva ante la aprobación del mega plan estadounidense o ante el incremento en el monto garantizado de depósitos en los bancos europeos. Es por ello que la Reserva Federal de los EE.UU., el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra y los Bancos Centrales de Suiza, Canadá y Suecia decidieron un recorte coordinado en sus tasas de interés de referencia de 50 puntos básicos. También habían recortado su tasa de interés, los Bancos Centrales de China, Hong Kong y Australia. El banco central de Japón decidió mantenerse al margen de esta acción conjunta (actualmente su tasa de interés de referencia se ubica en el 0,5%).
    Sin dudas que el recorte coordinado de tasas de interés es un hecho impensado e inesperado. Pero más allá de ello, surge indefectiblemente el siguiente interrogante: ¿Qué efectos puede tener sobre la crisis financiera internacional esta acción conjunta de principales bancos centrales del mundo?
    Lo primero que se puede decir al respecto es que esta medida, en conjunto con otras tomadas de manera individual por los gobiernos de los principales países del mundo, es una clara señal de que existe una plena disposición para actuar y tomar las medidas que sean necesarias para ponerle freno a esta crisis.
    Ciertamente, ésta es una señal no menor que tiene como objetivo llevar confianza al sistema financiero. Vale recordar que hasta hace tan sólo un par de semanas, los países desarrollados (con Europa a la cabeza), pretendían que todo el esfuerzo por detener esta crisis, lo realice Estados Unidos. Ahora la situación cambió radicalmente y los gobiernos de los países desarrollados han decidido intervenir como nunca antes hubieran imaginado, yendo incluso en contra de los principios que ellos pregonaban hasta hace poco tiempo.
    En esta medida también se puede leer un mensaje implícito que se basa en el hecho que la crisis ha impactado en las presiones inflacionarias al golpear fuertemente las cotizaciones de los commodities. Seguramente el BCE nunca se hubiera animado a realizar algo así si no tuviera un alto grado de seguridad de que las presiones inflacionarias están cediendo…
    El amplio apoyo de la medida es también una buena señal para los mercados. Ello les da mayor poder a los gobiernos para enfrentar la crisis. Incluso hasta economías como China han aportado recortando sus tasas de interés.
    Pero más allá de estos aspectos positivos que puede producir esta medida coordinada, la misma también puede derivar en efectos no deseados… El primero se relaciona con el tema de la asimetría de información: los inversores, que no manejan toda la información con que cuentan los banqueros centrales, a ver una decisión de tal magnitud, pueden ser invadidos por el temor al pensar que la crisis sea más grave de lo que ellos imaginaban… Caso contrario no se justificaría la misma, pensarán.
    Si bien la reducción de las tasas de interés abaratará el fondeo de las entidades financieras, lo más probable es que no contribuya a generar financiamiento ni al sector privado ni siquiera entre las entidades financieras dado que las dudas sobre la salud de las mismas persisten.
    Por otra parte, el recorte de tasas que no se corresponde directamente a la atenuación de las presiones inflacionarias puede derivar en problemas sobre la dinámica de precios si dichos recortes no se revierten apenas los problemas en el sistema financiero se encaminen en vías de resolución.
    En pocas palabras, más que efectos concretos para contrarrestar la crisis, los recortes de tasas coordinados entre los principales bancos centrales, representan una señal de que no se permitirá que la crisis financiera siga su rumbo.
    Creo que es una buena señal, pero que debe ser complementada con acciones prudentes una vez que la crisis atenúe sus efectos. Caso contrario, podría estar poniendo la semilla de la próxima crisis.
    Nos encontraremos nuevamente mañana,
    Horacio Pozzo

    Ver en http://www.latinforme.com/articles/el-recorte-de-tasas-coordinado-%c2%bfrecortara-los-problemas-en-el-sistema-financiero-internacional/3160

    • Comentarios
    • Sin votos

    AgenciaBlog